Bush & Sea Boutique Bed & Breakfast, Kaikoura

Imágenes de la comunidad

Bush & Sea Boutique Bed & Breakfast, Kaikoura

> Ver características

100% positivo

1 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Bush & Sea Boutique Bed & Breakfast, Kaikoura"

publicada 24/07/2007 | laalegriadeljardin
usuario desde : 09/03/2006
Opiniones : 41
Confianza conseguida : 31
Sobre mí :
Excelente
Ventajas Calidez hogareña sin menos preciar el lujo
Desventajas Ninguna, ninguna, ninguna...
muy útil
Relación calidad precio
Comodidad del colchón
Decoración y diseño del hotel
Atención al cliente
Limpieza del hotel

"El paraiso está en Kaikoura con las Ballenas (NZ2)"

Vista de la casa.

Vista de la casa.

Pues bien, voy a pasar a relatar mi segunda estancia en Nueva Zelanda.

Fuimos desde Christchurch hasta Kaikoura, ambas en la provincia de Canterbury. Exactamente no recuerdo el tiempo del trayecto que hicimos en coche, pero creo que fueron como unas tres horas. El camino hacia Kaikoura era encantador, atravesando bosques, bordeando los asombrosos ríos con un agua cristalina que parecía pura, las suaves ovejas pastando por todos los lados, descansando en las playas de la zona... que por cierto luego relataré una anécdota en uno de estos descansos.

Ya cuando llegamos yo no sabía exactamente como eran los alojamientos que habíamos contratado, sabía que eran como aquí casitas rurales con desayuno y no me esperaba gran cosa, peroooo la verdad estaba muy confundido. Atravesamos el pueblo y empezamos a ascender un poquito, lo suficiente para que las vistas fueran asombrosas. Al llegar a la casa, se podía comprobar que las personas que viven allí son amantes de la naturaleza, tienen un jardín en la entrada y da a las dos habitaciones que únicamente tiene la casa, muy cuidado, con especies desde boungavillas hasta unas especies de festucas endémicas de la zona, todo muy armonioso. Fuimos recibidos por Ivonne que es la dueña de la casa, con una acogida calurosa, enseguida nos enseñó la habitación.

Era espaciosa, muy bien decorada, con una mini cocina, frigorífico pequeño supersilencioso lleno de bebidas, galletas, y aperitivos... Al lado un armario para dejar las maletas, con plancha, etc... El baño tiene una ducha corrida con el suelo y con calefacción irradiada por el suelo, por si lo necesitamos al ducharnos, que la verdad da un gusto hacerlo con los pies calientes, jejeje. Encima hay una claraboya que da luz natural al baño, al igual que toda la habitación ya que la entrada la tiene por el jardín y la pared es de puertas correderas de cristales.

No solo ya es preciosa la habitación si no que la casa tiene un encanto que se palpa. Las dos habitaciones dan por un pasillo corredor que conectan con el salón cocina, desde el cual se ve la bahía y el mar con su paseo de Araucarias.

El desayuno se toma en el salón y ese día nos lo preparó Scott que es la pareja de Ivonne. Estuvimos acompañados de los inquilinos de la otra habitación y de la hija pequeña de los dueños. El desayuno fue muy agradable, con las cosas típicas de desayunar, tostadas, mermelada, frutas, yogurt, huevos, té, café...

El día que llegamos a Kaikoura teníamos contratada una excursión para avistar ballenas. No estaba lejos del alojamiento así que en 5 minutos estábamos ya en el recinto de la excursión. Antes de subir al barco nos dieron una pequeña explicación de lo que íbamos a ver en la zona, o sea cachalotes, delfines, albatros y gaviotas. Vimos dos ballenas no a mucha distancia y lo que era precioso es ver a las ballenas sumergirse en el agua después de estar en la superficie respirando. También unos cuantos delfines que jugaban con el barco, un par de albatros enormes y un montón de gavitas voraces que nos marcaban la dirección de donde estaban los delfines. Mi relación con las gaviotas en este viaje se ha consolidado ya que me han acompañado por todos los puntos de Nueva Zelanda.
La excursión mereció la pena pero eso sí si no os mareáis en el barco que era muy moderno y cómodo.

Se me olvidaba contaros la anécdota. En el camino con el coche paramos a descansar, dejamos el coche en el arcén que están preparados cada pocos kilómetros para parar a descansar y nos acercamos a la unas rocas que daban al mar. Estando allí y haciendo fotos Melissa que era nuesta guía y conductora nos dijo que tenía que haber algún león marino cerca porque olía a ello. Y vaya que si había alguno, a escasos 20 metros teníamos a uno tomando el sol, y luego nos dimos cuenta que detrás de una roca cercana había otros dos. Nos dijo que no nos acercásemos demasiado que a veces atacan pero yo me armé de valor y con la cámara en mano fui a hacerle unas fotos. Estaba yo impresionado que al borde de la carretera pudiera haber semejante fauna, jejeje. Me dio tiempo a hacerles unas cuantas fotos antes de que se asustaran y se fueran para el agua. Toda una experiencia.

Lo malo de todo esto es que llegaba a su fin y teníamos que irnos al siguiente destino pero eso es otra opinión...

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 3889 veces y ha sido evaluada un
80% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • leilapilar publicada 03/01/2008
    Parece precioso. XD
  • mainecoon publicada 02/01/2008
    que bonito diario estas haciendo......
  • esthermen publicada 02/12/2007
    Me alegro mucho de que disfrutárais tanto de vuestra visita. Yo tuve ocasión de ver ballenas en la Patagonia argentina, y desde luego es una experiencia inolvidable. Seguiré leyendo tus aventuras. Un saludo,
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Bush & Sea Boutique Bed & Breakfast, Kaikoura

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Continente: Oceanía

Ciao

Incluido en Ciao desde: 19/07/2007