PENSAR CON LAS TETAS

1  27.01.2007 (16.04.2007)

Ventajas:
las que tú le veas

Desventajas:
las que tú le veas

Recomendable: No 

leo_tardos

Sobre mí: o_O Próximamente "Volé", segunda parte de la última opinión.

usuario desde:27.11.2006

Opiniones:43

Confianza conseguida:43

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 49 miembros de Ciao

Tal vez este título puede parecer gracioso o incluso ofensivo, pero es la única explicación que se me ocurre para definir lo que algunas mujeres hacen con su cuerpo.

1ª PARTE

La razón de estas palabras nace el pasado martes por la noche cuando, haciendo zapping, llegué ante la escalofriante visión de un hecho que está tan aceptado socialmente que no importa lo ignorantes que seamos al respecto. Se trata del documental "Pechos explosivos" emitido en Documentos TV, en el que se explica la realidad de los implantes mamarios a lo largo de décadas sembradas de fracasos tanto en lo concerniente a la investigación médica como al nivel de las mujeres que han sufrido las más dolorosas e irreversibles consecuencias. Esto es real y es así de duro y, a pesar de la existencia de miles de mujeres satisfechas con su decisión, se hace necesario conocer la historia de esta práctica quirúrgica para prevenir decisiones poco meditadas.

Para empezar, someterse a una operación de cirugía de manera voluntaria, es decir, no por necesidad de salud, es algo que está cobrando una fuerza mayor en la sociedad. "Si no te gusta algo de tu cuerpo, lo cambias", sólo necesitas echar mano de los ahorrillos, un crédito o incluso te lo financia la clínica, y el resto se deja en manos del cirujano experto. Es hasta rutinario, y no es que vea mal que se puedan solventar los problemas derivados de los complejos físicos con la ayuda de los avances científicos; aplaudo a la ciencia y a todos los profesionales que hacen evolucionar la especie a pasos agigantados. Pero ¿qué consecuencias puede traer la introducción de "cuerpos extraños" en el organismo?, pues los siguientes: rechazos, infecciones, enquistamiento o encapsulamiento, aumento desproporcionado de la prótesis,… e incluso fibromialgia (enfermedad que afecta al tejido conjuntivo y al sistema locomotor, presentando dolor y fatiga en músculos, ligamentos y tendones), que se cronifica y causa invalidez.

El documental está hecho en el Reino Unido, pero los datos que Pedro Erquicia nos da hablan por sí sólos: sólo en el Reino Unido hay 60.000 mujeres enfermas como consecuencia de esta práctica. Y en Europa, incluida España, está permitido el uso de prótesis mamarias de silicona a pesar del riesgo potencial de sufrir fibromialgia si los implantes se rompen y el gel de silicona se escapa por el interior del cuerpo.

Este documental se basa en testimonios de mujeres que han sufrido trágicas consecuencias con diferentes tipos de implante: silicona, suero salino y aceite de soja, y aunque son casos cercanos a la actualidad (el documental creo que es de 2004) es muy ilustrativo conocer la experiencia de estas mujeres en primera persona. Me voy a ahorrar la descripción de las imágenes porque con lo que estoy contando creo que es bastante.

Hace muchos años que existe la mamoplastia de aumento (entiendo que la de reducción se realiza por cuestiones de salud importantes) y es en los ochenta cuando sobreviene el boom en Estados Unidos como país de referencia (cómo no). Pero algo falló, las prótesis de silicona se rompen y miles de mujeres se ven afectadas por las consecuencias del derrame de la silicona en el interior de su cuerpo, consecuencias en su mayoría irreversibles. Las autoridades sanitarias exigen a los centros médicos los estudios que respaldan el uso de estos productos, este es un requisito que debe cumplir todo producto sanitario para poder salir al mercado, una garantía, pero descubren que estos estudios NO EXISTEN. Las indemnizaciones de las que se habla en el documental son millonarias, pero las mujeres afectadas de fibromialgia nunca volverán a tener una vida normal.
Una de las afectadas por el gel de silicona es una chica joven que pocos meses después de la operación comienza a sentirse muy cansada, el dolor empieza en los brazos y después de acudir a varios médicos que no descubren la causa, decide operarse de nuevo para quitarse los implantes porque es lo único que le queda por descartar. Y no iba mal encaminada, la enfermedad ya se había asentado en su cuerpo, pero quitándose las prótesis eliminaba la fuente dañina. Pobre criatura la carita que tenía al salir de quirófano, por un lado se sentía aliviada pero el arrepentimiento de su decisión quedaría para toda su vida

En esa misma década y ante tal alarma social surgen nuevas alternativas a la silicona, las llaman "naturales": las prótesis de solución salina y las de aceite de soja. Pero la historia se repite. Las prótesis salinas tienen una cubierta que actúa como una membrana osmótica y, como su contenido tiene una mayor concentración salina que el cuerpo humano, lo que hace esta membrana es absorber líquidos hacia el interior aumentando así de tamaño. El caso de la chica que aquí se relata es desmesurado. Esta chica jovencita es modelo, desde pequeña quería tener "unos pechos enormes", y llegada la edad adulta empezó a ponerse implantes hasta llegar al tamaño deseado, decía que tenía una talla 46 (¡117 cm!). Es muy delgadita, menudita y a mi entender ese pecho es excesivo. Pero tras la última operación notó algo raro y un día mientras se estaba vistiendo se dio cuenta de que su pecho izquierdo era mucho más grande que el otro: ¡se había hinchado como un globo! Así que le operaron para extraerle la prótesis dañada, y mientras esperaba a poder ser operada de nuevo para ponerle otra se ponía un implante dentro del sujetador para equilibrar el tamaño de sus pechos. Lo lógico hubiera sido que se quitara los dos y olvidarse del tema.

El aceite de soja es una sustancia de origen orgánico y como tal es susceptible de reaccionar dentro del cuerpo. Eso es lo que le pasa a la chica que es víctima de este tipo de prótesis. Poco tiempo después de la operación nota que sale un olor extraño de su pecho, y sólo tras volver a operarse descubren que el implante ha comenzado a degradarse dentro de su pecho, con consecuencias realmente desastrosas.
Pero ¿se habían hecho los estudios que garantizaran la inocuidad de estos nuevos productos? Nuevamente NO.

Hoy en día los profesionales no se cansan de repetir que los implantes de silicona son muy seguros (son más de veinte años metiendo la pata, si no son seguros ahora no sé cuándo lo serán). Pero tienen fecha de caducidad, porque aunque los materiales de los que están hechos son inertes, dentro del cuerpo siempre van a acabar degradándose. Esto puede suceder a los 6-8 años de la operación, aunque los cirujanos más optimistas dicen que esto no sucederá hasta pasados 10-15 años. Por eso cuando se toma la decisión de operarse también se tiene que tomar conciencia de que se va a tener que repetir la operación varias veces más a lo largo de la vida para renovar los implantes antes de que sean perjudiciales para la salud, así, cuánto más joven sea la persona, más veces tendrá que pasar por quirófano.

Después de ver todo lo que ha sucedido, y sigue pasando, me resulta poco fiable el margen que dan: '¿seguro que no me va a pasar nada en los próximos diez años? ¿no me habrá tocado un implante defectuoso a mí?', son preguntas que nunca veré satisfechas por muchas páginas especializadas que visite.

2ª PARTE

Reflexiono, y vuelvo a reflexionar, pero no deja de asombrarme lo que algunas personas sanas son capaces de hacer con su cuerpo, tal vez movidas por la tiranía de la imagen que hoy por hoy parece ser lo más importante para mucha gente, sobre todo joven.
Me gustaría poder llegar más allá de moralinas y cantinelas paternales, porque lejos de venerar y honrar el cuerpo humano intentando que sea el más bello ejemplar, creo que se está consiguiendo todo lo contrario. Si pudiera le preguntaría a esa chica, que a pesar de los problemas que tuvo y de volver a ponerse esos enormes implantes, si de verdad está contenta con lo que ha hecho, si su cuerpo no era bello de por sí antes de rellenarlo como un cojín.
Se me está haciendo necesario una pizca de feminismo. Quién nos dice cómo tiene que ser el cuerpo de la mujer. En el mundo de la moda son algunos diseños inverosímiles que sólo caen bien en cuerpos etéreos, o a cuántas nos ha pasado que al ir a comprar ropa siempre hay algo que nos gusta pero no nos acaba de sentar bien porque 'si yo tuviera un poco más de pecho me sentaría fenomenal' por no hablar de las tallas, que eso es tema a parte. Quién nos dice cómo tenemos que ir vestidas. Quién nos dice qué es lo que mejor nos sienta y qué hacer para lograrlo. A quién se le ocurrió la idea de que introduciendo dos trozos de lo que sea en nuestros senos iba a aumentar nuestra autoestima, nos íbamos a sentir mejor con nosotras mismas e íbamos a conseguir todo los que nos propongamos en la vida.

Estas preguntas se responden solas.


Es que no somos capaces de ver lo hermosos que son nuestros cuerpos, 'de verdad necesitas que te digan ¡qué bonitas tetas te has puesto!, porque no eres capaz de querer ese cuerpo que es lo más bonito del mundo por naturaleza, porque necesitas deshacerlo como un puzzle a golpe de bisturí y reconstruirlo a imagen y semejanza de… ¿de quién? perdona pero no la conozco… ah …que sale dónde… ¿y lo que ha hecho tiene algún mérito?'


Lo que tiene mérito.
Cada año decenas de miles de mujeres entran en un quirófano con la única esperanza de que sea benigno, que no haya metástasis, que si hay que quitar que sea lo más pequeño posible, aunque otras ya saben que lo van a perder…

No os parece rematadamente cruel lo que hace la moda con nuestra forma de pensar, que nos hace olvidar lo hermosas que somos, seamos como seamos.

------------------------

Ama tu cuerpo. Porque es la parte material que te une al mundo y porque si sabes entenderlo será la obra de arte más maravillosa creada por la naturaleza.

A todas las mujeres que se pasan la vida luchando por los suyos y ahora tienen que luchar por su vida. A Rosa, a Isabel, a Marisa, a Virginia, a Luz, …

Frases:
Si quieres correr el riesgo de pagar un precio demasiado alto por seguir la moda de tener unos pechos grandes, haz lo que debas, es tu cuerpo, es tu vida.
Quieres sentir cómo la gente deja de mirarte los ojos (...)
Las mujeres tenemos más de dos razones para sentirnos como tales, porque hombres y mujeres somos lo mismo.
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
bea4433

bea4433

19.05.2008 18:02

Totalmente de acuerdo. Tenemos que aceptarnos con lo que tenemos y limitar las operaciones y los riesgos más que por motivos de salud...

dreadlord

dreadlord

02.04.2008 19:28

Muy lúcida reflexión sobre la locura estética en la que degeneran las modas y los cánones arquetípicos. Bien estructurada y con buen léxico y morfosintaxis. Excepcional.

patriciaviejo29

patriciaviejo29

09.01.2008 21:23

Totalmente de acuerdo contigo. Tienes mi excepcional por tu opinión, tanto por el contenido como por la forma de expresarlo. Ojalá todos nos ocupáramos de las cosas que son realmente importantes, y no por la talla de sujetador. Besinos.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Actualidad ha sido leída 3717 veces por los usuarios:

"excepcional" por (45%):
  1. bea4433
  2. dreadlord
  3. patriciaviejo29
y de usuarios adicionales 39

"muy útil" por (55%):
  1. juanantib
  2. chistos84
  3. Mazinkaiser_
y de usuarios adicionales 49

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.