Biografía de Marilyn Monroe - Donald Spoto

Opinión sobre

Biografía de Marilyn Monroe - Donald Spoto

Impresión Total (3): Evaluación Total Biografía de Marilyn Monroe - Donald Spoto

 

Todas las opiniones sobre Biografía de Marilyn Monroe - Donald Spoto

 Escribir mi propia opinión


 


La vida del mito

5  11.09.2007

Ventajas:
Aporta numerosos datos y testimonios, una biografía excelente, completa, clara y muy veraz .

Desventajas:
Quizá es un poco densa

Recomendable: Sí 

Balinesa

Sobre mí:

usuario desde:02.07.2007

Opiniones:210

Confianza conseguida:35

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 18 miembros de Ciao

Leí esta excelente biografía hace un par de años, y hace poco la he vuelto a rescatar de entre los escombros. El autor es Donald Spoto, que pasó muchos años recopilando información acerca de la artista, y no limitándose sólo a tirar de hemerotecas: se entrevistó prácticamente con todas las personas que pasaron por la vida de Marilyn Monroe. El resultado es una biografía de 694 páginas, quizá un poco densa, tediosa en algunas partes, pero excelente en su conjunto y que desvela muchas de las incógnitas que rodean la figura del mito por excelencia.

¿Quién es Donald Spoto? Pues no tengo ni idea, pero cuando leí la biografía por primera vez me sorprendió tanto la cantidad de datos relevantes e inéditos que tenía sobre Marilyn que me imaginé que sería un fan obsesionado de esos que dedican su vida a conocer todo acerca de su artista admirado. Me llevé una ligera decepción al saber que también había escrito las biografías de Marlene Dietrich, Laurence Oliver o Ingrid Bergman. No sé, quizás me parecía más romántico pensar que era un enamorado de Marilyn, y al ver que había escrito biografías igual de veraces y completas de otros artistas me supo casi a traición.

La biografía comienza haciendo un repaso inédito al arbol genealógico de Marilyn, que empieza con sus abuelos, Otis y Della Monroe. Gladys, la madre de la artista, se nos presenta como una mujer inestable, muy afectada en su infancia por culpa de los numerosos amantes que su madre Della traía a casa. Gladys se casó con John Baker, un comercial doce años mayor que ella, y su pasaporte para huir de una familia problemática e inestable.

Gladys, que no tenía un buen ejemplo en su madre, se aburrió pronto de la vida de casada, y empezó a salir de noche dejando a sus dos hijos, Jack y Bernice, al cuidado de los vecinos mientras su marido trabajaba. No tardó en pedir el divorcio, y un juzgado le quitó la custodia de sus dos hijos, a los que nunca más volvió a ver. Tras divorciarse, se mudó a Hollywood, donde conoció a Martin Mortensen, con quien estuvo casada apenas unos meses. Fue mucho después de su segundo divorcio cuando se quedó embarazada. Como Gladys tenía numerosos amantes y muchos de ellos estaban casados, el nombre del posible padre del bebé era todo un misterio. Pero todo apunta que se trataba de Charles Gifford, un mujeriego que lógicamente no se hizo cargo ni de Gladys ni de su hija.

La niña se llamó Norma Jean, y se registró como Norma Jean Mortensen, apellido del segundo marido de su madre. Durante su vida, también utilizó el apellido del primer marido, Baker, pero ninguno de los se puede considerar como su apellido real. En cuanto al Monroe, que muchos aseguran que se había inventado, era realmente el apellido de su madre, así que no tiene por qué considerarse exactamente como su nombre artístico.

Como todos sabemos, Norma Jean creció entre orfanatos y vio muy poco a su madre, muy ocupada en saltar de cama en cama. Donald Spoto averiguó que al contrario de lo que se puede pensar, Norma Jean había sido una niña corriente hasta que a los catorce años se le desarrollaron los pechos y aprendió a maquillarse. A partir de entonces, se la conoció en su instituto como "La chica mmmmmm".

Conoció a Jim Dougherty, el hijo de unos amigos de su madre, cuando tenía quince años, y casarse con él era la única manera de evitar entrar de nuevo en un orfanato. Su madre Gladys la preparó psicológicamente para ser una buena esposa, y como anécdota, se destaca una pregunta que la pobre Norma Jean hizo poco antes de casarse:

-¿Puedo casarme sin tener relaciones sexuales?

A lo que su madre le contestó: "No te preocupes. Aprenderás".

Aunque se gustaban, Norma Jean y su marido nunca llegaron a estar locamente enamorados. Jim contaría años después que su mujer era terrible como ama de casa, que no sabía cocinar, que servía el whisky puro en vasos enormes y que las tareas domésticas no se le daban nada bien. La biografía también desmiente la leyenda de que la muchacha fuese una joven hambrienta de sexo. Jim contó que sus relaciones eran normales, y la propia Norma Jean confesó tiempo después que "no disfrutaba con nada de que lo Jim me hacía".

En 1944, con la guerra, Jim fue trasladado al Sudeste Asiático como militar, y Norma Jean empezó a trabajar en una fábrica diez horas al día. Una mañana un grupo de fotógrafos vino a fotografíar a las mujeres, para hacer un reportaje sobre las bellezas del país que trabajabn duro en esa época bélica. Todos se quedaron prendados de Norma Jean, y uno de ellos la convenció para que se apuntara en una agencia de modelos, Blue Book.

Donald Spoto ha llegado incluso a encontrar la ficha de Norma Jean como modelo, es bastante curioso: "Altura, 1 metro 68, peso cincuenta y tres quilos. Pelo castaño claro demasiado rebelde, se sugiere decoloración y permanente. Ojos azules y dentadura perfecta". Así pues, mientras su marido estaba fuera en misión de guerra, Norma Jean empezó a trabajar como modelo, llegando a salir en 33 portadas de revista. El escritor comenta que Norma Jean se acostaba prácticamente con todos los fotógrafos, y que ella no lo veía como un disfrute, si no como un agradecimiento. Lógicamente, el fin de su matrimonio llegó poco después, cuando Jim le dio a elegir entre ser esposa o tener una carrera. Nunca más volvieron a verse ni a hablarse, y lo único que la joven dijo públicamente de él fue "Fue un error". Jim Dougherty escribió años después un libro llamado "Marilyn Monroe was my wife", aprovechando la increíble fama de su ex mujer.

Su llegada al cine se produjo de la mano de Fox, que le hizo un contrato miserable por setenta y cinco dólares a la semana, un sueldo fijo que no tendría nada que ver con el volumen de su trabajo. Si trabajaba poco, aquel dinero sería un regalo, y si trabajaba mucho, aquello sería una clara explotación.

El cambio de nombre era necesario. Ben Lyon, su agente, le dijo a Norma Jean que su apellido (Dougherty) era imposible de pronunciar. La muchacha sugirió Monroe, el apellido de su nombre, y Ben Lyon aceptó ya que se trataba de un apellido sencillo, muy norteamericano. Desecharon rápidamente el nombre de Norma Jean, que sonaba demasiado pueblerino, y Ben Lyon se dio cuenta de que la joven le recordaba mucho a Marilyn Miller, una actriz de poca monta de la que él había estado locamente enamorado.

Sin embargo, a Norma Jean no le gustaba Marilyn, ya que le sonaba demasiado artificial. Pero Ben Lyon insistió tanto que terminó por ceder: "Bueno, supongo que soy Marilyn Monroe".

Desgraciadamente para Marilyn, durante un tiempo sólo participó como extra en películas que fracasaron estrepitosamente, y en 1947 la Fox no quiso renovarle el contrato. Se hundió durante unos días, pero luego reaccionó rápidamente y empezó a asistir a clases de interpretación en el Actor's Lab.

Como dato curioso, Marilyn se gastaba todo su dinero en pagar el alquiler y en las clases de interpretación, y que se pagaba la comida ofreciéndose sexualmente en Santa Mónica Boulevard. Uno de sus amigos habló con el biógrafo sobre este tema: "Marilyn nos lo contó sin vergüenza. Llegaba a un acuerdo: ella hacía lo que el cliente le pedía, y luego éste la llevaba a comer o a cenar. No veía nada malo en ello". Mientras se prostituyó, utilizó el nombre de Journey Evers.

Natasha Lyess fue su profesora particular de arte dramático, y una de las personas que mejor llegó a conocer a Marilyn. Como profesora, se enfadaba a menudo con Marilyn, debido a la manía que tenía la joven de pegar demasiado los labios al hablar, o de las pocas ganas que tenía a veces de ser muy expresiva, "ya que sabía que su atractivo sexual era infalible, y no creía necesitar nada más". Natasha era especialmente quisquillosa con la pronunciación, y obligó a Marilyn a repetir hasta la saciedad las palabras que terminaban en D o T. Según Donald Spoto, este hecho provocó que Marilyn Monroe siempre hablase con tono afectado y lento ante las cámaras.

En una fiesta conoció a Johnny Hyde, el vicepresidente de la agencia de comunicación William Morris. La relación fue de interés mutuo, ya que Marilyn tenía 22 años y Johnny, 53. Marilyn obtuvo gracias a Johnny dinero y contactos, pero nunca quiso casarse con él, a pesar de que Hyde lo deseaba intensamente. Marilyn terminó la relación cuando comprendió que nadie la tomaría nunca en serio si sólo la veían como a una jovencita interesada que salía con un viejo. Johnny Hyde le consiguió múltiples audiciones y un contrato de tres años con otro estudio de cine. Cuando Hyde murió, Marilyn se quedó rezando ante su tumba toda la noche, hasta que los empleados del cementerio le pidieron que se marchara.

Marilyn consiguió su primer papel importante en 1949, en una película de Groucho Marx, "Amor en Conserva".

Groucho: ¿Qué puedo hacer por usted?
Marilyn: Unos hombres me están siguiendo.
Groucho: ¿De veras? ¡No entiendo por qué!

Por ese minúsculo papel que duró un minuto, Marilyn cobró 500 dólares.

En 1952, el deportista Joe DiMaggio se quedó prendado de Marilyn al verla en una fotografía, y organizó una cita a ciegas en un restaurante. Marilyn le hizo esperar dos horas. En la biografía, Donald Spoto desmiente el hecho de que llegase siempre tarde por pereza o porque se quedaba dormida. Simplemente, pasaba horas arreglándose, y no salía de casa hasta que el resultado la convencía del todo. A menudo se maquillaba, desmquillaba y se volvía a desmaquillar hasta quince veces, y la ansiedad por su aspecto hacía que le salieran manchas en la cara. Un conocido con quien Donald Spoto se entrevistó le contó lo siguiente:

"Marilyn conocía todos los trucos del maquillaje, como pintar los ojos, que cremas utilizar... Maquillada era una ilusión, pero sin maquillaje era una chica sencilla y ella lo sabía".

La biografía desmiente algunas de las historias que circularon sobre su infancia, que fueron estrategias publicitarias de los estudios de cine (como se sigue haciendo ahora, como por ejemplo con la historia de que Ben Affleck le regaló a Jennifer López un WC hecho de diamantes). Según Donald Spoto, los estudios de cine le pidieron a Marilyn que contase que había estado en más de 14 hogares adoptivos, y que su madre era violenta y demente. ¿El motivo? El estreno de su película "Niebla en el alma", en el que interpretaba a una niña desvalida. Ya en esa época se usaban los rumores y las confesiones inventadas para promocionar películas, y eso me ha resultado curioso.

En 1953, Marilyn cobraba 1500 dólares a la semana, y había descubierto un truco para adelgazar que enloquecía a todas las actrices: las lavativas anales, una limpieza de colon casera que hacía perder varios centímetros de golpe y que era potencionalmente dañiña para el organismo. También por esa época empezó a aficionarse a los somníferos, pero el escritor afirma que Marilyn no era realmente adicta al alcohol y que incluso odiaba el sabor (Ava Gardner confesó lo mismo en su autobiografía).

El matrimonio de Joe y Marilyn terminó por culpa de la famosa escena de la falda blanca levantada. Un periodista que sabía lo que iba a pasar en el rodaje convenció a Joe para que fuera a verlo. La cara de Joe mientras su mujer reía con la falda levantada era un poema.
La maquilladora de Marilyn en la película confesó que al día siguiente la actriz había llegado llorosa y con el cuerpo lleno de magulladuras. Dos semanas más tarde pidió el divorcio.

De su tercer matrimonio con Arthur Miller, Donald Spoto destaca el desdén y la superioridad moral con la que el escritor trataba a su mujer, que tenía un gran complejo de inferioridad. También cuenta que el día de la boda Marilyn estuvo a punto de arrepentirse, y que un chiste de un invitado "Espero que vuestros hijos hereden la inteligencia de Marilyn y la belleza de Arthur" provocó una pelea en la pareja horas después.

En el rodaje de "Con faldas y a lo loco", Marilyn estaba obsesionada con el hecho de que Jack Lemmon y Tony Curtis pudieran parecer más jóvenes que ella al estar vestidos de mujer, y decía continuamente que le tenía que retocar el maquillaje. Lloraba en casi todas las escenas, llegaba al estudio sin saberse el guión, y a menudo tenían que pegarle las frases en carteles. También explica la frase de Curtis "Besar a Marilyn era como besar a Hitler", ya que tuvieron que repetir las escenas decenas de veces, hasta que Curtis terminaba ronco y agotado. Como contó uno de los testigos del rodaje:

"Nunca aparecía antes de las doce. Llevábamos veinte días de retraso en el rodaje, ella se atiborraba de pastillas... Pero no era por su éxito de taquilla, ni por su pelo platino... Lo que veíamos en la pantalla no tenía precio".

En la biografía también se añade una de las cartas que Marilyn le escribió a su terapeuta, donde se percibe claramente que tenía una autoestima bajísima y un carácter infeliz por naturaleza.

Tuvo numerosos problemas de salud a lo largo de su vida. Aparte de dos abortos naturales y un embarazo ectópico, tenía la vesícula biliar inflamada, dolores crónicos en el estómago y llegó a ser operada de una colecistectomía. Y por cierto, quien estuvo con ella mientras duró la operación fue Joe DiMaggio.


**La muerte de Marilyn**

La biografía dedica varios capítulos a lo que sucedió los últimos días de la vida de Marilyn, con quien se vio, que hizo e incluso que medicamentos tomó. Toda la documentación es increíblemente útil y aporta mucha información.

Donald Spoto accedió al informe forense y habló con todas las personas que estuvieron presentes en la investigación policial. Se averiguó que la asistenta de Marilyn había mentido en sus declaraciones, y también su psiquiatra. La autopsia tardó catorce horas en realizarse.

El juicio preliminar habla de sobredosis de barbitúricos, y el informe forense declara que no había ningún signo de violencia. Sin embargo, en ningún momento el autor cree que haya sido un suicidio, ya que las pruebas forenses determinan que Marilyn había muerto debido a una sobredosis provocada por una gran cantidad de Nembutal y demás medicamentos que había tomado a lo largo del día. Quedó descartado que hubiera tomado muchas pastillas de golpe, ya que su estómago estaba vacío de todo resto, y la droga estaba concentrada en el hígado de Marilyn.

En la autopsia se desveló un dato sorprendente: el colon de Marilyn estaba totalmente congestionado y presentaba una coloración púrpura. El médico está convencido de que el enema rectal fue el método por el que se administró la droga. Se encontraron diez supositorios de Nembutal en el ano de Marilyn. Más tarde, su psiquiatra confesó que le había sugerido a su paciente tomar hidrato de cloral por vía anal para poder dormir, ya que él no sabía que Marilyn llevaba horas tomando Nembutal. La mezcla seguramente provocó la muerte. "La absorción era fatal. Seguía viva, pero ya se estaba muriendo desde hacía horas".

"Era increíble lo que sucedió con el colon de esa chica. Si alguien quiere suicidarse, simplemente coge las pastillas y un vaso de agua".


Donald Spoto y muchas personas más, saben que ese tipo de lavativas tenían que administrarse con una tercera persona, y todo apunta a que fue la asistenta quien ayudó a Marilyn a hacerlo, y que luego la metió en la cama, donde la lavativa fue expulsada cuando Marilyn empezó a delirar. Esto también explica por qué la asistenta estaba lavando las sábanas de Marilyn de forma frenética cuando llegó la policía.

El autor cuenta una anécdota muy bonita. Un día Marilyn le pidió a su maquillador, Alan Snyder, que se encargara de su rostro si moría. Alan le respondió que mientras su cuerpo estuviera tibio, lo haría encantado. Una semana después Marilyn le mandó un regalo de Tiffany's junto con la nota "Mientras aún esté tibia, Marilyn".
Cuando Marilyn murió, un destrozado Joe DiMaggio llamó a Alan:

-Alan, lo prometiste... ¿Lo harás... lo harás por ella?
-Allí estaré, Joe.

Alan había maquillado a Marilyn durante años, e incluso la había arreglado estando ella dormida y drogada por las pastillas. El 7 de agosto Alan peinó y maquilló a Marilyn por última vez, y cuando terminó, entró Joe en el depósito para echar un vistazo. Cuando el maquillador volvió al día siguiente para hacer el último retoque, encontró a Joe DiMaggio todavía allí, cogiendo la mano de Marilyn. Joe nunca más volvió a mencionar el nombre de Marilyn en presencia de amigos o periodistas, y nunca volvió a casarse.

Aunque parezca que me he enrollado hasta la eternidad, en realidad os he contado lo que yo creo más relevante, así por encima. Dudo que leais esta biografía porque es muy difícil de encontrar, pero contiene muchos datos interesantes que desmontan un poco muchas leyendas que rodean a Marilyn. La aportación de datos, nombres y citas hace la biografía extremadamente creíble, así que los fans de la artista disfrutarán mucho con este libro.

Apenas toca el tema de los Kennedy, ya que el autor no le da ninguna importancia a esta relación. Aporta muchos datos que desmienten la acusación de que la familia tuvo algo que ver con la muerte de Marilyn.

Como pega, es largo y denso, y no es una novela ni está escrito como tal, así que la lectura es un poco complicada. Simplemente es como un documental y un conjunto de entrevistas, datos y archivos. Pero es muy interesante, así que os lo recomiendo. Buscadlo en las bibliotecas, no os arrepentireis.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Lazos_de_Amor_

Lazos_de_Amor_

13.04.2008 19:54

me encanta la historia de esta mujer la has detallado de maravilla. Besos

nefer66

nefer66

29.10.2007 05:22

lo tengo,pero hay otra biografia mejor,lo que pasa es que no se donde la tengo,voy a mirar y te comento.No recordaba lo de que ofrecia favores sexuales por comida¿?tengo que volver a echarle un vistazo,besos

kimeron

kimeron

18.09.2007 06:24

gran opinion,saludos!

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Leer más sobre este producto
Biografía de Marilyn Monroe - Donald Spoto - opinión de virutiya MARILYN...MARILYN
  muy útil
Biografía de Marilyn Monroe - Donald Spoto - opinión de NickCave ¿La verdad?
  muy útil
Evaluaciones
Esta opinión sobre Biografía de Marilyn Monroe - Donald Spoto ha sido leída 6260 veces por los usuarios:

"excepcional" por (34%):
  1. Lazos_de_Amor_
  2. kimeron
  3. adeco
y de usuarios adicionales 7

"muy útil" por (66%):
  1. Catherinayyo
  2. nefer66
  3. javmase
y de usuarios adicionales 16

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Diario de un Genio - Salvador Dalí Diario de un Genio - Salvador Dalí
(+) Es diferente, como el autor
(-) Surrealista, aunque le duela
1 Opinión
En oferta a solo € 8,51
La Soledad de la Reina: Sofia Una Vida - Pilar Eyre La Soledad de la Reina: Sofia Una Vida - Pilar Eyre
biografías - ISBN 13: 9788499702858 - ed.: La Esfera de los Libros
1 Opinión
En oferta a solo € 22,70
El lute. Camina o revienta - Eleuterio Sánchez El lute. Camina o revienta - Eleuterio Sánchez
biografías - ISBN 13: 9788493390112, 9788496829121 - ed.: Almuzara
1 Opinión
En oferta a solo € 8,55
Etiquetas relacionadas con Biografía de Marilyn Monroe - Donald Spoto