Carta de despedida

Imágenes de la comunidad

Carta de despedida

> Ver características

72% positivo

81 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Carta de despedida"

publicada 26/02/2016 | MorenoSister
usuario desde : 27/02/2007
Opiniones : 494
Confianza conseguida : 261
Sobre mí :
Dudas...
Satisfactorio
Ventajas ---------------------
Desventajas --------------------
excepcional

"Que se quede, al menos, en un "hasta siempre""

Nunca me han gustado las despedidas. Intento aferrarme a lo que se va con uñas y dientes, sobre todo si ha sido importante para mí. Me duele mucho ver perderse en el horizonte lo que hasta hace nada era tan habitual que podía tocarlo si quería. Desde luego lo que más de desgarra es despedirme de personas a las que he querido, a las que quiero, aunque donde estén ahora sean más felices y nos iluminen el alma. O de aquellas otras que, por circunstancias de la vida, tienen que irse geográficamente y ya no puedo abrazarlas a diario. Pero también me parte en dos despedirme de un paisaje, de una buena noticia, de una charla que calienta el corazón, de unas horas agradables, de lugares en los que me he sentido feliz. Y en Ciao he sido feliz muchas, muchas veces. Por eso me ha costado tanto tomar la decisión de abandonar.

Son muchos años aquí. Comencé en febrero de 2007, un poco por probar, y acabé sintiéndome como en casa. Me he reído a carcajadas, me he emocionado, he participado en iniciativas maravillosas, he escrito lo que he querido cuando he querido, he jugado, he tenido conversaciones eternas y tiernas de madrugada, he descubierto ingenio, creatividad, luces de muchos colores. Lo mejor, el grupo fantástico de amigos que me llevo y que pertenecen ya a mi vida fuera de aquí. Amigos de todos los lugares a los que he podido ir conociendo y abrazando en persona para descubrir que eran aun mejores cuanto más cerca los tenías. A ellos y a ellas, que saben bien quiénes son, los voy a seguir teniendo y haré lo imposible por ver cara a cara a los que me faltan.

Es cierto también que ha habido etapas de mi andadura aquí en Ciao en que podría haberlo mandado todo al infierno. Esas en las que gente que no tenía nada mejor que hacer se dedicó sistemáticamente a machacarme de los modos más rastreros posibles. Estaban los que se escondían cobardemente detrás de clones para fundirme las opiniones a "nada útiles" y dejar comentarios muy desagradables. Los que, mostrando carita de no romper un plato, mandaban a sus perros de presa para que hicieran el trabajo sucio a base de insultos (debería contar las veces que las palabras "vieja asquerosa" aparecen en mi libros de visitas privado). Los que se dedicaban a difundir falacias y mentiras sobre mí o mi relación con otros usuarios. Y hasta los más "originales": aquellos que proclamaron a los cuatro vientos que mi actividad oculta en Ciao era conseguir clientes para mi profesión de meretriz a sueldo.

Nadie es inmune a ese tipo de cosas. Aunque he solido tomérmelas a guasa, ha habido momentos en que quise tirar la toalla, sobre todo cuando tocaban a amigos. Me afectaron especialmente las mentiras. No las de mi "profesión oculta", que esas casi llegaban a ser de risa, sino las de personas con las que llegué a tener cierta confianza y que me apuñalaron por la espalda sin que pudiese saber de dónde venían los palos. Cada una de las veces que me he sentido peor, mis amigos no dejaron de apoyarme y de animarme a que siguiese. Y seguí. Ilusionandome con cada opinión, con cada certamen de Hiperbreves o de Relatos Eróticos, con cada Amigo Invisible.

Pero de pronto algo se rompe. No sé si es la magia, la buena sintonía... no lo sé, pero algo se me ha roto. Las nuevas políticas de la página, despreciando la cultura y a los buenos opinadores, mostrando una soberbia desmedida ante reclamaciones y quejas, no me han ayudado mucho. En muchas ocasiones he tenido que pelear para conseguir que se me eliminase una valoración vengativa cuando otros, mejor considerados, no sólo lo conseguían sin esfuerzo sino que lograban el amparo de los administradores en detrimento del resto de los usuarios. He tenido que soportar acusaciones tremendas y denigrantes, bloqueos de cuenta por el capricho de divas quejicas. Me lo echaba a la espalda y continuaba, pero ha llegado un momento en que el hastío me ha podido.

La desaparición de usuarios a los que apreciaba de verdad, las continuas peleas con quienes no toleraban una palabra crítica, la merma flagrante de la calidad de las opniones, las trampas descaradas que no se castigan, el doble rasero de Ciao que ha llegado a ser sangrante, la nueva avalancha de opiniones sin demasiado interés, los problemas sobrevenidos para dar de alta productos, los cientos de puntos blancos con chistecitos idiotas, letras de canciones llenas de altas de ortografía o supuestos poemas románticos... Todo ello ha ido formando un caldo de cultivo un poco pestilente al que ya no me apetece tratar de limpiar. Si quienes lo manejan colaboran en ello ¿qué podemos hacer los demás?

Ciao ha sido brillante, ha tenido mucha influencia en cuanto a búsqueda de opiniones. Pero ahora Amazon se lo está comiendo a dentelladas. Cada vez la gente compra más online y, como plataforma, Amazon es un gigante contra el que no se puede competir. Allí se puede comprar de todo. Incluso opinar. Hay muchas empresas dentro de su red de distrubución que ofertan productos gratis a cambio de reseñas positivas. No pagan en efectivo, pero hay un pago en especie muy jugoso. ¿Y Ciao? Pues ha perdido toda la influencia con la que contaba. Además de la cantidad de anunciantes que lo han abandonado debido a la falta de calidad de lo que aquí se escribe, son incapaces de elaborar unas directrices sensatas y que favorezcan la competitividad. Han fomentado de muchas maneras el favoritismo hacia determinados usuarios y han premiado hasta opiniones copiadas o directamente falsas. Todo esto hace que se vaya hundiendo en un foso muy profundo y con poco futuro.

Para mí, que siempre he sentido Ciao como algo propio, es doloroso constatar todo esto. He ido desenganchándome poco a poco, perdiendo la ilusión y las ganas de seguir adelante. Han sido demasiados palos en las ruedas. Nunca voy a negar que gracias a Ciao he conseguido cosas que jamás hubiese pensado y que han enriquecido mi vida de un modo maravilloso. Y siempre le estaré agradecida por ello. Pero actualmente mi decepción es enorme. Simplemente, no me apetece estar aquí. Y eso que aun quedan amigas y usuarios a los que admiro, pero son sólo una pequeña isla acogedora en un mar cada vez más hostil en el que ya no quiero nadar.

No voy a cerrar mi cuenta. Pasaré por aquí de cuando en cuando. Leeré algunas opiniones de amigos que siempre me aportan mucho. Si se organiza algún certamen, es posible que participe si quien lo organiza cuenta con mi cariño. Pero lo que son opiniones al uso dejaré de colgarlas. He decidido seguir mi camino con lo que me gusta fuera de aquí. Estoy segura de que esta decisión causará gran alegría a muchos, convencidos como están de que soy la encarnación del mal y estoy aquí sólo para chincharles, además de los calificativos que acostumbran a dedicarme. No me importa gran cosa. La bilis acostumbra a enquistarse en quienes sólo se alimentan de ella.

Como dicen en las películas, fue bonito mientras duró. Ha sido un auténtico placer, lo digo sin dobles sentidos, porque acostumbro a quedarme con lo bueno. Y mi paso por aquí me ha merecido mucho, muchísimo la pena. Pero todo en la vida son etapas y, en este momento, la mía en Ciao se termina.

Gracias a todos los que en cualquier momento habéis compartido mi camino.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 560 veces y ha sido evaluada un
84% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • mgcantarino publicada 11/12/2016
    Preciosa! cómo te entiendo! yo he estado más de dos años fuera, embarcada de lleno en esto de la crianza, y trabajando fuera de casa, y como bien dices, por eso precisamente, por la falta de tiempo, me he hecho una cliente asidua y fiel de Amazon, donde me dejo asesorar y guío por las opiniones de otros consumidores, y donde aporto mi granito siempre que la churumbela me lo permite. Aprovecho para enviarte un abrazo, que espero que recibas en cuanto te conectes un día de estos. MUUUAAAAAKKKK
  • nill75 publicada 10/03/2016
    No hay derecho... Van a conseguir echarnos a todos. Es una pena. Te ha pasado casi de todo en Ciao, Qué cosas. Hay gente de todo tipo. Cuánta razón tienes. Ya veremos cómo acaba esto. IMPOTENCIA es la palabra y DECEPCIÓN.
  • paloma2012 publicada 10/03/2016
    Vaya, parece que me he perdido muchos de los malos rollos que ha habido aquí, pero casi que me alegro. Me da pena que te vayas tú y todos los que se están marchando, pero lo entiendo perfectamente porque yo misma no sé si aguantaré mucho más. No me gustan las nuevas normas de Ciao. Me sorprende, por ejemplo, que me rechacen sugerencias de películas bastante recientes y que me parecen interesantes, mientras que no encuentro ningún problema para opinar de potingues o de champús caros y conocidos. No me gustan las nuevas normas de la página, no me gustan los malos rollos que comentas y no me gusta que se esté marchando toda la gente que me parece interesante. En fin, que si acaso nos vemos en el próximo Certamen de Hiperbreves si esto no se desmorona antes. .........Y es que a mí tampoco me gustan las despedidas. Un abrazo.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : Carta de despedida

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 11/09/2007