Casablanca: Clásicos en DVD - DVD

Imágenes de la comunidad

Casablanca: Clásicos en DVD - DVD

Director: Michael Curtiz - 98 min - Actores: Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Paul Henreid, Peter Lorre, S. Z. Sakall, Joy Page, Claude Rains, Conrad ...

> Ver características

98% positivo

79 opiniones de la comunidad

Opinión sobre "Casablanca: Clásicos en DVD - DVD"

publicada 27/03/2002 | holmesyo
usuario desde : 02/06/2000
Opiniones : 204
Confianza conseguida : 35
Sobre mí :
Excelente
Ventajas diálogos ingeniosos, irónicos y frescos, valores y argumento, frases míticas
Desventajas gazapos
muy útil
Personajes
Comparada con películas semejantes es:
¿La verías de nuevo?
¿Te gustó?

"La primera gran película de la historia"

Casablanca, una de las películas más míticas de la historia del cine que nadie puede negar. Muchas cosas pueden decirse de esta película, pero siempre habrá detalles que se escapan. Intentaré opinar lo mejor que pueda.
Empecemos por los orígenes. Lo cierto es que el origen de Casablanca no tuvo nada de especial ni extraordinario, entre otras cosas, porque estaba concebida como una modesta producción de Serie B destinada a la propaganda bélica. Todo empezó cuando los hermanos Epstein enviaron a Hal B. Wallis, el responsable de todas los filmes que se rodaban en la Warner y el verdadero cerebro de Casablanca, un guión basado en una ignorada obra teatral de Murray Burnett y Joan Alison, titulada "Everybodys Comes to Rick". El avispado productor vio en el proyecto grandes posibilidades comerciales y, aunque el guión no le pareció nada del otro mundo, se puso manos a la obra. Así fue como se fraguó esta leyenda del cine.
La busca del director comenzó con William Wyler, pasó por Vincent Sherman y William Keighley y terminó con Michael Curtiz, un cineasta todo terreno famoso por su habilidad para destrozar la lengua de Shakespeare con un estilo similar al de Tarzán y por haber convertido a Errol Flynn en un audaz espadachín. Los ejecutivos del estudio habían pensado en Ronald Reagan y Ann Sheridan para los papeles de Rick e llsa. Y también se barajaron los nombres de Hedy Lamarr, Tamara Toumanova y Michele Morgan, pero afortunadamente fueron descartados. En su lugar, Wallis eligió a dos estrellas ascendentes, Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, una decisión que los amantes del cine siempre le han agradecido. Y... ¿quién sabe? Quizá el rumbo de la historia hubiese cambiado si el papel de Rick lo hubiese interpretado Ronald Reagan...

Los intérpretes secundarios son otra historia. La Warner disponía de una amplia nómina de actores de Centro Europa emigrados a Hollywood y no encontró ninguna dificultad para completar un excelente reparto que reunía intérpretes de 34 nacionalidades -nunca se había oído hablar inglés con tanta variedad de acentos-. Así, el triestino Paul Henreid se convirtió en Victor Laszlo; Claude Rains, norteamericano pero educado en Inglaterra, en el corrupto pero leal capitán de policía Louis Renault; el alemán Conrad Veidt, en el cruel Mayor Strasser; el actor inglés Sidney Greenstreet en el rechoncho Ferrari y Peter Lorre, uno de los mejores secundarios de Hollywood, en Ugarte.
Un desconocido cantante llamado Dooley Wilson se encargó de inmortalizar al pianista más famoso del cine, Sam, un papel destinado en principio a dos rutilantes estrellas del jazz, Lena Horner y Ella Fitzgerald. Como el actor no tenía ni la más remota idea de tocar el piano, hubo que enseñarle de la noche a la mañana cómo aparentarlo (el músico Elliot Carpenter se encargó del playback.).

La película fue tomando forma sobre la marcha. Todos los días se escribían nuevas escenas y nuevos diálogos. Los actores no sabían a qué atenerse y mientras Bogart se enfurecía y se encerraba en su camerino, Bergman no cesaba de preguntar a quien tenía que mirar con ojos de enamorada.
El guión se escribía día a día y de hecho, su terminación concluyó con la del propio rodaje. A pesar de eso ofrece una construcción muy sólida, con unos diálogos absolutamente brillantes y divertidos y con réplicas maravillosamente irónicas que hoy se encuentran entre las frases inmortales del cine y son repetidas por miles de admiradores del film. Casablanca tenía un guión, por supuesto. Pero no servía más que como punto de referencia. Porque todos los días llegaban nuevas cambios, con nuevas escenas y nuevos diálogos. La película iba cobrando forma sobre la marcha. El propio Curtiz declaró: "Casablanca se creó en el plató. Yo tenía tres guionistas en plató, que escribían mientras nosotros rodábamos." El procedimiento resultó ser muy duro para los actores, porque nunca sabían qué enfoque dar a sus personajes. Pero pese a todo, creo que estamos ante unos diálogos fantásticos, llenos de ironía y agudas réplicas como pocos han vuelto a verse.

Para el final, en una solución made in Hollywood, el productor Hal Wallis decidió rodar dos finales diferentes. En uno, llsa se iba con su marido. En el otro, se quedaba con Bogart. Cuando se filmó el primero, todas las dudas se desvanecieron automáticamente, ese era el único final posible con toda claridad.

La Warner pensaba distribuir la película en la primavera de 1943, pero mientras Max Steiner ponía la música y Owens Marks realizaba el montaje, la guerra se encargó de proporcionar a la cinta un golpe de efecto decisivo. El 8 de noviembre de 1942, las tropas americanas entraron en Casablanca y Hal Willis, que se las sabía todas, decidió adelantar el estreno para aprovechar la coincidencia. Mejor promoción publicitaria imposible. La película se estrenó el 26 de noviembre –día de Acción de Gracias- en Nueva York, en el Hollywood Theatre. Su estreno oficial tuvo lugar el 23 de enero de 1943, justo en plena conferencia de Churchill y Roosevelt en ... Casablanca.

El público recibió el filme con entusiasmo, la crítica no tanto y la Academia, presidida en aquellos tiempos por Bette Davis, sorprendió a propios y extraños al premiar con tres estatuillas -Mejor Película, Director y Guión- las excelencias de un mito que acababa de nacer.
Aunque Casablanca le valió a Michael Curtiz su único Oscar como director, los críticos y especialistas nunca tuvieron en gran consideración su trabajo. Para muchos Casablanca es un « feliz accidente». Pero Michael Curtiz ha dejado películas memorables como Yankee Doodle Dandy.

Esa es la historia de la película de forma más o menos resumida.
En cuanto al argumento, es simple: Durante la Segunda Guerra Mundial, Casablanca es la puerta de entrada a Lisboa, de donde a su vez, se puede llegar a Norteamérica. En Casablanca, Rick Blaine regenta el Café más popular de Casablanca ("El Café de Rick"). El comandante nazi Heinrich Strasser llega a Casablanca y el despiadado policía local Renault, a fin de complacerle, detiene al líder del movimiento clandestino anti-nazi Victor Laszlo (Paul Henreid). El insurgente checo está casado, para sorpresa y desolación de Rick con Ilsa (Ingrid Bergman). Ilsa y Rick fueron amantes en otro tiempo y éste jamás le ha perdonado que le abandonara en París. Su cinismo y agrío comportamiento hacia ella va derivando en un resurgir de su amor, cuando comprende las razones que motivaron su marcha. Rick posee dos valiosos salvoconductos y decide utilizarlos para huir con Ilsa. Sin embargo, en una decisión que ha hecho derramar ríos de lágrimas desde el estreno de este filme, opta por sacrificarse para que Ilsa y Laszlo huyan juntos pues comprende que anteponer su felicidad personal al interés colectivo sería demasiado egoista. La frase que Rick utiliza para consolar a Ilsa engrosa la lista de sentencias míticas que este filme ha aportado a la historia del séptimo arte: "Siempre nos quedará París".

Rick (Humphrey Bogart) es para mí el protagonista. Es un norteamericano exilado y luchador por la libertad en el pasado, pero que ahora se refugia en un descreído cinismo y en un absoluto egoísmo desde que Ilsa le abandonó. No obstante, volverá a recobrar sus ideales según avanza la película. Es un personaje ambiguo, incierto y de pasado oscuro. Sabemos que no puede volver a Norteamérica, pero no sabemos el porqué.
Louis (Claude Rains) es otro personaje importante. Es el jefe de policía de Casablanca. Como el mismo dice, es un funcionario corrupto, pero hasta un cierto punto. Sin duda, mi personaje favorito de la película tras Rick, y que al final se hace de los buenos.

Bueno, un par de apuntes más sobre Casablanca:

-La película tiene bastante gazapos, producto de las circunsancias del rodaje. Por ejemplo, en la estación de tren, mientras Bogart espera a Ilsa tiene la gabardina mojada, pero en la siguiente escena, cuando está en la puerta del tren, está seca.

-La famosa frase que Bogart le dice Claude Rains y que remata el filme («Presiento que éste es el comienzo de una gran amistad») fue añadida en el doblaje tres meses después de concluido el rodaje.

-La famosa frase «Play it again, Sam», en ningún momento es pronunciada Bogart en la película. «Play it, you dumb bastard» era la frase que pronunciaba Rick en el texto del guión original. La censura de la productora Warner lo redujo a un inocente «Play it, you dumb...» en la primera fase del guión. Pero tampoco se pronunció asi. «If she can stand it, I can, Play it» es como Bogart lo pronunció en el montaje definitivo. La memoria popular lo ha convertido en «Play it again, Sam», con la inestimable colaboración de Woody Allen, que tituló así una de sus obras más famosas: "Sueños de un seductor"(1972, Herbert Ross); no obstante, 9 de cada 10 encuestados asegurarían habérsela oído al protagonista de "Casablanca".

En cuanto a la banda sonora, una de las melodías de Casablanca que ha pasado a la posteridad es, por supuesto, As Time Goes By de Hupfeld, última de las canciones que canta Dooley Wllson en la película. Es la canción de Rick y de Ilsa, que al ver a Sam en el cabaret, le pide que cante una vez más. Y Dooley Wllson canta:
You must remember this,
A kiss is still a kiss,
A sigh is just a sigh,
The fundamental things apply
As time goes by.
And when two lovers woo,
They still say «I love you».
On that you can rely,
No matter what future bríngs
As time goes by.

Casablanca, en principio es una historia romántica con un final un poco amargo. Pero también es una película acerca de la libertad y la lucha personal. En este sentido, mi escena favorita es cuando en el café de Rick, Viktor y Rick, indignados ante el hecho de que el mayor Strasser se ponga a cantar el himno del III Reich, ordenan a la orquesta del café tocar la Marsellesa y todas las personas del café se levantan para cantarla a coro con gran emoción. Sin duda, esto fue producto del objetivo propagandístico de la película pero es una de mis escenas favoritas.

Casablanca es una película que puede verse muchas veces, y cada vez nos gustará más, yo no dudaría en recomendarla.


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 3884 veces y ha sido evaluada un
100% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • cerb publicada 27/03/2002
    Extraordinaria opinión de una de las mejores películas de la historia. No me cansaré nunca de verla. Saludos!
  • papisi publicada 27/03/2002
    ok
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Casablanca: Clásicos en DVD - DVD

Descripción del fabricante del producto

Director: Michael Curtiz - 98 min - Actores: Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Paul Henreid, Peter Lorre, S. Z. Sakall, Joy Page, Claude Rains, Conrad Veidt, Sidney Greenstreet

Características técnicas

Nombre: Casablanca: Clásicos en DVD

Formato: DVD

Título original: [USA] Casablanca , 1942

Año: 1942

Director: Michael Curtiz

Actores: Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Paul Henreid, Peter Lorre, S. Z. Sakall, Joy Page, Claude Rains, Conrad Veidt, Sidney Greenstreet

Duración: 98 min

Idiomas: Mono: Español, Inglés, Alemán

Subtítulos: Inglés, Alemán, Español, Holandés, Sueco, Noruego, Danés, Finlandés, Portugués, Hebreo, Polaco, Griego, Checo, Turco, Húngaro, Islandés, Croata, Francés, Italiano, Inglés para sordos, Alemá

Género: Cine negro, Clásicos

Ciao

Incluido en Ciao desde: 13/06/2000