Brasa y Leña: buffet de carnes a la mesa

5  25.02.2010

Ventajas:
La carne está riquísima, grandes cantidades, te sirven a la mesa

Desventajas:
Si no te gusta la carne, lo tienes difícil .  .  .

Recomendable: Sí 

Detalles:

Calidad de la comida del restaurante

Diversidad del menú del restaurante

Decoración y diseño del restaurante

Atención al cliente del restaurante

más


silvigar

Sobre mí:

usuario desde:11.09.2008

Opiniones:83

Confianza conseguida:7

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 7 miembros de Ciao

Este fin de semana estuve con mi marido en este restaurante, que pertenece a una cadena de churrasquerías brasileñas donde por supuesto la carne es la mayor protagonista.

UBICACIÓN

Nosotros hemos estado en dos locales de la misma cadena, uno de ellos en el centro comercial Plaza Norte 2, y el de este fin de semana que está en el centro comercial La Gavia. Según he visto en la web, esta cadena tiene sus locales ubicados siempre en centros comerciales de Madrid, normalmente de los más modernos (Islazul, Tres Aguas...) porque se trata de un restaurante que parece que es de creación bastante reciente. Por tanto, en cuanto a ubicación se trata de buscar el del centro comercial que más le convenga a cada uno, ya que todos los locales tienen pinta de ser idénticos (los dos en los que yo he estado lo son) y se trata más de una cuestión de cercanía que de otra cosa.

Lo bueno que tiene estar ubicado en centros comerciales es que normalmente podrás ir en coche y aparcar sin muchos problemas; lo malo, lo de siempre en los centros comerciales, que en determinados momentos puede haber tanta gente que incluso resulte difícil encontrar mesa en horas puntas; porque además creo que esta cadena de restaurantes no admite reservas, así que si hay mucha gente quizás sea dificil encontrar mesa, aunque las dos veces que yo he ido no eran momentos punta y había sitio sin ningún problema en absoluto.

EL LOCAL Y EL PERSONAL

Los locales de esta cadena son agradables, modernos, bien montados; la decoración no es especialmente relevante, son locales sencillos, pero con buenas mesas y sillas, buena iluminación y un aspecto actual y cuidado. Al entrar hay una barra, que es donde hay que acercarse al finalizar la comida para pagar, porque en este restaurante no te traen la cuenta a la mesa, se paga directamente en caja (cuando te cansas de comer, te levantas, pagas y te vas, no tienes que esperar a que te traigan la cuenta, lo que a veces es una ventaja con lo que suelen tardar normalmente en todos sitios). Además, los dos locales que yo conozco tienen una parte de las mesas fuera del restaurante en sí, en la parte de los pasillos del centro comercial, como casi todos los restaurantes que hay en estos sitios, ya que así aprovechan más el espacio poniendo más mesas; hay gente que prefiere comer en esta zona de fuera, así que saber que estos restaurantes la tienen normalmente. Los dos locales en los que he estado son bastante grandecillos, un buen número de mesas, no creo que suela haber excesivo problema para encotnrar mesa, a no ser que sea un día y hora punta.

En cuanto al personal, bastante agradable, pero hay que tener cuidado con la amabilidad, ya que encubierta en ella lo que suele pasar es que terminas tomando cosas que quizás no hubieras pedido; por ejemplo, cuando llegas se acerca a ti un camarero con una bandeja con varios vasitos con bebidas, y te ofrece una margarita o algo del estilo; lo ves allí al hombre tan dispuesto que incluso te puedes llegar a pensar que la bebida es invitación o algo así, y no, luego te lo cobran, claro, pero te lo ofrecen con tanta naturalidad que incluso llegas a pensarlo. De hecho, a nosotros la primera vez nos pilló de improviso y terminamos con una margarita y un litro de sangría sin alcohol, sin saber que había posibilidad de medio litro ni los precios ni nada. Porque claro, por cómo está pensado este restaurante, no hay carta, así que lo que te ofrecen aparte de la comida central de carne (bebidas, postres), te los ofrece directamente el camarero enseñándote una bandeja con ejemplos, tanto de bebidas como de postres. El caso es que son bastantes amables, pero no hay que hacerles caso a todo lo que te ofrezcan porque lo hacen muy bien!

LA COMIDA

Este restaurante es peculiar en cuanto a cómo se come, ya que, como decía antes, no tiene carta, sino que se trata de un especie de "buffet a la mesa", es decir, su filosofía es que puedes comer todo lo que te apetezca pero te sirven en la mesa. En la práctica esto consiste en que varios camareros van pasando continuamente con grandes pinchos llenos de diferentes tipos de carnes y te van sirviendo de todas a no ser que digas que no quieres de alguna en concreto o que ya no puedes más; supongo que si quieres repetir de alguna en especial que no te estén trayendo, puedes pedir que te la sirvan.

Así que nada más llegar lo primero que hacen es ofrecerte bebida, que la vas a necesitar para poder comer todo lo que viene después. Te ofrecen siempre, como he dicho antes, una bebida típica brasileña o algo del estilo con alcohol, para ir abriendo boca; nosotros la primera vez tomamos una margarita y estaba muy buena, y tampoco nos pareció después un precio excesivo. Asimismo, suelen ofrecerte otras bebidas, especialmente sangría con y sin alcohol; nosotros tomamos las dos veces sangría sin alcohol porque ya la primera vez comprobamos que estaba riquísima! Es una especie de mezcla de zumos de color naranjita, acompañado por un montón de trozos de frutas, te ponen incluso una cuchara larga para que puedas comerte los trozos, así que resulta una bebida perfecta que además te sirve medio de postre con las frutas; tener en cuenta que se puede pedir un litro y medio litro, no hace falta tomar mucha cantidad si no se quiere, igual que ocurre con la sangría con alcohol.

Después te ponen en la mesa lo que ellos llaman acompañamientos, que se supone que son varias cosas que puedes ir echándote en el plato para ir acompañando a la carne; en la práctica, las cantidades son tan abundantes y te ponen tantos acompañamientos que podrías comer solamente con eso si te lo comieras todo! Porque te ponen: un cuenco con ensalada (típica de lechuga, tomate, zanahoria y cebolla), que viene fenomenal para pasar mejor la carne; otro cuenco con arroz blanco cocido; otro con una especie de frijoles al estilo chili con carne pero sin carne; una fuente mediana de patatas fritas; plátano rebozado y frito (muy bueno!); y además un par de cuenquecitos, uno con una vinagreta, y otro con una especie de pan rallado que parece ser que es una cosa que se llama harina de mandioca, que en la práctica es como si empanaras un poquito la carne pero sin freirla después. Si se te acaban los entrantes puedes pedir más de lo que quieras y te lo sirven sin coste adicional, ya que va incluido en el precio del "buffet", pero normalmente lo habitual es que te sobre de todo porque es mucha cantidad.

Y después viene ya la parte principal de la comida, que es la carne; como he dicho, van viviendo a la mesa los camareros ofreciéndote diversos tipos, creo recordar que te ponen que hay 19 tipos diferentes de carne, puedes leer cuáles son en concreto en la web o bien en el mantelito individual de papel que te ponen en la mesa, que están impresos los 19 tipos. Que yo recuerde tomamos: pequeños trozos de pollo con hueso, trozo de pollo sin hueso envuelto en bacon, chorizo criollo, brocheta de cerdo, costilla de cerdo, costilla de buey, verduras a la plancha (es lo único que no es carne, y se agradece por ser más ligerito), lacón de pollo, lacón de cerdo, panceta a la miel, y luego ya diferentes tipos de carnes de ternera, cerdo y buey en piezas de diferentes zonas de cada animal hasta completar los 19 tipos; quizás me haya dejado algo pero más o menos esto es lo que te ofrecen.

Todo está hecho a la parrilla, la carne se ve cómo la hacen en una zona al fondo de local donde si te fijas puedes ver los pinchos puestos en una especie de parrilla o asador al estilo de los pollos asados, que están dando vueltas; por eso la carne está muy bien hecha por todos lados, muy sabrosa y sin perder el jugo por dentro; así que resulta en general que todo está riquísimo! Da pena que no quepa más en el estómago y haya que parar de comer en algún momento; yo debí probar unas 10 carnes, eso sí, en trozos pequeños, porque sino no se puede con tanto, pero realmente puedes estar ahí todo el tiempo que quieras y seguir comiendo hasta que no puedas más, ellos no te ponen límite, y con lo bueno que está hay que intentar aprovechar lo más posible! Lo importante para conseguir disfrutar más de la comida es que te sirvan despacio; la primera vez que fuimos estábamos casi solos en el restaurante y nos sirvieron rapidísimo; a los 15 minutos estábamos que reventábamos, se nos acumulaban los distintos tipos de carne en el plato y no conseguimos probar todo lo que queríamos; la segunda vez, sin embargo, había más gente a la que servir, y nos fueron trayendo la carne mucho más despacio, con un poco de tiempo para ir acabando la anterior antes de que llegase la siguiente, y lo disfrutamos mucho más.

Al postre nunca hemos llegado porque con tanto que comes antes es difícil, pero la última vez hubo unas valientes en la mesa de al lado que se estaban tomando unas copas de postre con muy buena pinta, no sé qué sería pero la bandeja con todo lo que les ofrecieron tenía bastante buena pinta.

PRECIO

Como es buffet sevido en la mesa, tiene precio fijo en lo que se refiere a la comida en sí; cuesta 15.90 € en domingo por la noche, que es cuando yo fui la última vez; creo recordar que si vas a diario es más barato, unos 3 € menos o así, pero no lo recuerdo con exactitud. El precio está bastante bien porque con eso puedes comer hasta reventar y pruebas un montón de cosas. Aparte están las bebidas, que el medio litro de sangría sin alcohol nos costó 5.90 €, y no recuerdo cuánto fueron la otra vez el litro entero de sangría y las margaritas, pero no era exagerado, aunque ya se sabe que en las bebidas siempre aprovechan... A pesar de todo, también pedimos esta vez un par de vasos de agua y nos los pusieron sin problema, es un punto a favor. Si además se toma postre, también habrá que añadirlo, pero no sé qué precio tendrán.

El caso es que además nosotros íbamos con una promoción 2x1 en el menú, las dos veces que he ido ha sido así; la promoción suele estar por detrás de las entradas de cine de los centros comerciales donde está este restaurante, deben incluir la promoción en las entradas algunas veces en el año, y el caso es que con esta promoción das la entrada y sólo pagas un menú de los dos yendo de domingo a jueves por la noche; así que nosotros pagamos en total 21 € los dos. Sin promoción, hay que calcular unos 18-20 € por persona, que sería el precio del menú más alguna bebida, e incluso algo más si se toma postre... Yo creo que está bastante bien para todo lo que comes, pero sin duda está mucho mejor con el 2x1, claro!

En resumen, se trata de un restaurante diferente, con un nuevo concepto en la forma de servir la comida, ofreciéndote comer todo lo que quieras sin tener que levantarte de la mesa; con una buena relación calidad-cantidad-precio, e indispensable para todos los amantes de la carne!
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
soynuevoen

soynuevoen

10.07.2013 11:51

Muy buena valoración e informacion a tener en cuenta!

JO333

JO333

27.03.2010 01:32

Muy buena opinión. Saludos

sumlego

sumlego

25.02.2010 16:36

No lo conocía, gracias por la información. Un saludo

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Restaurante Brasa y Leña, Madrid ha sido leída 20918 veces por los usuarios:

"excepcional" por (38%):
  1. soynuevoen
  2. dodgersp
  3. Maria255

"muy útil" por (63%):
  1. gem77
  2. enderlarkin
  3. ITACA213
y de usuarios adicionales 2

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Restaurante Brasa y Leña, Madrid