Austria Trend Hotel Albatros, Viena

Imágenes de la comunidad

Austria Trend Hotel Albatros, Viena

Hotel - Liechtenstein Strasse 89, 1090 Viena - 2 estrellas - 70 habitaciones

> Ver características

60% positivo

1 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Austria Trend Hotel Albatros, Viena"

publicada 12/01/2006 | esthermen
usuario desde : 30/11/-0001
Opiniones : 97
Confianza conseguida : 0
Sobre mí :
Bueno
Ventajas Situación y precio
Desventajas Servicios no acordes a un hotel de cuatro estrellas
muy útil
Relación calidad precio
Comodidad del colchón
Decoración y diseño del hotel
Atención al cliente
Limpieza del hotel

"Un hotel de cuatro estrellas al que le sobran dos"

Estas navidades he tenido ocasión de cumplir uno de mis sueños viajeros que es el de conocer Viena. Encontré una oferta bastante ventajosa de Iberia y no lo dudé ni un instante. En cuanto al hotel, consulté varias páginas para finalmente decidirme por Octopustravel, que ya he utilizado en varias ocasiones, y a la cual se accede a través de la web de vueling.

Me interesaba un hotel de categoría media y bien comunicado, y cómo no, si pudiera ser a buen precio, mejor que mejor. Me sorprendió comprobar que aunque Viena es una capital cara, sus hoteles no tienen precios desorbitados como otras ciudades europeas que he visitado. Finalmente me decidí por solicitar el NH Wien, pues la cadena me parece de confianza y el precio era bastante razonable teniendo en cuenta los servicios que ofrecía.

Sin embargo, al ver que pasadas 24 horas no recibía confirmación, me temí que seguramente la reserva no iba a ser conforme. Y así fue. Octopus me ofreció, como posible alternativa, reservar el hotel Albatros, de la misma categoría del NH. Ya sé que es una tontería, pero solo el nombre ya no fue de mi agrado. Busqué información y averigüé que se trataba de un pequeño hotel de cuatro estrellas perteneciente a la cadena Austria Trend y estaba situado en el barrio de los museos, bastante bien comunicado y no lejos del centro. También pude comprobar que esas fechas (del 26 al 31 de diciembre) son bastante problemáticas en Viena, especialmente la noche del 30 al 31. Todo ello, unido a que el precio era bastante más bajo que el NH y realmente muy asequible (555 euros cinco noches, desayuno incluido), hizo que finalmente lo aceptara.

Tomamos el tren del aeropuerto (CAT; City Airport Train) hasta la estación central "Wien Mitte"; allí enlazamos con la línea U4 del Metro (U-Bahn), dirección Heiligenstadt, y nos bajamos en la parada de Friedensbruecke. Desde allí tan solo tuvimos que caminar unos siete u ocho minutos hasta la avenida Liechtensteinstrasse, donde se encontraba nuestro hotel.

Una puerta acristalada daba paso a la recepción. A la izquierda había un pequeño mostrador atendido por un recepcionista. La atención siempre fue correcta, pero fría y distante y es que, sin ánimo de ofender a nadie, más tarde pude comprobar que el carácter vienés es así. Junto al mostrador había una barra de bar cuya utilidad desconozco, pues siempre la vi vacía tanto de productos como de personal para atenderla. A la derecha, unas pequeñas mesas y unos butacones, así como diversos expositores con información sobre la ciudad, completaban la recepción. La impresión general fue de que en absoluto se trataba de un hotel de cuatro estrellas, y temí en lo que nos encontraríamos cuando subiéramos a la habitación.

Nos metimos en el destartalado ascensor, que por cierto, carecía de doble puerta de seguridad (¿éso no está prohibido?; por lo menos en España, sí). A duras penas cabíamos los tres y el poco equipaje que llevábamos. Nos bajamos aliviados en la quinta planta, donde estaban las habitaciones destinadas a los no fumadores. Por lo menos, habían respetado nuestra solicitud en ese aspecto.

La disposición de la habitación era bastante curiosa y nunca me he encontrado una similar. Tenía forma de L, y en "el brazo largo", estaba el baño y un pequeño salón donde estaba instalado el plegatín donde dormiría el niño. En "el brazo corto" habían dos pequeñas camas, separadas por sendas mesitas, que hicieron que añorara todavía aún más mi gran cama de matrimonio. Las medidas eran tan reducidas, que difícilmente se diferenciaban del plegatín. Una columna de madera separaba ambos brazos, y allí habían colocado una plataforma giratoria donde descansaba una pequeñísima tele. El problema era que los tres a la vez no podíamos verla, ya que o bien se giraba hacia el lado "corto" o hacia el "largo". Pero en fin... eso era lo de menos.

El baño era destartalado y diminuto. ¡¡¡Menuda cara decir que el hotel estaba remodelado recientemente!!!, porque a la vista estaba que se habían olvidado de pasar por nuestra habitación. Una mampara de antes de la guerra protegía el agua que pudiera caer del plato de ducha. Algún que otro desconchado decoraba el techo. Como único lujo, ofrecían un espejo de aumento y un secador de pelo. No había ningún complemento de cortesía; tan solo un dispensador de gel junto a la ducha, y otro de jabón junto al lavamanos. Impensable era encontrar albornoz y zapatillas, por supuesto. Además, el servicio de toallas que habían dispuesto era tan solo para dos personas en lugar de para tres.

Pero lo que más me desagradó fue la oscura moqueta que cubría el suelo de toda la habitación. El aspecto era de que le hacía falta una buen aspirado y el efecto que producía era deplorable. Detesto la moqueta en los hoteles, y ésta contribuyó a que la detestara aún más.

Otro aspecto negativo que puedo resaltar de la curiosa habitación era que hacía un calor asfixiante. Había un regulador de temperatura, pero supongo que el termostato no funcionaba, pues siempre te asabas de calor. Claro que peor hubiera sido al revés.

Lo único que había normal, por decirlo de alguna manera, era el minibar, cuyo abastecimiento y precios eran los habituales. No había bandeja de cortesía, ni conexión a internet ni servicio de habitaciones. Aún gracias, había caja fuerte gratuita.

El desayuno se servía en el comedor de la primera planta. Aquí la remodelación sí era patente, pues se veía todo nuevo y tenía bastante buen aspecto. No era excesivamente grande, por lo que se llenaba fácilmente y en una ocasión vi a unos huéspedes solicitando compartir mesa con unos desconocidos. Habitualmente estaba atendido por dos camareras muy eficientes, aunque eso sí, frías como la nieve que caía. El bufet estaba expuesto en una sala contigua al comedor. No tengo queja de la calidad de los alimentos que ofrecían, pero sí puedo deciros que la variedad me pareció bastante escasa. Como muestra os diré que la bollería estaba compuesta por unos tristes croasanes y un bizcocho bastante soso. Para una golosa como yo, éso era evidentemente poco.

Poco más eran los servicios que ofrecía el hotel. Tan sólo aparcamiento en garaje (de pago) y una reducida sala de reuniones. Ni siquiera había servicio de comidas en el restaurante.

En fin, que opino que el que le otorgó cuatro estrellas a este hotel, fue claramente benévolo. No pretendía encontrar un hotel de lujo, pero sí algo acorde a lo que me están vendiendo, y lo que me incomoda es que me engañen. Es curioso que Ciao lo clasifica como hotel de dos estrellas. En esta ocasión, han acertado.

Por si os interesa, su web es www.austria-trend.at/en/?id=alb, pero curiosamente, hay muy pocas fotos, y las que aparecen de la habitación y del baño, nada tienen que ver con la que tuvimos nosotros.

Resumiendo: Si vuelvo a Viena, seguro que me busco otro hotel.

Austria Trend Hotel Albatros
Liechtensteinstrasse, 89
Tel.: (43) (1) 317.3.08
1090 Viena


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 2572 veces y ha sido evaluada un
90% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • JO333 publicada 13/04/2008
    Muy buena opinión saludos
  • bangles publicada 02/09/2007
    Pues por la foto, no le veo las cuatro por ningún lado. Un poco cursilango, ¿no? Lo de "Austria trend" lo conocía por un lápiz de minas que tengo que les hace propaganda. Qué cosas, oye.
  • supermamisimucas publicada 27/04/2007
    gracias por la informacion, estamos pensando en ir con las niñas alli mas o menos cuando tu fuiste..aunque este hotel queda descartado! esta tan bonita como dicen la ciudad en nnavidades? saludos
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Austria Trend Hotel Albatros, Viena

Descripción del fabricante del producto

Hotel - Liechtenstein Strasse 89, 1090 Viena - 2 estrellas - 70 habitaciones

Características técnicas

Categoría: 2 estrellas

Número de habitaciones: 70

Tipo: Hotel

Dirección: Liechtenstein Strasse 89, 1090 Viena

Ciudad: Viena

País: Viena

Región/Comunidad Autónoma: Austria

Ciao

Incluido en Ciao desde: 12/01/2006