VISITANDO UNA BODEGA EN OPORTO

5  21.09.2010

Ventajas:
Conocer mejor el vino de Oporto

Desventajas:
No

Recomendable: Sí 

pedroemilio

Sobre mí: elbuhoentrelibros.blogspot.com .es/

usuario desde:07.11.2006

Opiniones:1713

Confianza conseguida:237

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 22 miembros de Ciao

Aún mucho antes de pisar suelo portugués y sin haber leído nada sobre el tema, desde que reservé habitación en un hotel de Oporto, decidí que visitaríamos una bodega en Oporto. Decidí, en singular, pero era una de esas visitas a las que no quería renunciar, sin saber a priori si era fácil o no de hacer.
Me gusta el vino. Me gusta la cultura del vino. Y aunque parezca que todas las bodegas son iguales, no tiene nada que ver una bodega de cava (que no deja da ser un vino), con otra do Ribera del Duero. Por eso además tenía interés en visita una bodega en Oporto, porque es éste un vino con características muy especiales.
La mención a nuestro Ribera del Duero no es casual aunque pueda parecerlo, pues tanto los vinos de Oporto como nuestro Ribera del Duero tienen algo en común: sus uvas están regadas por el mismo río, el Duero.

Lo que desde Madrid se presentaba como un proyecto teórico, sin saber hasta que punto era sencillo o no de realizar, se convirtió al llegar a Oporto en una visita imprescindible y de fácil realización.
Son las propias bodegas las interesadas en que loa turistas acudan a ellas, las visiten, conozcan sus vinos, los prueben y, por supuesto, los compren y difundan por todo el mundo.
Por eso son numerosos los puntos en los que por visitar el monumento o realizar una excursión con ellos, te "regalan" o te ofrecen por poco dinero (de 1 a 3 euros), la visita a una bodega determinada. La ofrecen en los cruceros en barco por el río, en las visitas panorámicas en autobús, en el Palacio de la Bolsa, o como fue en mi caso, gratis con el tren-bus que mostraba la ciudad. Pero seguro que plantándote en cualquier bodega, no tendrás problemas en visitarla y participar en una degustación, aunque te cueste algún euro.

En mi caso la invitación era para visitar las Bodegas Croft, que presume de ser una de las más antiguas de Oporto, por lo que en el logo de la empresa figura una cifra, 1678, por tanto hace ya más de trescientos años y fue en esa fecha en la que aparece la primera referencia de la actividad exportadora de este año, y como dicen en su folleto publicitario, "casualmente el año del primer embarque que se recuerda de Vino de Oporto".

.

GENERALIDADES SOBRE EL VINO DE OPORTO

Para empezar a hablar sobre el vino de Oporto, tengo que señalar un par de contradicciones muy llamativas:

- Las bodega de Oporto no se encuentran en Oporto. No diga que no exista alguna que efectivamente se encuentre, pero todas las que vi, incluida la Bodega Croft, están al otro lado del río, a los pies del puente Luis I. Pero aunque muchos no lo sepan, esa población no es Oporto sino Vila Nova de Gaia, una ciudad unida indisolublemente unida en su historia a Oporto, hasta el punto de que el nombre de Portugal procede de la unión del nombre de las dos ciudades: Porto-Gaia = Portugal.

- El vino do Oporto no es de Oporto. Cuando nos acercábamos a Oporto, me extrañó mucho no encontrarme con grandes campos de vides, algo que cabría esperar, pues sin vides no hay uvas y sin uvas no hay vino.
¿O acaso pese a su denominación de origen las uvas para elaborar el Oporto proceden de otro sitio? Efectivamente, las uvas no proceden de la zona de Oporto, sino de una región del interior, el Douro, separada por una cadena montañosa de los aires cálidos y húmedos del mar. Una región de clima extremo, con fuertes heladas en invierno y por la falta de corrientes un cocedero en verano con temperaturas próximas a los 40° C. Un clima seco en que las vides tienen que hundir profundamente sus raíces en la tierra en busca del agua.
Una región en la que no todo el suelo es apto para la obtención de uvas, solo los terrenos pizarrosos.
Una región en la que además del Oporto se obtiene un vino tinto que me encantó y que se asemeja como bien me apuntaba Ximetem en un comentario con el que estoy de acuerdo, a nuestro Ribera del Duero: El Douro.

Hoy día, no solo en España han mejorado las infraestructuras y las carreteras, también lo han hecho en Portugal permitiendo llegar con facilidad a zonas hasta no hace tanto tiempo de difícil acceso como esta región del Douro, para la que el río Duero era su vía de comunicación y acceso.
El vino que conocemos como Oporto se elaboraba en estas tierras, pero para su posterior envejecimiento en barricas era preciso enviarlo a una zona de clima más templado y menos extremo como es Oporto, para reposar el número de años precisos para hacer del Oporto un vino de gran calidad y reconocido prestigio.
Para el transporte de las barricas de vino, se utilizaban los rabelos, esas peculiares y bellas embarcaciones de madera que hoy día ligeramente remozadas, transportan en su cubierta otra carga de mercancía fundamental para la economía de Oporto: los turistas.

No hay que ser un experto en vinos para reconocer la peculiaridad del vino de Oporto: Es un vino dulce.
Esa característica se consigue con una elaboración distinta en la que el proceso de fermentación, en el que gracias a los levaduras presentes en la piel de la uva los azúcares de la fruta se transforman en alcohol, se interrumpe añadiendo aguardiente de uva que mata las levaduras y detiene el proceso. Queda pues el vino con ese sabor dulce, no gracias al añadido de azúcares o edulcorantes, sino al propio azúcar natural de la uva que no se ha transformado en alcohol. Resulta un vino de alta graduación porque pese a que parte de esos azúcares no se hayan transformado en alcohol, con lo que la graduación sería menor, se ha añadido aguardiente de uva, con una altísima graduación.

.

BODEGAS CROFT

Podía haber sido cualquier otra, pero la invitación para visitar una bodega era justamente a ésta, con un nombre que poco tiene de portugués. No es la excepción, Sandeman, Taylor, Forrester, son también nombres ingleses, pues fueron ellos los que llevaron el negocio del vino en Oporto.
Como todas las bodegas, se encuentra en Vila Nova de Gaia al otro lado del río. Como partía desde la Catedral, aproveché para acceder a las bodegas por la parte superior del puente Luis I, esa estructura metálica y uno de los símbolos de Oporto. Tiene dos niveles de paso (tres si pasamos por debajo del puente en barco), el inferior apto paro coches y peatones y el superior por el que íbamos camino de las bodegas, preparado para el Metro y los peatones.
En cualquier caso, este paseo por la parte alta del puente Luis I es una de mis visitas imprescindibles de Oporto, porque las vistas del río, de los puentes que cruzan el Duero y de la coloreada rivera de Oporto y de Vila Nova de Gaia, son de esas que permanecen en la retina.
Una vez al otro lado, unas empinadas cuestas nos llevan hasta el mismo pié del puente Luis I, desde el que podemos ver ya las primeras bodegas.

Las Bodegas Croft no forman parte de esta primera línea de bodegas pegadas a la misma vera del río. En nuestro paseo en su busca por la rivera del río, encontramos la Oficina de Turismo de Vila Nova de Gaia, donde nos dieron un plano con la situación de todas las bodegas.
Como creíamos que estaban junto al mismo puente, el paseo nos resultó más largo de lo esperado, aunque no debe estar a más da un kilómetro del puente. La vuelta en cambio (¿tal vez por efecto del vino?) se nos hizo mucho más liviana.

Una pequeña terraza con unas mesas, un lugar muy agradable aunque por la mañana a pleno sol (me imagino que por la tarde está a la sombra), da paso a una amplísima estancia tenuemente iluminada, con una decoración que no deja lugar a dudas de que estás en un templo del vino, con grandes barricas al fondo, un mostrador de venta en la entrada y la exposición de sus productos en uno de los laterales. Barricas convertidas en mesas se distribuyen por todo el local.
Tras presentar nuestra invitación, tuvimos que esperar un rato hasta la próxima visita, pues son cada media hora y agrupados por idiomas. Para aliviar la espera te sirven una primera copa de Oporto, para que vayas entrando en materia.

La visita al interior de la bodega dura una media hora, durante la cual te hacen un breve resumen de la historia de la compañía, te hablan con orgullo de sus viñedos, y te exponen el proceso de elaboración y envejecimiento de sus caldos, tanto en barrica como en la botella.

Para terminar y que te vayas da la bodega con un buen sabor de boca y más alegoría en el cuerpo, una degustación de otra de sus variedades de Oporto, porque en función del tipo de uva, proceso de envejecimiento y número de años del mismo, tendremos distintos tipos de Oporto (un sistema semejante a nuestro blanco, tinto, joven, crianza o reserva).
Así, todos los Oportos nacen Rubí, pero al ir mejorando en las barricas van perdiendo color y se transforman en Tawny.
Los vinos tawny en función de su calidad y antigüedad pueden ser:
-Ruby
-Late Bottle Vintage
-Vintage (cuando la cosecha ha sido excelente)

Los Tawny a su vez son:
-Tawny
-Viejos Tawnies
-Colheita Tawnies

Según la Enciclopedia Larousse del Vino, los Viejos Tawnies y los Vintage de las bodegas Croft, se encuentran entre los mejores Oportos.

Fotos de Bodegas Croft, Oporto
  • Bodegas Croft, Oporto 726.-OPORTO. BODEGAS CROFT (06-08-10) - Bodegas Cr
  • Bodegas Croft, Oporto 721.-OPORTO. BODEGAS CROFT (06-08-10) - Bodegas Cr
  • Bodegas Croft, Oporto 723.-OPORTO. BODEGAS CROFT (06-08-10) - Bodegas Cr
Bodegas Croft, Oporto 726.-OPORTO. BODEGAS CROFT (06-08-10) - Bodegas Cr
Entrada a las bodegas
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Octubre2007

Octubre2007

15.12.2012 21:25

Hemos estado hace unos días en esta misma bodega (acompañados de un numeroso grupo de paisanos en el puente de la Consti) y entiendo que la vuelta fuera mucho más rápida que la ida, no sólo por el oporto probado, sino porque vas cuesta abajo (mientras que para llegar a las bodegas, has de subir un poco). Me gustó, aunque me pareció que había demasiada gente y la visita, demasiado rápida. Besos.

dextrosa

dextrosa

14.11.2010 19:32

Esto de ir a Oporto y no visitar una de sus bodegas, debe ser como irse de París sin ver la Torre Eiffel. Entretenida e instructiva visita.

JAVIERE28

JAVIERE28

07.10.2010 18:23

De vuelta con la valoración :P

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Bodegas Croft, Oporto ha sido leída 3092 veces por los usuarios:

"excepcional" por (63%):
  1. Octubre2007
  2. dextrosa
  3. JAVIERE28
y de usuarios adicionales 12

"muy útil" por (38%):
  1. ACALCEDO
  2. lomari1979
  3. azuar
y de usuarios adicionales 6

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Bodegas Croft, Oporto