Alquézar, Huesca

Imágenes de la comunidad

Alquézar, Huesca

> Ver características

100% positivo

11 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Alquézar, Huesca"

publicada 14/03/2017 | esperedondo
usuario desde : 12/05/2005
Opiniones : 442
Confianza conseguida : 327
Sobre mí :
VON... :-) Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, el presente es tuyo. Y si tu comentario es "valorada, buena opi" o similar, no te extrañes si no te leo, porque ni leo por leer ni devuelvo lecturas si no me apetece. He dicho.
Excelente
Ventajas Con mucho encanto
Desventajas Ninguna
excepcional
Interés cultutal
Naturaleza
Hospitalidad
Gastronomía
Vida nocturna

"La fortaleza sobre el cañón"

Ya casi llegamos.

Ya casi llegamos.

Otra de las excursiones que nos hicimos por tierras pirenaicas fue a Alquézar. Este pueblecito sí que nos pillaba algo más lejos de donde teníamos el hotel, así que lo que hicimos fue organizarnos para estar todo un día por ahí; salimos a primerísima hora de la mañana hacia Alquézar por la carretera "chunga", atravesando toda la sierra de Guara y parando en algunos de los pueblecitos que nos pillaban por el camino, y volvimos por la carretera buena, para así tardar un poco menos en regresar al hotel, después de haber estado todo el día danzando.

Para salir de Fiscal cogimos como siempre la carretera N-260, aunque en este caso, en lugar de en dirección a Jaca como otras veces, fuimos en sentido contrario, hacia Boltaña. Por este camino hay unos 80 kilómetros hasta llegar a Alquézar, aunque el tramo de carretera llega únicamente hasta Boltaña y una vez allí te adentras en la sierra por la A-2205 y ya todo es una carretera estrechísima y llena de curvas hasta llegar a Alquézar; eso sí, a cambio pasamos por sitios bien chulos, desde la propia sierra de Guara que atravesamos, hasta pueblecitos como Guaso, Castellazo o Lecina, donde se encuentra la encina milenaria que le da nombre al pueblo. Si por el contrario elegís la otra ruta (la que hicimos nosotros a la vuelta), son unos cuatro kilómetros más pero la carretera (primero la N-260 y después la N-123) es bastante mejor.


...:: QUÉ VER Y QUÉ HACER EN ALQUÉZAR ::...


Lo primero que hicimos al llegar fue dejar el coche a la entrada del pueblo, porque ya sabíamos que Alquézar es peatonal y además hay bastante sitio donde aparcar fuera del casco urbano. En la misma zona del aparcamiento hay un panel con un mapa en el que aparecen marcados los puntos de interés, que ya vimos que eran unos cuantos y además bastante interesantes. Desde allí fuimos andando, siguiendo las indicaciones hacia la oficina de turismo, que no estaba muy lejos; y en la oficina nos dieron un mapa, nos informaron de lo que podíamos ver y también nos dieron algunas indicaciones por si queríamos explorar la zona de los alrededores del pueblo. Además nos contaron alguna curiosidad, como que el nombre de Alquézar viene del árabe al-Qasr, que significa "alcázar" y que caracterizó a esta localidad durante el siglo IX, ya que era en realidad una fortaleza que defendía la comarca de los ataques cristianos; y que el trazado de la ciudad apenas ha sido modificado desde la Edad Media, y que la distribución de sus calles y edificios se hizo formando una media luna. Pero la historia de Alquézar viene de mucho más atrás, y es que tanto en esta población, con el río Vero a sus pies, como en varios puntos de la cercana sierra de Guara, se han encontrado multitud de cuevas y en algunas de ellas hasta pinturas rupestres que indican que ya desde el Paleolítico esta zona estuvo habitada.

Si empezamos nuestro recorrido desde la oficina de turismo, ya que nos pilla cerca podemos visitar en primer lugar la iglesia de San Miguel Arcángel, que se construyó entre finales del siglo XVII y principios del XVIII sobre un templo anterior. Por fuera es bastante sencilla, a pesar de que por su construcción es de estilo barroco; sin embargo el interior sí deja claro que pertenece a este estilo. Sin embargo la decoración es muy escasa, ya que la mayoría de los retablos y objetos religioso que albergaba esta iglesia fueron destruidos durante la Guerra Civil. El retablo mayor sí se conserva, aunque no en su totalidad, pero algo quedó después de la guerra. Desde la iglesia podemos empezar a callejear, ya que a pocos metros entraremos al casco histórico de la población; para ello podremos acceder a través de la portada gótica, que es la única que aún se conserva, de las cuatro puertas que había en Alquézar. Es una puerta muy curiosa, porque destaca en su frente un escudo de la villa, con tres torres esculpidas en piedra que nos recuerdan que tuvo un origen principalmente militar. Al cruzar esta puerta nos encontraremos ya en la ciudad medieval; es muy interesante fijarse en algunos detalles como los callizos, unos pasos cubiertos colocados sobre las calles, que comunicaban unas casas con otras. O en el "carril" central que tienen algunas calles, que aprovechando que muchas de ellas están cuesta abajo, sirve de desagüe para cuando llueve mucho. Hubo una cosa que me llamó la atención y al mismo tiempo me dio un poco de yuyu, y es que en las puertas de algunas casas veréis que hay colgadas patas de jabalí; se supone que son un símbolo para proteger las viviendas, pero no sé yo si me convence a mí mucho esto...

Un poco más adelante nos encontramos la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, muy sencilla y de una sola nave, con una fachada que fue realizada en el siglo XVII y una bóveda estrellada; resulta muy curioso su retablo, que se realizó utilizando fragmentos de otros que ya no se conservan en su totalidad. Si dejamos la ermita a nuestras espaldas y seguimos bajando por esta misma calle, acabaremos desembocando en la calle Dragones, que a su vez desemboca en la plaza Mayor, el corazón de la ciudad. En realidad se llama "plaza de Rafael Ayerbe", que fue sacerdote aquí a principios del siglo XX y a quien la gente recuerda no sólo por eso, sino porque creó, a través de injertos, una variedad de almendro adaptada a las condiciones meteorológicas de esta zona, que son bastante extremas. La plaza en realidad no es que sea muy mayor, más bien todo lo contrario; pero es muy chula, porque tiene una forma bastante alargada, con edificios de soportales a los lados, y al fondo una casa con columnas en su parte inferior. Durante años, este era el lugar en el que se situaban los artesanos y comerciantes para vender sus productos en la localidad.

De los laterales de la plaza Mayor salen dos calles; si tomamos la de la derecha, que es la calle Baja, acabaremos desembocando en el museo etnológico Casa Fabián, situado en una casa típica del siglo XVII. Este museo alberga casi 400 piezas relacionadas con la vida diaria de Alquézar y en general de la zona del Somontano; en una de las salas se muestran aperos de labranza, en otra está la cocina, hay varias habitaciones, una bodega, un pozo y hasta un molino de aceite. Si por el contrario nos dirigimos hacia la izquierda, por la calle de la Iglesia, encontraremos en la primera calle a la izquierda unas escaleras de piedra; si bajamos por ellas llegaremos a la fuente de Monchirigüel, construida en el siglo XVI y con un escudo de Alquézar esculpido en ella. Desde aquí ya empezaremos a ver lo que nos esperará al llegar a la colegiata, cuya silueta nos parecerá que estuviera suspendida sobre las rocas que hay a su alrededor. Si retrocedemos y tomamos de nuevo la calle de la Iglesia para seguir bajando por ella, llegaremos a la plaza de la Cruz de Buil, por la que se puede acceder al recinto amurallado de la colegiata; actualmente se puede llegar a ella por varios sitios, pero en sus orígenes este era el único punto de acceso al antiguo castillo. Y si dejamos la plaza a nuestras espaldas y seguimos bajando, acabaremos conectando con la calle Baja (la del museo etnológico), en cuyo tramo final se encuentra el mirador O'Bicón, desde donde se ve, a nuestros pies, el último tramo del cañón del río Vero.

Subiendo de nuevo desde el mirador, a nuestra derecha tendremos la calle que desemboca en la colegiata, lo más destacado de Alquézar porque se ve desde todas partes incluso mucho antes de llegar al pueblo. Aquí os decía que estuvo en un principio el castillo musulmán, que fue construido en el siglo IX, y posteriormente se estableció en él una comunidad de monjes; fue entonces, ya en el siglo XI, cuando se construyó la colegiata, de la que se dice que hay noches en las que las campanas suenan a las 12 aunque no esté el campanero, y es que por lo visto hay un abad que fue condenado a vagar por allí eternamente por haberse dejado seducir por un demonio con forma de mujer. Yo por si acaso no me quedé hasta las 12 para verlo. La colegiata está protegida por una muralla y varios torreones, vestigios de su pasado militar; además en su interior tiene un claustro precioso, varias capillas, pinturas murales que representan escenas de la vida de Cristo, restos de la primitiva iglesia románica... Si os apetece conocer en profundidad sus detalles, hay disponbles visitas guiadas dos veces al día.

Si después de este paseo por la ciudad os habéis quedado con ganas de más, o simplemente si tenéis más tiempo, siempre podéis hacer la llamada ruta de las pasarelas. Es una ruta circular bastante asequible, de algo más de 2 kilómetros en total, y se puede hacer en 2 horas si se va con bastante calma. En la plaza Mayor, enfrente del ayuntamiento, encontramos las señales que indican que la ruta empieza allí; otra opción, si ya nos hemos fijado antes, es ir en lugar de a la plaza Mayor a la calle que os dije antes que lleva a la colegiata; una vez allí veremos una rampa de piedra a la izquierda, y en este punto veremos otra vez las indicaciones a las pasarelas. Durante la ruta podremos ver el último tramo del cañón que forma el río Vero a su paso por Alquézar; además es tan fácil como ir siguiendo las pasarelas, así que no tiene ninguna dificultad salvo que te canses por el camino, pero siempre puedes parar donde quieras y de paso ves el paisaje, que es una maravilla y en el que verás no sólo el curso del río sino también algunas cuevas, una antigua presa, la central hidroeléctrica que hoy día está en desuso, y finalmente una zona de olivares tras la cual encontraremos las indicaciones que nos llevan de nuevo a Alquézar.

Y ya para rematar, os diría que si sois golosos no deberíais marcharos de aquí sin probar los típicos dobladillos de Alquézar, un dulce que consiste en una masa que se rellena, se dobla en cuatro partes como si envolviéramos un paquete (de ahí su nombre), se espolvorea con azúcar y se hornea; los más típicos van rellenos de almendra, pero en la tienda en la que nosotros los compramos los había también de canela, de cabello de ángel, de anís, de miel... Estaban tan ricos que nos trajimos unos cuantos a casa.


...:: CONCLUSIÓN ::...


Como veis, merece la pena aunque pille lejos acercarse un día a Alquézar porque además hay actividades para todos los gustos; se pueden ver monumentos, se puede simplemente callejear por el pueblo, se puede hacer la ruta de los miradores por el río Vero... O incluso se puede simplemente ir a probar los famosos dobladillos, que están de muerte. Por lo visto los venden en más sitios, aunque o yo no me fijé o no pasamos por ninguno de los lugares en los que son típicos además de aquí; en cualquier caso, sólo por hacer si os viene bien el recorrido de atravesar toda la sierra de Guara, ya merece la pena llegar hasta el final y acabar la ruta en Alquézar.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 126 veces y ha sido evaluada un
95% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • BlankitaWorld publicada 23/04/2017
    La tengo aun pendiente, me la apunto.
  • Elaine6982 publicada 22/04/2017
    Enhorabuena por el diamante y vaya no conocía este lugar tan precioso, que rutas turísticas más bonitas propones. ¡Excepcional!
  • dextrosa publicada 21/03/2017
    No conocía Alquezar, pero tiene mucho que ver y el paisaje de la zona me gusta mucho. Os cundió un montón el día. Un beso!
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Alquézar, Huesca

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Ciudad: Huesca

País: España

Región/Comunidad Autónoma: Aragón

Ciao

Incluido en Ciao desde: 06/10/2004