Cosmopolitan

Imágenes de la comunidad

Cosmopolitan

> Ver características

64% positivo

250 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Cosmopolitan"

publicada 03/02/2010 | MorenoSister
usuario desde : 27/02/2007
Opiniones : 494
Confianza conseguida : 261
Sobre mí :
Dudas...
Satisfactorio
Ventajas A veces regalan una muestrita de algo
Desventajas Puaj y puaj
excepcional
Diseño
Objetividad
Calidad técnica (contenido)
Fotografía
Calidad de los periodistas

"¿Quieres ser una "chica Cosmo"?"

El sábado, que estábamos de fiestuqui en casa de mi amiga Inma, mientras nos ceveceábamos a placer, descubrí en la mesa un montoncillo de revistas Cosmopólitan. Pasmada me quedé, porque mi amiga no es de las que leen este tipo de cosas. Luego ya me aclaró que se las compraba su hija (de 16 años, si es que cada vez son más precoces, leñe) y que se las devoraba. “Anda, déjamelas, que hace mucho que no me echo a los ojos estas cosas”. Y me dejó tres de los últimos meses. Reconozco que desde que las cogí ya me estaba goteando el colmillo, como dice mi adorado Reverte, porque recodaba determinadas cosas de las revistillas en cuestión de hace años, cuando la ex de mi primo el cabezorro se confesaba adicta a este tipo de sesuda literatura. De vez en cuando me prestaba alguna y yo no dejaba de alucinar en colores. A lo mejor es diferente ahora, pensaba yo, optimista a prueba de bombas. Y no. No es diferente. Aún sin reponerme del todo de la impresión, me decido a plasmar mis estupefactas impresiones en caliente.

Para empezar, me da la sensación de que el maquetista de la portada es primo hermano del que hace la Superpop o similares. Colores que gritan a los ojos, mucha frase exclamativa y chica superespectacular en el centro. Esto sí es diferente al Superpop, porque en esa publicación “juvenil” suelen salir guayabitos de esos que hacen caer babas a nuestras adolescentes y no mujeronas de bandera. Pero ateniéndonos a la filosofía de Cosmopólitan ésto es así para que tengamos referentes femeninos en los que fijarnos y nos demos cuenta de lo focas, desastradas y mal peinadas que estamos. Se supone que esta revista es para enseñarnos a ser guays, pero a mí me deja la moral por los suelos, lo reconozco. Qué depresión más grande. Y sólo estamos en la portada.

Atención a los titulares (mezclando los números de septiembre, octubre y diciembre del pasado año) porque son sumamente esclarecedores de lo que nos espera dentro. “¡Lleva tu orgasmo a otro nivel!” (no se qué deciros, en el garaje como que me da pereza) “¡Liga sin parar! ¡Te enseñamos los trucos!” (nada como un bono en Corporación Dermoestética y mucho agua de Lourdes) “50 cosas que hacer desnuda” (virgensanta y yo con estos pelos) “Sexo, 100 preguntas traviesas” (vaya, así que ya no se lleva lo del ¿estudias o trabajas?) “Haz de tu chico un crack en la cama” (¿crack? ¿le rompo algo? ah, no, que es para que se convierta en una fiera currupia insaciable, un tipo apasionado, hábil y sumamente complaciente.... joer, creo que veo demasiadas pelis)....Vamos, nada de recomendaciones acerca de libros o cine. ¿Para qué? Si somos mujeres estupendas, superchechis, liberadas y profesionales de alto standing, no necesitamos la cultura para nada, la conseguimos por ósmosis.

Las primeras seis o siete páginas son de publicidad carísima a toda plana: perfumes exclusivos, cosmética de alucine, esas cosas. Luego ya viene el sumario, con sus Cosmo News, que incluyen lo de Tus Confesiones Secretas y otras lindezas semejantes, el Fashion y Shoppping para comprar y estar divina de la muerte, Manual de Hombres (¿??¿¿??), Belleza Trendy (¿mande?) y Amor y Sexo. Resumiendo, o yo me hago mayor o ya de entrada esto es una sarta de memeces. Pero hagamos de tripas corazón y vayamos al lío.

En una de las primeras páginas aparecen datos estadísticos de gran enjundia social. Por ejemplo: si un chico empuja su bebida hacia tu lado de la mesa te está enviando un mensaje subliminal de que le gustaría estar más cerca de ti. Que pone eso, en serio. Y si tiene pajarita negra, es el camarero, nos ha remolachao. Otra, otra: tienes un 23 % más de posibilidades de sufrir un accidente si envías un sms mientras conduces. Por favor, un minuto de silencio para dar las gracias a las chicas Cosmo por abrirnos los ojos ante un tema del que no teníamos ni idea. La tercera ya es la leche: la descarga hormonal que acompaña al orgasmo puede actuar como sedante y propiciar el sueño. ¡¡NO!! ¿EN SERIO? Oye, pues ni idea, que yo pensaba que el paso de la pasión a los ronquidos se debía a nuestro colchón hipercómodo. He visto la luz.

Lo de las confesiones secretas es para coger la caja de clinex y no dejar de llorar, pero por la vergüenza ajena. Y aquí os digo que los que escriben esto (que son periodistas talluditos que valen para un roto o para un descosido) son los mismitos que escriben cositas semejantes en Superpop, Nuevo Vale y otras joyas editoriales patrias. Os cuento y ya veréis. Supuestamente esta sección va de chicas modernas y chicos enrollados que cuentan cosas que les han ocurrido y que pasarán a los anales de la historia. “Volvíamos de la playa mi novio y yo con sus padres. Nosotros íbamos en el asiento de atrás y empezamos a calentarnos y a tocarnos...” Amosnomejodas, vaya par de exhibicionistas, con los mayores delante, ya les vale. O “Nunca pensé que hablar con un chico vía chat fuese tan excitante....terminamos haciendo casi de todo delante de la cámara”. Eso debe ser lo que llaman quedar para hablar. Luego en el Superpop lo transforman en “el chico que me gustaba estaba al otro lado del pasillo y me miró de una forma que lo flipas, te lo juro y eso que yo iba a esa fiesta de tranquis”. Por ejemplo.

La revista tiene páginas y páginas de publicidad. Yo diría que más de la mitad del total. Y también dedica muchas hojas a compras, modas, regalos que puedes hacer o pedir y complementos fashion en las que no me fijo mucho, excepto para darme cuenta de que las modelos que introducen estas páginas son unas sardinas escuálidas con ojeras y caricas de mala leche que en vez de ir de fiesta parece que te van a majar a palos. Vaya ejemplo las tiparracas. Generalmente, el las centrales o cerca de ellas, aparece la entrevista con la hermosa de la portada, pero no una entrevista al uso porque primero se dedican a hacerle la pelota, decirle lo estupendísima que es, preguntarle por sus amores, por cómo le gustan los chicos o si ha tenido relaciones con otras mujeres. Eso es profundidad periodística, sí señor. Luego les hacen un gilitest, que supuestamente ellas han rellenado de su puño y letra (juas, juas, juas). Hay una pregunta chupiguay: La única cosa más sexi que el sexo es.....Hala, la contestáis vosotros, que yo tengo una pizza en el horno...

Lo de las 100 preguntas traviesas sobre el sexo daría para una opi tamaño Enciclopedia Británica, pero vayamos a los puntos clave que, casi todos, se basan en el punto “g” y aledaños. Gran juego de palabras, no digáis que no. Por favor, id apartando a los niños de la pantalla porque la cosa es de un explícito que lo flipas:
- “¿Cuál es la manera más fácil de hacer un 69? Contigo encima de él o los dos de lado.”
Tonterías, lo mejor es hacerlo después de un 68, digan lo que digan.
- “¿Qué disfraz le pondrá como una moto? El de colegiala. Un clásico pero funciona” Sinceramente, para calentarle a base de bien, el de inspector de hacienda, que además es amante del sadomaso.
-“¿Hay alguna manera de saber si un tío ha tenido sexo recientemente? Preguntando, aunque no hay garantía de que te diga la verdad”
Vale, vamos... oye, chato ¿tú has tenido mambo hace poco con alguna pelandrusca que no sea yo? Seguro que te responde con sinceridad... y en presencia de su abogado.
-“¿Se puede dar de si mi vagina si tengo muchas relaciones sexuales? No”
El tunel del metro, amiga mía, ya verás Como diría mi querida Marina, debe ser que lo tiene grande y con luces, porque sino no se explica. La leche, qué estupidez.
- “¿Qué siente él cuando está dentro de mi? Métete un dedo en la boca, chupa y te harás una idea”
Dios, qué susto, mira que si me coge con los dedillos pringados de chocolate, me emociono y la columna vertebral padentro. Qué impresión.

También y por supuesto, nos regalan páginas en las que nos dan consejos para estar superguapa, perfectamente maquillada, delgadísima, vestida a la última, con peinados que no se mueven y duran semanas, uñas de infarto, impecable en las entrevistas de trabajo, fantástica en la reuniones de amigos, triunfar profesionalmente y a lo grande, ligar y seducir a lo loco, conseguir hombres muy hombres que te tengan en un pedestal y te lo hagan pasar de impresión en la cama, direcciones útiles para pedir una cena si se presentan invitados de última hora (no, Telepizza no vale), recetas para que te dejes el presupuesto en la tienda de delicatessen pero que no engordan nada, cursillos para que los hombres que leen Cosmopolitan se conviertan en perfectas máquinas sexuales.... Si es que es un no parar, acabas de leer completamente agotada. Y convencida de que no eres más que una vacaburra fracasada con menos estilo que la foca Peluso, peluda cual coco, estilismo de gallina matada a escobazos, con un trabajo de mierda y pobre como las ratas, sin tarjeta Visa Oro ni nada. Además tu pareja ni se parece a Russell Crowe cuando se pone estupendo, ni ya te sorprende con un aquí te pillo aquí te mato (¿o te meto?) encima de la lavadora, ni te llena la cama de rosas (claro, como él no limpia...) ni te pregunta en medio del temita si te pone o no te pone. Qué pena de vida, jo. Voy a tener que dejar de leer Cosmopolitan.

Lo cierto es que los 3,95 euros que cuesta este engendro me parecen la forma más sangrante de tirar el dinero. Pero hay muchas lectoras que lo consideran una especie de Biblia y que tratan de imitar lo que ven en ella o seguir sus consejos, convencidas de que lo que dice ahí es lo que hay que hacer para seguir siendo hermosas y modernas. Y no se paran a mirar lo irrepetibles que son ya. Claro que, si a mí me dan el aspecto de la Megan Fox y su cuenta corriente me va a importar un huevo de pato que el resto de la humanidad vaya en bata y rulos. Anda y que les ondulen.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 2107 veces y ha sido evaluada un
56% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • 1MARCOANTONIO publicada 28/12/2014
    ¡ Por favor !! Por favor.... ¡ Cómprate el último número y opina !! Gracias por tu ingenio...Felices Fiestas.
  • yogui9259 publicada 13/11/2010
    Que me voy a pasar ya mismo por el kioskillo esa revista es acojonant.....jajajajajaja Un beso wuapísima
  • ricardita publicada 21/10/2010
    jajaja, me he reído mucho al leer tu opinión. Yo hoy la acabo de comprar después de muchos años sin ella y no ha cambiado para nada. De vez en cuando me gusta hacer estas tonterías. Saludos!
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : Cosmopolitan

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 03/06/2000