Cola Cao Cacao en Polvo

Imágenes de la comunidad

Cola Cao Cacao en Polvo

> Ver características

91% positivo

378 opiniones de la comunidad

Las ofertas relacionadas

Opinión sobre "Cola Cao Cacao en Polvo"

publicada 17/09/2011 | Sibarito
usuario desde : 16/07/2004
Opiniones : 56
Confianza conseguida : 12
Sobre mí :
Buscando siempre la mejor relación calidad-precio. (perdón en ocasiones por mi autismo pero desactivé los avisos por email de Ciao!)
Satisfactorio
Ventajas Divertido regalo en los envases de 50Kg o más
Desventajas El regalo resulta ser una verdadera m., como de teletienda.
muy útil
Sabor
Relación calidad precio:
Presentación

"A mí... ¡que me lo cambien!"

Cola Cao cacao en polvo

Cola Cao cacao en polvo

Queridas abigas, tras ver los últimos anuncios de esta marca de chocolate en polvo y comprobar personalmente la diferencia de sabor entre un cacao de marca blanca y éste supuestamente "original", puedo decir, sin lugar a dudas y contradiciendo a la chavala del anuncio... a mí... ¡que sí me lo cambien!, por favor, no quiero cola cao!

Viene esto a cuento por un hecho curioso que me ha sucedido estas vacaciones, y que me ha hecho ver el tremendo engaño que supone el márketing y la publicidad cuando se hacen solamente para dar imagen y no para dar a conocer un producto. Este acontecimiento de dimensiones planetarias del que hablo, ocurrido por pura casualidad, a nivel del descubrimiento de la dinamita o el caucho, resultó por la conjunción de los siguientes hechos:

En el lugar de vacaciones donde fui a pasar unos días, existe una cadena de supermercados que no se encuentran en mi tierra, y donde se puede encontrar un cacao soluble de marca "hacendado", horrible nombre para un producto supuestamente barato. Este bote rojo con deprimente logotipo y de extraña pero curiosa forma ovalada, contiene un polvo de cacao soluble en leche de similar apariencia al cola cao.

Como es sabido,en vacaciones se cometen excesos y hacemos cosas que en circunstancias normales no acostumbramos. En mi caso, desayunar. Así que encontrándome en la situación de par de mañana con un vaso de leche y un bote rojo de cacao en polvo, decidí prepararme un desayuno calentando aquél y disolviendo éste.

El resultado fue extrañamente agradable a mis papilas gustativas y olfativas. Fue como el primer beso entre el padre del portero y la vieja de "aqui no hay quien viva". A diferencia de otros cacaos solubles que en los últimos años adquirí -siempre de marca blanca y distintos del colacao, por el mal gusto de éste- con esos polvos que acababa de echar (en la leche) había creado una deliciosa bebida de chocolate en su justo punto de sabor y dulzor. Por allí había una bolsa amarilla de colacao y también andaba suelta la batidora bob esponja que regalaban este verano, por lo que supuse que alguien había rellenado - el bote de hacendado - con una buena porción - de alegre colacado.

Mira tú qué bien, pensé, no recordaba que el cola cao fuera tan rico; tengo que reconocer que todos estos años me he perdido algo muy bueno, ¿en qué estaría yo pensando, perdido, sin rumbo, probando tantas otras marcas? no es como lo recordaba...

Ah! migos... que injusta es la justicia cuando es ciega! qué injusta para vuestros intereses y manipulaciones, claro, y qué justa para que triunfe la verdad, la igualdad y la fraternidad.

En los siguientes días continué preparándome el desayuno matinal de la misma forma antes descrita, disfrutando como nunca lo había hecho, del delicioso brebaje chocolateado de inexplicable gusto y placer para el paladar. Hasta que un día encuentro el bote de "hacendado" lleno otra vez hasta arriba. Extrañeza y temor. Bueno, eso es que alguien lo ha rellenado, espero, con los mismos polvos que había antes, pensé. Como por allí merodeaban una baticao bob esponja y una bolsa amarilla de colacao, ya conocéis mis pensamientos sobre el tema...

En la ceremonia de coger con la cuchara/illa el preciado polvo y disolverlo en la leche caliente, no podía adivinar la tragedia que se avecinaba. En efecto, fue en el primer sorbo, tras haber mojado unas madalenas y algún "fartón", -que algo malo presagiaban también-, cuando una horrible sensación, un escalofrío de terror, una arcada, una náusea, un atragantamiento, un vahído, un desprecio, un asco, un temor, una intoxicación, un veneno, un desasosiego, un nublarse el día, un vacío existencial, una tristeza, un mundo cruel, un... me recorrió el cuerpo.

¿Qué había pasado? el dulzor en su justo punto había dejado paso a un amargor chabacano; el sabor agradable de cacao había cedido el testigo a unos polvos insípidos; la felicidad de un sorbo agradable se había transformado en tristeza y amargura... ¿Qué podía ser?, por qué, Dios mío, me haces esto, por qué? ¿Qué he hecho yo para merecer esto? ¿Por qué el mundo es tan cruel? ¿Es que no puede haber felicidad siempre? NOOOOOOOOOOOOOoooooooooooooo!!!!!

Un desgarrador grito se oyó de costa a costa, desde Gandía a Cullera, desde el Saler hasta Tel-Aviv (y te la metí). La gente salió asustada a sus balcones y terrazas, mientras por una ventana salían volando un vaso de colacao con su cucharilla y plato, para estrellarse sobre el capó de un coche al lado de una cabina telefónica.

Una persona abatida se encontraba en su apartamento, cabizbajo, derrotado, deprimido, pero inmediatamente resuelto a resolver el enigma que hasta esa situación le había llevado. Quién ha rellenado esto? con qué?

Sí, apreciados consumidores, la respuesta y las indagaciones a lo Jessica Fletcher dieron lugar a la resolución del enigma. Desconozco qué había pasado con los restantes 47Kg. de colacao necesarios para conseguir la batidora Bob Esponja, O si los habían consumido durante el verano; pero lo que yo había estado disfrutando los días anteriores, por lo visto, era el contenido original del bote de "Hacendado", mientras que ese día lo habían rellenado con el polvo maléfico de la bolsa amarilla: el Cola Cao que había que gastar, debido a las ingentes cantidades de producto necesarias para conseguir el regalito de marras.

Así que con esta comprobación empírica, esta doble-ciego imparcial con un conejillo de indias involuntariamente involucrado, quedó comprobado universalmente y mundialmente que el colacao tradicional es una mierda pinchá en un palo, y que cualquier otro producto similar (yo lo comprobé con la marca antes citada) puede dar las mismas o mejores satisfacciones que la publicitada por niñatos engreídos y puñeteros críos surfistas repelentes hasta la náusea. Así han salido.

Este hecho me ha llevado a reflexionar sobre la brevedad de la vida, sobre el carpe diem ¡no dejéis pasar el momento! ¡aprovecha el día!, sobre Jorge Manrique y las coplas a la muerte de su padre... estamos en este mundo un minuto, y no hay que desperdiciarlo, ni perder el tiempo en lamentaciones, gentes y situaciones de mal rollo... pasa página, pasa palabra, pasa de todo lo malo e intenta encontrar tu policía interior; la vida es muy breve para desperdiciarla en tonterías. Digo esto ya de vuelta de vacaciones, de regreso a casa, de retorno a la rutina... y lamentándome por un imperdonable olvido, una imperdonable omisión: tengo que recorrer 500km. para volver con 40 botes de Hacendado.

(Truco para niños o padres sugestionados por la publicidad: rellenar el envase supuestamente de marca "guay" con producto barato supuestamente "inferior". No notarán la diferencia. Si acaso, para mejor). (A mí me ocurrió a la inversa).

Esto ha sido todo por hoy, muchas gracias por su atención; muy buenas noches.


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 2213 veces y ha sido evaluada un
100% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • Don_Mercadona publicada 01/11/2011
    a mi me pasa al contrario, ese vacío existencial me lo provoca el de Hacendado, jeje.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Cola Cao Cacao en Polvo

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Tipo: Cacao, Café y Sucedáneos

Cacao, Café y Sucedáneos: Cacao Soluble

Marca: Cola Cao

Ciao

Incluido en Ciao desde: 24/02/2001