Opinión sobre "Cuentos"

publicada 25/02/2003 | Richisanz
usuario desde : 06/11/2002
Opiniones : 134
Confianza conseguida : 52
Sobre mí :
Excelente
Ventajas cuento infantil
Desventajas --
muy útil

"Una mirada serena"

Erase que se era, hace muchos, muchos años un pobre campesino que vivía del fruto de su trabajo. Sus padres habían muerto siendo él un niño de apenas 12 años, dejándole un trozo de tierra no muy fértil y una pequeña casita dónde vivía sin otra compañía que la de su guitarra, fiel y única compañera en sus largas horas de soledad. El campesino se llamaba Ardóric y era un joven alto, de figura erguida y, aunque no era muy guapo, tenía unos ojos claros y una mirada serena que daban un toque de gracia a su rostro.

Un día, cansado de su vida monótona y aburrida decidió marcharse de su casa en busca de aventuras. Así pues, una mañana cogió su guitarra, hizo un atado con algo de ropa y el poco dinero que había ahorrado y salió de su casa en dirección al sol naciente. Después de 12 días de camino llegó a un bosque de altos árboles. El suelo estaba cubierto de una hierba menuda y fina como una alfombra y un pequeño arroyo de aguas cristalinas corría por entre los árboles. Le gustó tanto el sitio que decidío descansar allí unas horas y se tumbó al pié de uno de ellos con el propósito de echar una siestecita, constumbre que tenía desde hacía varios años.

No llevaba mucho tiempo dormido cuando un puntapié en el costado vino a sacarle de su sueño. Ante él un gigante de piel verde y mucho pelo por todo el cuerpo , especialmente en la espalda le gritó: "¡Eh, tú!¿cómo te atreves a dormir aquí? ¿No sabes que este bosque y todo lo que hay en él me pertenece? Yo soy el gigante Salcor y tú vas a pagar caro tu atrevimiento" Y diciendo esto murmuro una palabras mágicas y de sus ojos brotó un rayo que convirtió al joven Ardóric en un perrito de piel blanca y manchas pardas, con largas orejas y largo rabo. Lo único que no cambió en él fueron los ojos claros y su mirada serena. El gigante comenzó a reirse a carcajadas y el perrito asustado aprovechó la ocasión para huir hacia el fondo del bosque.

Los días siguientes los pasó huyendo de las fieras del bosque y procurando cazar algo para comer. Un día que perseguía a un conejo resbaló por un terraplén y se rompió una pata. Auyando de dolor se tumbó a lamentarse de su mala suerte y cuál sería su sorpresa a ver aparecer una muchacha en aquel lugar. La joven se llamaba Nochca, porque su pelo era negro como la noche. No era muy alta pero su rostro tenía algo maravilloso: sus ojos marrones brillaban alegrementre y su carita redonda le daba un aire tan agradable que el perrito no tuvo ningún miedo en dejarse acariciar por ella. Por su parte ella también se fijó al momento en los ojos claros del perrito y le gustaron mucho.-"¿Qué te pasa perrito?-dijo ella-¡oh!, estás herido.Menos mal que a mí me gustan mucho los animales y yo te curaré. Aunque mi señor, el gigante Salcor, que me tiene presa en este bosque no me dejará que te cure, pero yo te esconderé y te cuidaré hasta que te repongas".

Lo cogió en brazos y lo llevó a una cueva cuya entrada estaba cubierta por unos arbustos,le lavó la herida y le dijo: "no te muevas de aquí". Al cabo de unas horas volvió con vendas y un ungüento mágico con el que le dijo que se curaría enseguida. Mientras le acariciaba el lomo con sus manos suaves el perrito se sentía feliz y se lo demostraba dándole lametones y chupetones en la cara y en el cuello. De pronto se oyó una voz terrible por todo el bosque: "¡¡Nochca!!". "Es el gigante que me busca" dijo Nochca y se marcho corriendo. El perrito Ardóric se quedó triste pero su corazón ardía porque quería estar junto a Nochca.

Pasaron muchos días y ella le traía todos los días algo para comer y jugaban mucho juntos cuidando de no hacer mucho ruido para que no les oyese el gigante. Cada día que pasaban se hacían más amigos y se querían más. Pero un día que estaban jugando tan tranquilamente les sorprendió el gigante y le dijo a ella: "Ajá, era esto lo que escondías; ya me parecía a mí que últimamente pasabas menos tiempo conmigo y salías mucho a pasear por el bosque. Por eso te he seguido.¡Entrégame ese perro inmediatamente!" a lo que ella respondió: "No, es mío y le quiero" y cogiéndolo en brazos para protegerlo le dió un beso en la nariz. En ese momento se rompió el hechizo y el joven Ardóric recobró su forma normal.

"Habeis logrado romper le maleficio-gritó el gigante verde, que se había puesto rojo de la ira-pues lo vais a pagar muy caro" y les lanzó una mirada asesina. Sus ojos despidieron chispas y un rayo destructor brotó de ellos en dirección a los dos jóvenes. Ardóric se colocó delante de Nochca para protegerla y aguantó con la mirada serena aquel rayo mortal. La fuerza del amor que unía a ambos hizo que el odio concentrado en aquel rayo chocara con los ojos claros de él y rebotara yendo a herir de muerte el corazón negro del gigante verde. Éste se llevó las manos al pecho y se desplomó muerto en el suelo en el medio de una nube de humo gris que, al aclararse, dejó ver un montoncito de ceniza, único rastro del malvado gigante Salcor.

Ardóric, el del corazón ardiente, y Nochca, la del cabello negro como la noche se besaron apasionadamente y juntos salieron del bosque. Se fueron a vivir a la casita de Ardóric donde él cada noche tocaba la guitarra para ella y las estrellas se asomaban en el cielo para escucharle. Y así fueron felices y vivieron muchos, muchos años y colorín coloraD, este cuento pudo ser verdaD

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 642 veces y ha sido evaluada un
95% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • alwaro publicada 03/03/2003
    que ya me he enterado yo de donde has sacado este precioso cuento, eh??? :PPPP Un besoteee
  • cascopita publicada 02/03/2003
    Me ha encantado, muy bonito. Saludos
  • Froscas publicada 01/03/2003
    Me imagino con alegría y una sonrisa un poco ñoña (¿qué pasa, no se puede enternecer uno? ¡No voy a ser todo el día un ser deleznable y feo con pelos!) que Ricardo y Concha serán felices por siempre, aunque me pregunto quién será el horrible Carlos...
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

ofertas "Cuentos"

Información técnica : Cuentos

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 03/07/2002