Albarracín,Teruel

Imágenes de la comunidad

Albarracín,Teruel

> Ver características

98% positivo

22 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Albarracín,Teruel"

publicada 01/09/2017 | esperedondo
usuario desde : 12/05/2005
Opiniones : 464
Confianza conseguida : 330
Sobre mí :
VON... :-) Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, el presente es tuyo. Y si tu comentario es "valorada, buena opi" o similar, no te extrañes si no te leo, porque ni leo por leer ni devuelvo lecturas si no me apetece. He dicho.
Excelente
Ventajas Una ciudad con mucho encanto
Desventajas Ninguna
excepcional
Interés cultutal
Naturaleza
Hospitalidad
Gastronomía
Vida nocturna

"Monumento nacional"

Desde el parque municipal.

Desde el parque municipal.

Son ya unas cuantas veces las que he estado en Albarracín, la última de ellas (la quinta, si no recuerdo mal) en marzo de este año. Como estos de Destinia no hacen más que tentarme con ofertas hoteleras, y a mí me hace falta poco para caer en la trampa, aproveché un cupón de descuento que me enviaron; además las veces anteriores había visitado la ciudad en temporada veraniega y sólo durante un día porque siempre iba desde Teruel y nunca me había quedado a dormir en Albarracín, así que me pareció buena idea buscar esta vez un fin de semana para quedarme más tiempo y además conocerlo con otro clima. Y como el hotel en el que nos alojamos finalmente nos gustó tanto que repetiremos visita, si no hay cambio de planes este año la Nochebuena la pasaremos en él, con lo cual seguramente conoceré Albarracín también nevado, o al menos con fresquete del que a mí me gusta.


...:: QUÉ VER Y QUÉ HACER EN ALBARRACÍN ::...


Lo primero, como siempre, es buscar un sitio en el que poder aparcar, ya que está prohibido circular por la población en coche, a no ser que seas residente o que vayas a estar unos pocos minutos en la puerta de tu hotel subiendo o bajando equipajes (y no en todos los hoteles, porque a algunos no se puede llegar en coche ni siquiera para eso). Nosotros esta vez habíamos ido antes a ver el nacimiento del río Tajo, así que la entrada la hicimos justo por el lado contrario al que yo conocía de ocasiones anteriores. Al pasar por el túnel que está a la entrada de Albarracín, tenemos a nuestra derecha una explanada habilitada para aparcar, justo al lado del río Guadalaviar; y si entramos por el lado contrario (el que me sonaba a mí de otras veces), será a nuestra izquierda donde encontremos la zona de aparcamiento, muy cerca de la oficina de turismo. Otra opción es aparcar en la propia carretera de entrada al pueblo, ya que a veces se encuentra sitio en ella también.

Una vez soltado el coche, en nuestro caso en esta carretera que os digo, como la oficina de turismo nos pillaba de paso nos asomamos un momento antes de ir al hotel. Allí nos dieron un mapa, nos hicieron una lista de los sitios de interés tanto en el propio Albarracín como en los alrededores, y nos informaron de las dos empresas que organizan visitas guiadas; y es que hay sitios a los que sólo podemos acceder con estas visitas, con lo cual si vamos por libre nos los perderemos. Así que como otras veces ya me había recorrido Albarracín únicamente por libre, en esta ocasión también hubo sitios a los que fuimos por nuestra cuenta pero además nos apuntamos a las visitas guiadas, que pueden hacerse o bien con la Fundación Santa María o con El Andador; os iré hablando de estos sitios poco a poco. Después de pasar por la oficina de turismo fuimos al hotel, que está en una de las calles que suben hacia la plaza Mayor, y una vez que hubimos soltado el equipaje nos dispusimos a explorar la ciudad, que aunque es pequeñita y se puede recorrer perfectamente andando (nosotros teníamos del hotel a la plaza Mayor unos tres minutos de camino), tiene tal infinidad de rincones por descubrir que aunque visites varias veces esta población de casas y calles marrones y rojizas, siempre te quedará la sensación de que te falta aún alguno.

Aunque la mayoría de los recorridos pueden comenzarse precisamente en la plaza Mayor, como en nuestro caso ya decía que esta vez veníamos desde el aparcamiento, subimos en primer lugar por la llamada "cuesta de Teruel" para acabar desembocando en la calle Azagra, donde estaba nuestro hotel. Ya lo conté en la opinión que escribí sobre él, pero además de ser hotel es un edificio histórico también conocido como casa de la Brigadiera, ya que durante la Guerra de la Independencia la mujer de un brigadier alojó en él a soldados franceses. Pegada a él está la casa de los Navarro de Arzuriaga, del siglo XVII y la única de Albarracín cuya fachada desentona con los colores marrones, ocres y rojizos del resto de edificios; esto tiene su explicación, ya que un miembro de esta familia conoció, en una ruta transhumante, a una chica de Jaén de la que se enamoró y a la que le propuso matrimonio; pero claro, a la pobre no es que le sedujera demasiado la idea de dejar su calurosa ciudad para irse a vivir a un sitio tan opuesto, que en Albarracín cuando hace frío lo hace de verdad. Como el chico estaba tan colado por ella, le dijo que accedería con la condición de que él le construyera en la ciudad turolense una casa que fuera lo suficientemente grande como para albergar en su interior un patio andaluz, y lo suficientemente bonita como para que se diferenciara del resto. Y así fue, ya que esta es la única casa que tiene en su fachada un tono azul que contrasta completamente con las demás; sin embargo hay algunas otras casas de la localidad que tienen pintados de azul únicamente los marcos de las puertas y las ventanas. Hay teorías que dicen que ese color espanta a las brujas, y otras más prácticas que defienden que en realidad el color azul a quien espanta es a los insectos y otros bichos, que traen consigo los rebaños transhumantes, y que pueden propagar enfermedades.

Si seguimos subiendo por la calle Azagra, que por cierto es una de las más estrechas de Albarracín y si miras hacia arriba hay tramos en los que los tejados de las casas de un lado están casi pegados a los de las casas del lado contrario, pasaremos por una en la que se encuentra el museo de forja, pequeñito pero muy interesante, incluso con tienda en la que se pueden adquirir objetos; aunque si tenéis ocasión de acercaros a Toledo un día entre semana, yo sin duda me quedo con el taller de forja del maestro Zamorano, que además hay que darse prisa en ir a verlo porque debe de estar a punto de jubilarse... En la plaza Mayor confluyen prácticamente todas las calles de Albarracín y seguramente pasaremos por ella unas cuantas veces durante nuestra visita; lo que sí es seguro es que, hagamos lo que hagamos, nos pasaremos el rato subiendo y bajando cuestas, así que mejor ir con energía para hacer el recorrido. En esta plaza nos encontramos, como no podía ser de otra manera, con el ayuntamiento presidiendo el espacio; y si lo dejamos a nuestra espalda y miramos hacia nuestra derecha, en la esquina de una de las casas veremos una pequeña curiosidad; se trata del balcón esquinero, que data del siglo XVII y cuya estructura desentona completamente con la del resto de ventanas de la plaza. Es un balcón típico de otra zona de España, copiado aquí por alguien que en alguna de sus rutas transhumantes lo vio y le gustó la idea. En uno de los laterales de la plaza tenemos también un mirador desde el que hay unas vistas preciosas a la parte este de la ciudad, con la iglesia de Santa María al fondo y el entramado de calles a nuestros pies.

Desde una de las calles que salen de la plaza Mayor, concretamente la calle Santiago, la que está más a la derecha frente al ayuntamiento, acabaremos llegando primero a la iglesia de Santiago y después a la casa de la Julianeta, que es uno de los sitios a los que sólo se puede entrar con visita guiada. Esta casa es una muestra típica de la arquitectura civil, con una planta baja que tiene menos metros cuadrados que las superiores, ya que las calles son tan estrechas que así se consigue ganar algo de espacio; esta curiosidad la veremos en muchas otras casas, a poco que callejeemos por Albarracín no tendremos más que observar los edificios y enseguida nos llamará la atención. A veces hay tramos en los que parece que las casas se van a inclinar de un momento a otro hasta acabar desparramadas por el suelo. Durante la visita a este edificio podremos ver todo tipo de objetos típicos de la zona, desde la bodega en la planta baja hasta la cocina, las habitaciones, aperos de labranza, una ventana con celosía que permite ver quién llama a la puerta, sin que nosotros seamos vistos... Es una visita de lo más curiosa.

Si dejamos la casa de la Julianeta a nuestra espalda y continuamos subiendo por esta calle, acabamos desembocando a la derecha en una de las puertas de la ciudad, la llamada puerta de la Molina, que tiene además una torre defensiva en uno de sus laterales. En este punto ya nos encontraremos extramuros, así que podemos o bien seguir callejeando un poco más por el exterior, ya que muy cerca tenemos otro de los sitios más elevados, desde donde hay vistas a toda la población; o bien subir a las murallas, de las que hablaré más adelante. Después podemos volver sobre nuestros pasos y, también a la derecha, bajar por la calle del portal del Agua hasta desembocar en la puerta del mismo nombre, otra de las entradas que daban acceso a Albarracín y desde la que también hay unas vistas estupendas. Desde aquí podemos desandar el camino de nuevo y subir unas cuantas cuestas más, esta vez en dirección contraria, hacia la catedral del Salvador, que entre otras cosas tiene justo enfrente un mirador enorme desde el que además de las vistas a todo el pueblo, tenemos las de las murallas a nuestra izquierda. La catedral data del siglo XIII y se construyó sobre una antigua mezquita; está en el punto más alto de la ciudad, y no tiene fachada monumental porque físicamente no hubo espacio donde colocarla; así que es más para mirarla estirando el cuello hacia arriba. En el entorno de la plaza de la catedral se encuentra también el antiguo palacio episcopal, del siglo XVII, que hoy día alberga el museo diocesano y en el que podremos ver varios objetos como pinturas y tapices. Y bajando por una de las calles frente a la entrada de la catedral, tenemos la casa de los Monterde, que llama la atención por su gran tamaño y también por una figurita de la Virgen del Pilar, hecha en forja y que está difícil de encontrar; os doy una pista: hay que buscarla en la puerta.

Las afueras


Después de haber visitado el casco histórico de Albarracín, hay alguna cosa más que se encuentra alejada del centro; si disponemos de tiempo merece la pena dedicarle un rato a los alrededores de la población. Una de las cosas que no deberíamos perdernos es la subida a las murallas, que se puede hacer desde varios puntos pero uno de ellos es el que ya mencioné: junto al portal de la Molina sale a la derecha un camino, en los primeros metros empedrado y más adelante de tierra, que nos llevará a otro de los puntos más altos de la ciudad. Podremos realizar el recorrido yendo paralelos a la muralla, hasta llegar a la famosa torre del Andador, que se construyó en el siglo X como torre defensiva y tras las ampliaciones se transformó en un auténtico castillo. Sin embargo no es esta la única torre defensiva, ya que la ciudad tenía otras dos: la del castillo principal y la de Doña Blanca, ambos en el extremo contrario de Albarracín.

Otra opción interesante es realizar el paseo fluvial, por el que recorreremos el curso del río Guadalaviar, que forma un meandro que rodea toda la población. Podemos empezar en la zona de la que os hablaba al principio, donde está el parque municipal y una de las explanadas habilitadas para aparcar. Allí mismo encontramos las indicaciones del camino que hay que seguir, así como algunos puntos señalados a lo largo del recorrido; subiremos y bajaremos caminos de tierra y escaleras de piedra, cruzaremos puentes y pasarelas, veremos algún que otro molino, zonas de huerta... Hasta finalizar junto al molino del rey, en el que parece que la ruta se termina pero no es así: deberemos pasar por debajo de una de las casas para volver de nuevo a Albarracín, entrando esta vez por la zona más baja. Es un paseo de lo más agradable que, aunque lo hagamos tranquilamente y parando de vez en cuando, se puede recorrer perfectamente en algo menos de una hora. Y además durante el recorrido pasaremos cerca del castillo, que desde hace poco se puede visitar y desde el que hay unas vistas preciosas; también veremos la torre blanca, que viene con leyenda incorporada porque dicen que Doña Blanca de Aragón murió en ella y desde entonces, las noches de luna llena en verano, su fantasma baja a las orillas del río para bañarse. Que digo yo que desde luego avispada era esta mujer con lo de bajar sólo en verano, porque las temperaturas de ese río en invierno tienen que ser para morirse... Y junto a la torre está el convento de los Dominicos, del que quedan únicamente algunos restos y que en la actualidad se utiliza como cementerio.

Recapitulando

Por último, a modo de resumen y para que os sea más práctico a la hora de organizar vuestra visita, pongo aquí los monumentos que se pueden ver con las dos empresas que se dedican a realizar los recorridos guiados; así, según os interesen unos u otros, ya sabéis que deberéis reservar en cualquiera de los dos sitios. Los demás se pueden ver por libre sin ningún tipo de restricción:

* El Andador: visita guiada de aproximadamente una hora y media de duración, en la que además de callejear por Albarracín podremos acceder a la casa de la Julianeta y disfrutar, al final de la visita, de una degustación de productos típicos en la tienda que tiene la empresa, muy cerca de la plaza Mayor. Nuestra guía en esta ocasión, Pilar, nos hizo el recorrido de lo más ameno, salpicado además de todo tipo de anécdotas y datos históricos muy interesantes.

* Fundación Santa María: con ellos podremos visitar la catedral (se encuentra en proceso de restauración y como son ellos los encargados de los trabajos, se encargan también de las visitas), el palacio episcopal, el museo de Albarracín (antiguo hospital) y la torre blanca. Si nos interesa visitarlos todos podremos hacernos con un bono, que nos irán sellando según accedamos a cada uno de ellos.


...:: LOS ALREDEDORES ::...


Si tenéis tiempo y os apetece recorrer algo más por la zona, hay infinidad de rutas que se pueden hacer; y es que la provincia de Teruel tiene muchísimos pueblecitos con encanto, que aunque sea Albarracín uno de los más famosos, hay muchos otros que son muy chulos también. Si os interesa el arte prehistórico, una de las opciones que tenemos a pocos kilómetros de Albarracín es visitar los pinares de Rodeno, que además de ser un parque enorme y precioso en el que los rodenos (formaciones calizas de colores rojos muy llamativos) comparten espacio con los kilómetros y kilómetros de pinares, en él hay varios sitios en los que podemos "jugar" a encontrar las pinturas rupestres. Me explico: las pinturas son fáciles de encontrar porque están muy bien señalizados los abrigos en los que se localizan y los caminos que llevan hasta ellos, pero lo divertido es intentar adivinar qué animales hay dibujados en cada uno de los paneles; porque hay algunos que son muy fáciles, pero en otros, por más que mires el cartel indicativo en el que aparecen a modo de ayuda las siluetas de los bichos, es realmente complicado verlos en la piedra.

Si os habéis animado a llegar hasta los pinares, de camino allí desde Albarracín encontraréis en la carretera otro sitio que es también muy interesante. Se trata del Trebuchet park, un museo al aire libre en el que se exponen todo tipo de armas medievales de asedio. La vez anterior que estuve en Teruel pude visitarlo, pero esta última nos encontramos con que estaba cerrado; preguntamos en la oficina de turismo de Albarracín y nos dijeron que últimamente no tenía muchas visitas y el dueño había decidido cerrarlo de manera temporal, porque su idea es trasladarlo a Teruel capital, que suele tener más afluencia de turistas. Así que quizá algún día se pueda visitar de nuevo.


...:: CONCLUSIÓN ::...


Supongo que casi todos sabréis que, cada vez que en algún sitio se publica una lista de los pueblos más bonitos de España, Albarracín suele estar siempre o bien en el primer puesto o bien de los primeros; supongo que esto es algo bastante relativo porque, como decía mi abuela, la belleza está en los ojos del que mira. A mí desde luego es un sitio que me encanta, y a pesar de la cantidad de veces que he estado por allí, sigo con la sensación de que aún me quedan rincones suyos por descubrir. Y es que es una maravilla poder pasear por allí y recorrer sus calles sin tener un rumbo fijo, dejarse sorprender por sus edificios y sus colores tan característicos, buscar lagartos en las puertas, admirar las vistas desde los varios miradores que podemos encontrar durante nuestro recorrido...

Como suelo decir casi siempre, lo más interesante de sitios como este es dedicarse por supuesto a ver las cosas típicas, pero también pasear sin rumbo, callejear e ir descubriendo rincones; Albarracín es para observar con detenimiento sus casas y diferentes construcciones, sus suelos empedrados, sus miradores, y como curiosidad los llamadores de sus puertas, muchos de ellos con forma de salamandra, y los adornos de algunas ventanas, con cigüeñas hechas de forja. Si aún no conocéis este sitio, espero que os animéis a hacerlo porque desde luego está claro que merece muchísimo la pena dedicarle una visita; y si ya lo conocéis, a mí me parece que nunca está de más repetir. En cualquier caso, así podréis juzgar por vosotros mismos si de verdad es uno de los pueblos más bonitos de España, o si como dicen algunos es el más bonito de todos.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 184 veces y ha sido evaluada un
100% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • erobe1979 publicada 12/11/2017
    Un lugar muy bonito. Besos
  • Veronides publicada 06/11/2017
    merecido predrusco para un lugar que desconozco completamente :)
  • Chaimae publicada 23/10/2017
    No conozco mucho esta zona. La apunto en mi lista de deseos viajeros. No en vano, Teruel también existe. Un besazo.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Albarracín,Teruel

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Continente: Europa

Ciao

Incluido en Ciao desde: 20/10/2006