Aspectos generales de China

4  22.06.2008

Ventajas:
Muchas, sin duda .

Desventajas:
La higiene .

Recomendable: Sí 

Raqueleta

Sobre mí: Mami orgullosa, trabajadora a tiempo completo y artesana vocacional

usuario desde:02.12.2003

Opiniones:148

Confianza conseguida:102

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 15 miembros de Ciao

Hace apenas unos días que he vuelto de China, donde estuve de viaje de novios con mi recién estrenado marido.
Mi intención es hacer una serie de opiniones sobre China, por un lado aspectos generales y por otro lado, un breve repaso a las ciudades que visitamos, por si puede ser de utilidad para alguien que se esté planteando viajar a China.

¿Cómo ir?

Primero de todo, es importante decidir el cómo. Nosotros, en nuestros otros viajes, vamos por libre, compramos el vuelo por un lado, reservamos el hotel por otro y nada de visitas organizadas, nos gusta ir, guía en mano, a nuestro aire, organizarnos el tiempo de la mejor manera. Pero estamos hablando de ciudades europeas, que aunque estés en otro país es casi como estar en casa, las costumbres son más parecidas, en inglés te entiendes perfectamente y son viajes cortos. Lo cierto es que no nos atrevíamos a ir a China a nuestro aire, primero de todo porque tampoco teníamos tanto tiempo, justo los quince días del permiso por matrimonio, y si tu intención es moverte por el país lo de comprar billetes para vuelos internos, gestionar diversos hoteles y demás se puede complicar bastante. Además, aunque faltan menos de dos meses para las Olimpiadas, los chinos están muy verdes en inglés (y, por supuesto, en cualquier otro idioma que no sea el suyo), así que preferimos contratar un viaje organizado y despreocuparnos.

El viaje lo contratamos con CATAI, es el llamado "Imperio Celeste", que te lleva a Beijing (4 días), Xian (1 día), Shanghai (2 días), Guilin (2 días), Guangzhou (1 día) y Hong Kong (1 día). Hay que contar, claro está, que pierdes dos días viajando, uno a la ida y otro a la vuelta, y que el primer día en Beijing, en el que no hay programadas actividades, es casi un día inútil, entre que te recogen en el aeropuerto, te llevan al hotel y duermes algo para reponerte del viaje te queda una tarde como mucho. El viaje incluye las visitas a los principales monumentos y no hay nada destacado que te quedes con ganas de ver, todos los vuelos internos y los traslados están incluidos, así como una comida al día, y tienes un guía local en cada ciudad que visitas. Por lo general estamos contentos con el viaje elegido, aunque la estancia en Hong Kong sabe a poco, en cambio Guangzhou es una ciudad prescindible y se podría ganar un día más para Hong Kong, o bien se podrían concentrar todas las visitas de Guilin en un solo día y así tener un segundo día en Hong Kong.
En cuanto al precio, el viaje que contratamos rondaba los 5.500€ (precio por los dos), todo incluido.

De todas formas, a los que les guste la aventura que se lancen a organizarlo por su cuenta, que no serán ni los primeros ni los últimos en hacerlo.

No hay que olvidar que no hay vuelos directos a China desde España, nosotros volamos con KLM vía Amsterdam. El vuelo Amsterdam-Beijing duró unas nueve horas, a la vuelta el vuelo Hong Kong-Amsterdam duró doce horas porque, no sé el motivo, el avión subió de Hong Kong a Beijing, lo que son tres horas, en vez de ir directamente rumbo a Amsterdam.

¿Qué conviene saber?

DOCUMENTACIÓN: Para entrar a China es necesario tener el pasaporte con una vigencia mínima de seis meses y un visado especial que se tendrá que tramitar con la embajada china en España. Si viajáis con agencia, ellos gestionarán el tema del visado.

VACUNAS: Según la zona que se visite, son necesarias vacunas, aunque la ruta más turística es la que hicimos nosotros y no necesita vacunación, así que si vuestro destino son esas ciudades podéis estar tranquilos. Eso sí, llevar repelente de mosquitos no está de más.

CLIMA: La mejor época para ir a China es la primavera y el otoño, en invierno hace mucho frío en el norte y el verano es terriblemente caluroso en toda China pero en especial en el sur.
Nosotros estuvimos la última semana de mayo y la primera de junio, y en Guilin el calor era ya inaguantable, con una humedad terrible.
El cielo en China es siempre gris, con neblina. En el norte te dicen que es el viento, que trae arena del desierto del Gobi, aunque tú sospechas que es por la polución. Vas bajando al sur y te siguen contando el cuento de la arena cuando ya estás realmente lejos del desierto. Sinceramente, creo que es polución. El primer día en Beijing nos costaba respirar aunque te acabas acostumbrando.
Eso sí, en lugares con aire acondicionado se pasa frío, son tremendamente exagerados con los aires y los ponen a 14-16º, llevad por lo menos una camiseta de manga larga.
Como curiosidad, sabed que a las chinas les gusta estar blanquísimas, así como hace muchas, muchas décadas en Europa, seguro que sin enterarme causé furor allí donde pasaba. Van por la calle con unos paraguas que son exclusivamente para el sol, una lluvia fuerte no la resistirían ya que son como de satén, con bordaditos y encaje, divinos de la muerte, vamos. Y van a la playa, eso les gusta, pero deben ponerse protección total y no deben salir de debajo de la sombrilla. Y si vais a algún centro comercial y os fijáis en los cosméticos -sobretodo
Fotos de China
  • China Mercado
  • China Lavabo
  • China Paraguas
  • China Bebé
China Mercado
Delicatessen cantonesas en el mercado de Beijing
en Hong Kong, que están muy bien de precio- veréis que todas las marcas tienen una línea de productos blanqueantes, justo lo que me haría falta a mí...

ROPA: Lógicamente, en función de la época del año, deberéis llevar una cosa u otra, pero lo importante, como en cualquier viaje, es ir con ropa cómoda ya que se anda mucho. Llevad también calzado que sujete bien el pie por lo menos para la Gran Muralla, no me hagáis como una mujer (japonesa, imagino) que iba con unos taconazos de vértigo (aunque lo que da vértigo en realidad son los escalones de la muralla) y encima cargaba en brazos con una niña de unos cinco años. Para haberse matado.
Acordaos de llevar algo de manga larga, pasaréis frío en los lugares que tengan aire acondicionado.

DINERO: En China, la moneda es el yuan, aunque en Hong Kong la moneda son los Hong Kong dólar. Aunque Hong Kong hace diez años que volvió a pertenecer a China, se llegó a un acuerdo conforme por 50 años conservaría su autonomía, y entre otras cosas incluye una moneda distinta.
Redondeando, se puede considerar que 10 yuanes equivalen a un euro (en realidad sería unos 11 yuanes, creo) y también que 10 Hong Kong dólar equivalen a un euro. Con esto, hacer cálculos es muy fácil.
Igual en la agencia os dirán que llevéis dólares. Unos compañeros del viaje los llevaban y no les sirvieron de nada, en las tiendas no se los aceptaban y tuvieron que hacer como todos, cambiarlos por yuanes. Así que tanto da, para eso llevad euros (en España no se puede cambiar moneda china, tiene que hacerse allí directamente, en algún banco, en el aeropuerto, en los hoteles, todos aplican el mismo cambio) y cambiad. Nosotros, que no queríamos ir cargados de dinero, llevamos algo en euros y luego sacábamos dinero en los cajeros automáticos, en todos encontramos la opción de elegir idioma y en inglés no hubo ningún problema.
Si cambiáis dinero, guardad el resguardo que os darán ya que si luego queréis cambiar el dinero que os sobra a euros otra vez lo vais a necesitar.

ELECTRICIDAD: Los enchufes en China son distintos a los nuestros, son de dos o tres clavijas planas. En los hoteles de cierta categoría tienen adaptadores para cualquier tipo de enchufe, pero en hostales y alojamientos más humildes difícilmente encontraréis, así que puede ser aconsejable llevar en el equipaje algún adaptador.

TABACO: Está prohibido fumar en la mayoría de monumentos, aunque estén al aire libre. Sin embargo, en casi todos los restaurantes se permite fumar. Lo mejor es que preguntéis al guía en cada lugar. Y hay restricciones sobre la cantidad de tabaco que se puede entrar a Hong Kong (aunque se trate del mismo país, por las ventajas de las que aún disfruta la ciudad, hay una aduana).

TAXIS: Por lo general, son de fiar y muy baratos, pero los taxistas no hablan inglés. Si lo cogéis delante del hotel, el personal del hotel podrá indicarles a dónde queréis ir. Para volver al hotel, en todos ellos hay tarjetas con la dirección escrita en inglés y en chino. Además, por lo menos mi guía (Guías visuales El País Aguilar) tenía el nombre de los lugares turísticos escrito en español y en chino, con lo que podías limitarte a enseñar la guía indicando a dónde quieres ir.

COMPRAS: China será todo lo comunista que quieras, pero desata tu lado más consumista. Nosotros queríamos comprar cosillas pero tampoco en plan locura (no habíamos ido a China a eso, aunque hay gente que sí, cuya finalidad es comprar y comprar, el resto es accesorio) y nos tuvimos que frenar.
El nivel de vida está muy barato, y eso que hemos ido apenas dos meses antes de las Olimpiadas y han subido los precios. Todo lo que sea de marca sale igual o más caro que en España, pero es de todos conocido el tema de las imitaciones en China. Hay quien dice que son imitaciones, hay quien dice que todas esas marcas tienen sus fábricas en China y que si Lacoste les manda fabricar 10.000 polos, ellos fabrican 15.000 y venden el excedente, con lo que es el mismo producto pero vendido ilegalmente. Sea como sea, hay de todo, por haber incluso vi imitaciones de Mango.
Hay que regatear, he de reconocer que a nosotros no se nos daba muy bien pero acabas aprendiendo. Deja que primero fijen ellos el precio y divídelo entre diez, aproximadamente, y empieza a negociar, por mucho que hagan ver que se enfadan, es parte del juego. Lo que realmente funciona es plantarse en un precio y marcharse, te seguirán hasta la calle y finalmente soltarán un lacónico ok. Si te vas y no te siguen es que realmente no te pueden dar el precio que les pides, en ese caso lo que te están ofreciendo es el mejor precio que te pueden dar.
El tema de las falsificaciones es curioso, allí te dicen que es algo ilegal, y la lógica te dice que es algo ilegal, pero por lo general se venden sin esconderse, no en plan top manta como vemos en España. Si que nos dijeron que en Shanghai estaban perseguidas las falsificaciones y por lo general en las tiendas no las encuentras, salvo en tiendas clandestinas, pero en Beijing o en Guilin estaban en mil tiendas, a la vista de cualquiera, tiendas que tenían su licencia bien visible, con lo que no me creo que el Gobierno chino persiga las falsificaciones.
Hay que vigilar con el exceso de equipaje, para vuelos internacionales a Europa sólo se permiten 20 kg. por persona, así que si vuestra idea es comprar ropa en China no salgáis con mucha ropa de casa, compradla allí y usadla durante el viaje.
También la rumorología dice que según en qué aeropuerto hagas la escala controlan los equipajes y las falsificaciones te pueden llegar a costar caras. Por lo que nos dijeron, en Ámsterdam no había problema pero en París podía haberlos.

HIGIENE: Lo de chinos co-chinos no es en vano, lo cierto es que el tema de la higiene lo tienen muy descuidado. En los hoteles todo estaba impecable pero eran hoteles de categoría, ni idea de cómo estarán las pensiones pero me lo puedo imaginar. El tema de la higiene no es tanto higiene personal sino en diversos lugares, por ejemplo en el ferry a Hong Kong daba algo de repelús apoyar la cabeza, los lavabos públicos son terribles, para los hombres los urinarios y algún inodoro, y para las mujeres un agujero en el suelo y algún inodoro, pero todo sucio, y si tenéis suerte y lo han acabado de limpiar, es igual, también olerá a mil demonios. Entramos en uno que estaban limpiando y no olía a los típicos productos de limpieza, el olor a orín era más fuerte.
Además, es casi imposible encontrar papel higiénico, no porque se haya acabado sino porque en muchos baños nunca lo hay. Lo mejor es llevar un cargamento de pañuelos de papel en el bolso.
Por la calle oiréis los típicos gargajos, en ese momento te entra el miedo de "dónde caerá el escupitajo", "estaré en su trayectoria". Supongo que te acabas acostumbrando pero en dos semanas nosotros no tuvimos tiempo de hacerlo…
Otro tema es el de los bebés. Los niños suelen llevar unos pantalones que les dejan todo al aire, aunque a algunos les ponen pañales -y los ves a través de la abertura-, la mayoría pasean felices con sus cosillas al aire. ¿Para qué? Bueno, sólo vimos en directo la operación "pis" pero la otra nos la podemos imaginar. Íbamos andando por la calle, con una madre y su hijo de unos dos años delante, a apenas un metro, y el niño se para, abre las piernas y hace su pis tan ricamente. Cuando acabó la madre le cogió en brazos. Verídico. Al niño ni le secó, que estaría ya escaldado de llevar la ropa mojada de pis, pero es que se lo sentó, mojadito él, en su brazo. Así que ojito con tocar a personas que puedan tener niños pequeños a su cargo!

COMIDA: La comida china es muy variada y distinta a la que sirven los restaurantes chinos en España. Tiremos por el suelo los mitos, no vimos arroz tres delicias en ningún sitio, tampoco vimos pan de gambas, sólo una vez vimos rollito de primavera y el pan chino no existe. Los chinos no comen más pan que pan de molde si comen un sandwich, pero nunca acompañan sus comidas con pan, sea pan chino o de otro tipo. En dos semanas sólo vimos dos o tres panaderías, que tenían un aire de exclusividad y exotismo. En vez de pan, acompañan sus comidas de arroz hervido, en el norte está tan hervido que está pasado pero si lo mezclas con algún plato con salsa está comestible, en el sur el arroz además de hervido está frito y lleva algo más, como trocitos de tortilla, pero no es como el arroz tres delicias.
Los chinos no comen demasiado dulce, no les suele gustar, así que de postre suelen comer fruta. Probamos también algunos postres chinos y estaban muy buenos, pero no esperéis tarta de chocolate, ni profiteroles, ni helado ni nada de eso. Es más, incluso los caramelos a veces los comen amargos o picantes, aunque también hay caramelos de los normales.
Decía que la comida china es variada pero, salvo en Cantón, no se comen muchos bichos. Alguno sí, pero tampoco vayáis preocupados por ese tema, en las comidas que tengáis incluidas ya se cuidan de que sean del gusto de los visitantes occidentales, pensad que cada vez más viven del turismo y no les interesa "asustar" a futuros visitantes por el tema de la comida. Y en restaurantes que vayáis por vuestra cuenta en muchos encontraréis ya la carta también en inglés -lo que no significa que alguien del restaurante hable inglés-, o fotos de los platos. De todas formas, encontraréis muchos restaurantes japoneses, italianos, de cualquier nacionalidad, incluso españoles, y fast food. Confieso que comimos algunas veces de fast food y en italianos, dos semanas de comida china agotan...
La comida china es bastante picante, más si vas bajando al sur. Incluso alguna hamburguesa del McDonalds picaba que daba gusto.
En cuanto a la comida cantonesa, es la que más prejuicios nos dará de entrada, según dicen ellos mismos "comen todo lo que nada excepto los barcos, todo lo que vuela excepto los aviones y todo lo que tiene cuatro patas excepto las mesas". En el mercado de comida cantonesa de Beijing hay delicatessen como pinchos de serpiente, estrellas de mar, cienpiés, escorpiones, etc., ofensivo a la vista y al olfato.

HORARIO: Aunque China es muy grande y abarca diversos husos horarios, la hora es la misma en todo el país, lo que supone que haya zonas con muy pocas horas de luz diurnas en determinadas épocas del año, o en las que la luz siga durante la noche.
Para lo que nos afecta, en China hay seis horas más que en España (con relación al horario de verano español).
En cuanto a un día normal, en China la jornada laboral empieza sobre las 8 o las 9 horas y suele acabar hasta las 18 horas. La hora de comer es sobre las 12.30 horas y la cena es sobre las 18.30 horas, pero encontraréis restaurantes abiertos fuera de esas horas.

EL CARÁCTER DE LOS CHINOS: Como es lógico, al no saber nosotros hablar chino y al no hablar ellos otra cosa que su idioma, se nos complicaba el comunicarnos con la gente, así que digamos que sólo hemos hablado con los guías, algunos comerciantes (los que están de cara al turista, con los de comercios puramente para chinos más que hablar nos entendimos con gestos) y personal de los hoteles, todos ellos personas que viven del turismo. Al trato con el turista son muy amables, se nota que el país se está abriendo al turismo, que cada vez es un destino más apetecible y que ellos lo saben. En cambio, los chinos con los que te cruzas en la calle no son en especial amables, aunque les llaman mucho la atención los occidentales no tienen ninguna deferencia, si quieren pasar por donde estás tú pasarán como sea, aunque te golpeen al pasar. Eso te hace sentir integrado ya que a cualquier otro chino también le golpearán al pasar. Y las colas no se respetan, sirve la máxima de "tonto el último".
Pero eso de que les llaman mucho la atención los occidentales es cierto, ya el primer día en menos de media hora dos parejas de chinos distintas nos pidieron a mi marido y a mí que nos hiciéramos una foto con ellos. Bueno, eso de pedir es una forma de hablar, se te ponen al lado mientras uno está con la cámara y por señas te dicen que te saques las gafas de sol y que sonrías. También notamos que cuando nos poníamos todo el grupo para hacernos una foto, aparte de nuestro guía había otros muchos chinos sacándonos fotos. A saber cuánta gente en China tiene una foto nuestra a día de hoy...

TRÁFICO: En China el tráfico es para morirse y además conducen fatal, Italia tiene mala fama pero creo que hasta que no visitas China no sabes lo que es tener miedo al ir sobre ruedas. Las ciudades son enormes, con millones y millones de habitantes (Beijing, por ejemplo, tiene unos 17 millones de habitantes), y, por lo tanto, también hay multitud de coches, motos y bicicletas. En horas punta los atascos son de órdago, muchísimo peores que en la operación salida de las vacaciones.
Por si fuera poco, muchos coches y en completo caos, porque las normas de tráfico son sólo orientativas. Nos dijeron que sí multaban pero vimos hacer infinidad de infracciones -nuestro autocar también, claro está- sin que nunca hubiera nadie controlando el tráfico.
Los pasos de cebra son decorativos y en los cruces con semáforo éste funciona como advertencia, "ten cuidado, igual hay peatones cruzando, o igual vienen coches del otro lado". La norma más clara es: a mayor tamaño, mayor preferencia. Por lo que, aunque seas un peatón en un paso de cebra con semáforo en verde, antes irán los camiones, luego los autocares, luego los coches, luego las motos, luego las bicis y luego tú, eso si te atreves, y mejor cruza corriendo, estarás menos rato expuesto al peligro. Y no exagero. Lo de los chinos es increíble, no tienen miedo y empiezan a cruzar una calle, quedan parados en medio, pasan coches por delante y por detrás de ellos, a apenas diez centímetros y ellos ni se inmutan. Se tiene que haber nacido allí para hacerlo...
Pero bueno, como parte positiva diremos que dentro del caos ellos se organizan, porque en dos semanas sólo vimos un accidente de tráfico.
Ah, en Hong Kong se les nota aún el ser medio británicos y conducen impecablemente, aunque lo hacen por la izquierda.


Hay otro tema que no quiero dejar de mencionar, que es la situación de determinados jubilados en China. Los sueldos no son muy elevados, según qué profesiones los sueldos son similares a los de un mileurista en España, los empresarios cobran mucho, los empleados de la construcción cobran bastante poco pero se les ofrece alojamiento gratuito para ellos y sus familias, y creo recordar que también comida. En general por la calle no se ve mucha miseria ni gente pidiendo por las calles (ignoro si se los lleva la policía), aunque en ciudades como Shanghai se ven bastantes chabolas al lado de residencias lujosas. Sin embargo, la pensión de los jubilados es muy baja, tanto que muchos no tienen para subsistir y tienen que seguir "trabajando". En China el plástico y las latas, que aquí nos limitamos a dejar en el contenedor amarillo de reciclaje, se paga y muchos de estos jubilados rondan los monumentos más turísticos, donde saben que hay multitud de turistas acalorados y sendientos, para recoger de las papeleras y pedir directamente a los turistas las botellas y latas vacías. Eran imágenes sobrecogedoras. Desde luego, desde que supimos esto llevábamos siempre la mochila llena de botellas vacías a la espera de encontrar a quien dárselas.


Y hasta aquí esta introducción, en breve espero poderos hablar de los sitios que visitamos.
Espero haber sido de ayuda.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
aracil72

aracil72

20.12.2009 01:52

Excelente opinión. En efecto, en China la polución alcanza niveles dramáticos. El itinerario del viaje me parece poco inteligente, ya que poner Guangzhou (ciudad histórica, pero con excesivo peso industrial) a continuación de Guilin (ciudad famosa por sus paisajes kárstikos, aunque te veo tan decepcionada que imagino que no os llevarían a Yangshuo, esta a tiro de piedra y es uno de los más bellos paisajes que jamás haya visto; navegar por los rios Li o Yulong son experiencias imprescindibles) es tan absurdo como ofrecer un buen vino, y a continuación, tomar un refresco de cola. Me ha gustado la forma en que has descrito los usos y costumbres locales, aunque en mi caso he de decir que había siempre alguien que probaba su inglés conmigo (poco más que "hello"). Es un país en que los occidentales somos en verdad extranjeros. ¡Sigo tus comentarios de viajes!

lara_croft

lara_croft

12.01.2009 18:02

Excelente opinión, Raquel. He de decir que China no es un país que me haya llamado nunca la atención tanto como para visitarlo, pero tu opinión está muy bien para acercarme un poco a su cultura y costumbres. Te felicito por tu escrito porque es utilísimo, muy interesante y está fantásticamente bien escrito y expuesto. Un besazo, guapa.

nefer66

nefer66

14.09.2008 03:57

No tengo palabras!!, es decir, sí..¡qué horror de pais!, la opi excepcional , sin duda, pero vaya tela con los chinoooos, la madre que los parió..

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre China ha sido leída 10636 veces por los usuarios:

"excepcional" por (65%):
  1. lara_croft
  2. nefer66
  3. Balinesa
y de usuarios adicionales 12

"muy útil" por (35%):
  1. aracil72
  2. chistos84
  3. marta2005
y de usuarios adicionales 5

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con China