En homenaje a San Ignacio de Loyola

4  21.09.2007

Ventajas:
-  -  -  -  -  -  -  -

Desventajas:
-  -  -  -  -  -  -  -  -

Recomendable: Sí 

LAKY

Sobre mí: Mi blog: www.librosquehayqueleer-laky.b logspot.com

usuario desde:24.10.2003

Opiniones:1168

Confianza conseguida:201

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 29 miembros de Ciao

Como os comenté en mi opinión anterior, el sábado pasado estuvimos en el Museo Vasco del Ferrocarril en Azpeitia. Dimos una vuelta por el pueblo, comimos allí (muy bien y muy ajustado de precio, por cierto) y luego nos acercamos hasta la basílica de San Ignacio de Loyola.

San Ignacio de Loyola y Aranzazu son las construcciones religiosas más importantes de Guipúzcoa. Aranzazu no la conozco (tendré que remediarlo pronto) pero Loyola es la tercera o cuarta vez que la visito.

Os hablo un poco de la vida de Ignacio de Loyola, patrón de Guipúzcoa, y luego me centro en la basílica.


ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
IGNACIO DE LOYOLA: EL SANTO
ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

Su nombre era Iñigo Oñaz de Loyola y nació en la localidad Guipúzcoa de Azpeitia el 24 de diciembre de 1491. Fue un hombre de mundo y, quizás por eso, cambió su nombre de Iñigo (vasco) por el de Ignacio, más común y fácil de pronunciar en todas las naciones.

Era el menor de muchos hermanos y, no heredando la propiedad familiar, sólo le restaba dedicarse a las armas o entregar su vida a Dios.

A la muerte de su madre, su padre lo envió a la casa de D. Juan Velásquez de Cuellar, Contador Mayor de Castilla y persona muy vinculada a la Corte. Con él, Ignacio aprendió el manejo de las armas y tuvo acceso a la cultura, convirtiéndose en un ávido lector

Participa en algunas batallas, siendo herido en ambas piernas en el año 1521. La convalecencia, pasada en la casa familiar de Loyola, es larga y durante la misma lee obras religiosas que le hacen replantearse su vida militar. Se convierte en religioso y, una vez curado, viaja a Jerusalén a convertir a los ateos.

El día 15 de agosto de 1538, junto a otros seis compañeros, funda la Sociedad de Jesús (luego Compañía de Jesús), con la misión de servir a Dios y al Papa. El Papa Pablo III dio la aprobación a la nueva Orden mediante una bula de 1540 y les permitió ordenarse sacerdotes.

Ignacio fue elegido superior de la Compañía de Jesús y se envió a parte de sus miembros como misioneros por toda Europa para crear escuelas, universidades y seminarios donde pudieran formarse los nuevos miembros.

Ignacio murió el 31 de julio de 1556 (fecha que en Guipúzcoa y Vizcaya es fiesta, en homenaje a su patrón)

Fue beatificado el 19 de julio de 1609 por el Papa Pablo V y canonizado el 22 de mayo de 1622 por Gregorio XV


ººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
LA BASÍLICA
ºººººººººººººººººººººººººººººººººººº
Se erigió en el siglo XVIII, en su honor, en su ciudad natal y un monasterio, sede de los jesuitas guipuzcoanos, alrededor de la basílica y de su casa natal

La basílica es de estilo barroco, con una gran cúpula que, si vista desde el exterior llama irremediablemente la atención, impresiona vivamente desde el interior.

La basílica se puede visitar, siendo gratuita la entrada. No así la casa natal de Ignacio, en su lado izquierdo según se entra, que hay que sacar entrada

El edificio está construido en piedra, en tonos grises claros.

Antes de llegar al mismo, hay una explanada, muy verde, con bancos, árboles, una fuente…, un lugar muy adecuado para descansar y relajarse un rato, huyendo del calor que casi siempre suele hacer en verano.

Por supuesto, también hay una zona de aparcamiento (gratuito), tanto para autobuses como para coches, así como algún chiringuito para comprar recuerdos.

A la basílica se sube por una amplia escalinata, flanqueada por unas columnas con leones de piedra y se entra por una alta puerta de madera maciza.

En el interior, lo primero que me sorprende siempre que voy, es que es más pequeña de lo que parece por fuera. Es que, por fuera, al estar adosada al monasterio, parece grandísima. Sin embargo, el tamaño de la iglesia en sí, es bastante inferior.

El interior es también barroco, lo cual conlleva que sea muy ornamentado y que la riqueza de los materiales nobles (mármol, piedra, dorados, etc…) se vea por todas partes.

Impresiona la cúpula, en tonos salmón y dorados básicamente, muy ornamentada y que dota de luz al conjunto. Como mejor os haréis una idea es viendo las fotos que incorporaré.

El problema es que la visita no es guiada, ni hay un folleto que explique un poco lo que estamos viendo, así que sólo os he podido contar las impresiones básicas que da.

La visita requiere unos cinco o diez minutos.

Si tenéis tiempo, una vez fuera de la basílica, os recomiendo que visitéis la casa natal de Ignacio de Loyola, que se encuentra al lado.

Es una casa típica de las familias adineradas de la época. Realizada en piedra, con la forma parecida a una torre de defensa. Si os fijáis, veréis que la planta baja está realizada en piedra y las dos superiores en ladrillo. Parece ser que fue porque la familia de Ignacio primero era de las más poderosas del pueblo (por eso se le permitía construir en piedra), pero luego cayó en desgracia (por lo que ya sólo pudo construir en ladrillo).

En esta ocasión no la he visitado, porque ya la había visto antes y porque el niño no andaba para fiestas, pero desde luego que os la recomiendo. La entrada costaba unos euros, creo que dos.

Finalmente, pare ir a la basílica, lo mejor es ir por la autopista A-8 Bilbao-San Sebastián. Coger la salida que indica Zestoa y, desde ahí, siguiendo el curso del río Urola por la carretera GI-631 hasta Azpeitia.

Ya que pasáis por Zestoa, si tenéis tiempo, una buena opción es recargar pilas en el balneario de Zestoa, uno de los más antiguos del país; si no tenéis tiempo ni ganas de gastar dinero, podéis simplemente entrar a visitarlo por fuera, y la zona del hotel y la cafetería.

Saludos a todos
Fotografías
Basílica de San Ignacio de Loyola, Azpeitia-Guipúzcoa Fotografía 9532861 tb
exterior de la basílica
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
lara_croft

lara_croft

21.02.2009 22:10

Conozco esta basílica, pero sólo por fotos, así que no puedo aportar gran cosa. Un besazo.

nubecincocolores

nubecincocolores

06.10.2007 18:13

Lo has descrito genial y gracias mil por recordarme que está aquí. Hace muchos años que no visito Loyola y realmente merece la pena. Recuerdo que enfrente de la Basílica había un restaurante casero que se comía genial. Se me han terminado los exc. Volveré. Un besito enorme desde mi nube que os manda muchas pompitas de colores para tu niño y para tí

nuri_m

nuri_m

05.10.2007 23:37

¿ De donde sacas el tiempo para leer tanto, escribir unas opis tan buenas, cuidar a tu peque, trabajar.....? A ver si me cuentas el secreto...

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Leer más sobre este producto
Evaluaciones
Esta opinión sobre Basílica de San Ignacio de Loyola, Azpeitia-Guipúzcoa ha sido leída 3146 veces por los usuarios:

"excepcional" por (23%):
  1. nubecincocolores
  2. nuri_m
  3. analazaro13
y de usuarios adicionales 7

"muy útil" por (77%):
  1. lara_croft
  2. txikibell
  3. poyui
y de usuarios adicionales 30

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Basílica de San Ignacio de Loyola, Azpeitia-Guipúzcoa