Opinión sobre

1492: La Conquista del Paraíso - DVD

Impresión Total (14): Evaluación Total 1492: La Conquista del Paraíso - DVD

 

Todas las opiniones sobre 1492: La Conquista del Paraíso - DVD

 Escribir mi propia opinión


 


1492: EL AÑO QUE CAMBIÓ EL RUMBO DE LA HISTORIA

4  05.03.2006

Ventajas:
Reconstruye aquella época apasionante con magia, épica, sobriedad y acierto .  Buenas interpretaciones, música antológica y fotografía inolvidable .

Desventajas:
Que en 1992 la crítica española la destrozó nada más estrenarse, habida cuenta de la horrorosa versión anterior a ésta :  "Cristóbal Colón, el descubrimiento" .  Una injusticia de la que espero un día se recupere .  A mí sólo me sobran algunas escenas .

Recomendable: Sí 

Detalles:

Argumento

Personajes

Banda sonora

¿La verías de nuevo?

¿Te gustó?

más


Feisal

Sobre mí:

usuario desde:21.04.2005

Opiniones:79

Confianza conseguida:36

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 15 miembros de Ciao

&&&& INTRODUCCIÓN &&&&

Ésta es una de esas historias dentro de la Historia que todo el mundo conoce, tanto los que le gusta la Historia (como a mí) como a los que les aburre. Me refiero al Descubrimiento de América, cuando el marino genovés Cristóbal Colón llegó al Nuevo Mundo en la nao Santa María, acompañada por las carabelas Niña y Pinta. Un Descubrimiento que cambió para siempre la faz del mundo, que marcó el futuro de Europa y que cambiaría hasta el modo de pensar de los hombres (para bien y para mal). El Descubrimiento es uno de esos temas muy atractivos de llevar al cine, pero tremendamente complicado, por la cantidad de datos, personajes, lugares, odios, ambiciones, valentías, y mil cosas más que impregnan este acontecimiento de cien lecturas posibles. Es un poco como llevar al cine "El Señor de los Anillos" o "La Biblia", que puedes hacer la más fiel y espectacular adaptación y siempre te dejarás algo en el tintero, o alguna parte te quedará más floja. En resumen, es imposible a veces trasladar alguna historia al cine de manera totalmente perfecta y ecuánime. Dicho esto, lo puedes hacer mejor o peor, claro. Y esto fue lo que pasó con la historia de Colón.

En 1992, aparte de celebrarse las Olimpíadas de Barcelona, la Expo de Sevilla o que Madrid fuera durante este año Capital Europea de la Cultura, también fue el V Centenario del Descubrimiento de América (sí, fue un año repletito de fastos, de los que me apenas me acuerdo, ya que tenía entonces 6 añitos... ¡cómo pasa el tiempo!). Por ello se celebraron miles de actos, exposiciones, conferencias, charlas, visitas reales, y mil cosas más, en una sobrecarga de festejos que debió parecerse a lo que pasó el año pasado con el Quijote. Tanta fue la importancia que se dio al hecho (que la tiene, pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa), que varios productores cinematográficos se pusieron manos a la obra para hacer más de una versión de la epopeya colombina. Alexander Salkind fue el primero en conseguir apoyo de la Warner para realizar una película que contaría con un reparto formado por el ahora "desaparecido" George Corraface como Colón, Catherine Zeta-Jones como su mujer Beatriz, Marlon Brando como el inquisidor Torquemada, Tom Selleck y Rachel Ward como los Reyes Católicos, y alguna que otra cara conocida como Nigel Terry o Benicio del Toro.
Pues bien, la película fue limpia y llanamente una caca de vaca. Un excremento, vamos. Con un Marlon Brando obeso y actuando a regañadientes, en una interpretación de cachondeo; con un Tom Selleck que parece cualquier cosa menos un rey medieval, y mucho menos a Fernando el Católico; y es poco probable que Colón tuviera la suerte de que su mujer fuera tan guapa como la Zeta-Jones. George Corraface no lo hace mal, pero a ratos casi parece Hernán Cortés o Francisco Pizarro, por el aspecto que le dejaron. Los decorados, os lo juro, es lo peor de la película, junto con las interpretaciones. Las escenas de palacio, y de monasterios dan grima auténtica, porque sólo ves cartón, cartón pintado, cartón con telas, maderas de a 20 centimos, etc., etc. Los tres barcos, encima, fueron prestados por la Expo 92. Eran aquellos barcos que hicieron la ruta simbólica desde Palos hasta América, como el viaje de Colón.
Ah, el director era un tal John Glen, que dirigió unas cuantas pelis de James Bond. Lo que dio pena fue que el guión fuera de Mario Puzo, el escritor de los tres Padrinos.

En fin, con semejante resultado fueron varios estudios y productores los que se echaron para atrás viendo como la crítica se ponía enferma cada vez que se mencionaba el filme.
Así que se decidió que la broma había acabado, y varios estudios españoles, franceses y británicos se aliaron para hacer algo serio y digno. Y en esa coproducción se decidió que se contrataría a un buen director (Ridley Scott), buenos actores, buena música, buenos decorados, un guión a la altura, unos decorados naturales, y mucho más.

Antes de hablarte de la versión definitiva de Colón, es bueno narrar lo que ocurrió en realidad por aquellos días de finales del siglo XV, para que luego decidas la fidelidad de la versión de Ridley Scott. Y no te preocupes, que no será ningún tostón.

&&&& UN HOMBRE AVANZADO EN UNA ESPAÑA MEDIEVAL &&&&

Durante muchos siglos, filósofos, teólogos y hombres de ciencia habían asegurado que la Tierra era plana como un disco y estaba limitada por un mar infernal que se extendía, al oeste, más allá del cabo Finisterre y del estrecho de Gibraltar, situados en los extremos occidentales del mundo conocido.Ese océano, afirmaban, no era navegable, y todo aquel que se aventuraba por sus aguas no regresaba nunca, engullido por sus terribles abismos o devorado por los numerosos monstruos que lo poblaban. Colón no fue el primero en creer que la Tierra era redonda, pues en su tiempo eran ya muchos quienes sostenían esta tesis. En todos los puertos europeos se contaban historias legendarias de hombres que habían atravesado aquel enorme mar y encontrado tierra al otro lado, por lo que no debía de ser imposible seguir su ejemplo y alcanzar por vía marítima el extremo oriental de Asia, tal como Marco Polo había hecho por tierra. Ese fue el propósito de Colón, quien no podía sospechar que entre Europa y las míticas Catay y Cipango (nombre que sus contemporáneos daban a China y Japón)

Fotos de 1492: La Conquista del Paraíso - DVD
  • 1492: La Conquista del Paraíso - DVD Fotografía 3674691 tb
  • 1492: La Conquista del Paraíso - DVD Fotografía 3674692 tb
  • 1492: La Conquista del Paraíso - DVD Fotografía 3674693 tb
  • 1492: La Conquista del Paraíso - DVD Fotografía 3674694 tb
1492: La Conquista del Paraíso - DVD Fotografía 3674691 tb
El cartel
había nada menos que un continente ignorado por todos. Este desconocimiento hizo que protagonizase la hazaña individual más importante de la historia de la humanidad, el descubrimiento de América, aunque muriera sin tener conciencia de ello.

Si bien lo aceptado es que Cristóbal Colón nació en Génova, algunas opiniones difieren en cuanto a su origen (catalán, castellano, francés, griego, etc). Por otro lado, la fecha de su nacimiento oscila entre el 26 de agosto y el 31 de octubre de 1451. Era hijo de un matrimonio de humildes tejedores: Diego, Doménico o Domingo Colombo y Susana Fontanarrosa fueron sus padres. Desde niño se interesó por la navegación y, desde muy joven, trabajó como grumete.

Colón aprendió con su padre, a la vez que con amigos de éste. Le gustaban las matemáticas y la Geografía, que estudió, según cuentan sus antiguos biógrafos, en la Universidad de Pisa. Es aquí que gracias a los doctísimos y sabios maestros, a la vez que hábiles y excelentes cartógrafos, que Colón se empieza a interesar por los viajes y la constitución de la tierra.

Fueron innumerables viajes los realizados por Cristóbal Colón. Amante, también de hacer apuntes y escribir notas, Cristóbal cuenta él mismo una serie no interrumpida de viajes desde el mar Egeo hasta Inglaterra e Islandia, la tierra del fuego y hielo. Gozaba estando fuera de casa y de su tierra donde muchas veces fue visto como un loco. Siempre traía algo en mente. No obstante, así, se casa, en 1480, en Portugal, con Felipa Muñiz de Perestrello, hija de un marino italiano que había servido a Enrique el Navegante, con quien tuvo a su hijo Diego (en 1482).

Interesado por la geografía, leyó tratados y conoció los mapas que circulaban en su época. Deseaba llegar a las Indias Orientales, tierra en las que suponía que iba a encontrar grandes riquezas. Al fallecer su esposa, viajó con su hijo a España y residió en el Convento de la Rábida. Allí, los monjes aceptaron sus teorías y proyectos. En 1486 los Reyes Católicos lo recibieron por primera vez en Alcalá de Henares (Madrid), pero una junta de expertos rechazó sus proyectos.

En 1488 conoció a Beatriz Enríquez de Arana, con quien tuvo a su segundo hijo, Fernando. Con la ayuda de uno de los religiosos del convento, Fray Juan Pérez, logró el apoyo de los reyes de España, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, quienes solventaron económicamente la organización de la expedición.
El 17 de abril de 1492 se firmaron las capitulaciones de Santa Fe, que concedieron a Colón el título de almirante de la expedición, el de virrey de la tierra que conquistara y el diez por ciento de la riquezas que pudiera traer a España.

El 3 de agosto de 1492, Colón partió de Puerto de Palos (España) y el 12 de octubre de ese año desembarcó por primera vez la tripulación en la isla de Guanahaní (luego bautizada como San Salvador). A partir de entonces, Colón realizó otros viajes, pero ninguno logró tanto éxito como el primero.

Olvidado, triste y enfermo, el gran navegante falleció el 20 de mayo de 1506 en Valladolid, en compañía de sus dos hijos y de dos de sus fieles marinos.

En 1544 sus cenizas fueron trasladadas a Santo Domingo y, a partir de 1796, quedaron en la Catedral de La Habana.

&&&& 1492: LA CONQUISTA DEL PARAÍSO &&&&

"1492: La conquista del paraíso" es el título de la película que dirigió Ridley Scott (y no "1492: el descubrimiento", como reza arriba en esta página), y que intentó ser lo más fiel posible a la historia que acabo de narrar. La película comienza mostrándonos a Cristóbal Colón (Gérard Depardieu) como un navegante que vive con los monjes del monasterio de La Rábida, en Huelva, en espera de que la feroz disputa que mantiene con las autoridades eclesiásticas y regias lleguen a buen puerto, y que se le conceda lo que él quiere: una flota de barcos con los que navegar hacia el Oeste, algo impensable en aquella época. Con su temperamento fogoso, a Colón sólo le calman sus hijos, y fray Antonio de Marchena (Fernando Rey), que sirve de enlace a Colón con los Reyes Católicos. Tras intensas deliveraciones, incluídas entrevistas con la Reina Isabel de Castilla (Sigourney Weaver) y con el tesorero del Reino, Sánchez (Armand Assante), así como con la curia eclesiástica, Colón finalmente obtiene el permiso de realizar su soñado viaje. Dispondrá de una nao y dos carabelas, cedidas todas ellas por Martín Alonso Pinzón (Tchéky Karyo), armador de Palos, que acompañará a Colón en su viaje. Antes de partir, se despide de su mujer, Beatriz (Ángela Molina) y de sus hijos Fernando y Diego (Juan Diego Botto).... y lo demás es Historia: tras una ardua travesía (con intento de motín y todo), en la mañana del 12 de octubre, llegan finalmente a una isla que es la bienvenida a un continente nuevo y a un mundo nuevo, donde no todo saldrá como Colón había planeado....

--- A C T O R E S:

Uno de los grandes aciertos de este filme es, sin duda, el trabajo de todos los actores. A pesar de que, como toda
película histórica-épica, lo que prima son los paisajes y las imágenes espectaculares, la interpretación de todos y cada uno de los actores es algo básico para no quedarse en un mero envoltorio brillante (como le pasan a muchos filmes de este tipo, como, por ejemplo, en mi opinión, esa patata llamada "Pearl Harbor"), y alcanzar las cotas de aquellos inolvidables filmes épicos de los 60, como "Lawrence de Arabia".

Para el papel de Cristóbal Colón se necesitaba a alguien que cumpliera varias premisas: ser buen actor, contar con un físico que no traicionara la imagen que todos tenemos de Colón, y meterse en el personaje hasta el fondo. Ante tal reto, fueron muchos los actores presentados, y la tarea del cásting fue superar el mal sabor de boca dejado por George Corraface. Así, y tal como se ve en el filme, la elección del francés Gérard Depardieu la considero como un acierto. Además de ser un extraordinario intérprete (con películas como "Matrimonio de conveniencia", "Una pura formalidad", "Todas las mañanas del mundo", y mi favorita "Cyrano de Bergerac"), Depardieu posee un físico rotundo que le hace comerse la pantalla y sostener la película él solo. Vemos a un Colón furioso, a otro tierno, a uno decidido, a otro emocionado, a otro resignado... todo un catálogo de sentimientos que el actor borda a la perfección. Absolutamente nada que reprocharle. Los demás actores trabajan a la misma altura que Depardieu, empezando por una atinada Sigourney Weaver, correcta Isabel de Castilla; Armand Assante, que ofrece una excelente interpretación de Sánchez, mostrando las ambiciones y codicias de la nobleza. Es remarcable su diálogo final con un envejecido Depardieu, en el que Sánchez le acusa de idealista, y éste le dice que la ciudad que ven por la ventana fue creada por idealistas. El francés, de origen turco, Tchéky Karyo cumple también como Pinzón. Los secundarios españoles, la verdad es que tienen más bien pocos diálogos, siendo Fernando Rey, en su papel de fray Marchena el que más habla, dejando detalles que dan idea de lo gran actor que fue. Ángela Molina, Juan Diego Botto, Fernando Guillén Cuervo (como uno de los dos hermanos de Colón) y un joven Achero Mañas actúan con corrección. La verdad es que hubiera sido más de agradecer que parte de los papeles principales hubieran sido encarnados por españoles, pero qué le vamos a hacer.

Un apunte a tener en cuenta también es el excelente doblaje de este filme. Cada actor cuenta con su doblador habitual, y todos en estado de gracia. Destacan Camilo García doblando a Depardieu, al igual que María Luisa Solá a la Weaver y Manolo García a Armand Assante. Los actores españoles se doblan a sí mismos, algo de agradecer, porque todos lo hacen muy bien, excepto Juan Diego Botto (las escasísimas frases que dice resultan algo ridículas en la versión doblada)

--- DECORADOS Y FOTOGRAFÍA:

Los decorados y la fotografía conforman los otros dos grandes aciertos de este filme. La magnífica fotografía de Adrian Biddle capta tanto la magia y exotismo de las tierras vírgenes recien descubiertas, como la frialdad y tenebrismo de la corte. La secuencia del primer viaje, tanto la travesía, como el desembarco, como las peripecias vividas son lo mejor de la película en cuanto a fotografía se refiere, destacando el inolvidable momento en que los marineros ven por primera vez el nuevo continente: la niebla que rodea la nao va levántandose poco a poco hasta dejar a la vista una tierra verde, frondosa, virgen y mágica. Como ya digo, un gran trabajo de Biddle.

La decoración corre a cargo de Benjamín Fernández, quien ya había trabajado en producciones europeas, e incluso, de Hollywood. Fernández, sabiamente, utiliza decorados naturales, como castillos, iglesias, antiguos edificios (como la Casa de Pilatos de Sevilla) y plazas mayores de toda España (se nota que al bueno de Ridley le encanta rodar en España, lo ha vuelto a hacer en "El reino de los cielos"), evitando así, caer en un uso excesivo del cartón y del decorado artificial (que tan malos resultados había dado en la anterior película colombina). La tarea resulto fructuosa, y los decorados encajan perfectamente con los personajes, y otorgan a la película un aire de realismo.
Mención aparte merecen las tres magníficas reproducciones de los tres navíos del primer viaje. Construídos en los astilleros de Bristol (Inglaterra), son exactamente iguales a los originales, y, además, navegables. Las imágenes de las naves surcando el Atlántico en mitad del ocaso, o cruzando un banco de niebla son de lo mejor de la película.

--- M Ú S I C A

Si tanto el trabajo de los actores como la fotografía y los decorados eran los puntos fuertes del filme, la música es la guinda que le faltaba. Y no sólo eso, porque la impresionante e inigualable música de Vangelis ha trascendido a la película misma y se ha convertido, por méritos propios, en una de las bandas sonoras más aclamadas de todos los tiempos.

Vangelis es un músico de origen griego que gusta de crear composiciones extrañas y surrealistas, valiéndose de sintetizadores y coros de voces. Ha colaborado cuatro veces en el cine, y, por lo menos, tres de esas colaboraciones han pasado ya a la historia de la música de cine. Una es ésta, y las otras dos son sus composiciones para las películas "Carros de fuego" y "Blade Runner". Casi nada. Los temas principales de ambas películas son recordados por todo el mundo. La última película en la que ha participado es "Alejandro Magno", que se estrenó hace ahora un año, pero como no la he visto no puedo opinar de su música, que seguro que merecerá la pena oírla.

Bueno, pues en este filme, Vangelis raya la perfección con temas potentes, mágicos, poderosos, evocadores, rotundos, y mil adjetivos más. Si tuviera que elegir uno de esos adjetivos, probablemente sería "bella". Esta música es, ante todo, bellísima, ante la cual no puedo quedarme con ninguno de sus temas, porque todos son igual de buenos. Quizá el más conocido es "Conquest of Paradise", un tema que, si lo escuchas, en seguida te sonará, ya que ha sido utilizado en miles de anuncios, eventos, programas de la tele, etc. Es un tema que mezcla piano, coros y sintetizadores a todo volumen, y que capta toda la importancia, magnificiencia e inmortalidad que tuvo la gesta de Cristóbal Colón. Escucharlo es que se te quede grabado para siempre en tu memoria.


&&&& OPINIÓN FINAL: RESCATANDO EL PARAÍSO &&&&

Esta película es de ese tipo de filmes que a la mitad del mundo les gusta, y a la otra mitad les aburre. Yo, aun estando entre los primeros, sé las causas de porqué a muchos les produce tedio. Ante todo tengo que decir que la película está formada por tres partes claramente diferenciadas: la primera, donde se narran las andanzas de Colón en España para conseguir financiación; la segunda, donde se narra el descubrimiento de América en sí y sus repercusiones; y la tercera, donde se narran los primeros avatares de la administración de las colonias. Podría asegurar que las dos primeras partes son excelentes. Son entretenidas, te van contando cada suceso con un ritmo pausado y adecuado para que te fijes en cada detalle, y no se andan con ningún rodeo, sobre todo la segunda, donde el primer viaje es casi seguro la mejor parte de todo el filme, un parte estupenda en todos sus aspectos, destacando la música y la fotografía (esos planos de los marineros caminando por una selva repleta de animales salvajes, donde la luz se filtra entre las ramas de los árboles es verdaderamente subyugante).

La tercera parte comienza bien. En un segundo viaje, con mucha más gente, vemos cómo construyen la primera iglesia (atención a esos planos del alzamiento de la campana gigante, la música en esa secuencia roza casi el hechizo), y como van asentándose en el nuevo continente. A partir de ahí, el ritmo va diluyéndose poco a poco, y comienza un tramo más espeso, donde yo me libro del tedio fijándome en la música (ésa sí que no se diluye en ningún momento) y en algunos detalles. La trama se aleja de la historia real, y nos presenta a un malo malísimo, el noble Don Adrian de Mújica (Michael Wincott, que está soberbio), una especie de racista en potencia, que desprecia a los indígenas, y sólo está esperando el momento para escabechar a alguno. Sus diferencias con Colón son cada vez mayores, y cuando Mújica corta la mano de un nativo, lo encarcela.

A partir de aquí, los indígenas se rebelan y se alían contra los conquistadores. La secuencia de la lucha entre indios y españoles está rodada a ritmo de videoclip que rompe con el estilo tranquilo y pausado que Scott había utilizado hasta ahora. Este nuevo ritmo no hace sino aumentar la confusión respecto al argumento y a ratos se hace desagradable, porque Scott trata de imprimir un ultrarrealismo innecesario, salpicando de sangre por todos lados, y convirtiendo el estupendo drama épico con el que estábamos disfrutando con un especie de carnicería cercana al gore.

Tras esta batalla y otras secuencias, aparece una secuencia en la que una espectacular tormenta sacude el pueblo, y aquí volvemos al videoclip, totalmente innecesario. La película no remonta el vuelo hasta que, tras su fracaso, envían a Colón de vuelta a Castilla. Aquí, la película retoma su interés, con un Colón envejecido (estupendo el maquillaje), que ve como le es negada la gloria. Otro error en el filme es que, si bien Colón envejece como Dios manda con el paso de los años, tanto la reina Isabel como su esposa Beatriz aparecen e-x-a-c-t-a-m-e-n-t-e igual que antes de la primera partida de Colón, sin ninguna arruga, ninguna cana.... nada. Un error garrafal que se suma a los ya mencionados.

Por lo menos, el filme acaba como debe ser, con un final tan mágico como precioso. No te lo voy a contar, aunque te diré que se desarrolla en el patio de la casa de Colón, con el Almirante sentado ante una puesta de sol, y con su hijo mayor sentado detrás de él.

Todos estos errores hacen que la película cuente con numerosos detractores, pero yo, viendo con detalle tanto fallos como aciertos, me siento convencido por la historia, por cómo me la ha contado Ridley Scott, y por el poso que me ha quedado tras su visionado. Me atrevería a decir incluso que, en alguna ocasión, supera en profundidad y belleza a otros filmes suyos más celebrados, como "Gladiator", debido en gran parte al excelente guión de Roselyne Bosch, que desecha lo que había que desechar, y que remarca todo lo que había que remarcar, incluyendo en esto novedades acertadas como la inclusión del personaje de Sánchez, en el cual la guionista junta a varios miembros de la nobleza en uno solo, para no ahogar la película con demasiados personajes.

En fin, no me queda más que decir que estamos ante una de esas películas denostadas erróneamente (en mi opinión, claro) por la crítica, y de la cual estoy seguro que, poco a poco, y con los años, se le dará otra oportunidad y se le otorgará el valor que realmente tiene.

Espero no haberte aburrido con mi opinión, pero ya me ha vuelto a pasar lo de siempre, que en cuanto comento una película que me gusta me extiendo, y me extiendo, y me extiendo.... no tengo remedio.

Un saludo!!
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
sergibia

sergibia

13.03.2006 12:42

Menuda opinión! Una gran dedicatoria a una buena película... La imagen q más me marcó de este film fue el momento en q está entrando por la playa al nuevo mundo, brutallll! Y la música genial tb! saludos

Inmmortal

Inmmortal

09.03.2006 11:34

Hola amigooooo, que de tiempo sin saber de tí :D, y has vuelto muy muy fuerte, pedazo de opinión, he de serte sincera no la he visot:O,saludos

Siyita

Siyita

06.03.2006 11:54

muy buena opinión,.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre 1492: La Conquista del Paraíso - DVD ha sido leída 33725 veces por los usuarios:

"excepcional" por (38%):
  1. Elven
  2. sergibia
  3. Inmmortal
y de usuarios adicionales 6

"muy útil" por (63%):
  1. mariabego
  2. monster89
  3. PilarRaEn
y de usuarios adicionales 12

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Gladiator (El Gladiador) - DVD Gladiator (El Gladiador) - DVD
Director: Ridley Scott - 140 min - Actores: Russell Crowe, Joaquin Phoenix, Connie Nielsen, Oliver Reed, Richard Harris, Derek Jacobi, Djimon Hounsou, David Schofield
1350 Opiniones
En oferta a solo € 5,99
Sr. y Sra. Smith - Blu-Ray Sr. y Sra. Smith - Blu-Ray
Director: Doug Liman - 120 min - Actores: Brad Pitt, Angelina Jolie, Adam Brody, Vince Vaughn, Chris Weitz, Kerry Washington, Keith David, Michelle Monaghan, Rachael Huntley
186 Opiniones
En oferta a solo € 20,46
Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra - Blu-Ray Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra - Blu-Ray
Director: Gore Verbinski - 143 min - Actores: Johnny Depp, Geoffrey Rush, Orlando Bloom, Keira Knightley, Jack Davenport, Jonathan Pryce, Lee Arenberg, Mackenzie Crook
553 Opiniones
En oferta a solo € 21,95