TARDE-NOCHE DE VINO Y ROSAS CON CARPETANIA

5  19.07.2010 (21.07.2010)

Ventajas:
Carpetania, Juan Carlos Carpetano, Noches de vino y rosas, sitios de toda la vida, buena compañía .

Desventajas:
:  :  :  :  :  :  :  :  :  :

Recomendable: Sí 

ITACA213

Sobre mí: La primavera sabe que la espero en Madrid www.itacabuscandoaulises.blogs pot.com. Take a smile :) ...

usuario desde:16.06.2006

Opiniones:1057

Confianza conseguida:271

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 36 miembros de Ciao

Ya sabéis que yo llevo declarada como fan de Carpetania y presidenta del club de fans de Juan Carlos (el fundador y uno de los guías de Carpetania) desde hace mucho tiempo. Siempre que sé que voy a pasar un finde en Madrid (cosa rara en algunas épocas, dicho sea de paso), en seguida pienso en Carpetania y visito su página para ver qué rutas hacen ese finde y si encajan en mi agenda. Además, en verano realizan rutas los jueves por la noche, lo que a veces facilita las cosas, ya que aunque te vayas el finde, no hay excusa para hacer una visita guiada el jueves. Así que ya me barruntaba yo y me hacía mis propias conjeturas sobre qué visitas iba a realizar, pensando en esas noches de verano carpetanas… cuando de pronto ¡zas! una estupendísima e inesperada sorpresa!!!! Ya me había dicho otro de los carpetanos de siempre en la visita que hicimos a Alcalá de Henares en mayo que Juan Carlos estaba planeando hacer una ruta de tabernas. Lo que me faltaba (pensé para mis adentros), ésta es la mía, me lo voy a pasar fantásticamente bien, porque eso de aprender y tabernear a la vez ya es lo más. Así que imaginaos mi emoción cuando vi la ruta ahí puesta, en la web de Carpetania, y encima un jueves. ¡¡¡¡¡No me lo podía creer!!!! Eso sí, rauda y veloz escribí un mail diciendo que yo aquello no me lo perdía por nada del mundo, y que la primera edición disponible en su web (el 8 de julio), aprovechando además que era jueves, allí estábamos yo y mi pareja como dos clavos, dispuestos a disfrutar de la visita de Carpetania, la sabiduría y siempre agradabilísima compañía de Juan Carlos y unos cuantos vermuts y cervecitas que se pudieran terciar (como de hecho se terciaron).


Esta opinión pretende por tanto, convertirse en la crónica de una tarde-noche de vino y rosas , en la que lo pasamos muy bien, fuimos de taberna en taberna como un grupo de viejos amigos, y encima una vez más Juan Carlos “El Carpetano” hizo las delicias de todos contándonos muchas cosas de esas mismas tabernas y de nuestro querido Madrid.

CARPETANIAMADRID

Como siempre, y aún a riesgo de repetirme más que el ajo, aprovecho para dejaros los datos de CarpetaniaMadrid , una organización que realiza un trabajo precioso, descubriéndonos una nueva y diferente vista de Madrid a través de paseos literarios, artísticos, culturales… Yo los conozco desde hace un par de años y soy una total y absoluta asidua a sus paseos y visitas. Os dejo sus datos para que podáis echarle un vistazo a su web y enteraros de los recorridos que realizan este mes. También os dejo el link de otra de mis opiniones sobre la propia Carpetania, donde si tenéis interés podréis ver a qué se dedican y disfrutar de algunos de sus paseos.

Si queréis conocer más a fondo Carpetania, estar informados sobre las actividades que realizan y concretamente sobre las visitas guiadas del mes, mi recomendación es que vayáis al website de Carpetania : www.carpetaniamadrid.com donde encontraréis toda la información que necesitáis. Es una web muy completa que no solamente os hablará de todas sus rutas, paseos y demás actividades, sino que posee enlaces a otras webs también muy interesantes, así como críticas a películas, obras de teatro o exposiciones actuales.


Los datos de Carpetania son los siguientes:

CARPETANIA MADRID
Calle Jesús del Valle 11
28004 Madrid
Tel: 915314018

info@carpetaniamadrid.com
correo@carpetaniamadrid.com
www.carpetaniamadrid.com


En su website podréis consultar las rutas que realizan actualmente durante el mes en curso , y desde allí existe un enlace para reservar vuestras plazas en esas rutas. También existe la posibilidad de hacer la reserva a través de atrápalo.com, que fue como yo originariamente tuve noticia de la existencia de Carpetania. La diferencia principal es que en atrápalo el pago se hace online y en Carpetania lo realizas al terminar la visita; también un número determinado de plazas sale a través de una web y otro número a través de la otra.
Aviso a navegantes: Lógicamente, Carpetania cada vez es más conocida, y yo me alegro mucho por ellos porque realmente hacen un trabajo magnífico y se merecen tener clientela. Pero los grupos siguen siendo reducidos, de un máximo de 20 personas, mucho más cómodo para los integrantes, que en todo momento pueden oír al guía, hacer preguntas, desplazarse mejor durante los recorridos… La parte negativa (para nosotros) es que si no os dais prisa, cada vez existen más probabilidades de que os quedéis sin plaza. De hecho, es muy habitual que en casi todas sus rutas haya lista de espera, así que ya sabéis, si tenéis interés en disfrutar de cualquiera de las rutas de Carpetania, ¡reservad cuanto antes!

Como creo que estas rutas etílico-culturales son realmente apasionantes y diferentes al resto de las rutas habituales (también fantásticas) que realiza Carpetania, me permito la licencia de dejaros la próxima convocatoria de esta ruta de tabernas y tabernáculos: 29 de julio . No sé si en agosto tendrán nuevas convocatorias porque aún no consta en su web, pero de todos modos, si queréis más información ya sabéis: www.carpetaniamadrid.com


VISITA ITINERANTE DE TABERNAS Y TABERNÁCULOS POR MALASAÑA



Esperad, esperad, que aún no lo he contado y esto es un bombazo. No es que los de Carpetania hayan hecho una ruta de tabernas y tabernáculos y ya está (cosa que sí han hecho por supuesto y es una oportunidad fantástica), más aún, resulta que van a hacer varias por diversos barrios de Madrid. Lo que me faltaba a mí para ponerme a dar saltos de alegría, y es que a este paso, voy a pedir a Juan Carlos que a los habituales nos haga un carnet de carpetanos de pleno derecho. Porque a mí sólo me falta comprarles acciones, soy súper fan de todas sus rutas, pero es que ya hacer una de tabernas es un sueño, y hacer varias: un sueño inimaginable.

Pues bien, resulta que después de verano saldrá la segunda ruta de tabernas , en este caso si no recuerdo mal por el barrio de Ópera (con lo que me gusta a mí ese barrio), pero esta primera , como no podía ser de otra manera, la hicimos por el barrio de Malasaña , donde Carpetania tiene su sede. Y es que Malasaña, lejos de la idea de los bares de la movida (alrededor únicamente de la Plaza del Dos de Mayo), es un barrio que sorprende, más aún si se descubre de la mano de Carpetania. Y una vez más, esta ruta superó nuestras expectativas (y mira que las mías siempre son altas).


Pero más aún, que después de tabernas y tabernáculos, luego viene una ruta de figones y mesones , y ahí ya sí que nos vamos a poner las botas, y nunca mejor dicho. Y luego por el invierno, cuando apriete el frío (que en nuestro querido Madrid vaya si aprieta), nada mejor que una ruta de cafés para entrar en calor. Carpetania se está convirtiendo en una asociación de amigos que nos venden felicidad y aprendizaje por unos pocos euros. ¡Simplemente fantástico! Yo desde luego estoy totalmente entusiasmada con la idea de hacer todas estas rutas: tabernas, tabernáculos, figones, mesones, cafés y lo que haga falta.


Nuestro punto de encuentro fue frente a la Estatua del Estudiante , una curiosa estatua de bronce, situada frente a la fachada de la Iglesia de San Ildefonso, y que representa a un estudiante en actitud de hacer novillos, que ha salido de la escuela y va corriendo a disfrutar de su libertad. Y eso era lo que estábamos haciendo nosotros, que ya habíamos salido de trabajar e íbamos, raudos y veloces, a disfrutar de nuestra tarde-noche de vino y rosas por algunas de las más representativas tabernas de Malasaña. El lugar de encuentro, era pues un guiño de Juan Carlos y un adelanto de lo que nos esperaba.

TABERNAS Y TABERNÁCULOS



La palabra taberna proviene etimológicamente del latín, aunque en la antigua griega ya tenían sus propias tabernas. Se dice que la idea de taberna es de origen libio , que fueron ellos los primeros que abrieron este tipo de establecimientos, y que luego los fenicios, en su comercio a lo largo y ancho del Mediterráneo lo extendieron.


No es hasta la Edad Media cuando aparecen las primeras referencias a las tabernas en Madrid. No es de extrañar ya que Madrid no existía con anterioridad. Este tipo de negocios era sólo de Cristianos, ya que Madrid, de fundación árabe, tenía una gran población de este origen, pero los árabes no beben vino. Las tabernas inicialmente fueron concebidas como una especie de bodega, o tienda de vino , donde la gente se acercaba a comprar el vino y se lo llevaba para consumir en su casa o donde terciara, pero no en la propia taberna.

Durante la Edad Media imperaba la prohibición de que los nobles se unieran en matrimonio con taberneras o barraganas. Un poco más adelante, se estableció la prohibición de que las taberneras tuvieran menos de 40 años, en la época desdentadas y sin atractivo físico para los hombres, así se evitaba que los del género masculino tuviesen otras intenciones que las de beber.


Pero el boom de las tabernas tal como hoy lo conocemos se produjo siglos después, allá por finales del siglo XVIII. Los españoles, con ese carácter latino que nos caracterizaba, seguimos yendo a la taberna a comprar el vino, pero ya de paso aprovechamos para apoyarnos en la barra y dar la hebra con el tabernero. De ahí que al final, terminasen acondicionando el tipo de local para que estuviésemos allí consumiendo el vino que normalmente nos llevábamos y con mayores beneficios para el comerciante (pero eso ya es otra historia).

Lo que es innegable es que las tabernas se convirtieron en el siglo XIX en un espacio social, eso sí, para los hombres, ya que las mujeres teníamos vetada la entrada. A mí que no me sorprende, en el pueblo de mi abuela no podían entrar al bar las mujeres hace sólo 35 años, y aún así, hay alguna ya en extinción por razones de edad, que considera indecorosa mi afición de frecuentarlo en mis visitas.


Las tabernas iniciales en Madrid se sitúan en las zonas aledañas a la Plaza Mayor, La Latina etc. Estamos hablando del siglo XV, siendo monarca Enrique IV de Trastámara, hermanastro de la Reina Isabel I de Castilla. El vino más famoso que se servía en la época era el de Colmenar de la Oreja. Los vinos procedían de la Mancha, ya que en el trayecto a Madrid “se mareaban” y también “se maleaban” y el trayecto desde la Mancha era más sencillo, y por tanto con más posibilidades de no marearse los vinos que desde el norte cruzando la sierra, donde se mareaban sí o sí.


En la época de los reyes Felipe III y Felipe IV se decía que existían en Madrid 400 tabernas y una sola librería. El tinto se tomaba rebajado como el refresco, y la afición del propio rey Felipe IV por tabernas, tabernáculos e incluso prostíbulos, ya quedó de manifiesto en algunas de sus andanzas recogidas en “Crónica del rey pasmado” de Torrente Ballester por ejemplo. ¿Realidad o leyenda?

Durante la época barroca empieza a extenderse la tradición de las tabernas, donde se bebía de pie, idea ésta que se exportó a Roma. Y la zona que aglutinaba en aquella época el mayor número de tabernas en Madrid era la que hoy conocemos como Huertas. Vendría después la época de la Ilustración, cuando bajo el dominio francés se produce una crisis del vino y los gustos derivan hacia los anisados franceses. Aparecen entonces las primeras botillerías, en las que se venden vinos españoles y anises franceses, así como aparecen los primeros licores dulces por influencia de los ingleses.


En el siglo XIX las tabernas se convierten en nidos conspiratorios de los obreros , socialistas y republicanos, teniendo su propio reservado ajeno a orejas indeseadas y su salida de emergencia para poder escapar si la ocasión lo requería.

Fuere como fuere, la tradición de las tabernas se ha ido consolidando con el paso de los siglos , pero siempre muy afín al carácter latino y mediterráneo, hasta el punto de que forman parte ya de nuestra propia idiosincrasia y cultura etílica y social.




NUESTRA RUTA TABERNERA



La ruta etílico-cultural de Carpetania de tabernas y tabernáculos por Malasaña costaba 23€ e incluía cuatro consumiciones con derecho a pincho, por cuatro de las tabernas más emblemáticas del barrio. Con vuestro permiso, procedo a contaros nuestra visita y experiencia en cada una de ellas.


1. BODEGA LA ARDOSA.


Hablando del siglo XIX y de reservados, la primera taberna que visitamos (justo al doblar la esquina de la Iglesia de San Ildefonso) fue La Ardosa. Se trata de una taberna con su propio reservado , al que se accede por un hueco por debajo de la barra. Un lugar este reservado que permite dejar volar la imaginación y presentir las conspiraciones o las conversaciones en voz muy queda que tuvieron lugar entre aquellas mismas cuatro paredes.


El propio concepto de taberna lleva implícito el uso de madera pintada de rojo en su entrada, así como la presencia de la decoración o dibujos con uvas en la misma. Era un reclamo absoluto para cualquiera, sin necesidad de que supiera leer, algo no muy habitual en la época. La Ardosa aún hoy mantiene varios de los elementos típicos de una taberna: su reservado, la decoración de su fachada de entrada , incluso un maravilloso vermut de grifo que yo degusté para aprovechar la ocasión.


Las tabernas solían tener dos puertas, una de entrada y otra de salida, pero a veces existía una tercera puerta, la de salida furtiva.


Como dato a tener en cuenta, indicar que el nombre de La Ardosa se corresponde a una región vinícola de Castilla La Mancha.


2. EL CASA JULIO.




Cualquier cosa buena que diga de este establecimiento, la familia que lo regenta y sus maravillosas croquetas, seguro (pero seguro, totalmente seguro) que me quedo corta. Como podría tirarme fácilmente tres páginas hablando del Casa Julio, si alguien tiene interés le redirecciono a la opinión que ya en su día publiqué sobre él: http://www.ciao.es/CASA_JULIO_MADRID__1825335.


Sigo reiterando que, además de hacer las mejores croquetas de Madrid y parte del extranjero, siguen manteniendo muchos de los elementos de las tabernas de toda la vida , aunque eso sí, algo remozadas. En el Casa Julio podremos contemplar las mesas con la estructura de forja y el tablero de mármol (reversible, cuando se veía ya muy ajado por el uso, se le daba la vuelta y en paz), su barra y su buen ambiente.


El Casa Julio fue más aún que taberna, ya que también fue Casa de Comidas, donde los obreros o los forasteros de paso por Madrid podían disfrutar de platos contundentes de buenísima comida casera por un precio muy asequible. Ejemplo de eso era el legendario cocido madrileño que servían en el Casa Julio hasta hace pocos años, que según los entendidos, era de los mejores de Madrid. Dada que la demanda terminó siendo sensiblemente superior a la oferta posible, decidieron acabar con la tradición, aunque yo aún mantengo la esperanza de revivir ese momento histórico en petit comité, para lo que tengo mis esperanzas puestas en Juan Carlos, porque si él no es capaz de lograrlo, no lo será nadie. Ahora en serio, que es una pena que se acaben estas tradiciones de toda la vida, que nuestro viejo Madrid vaya desapareciendo poco a poco sin que ni siquiera nos demos cuenta. Aún así, el Casa Julio sigue teniendo sus maravillosas croquetas, y ahora con nuevos sabores ¿a qué estáis esperando para probarlas?

3. LA COPLA (BODEGAS EL MAÑO).


Nuestra tercera parada “técnica” la realizamos en La Copla, un establecimiento que antiguamente fue bodega , y que es especialmente conocida por su especialidad en patatas fritas. Las patatas siempre han sido un alimento barato, y por lo tanto apto para los bolsillos poco habitados. Por ello, era un lugar muy concurrido, donde ya hace muchos años (en su época de bodega) la gente iba a tomarse una ración de patatas fritas, y donde hoy, en pleno siglo XXI, aún sigue conservándose esa tradición.


Ya lo dice el refrán (muy sabio él, como todos los refranes): “donde fueres, haz lo que vieres”. Pues bien, si este sitio es famoso por sus patatas, precisamente a eso fuimos nosotros a tomar patatas. Las raciones: amplias y generosas, las patatas, sencillamente buenísimas. No sé cuáles me gustaron más, si las patatas con pisto (deliciosas) o sus famosas patatas con ajo y vinagre (un auténtico manjar).

Para los de Madrid de toda la vida que conocieron en sus tiempos el mítico pub “El Avión”, indicar que uno de los dueños de La Copla fue camarero en El Avión durante varios años, y como reminiscencia de aquellos tiempos, tiene un cartel de El Avión en el interior de La Copla, para recordar aquel otro mítico lugar.

4. PONTEPEZ

Nuestra última visita fue a este establecimiento, renovado y actualizado a los nuevos tiempos, situado en la famosa calle del Pez (una vieja conocida de los Carpetanos). He de decir que este lugar es el que menos me ha gustado de todos los que visitamos aquella tarde-noche de vino y rosas. La razón es que se trata de una taberna moderna, es decir, de un establecimiento adaptado a los nuevos tiempos, con una carta y unos platos muy chics, mezcla de nuevos sabores, en definitiva innovadora. Y es que yo, que soy muy cañí, y que además me encanta que Juan Carlos el Carpetano me descubra sitios del Madrid de toda la vida , pues este sitio no me dijo nada especial. Reconozco que el crocante de pollo al curry que nos pusieron estaba delicioso y muy logrado, pero ¿qué queréis que os diga? Yo disfruté mucho más comiendo patatas o croquetas de toda la vida en lugares como La Copla o mi querido Casa Julio.

Aún así, estaba bien elegido este lugar, el Pontepez, porque de lo que se trataba en esta maravillosa ruta etílico-cultural era de ver la evolución de las tabernas, desde días inmemoriales hasta la fecha actual. Y bueno, los nuevos tiempos corren por otros derroteros, pero yo que tengo alma de coplera, sigo añorando lo de toda la vida. Aún así, me gustó este sitio, con platos innovadores, famoso por sus tostas y donde no descarto volver a recalar en alguna ocasión.


LA EXPERIENCIA DE ITACA

Yo soy muy cañí y todas estas cosas me encantan. Además, nunca le digo que no a una buena noche de vino y rosas, con buenos amigos y encima aprendiendo. Pues bien, Carpetania ha logrado el súmmum: aprendo, disfruto y taberneo, ¿qué más se puede pedir?

Me encantó esta ruta, y como decía al principio, pienso a apuntarme a todas sus réplicas por diversos barrios de Madrid así como mesones, figones, cafés y todo lo que se tercie. Indicaros que el precio de esta ruta es superior al resto, cuesta 23€ pero incluye cuatro consumiciones con sus correspondientes tapas, por lo que el precio es ajustado y desde luego merece la pena hacerla.

La recomiendo sin ningún género de dudas, pasamos unos ratos estupendo , y no sólo nosotros, sino todos los carpetanos y asociados, porque en su gran mayoría, el grupo estaba formado por habituales de Carpetania que ya habíamos coincidido en otras ocasiones. Y es que aquí no hay excusas, estas rutas etílico-culturales son efímeras, asociadas de momento al buen tiempo del verano y por tanto con fecha de caducidad, por lo que hay que ganarle la batalla al tiempo, apuntarse y disfrutarlas. Estoy segura de que os encantarán y disfrutaréis de una tarde-noche de vino y rosas.


.

P.D. 21.07.2010. Modifico la opinión incluyendo algunas aclaraciones que me pasan desde Carpetania relativas a la historia de las Tabernas. En concreto incluyo el dato de Pompeya, la prohibición de casamiento con taberneras durante la Edad Media y el límite de edad para ser taberneras.


Las tabernas que se visitan durante este paseo han sido elegidas por Carpetania, pero también han tenido que ajustarse a las posibilidades. Me explico: por ejemplo querían incluir en la visita "Casa Camacho", en la calle San Andrés, pero no cabe un grupo de 12 personas (que es el admitido en esta visita). En cuanto al concepto de neotaberna (de la que es exponente la última taberna visitada, Pontepez, también quisieran haber incluido en la visita otras neotabernas como Mi Mamá Carmen, que ha cerrado recientemente, o La Mucca, donde no admiten grupos.

Ya a nivel personal, quisiera agregar que lamento algunos comentarios que creen que esta ruta es cara, porque no lo es en absoluto. Incluye cuatro consumiciones con sus correspondientes tapas, algo que naturalmente sale más barato si lo haces por tu cuenta que si pagas los 23€ de la visita. Pero tengo que añadir:


1. Las explicaciones de Carpetania sobre la evolución de las tabernas, donde aprendes y disfrutas. Algo que no tendrás si lo haces por tu cuenta.


2. El trabajo de Carpetania para montar el recorrido, conseguir las reservas, así como gestiones varias, el precio de las consumiciones, propinas etc.


3. Que probablemente sin ellos no llegases a conocer estas tabernas y mucho menos los secretos que encierran, además de que el sentimiento de pertenencia al grupo Carpetano, que en definitiva es un grupo de amigos, te hace disfrutar más.


4. Y lo definitivo: Prueba de que Carpetania no busca el lucro sin más, es que en lugar de hacer una ruta con 20 personas, la hace con 12, para la propia comodidad del grupo. Lo que obtienen de beneficio por 12 personas es mucho menos que lo que se obtiene con 20 (no hay que ser Einstein para hacer el cálculo).


Yo, desde luego, pienso sacarme el carnet carpetano (Juan Carlos, si lees ésto, creo que debes tener en cuenta mi sugerencia de crear ese documento acreditativo :) y seguir realizando mil y una rutas, hablandoos de ellas aquí en Ciao y esperando que os animéis a hacerlas. Pero sobre todo las de tabernas, figones, mesones, cafés y todo lo que se tercie: ¡¡¡No me pienso perder ni una!!!!

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Tatoo77

Tatoo77

24.05.2011 18:04

Estoy siguiendo todos tus comentarios "carpetanos" porque aprendo mogollón de cosas de las que no tenía ni idea y esta ruta es mi preferida (y mira que me han gustado muchas otras). Me encanta socializar tapeando con una caña de por medio y si son tabernas de las que ya apenas quedan ya es el sumum... así que esta iniciativa es ideal. Caro??? Quien piense que es caro que venga al norte. A mi me parece un precio más que razonable.

mermi

mermi

07.10.2010 10:11

ya podría haber alguna cosa parecida por aquí, debe ser muy interesante, saluditos.

iblis1

iblis1

06.09.2010 17:14

Conozco muy pocas tabernas de las que has mencionado, tendré que visitar las demás.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Carpetania Madrid: Tabernas y Tabernáculos ha sido leída 413 veces por los usuarios:

"excepcional" por (87%):
  1. mermi
  2. JAVIERE28
  3. Diana1111
y de usuarios adicionales 31

"muy útil" por (13%):
  1. Tatoo77
  2. iblis1
  3. rafaluisa_86
y de usuarios adicionales 2

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Carpetania Madrid: Tabernas y Tabernáculos