XXX Pequeño cuento erótico de verano I XXX

5  21.03.2003 (01.04.2005)

Ventajas:
jejejejejeje .  .  .  a vosotr @ s os las voy a contar ;)

Desventajas:
AVISO !  !  !  Es un relato erótico (aunque flojillo), por si hay alguien sensible por ahí .  .  .

Recomendable: Sí 

vicenskeogh

Sobre mí:

usuario desde:31.01.2001

Opiniones:74

Confianza conseguida:35

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 23 miembros de Ciao

Bueno, para que veáis que no solo de pan vive el hombre y que aparte de los lunes también existen otros días a lo largo de la semana.

Un sábado por la noche había quedado con mi pandilla de los últimos años, de la cual casi todos los componentes eran chicas, aunque muy buenas amigas. Que si, ya sabéis lo de esa estúpida norma de “no me acostaré con mis amigas”… triste casualidad de la vida que esa noche fue diferente a todas las demás, ya fueran anteriores o por venir.

Habíamos organizado un mini botellón en casa de una de ellas, pero no el típico de empezar a soplar sin sentido, no. Lo nuestro se basaba en los conocidísimos juegos de mesa para alcoholizarse pasando un buen rato y de paso, chisparnos entre risas.

En definitiva y para pasar directamente a los hechos acaecidos y de paso poneros en antecedentes, esa noche os contaré que salimos de garitos a una hora nada normal y, con un pelotazo mucho más que decente.

Ya en la disco (y mucho antes en el mini botellón) Lucía me estaba provocando con varias miradas indiscretas y comentarios picantes. Que conste que nunca he sido de los que van sobrados, en el sentido de que ya me tiene que atropellar una mirada para darme cuenta, aunque para eso tengo que admitir que el alcohol obra milagros.

Lucía era morena, su pelo corto y despeinado la hacía desenfadada y divertida, pero lo que más destacaba de ella era un indiscreto pero encantador piercing en la nariz a juego con el del ombligo, que unido a un sensual tatuaje tribal en la espalda justo donde termina el canalillo del culo, la hacían poseedora de una energía sexual solo equiparable a la pasión turbadora que despertaban en mi sus más que bien perfilados pechos, los cuales desafiaban a las miradas más incrédulas. Así era Lucía, en definitiva, un volcán sexual a punto de estallar… y yo, estaba en su terreno.

- “¿Qué te pasa?...” comentó socarrona la dulce voz de Lucía al pillarme con la mirada perdida en la indescriptible tersura que asomaba por el, tan finamente dibujado escote de su top.

Iba a responder justo cuando sus labios se interpusieron entre la vaga excusa que parecía no tener y yo. De repente mi pulso se aceleró y la atrapé entre mis brazos, mi pene parecía no tener fin y su lengua prometía más allá de lo imaginable.

Al terminar nuestro breve pero intenso contacto, me sonrió y mirándome fijamente a los ojos me dijo: - “pero bueno, ¿me vas a responder o no?” no salía de mi asombro cuando de mi boca salieron otras no menos que increíbles palabras: - “joder Lucía, si no fuese por que estamos en medio de tanta gente te follaba aquí mismo”, -“¿y por qué no lo haces? Sugirió a la vez que abrazándose a mí me bajaba la cremallera y empezaba a masturbar mi cada vez más intratable pene.

Si, si… ya se que parece increíble, pero imaginaros: una discoteca de verano, al lado de la playa, las cinco de la mañana y no cabía ni un alfiler… de locos, ¿verdad? pues la situación lo único que consiguió fue ponernos a mil.

En medio de la pista de baile la gente parecía no darse cuenta de nada, mientras Lucía, con una habilidad fuera de toda duda me enseñaba nuevas formas de placer.

El cubata se sostenía de puro milagro en mi mano izquierda, mientras que con la derecha me permitía el lujo de moldear el duro culo de mi partenaire. De repente y sin previo aviso, esa misma mano levantó ligeramente su “mini” y apartó con delicadeza el fino hilo que me separaba de la fruta antes prohibida. Su sonrisa delató lo acertado de mi decisión.

Lentamente pero sin pausar y dejándonos llevar por la pasión masturbatoria, bailábamos al ritmo de la música veraniega, sumergidos ambos en una burbuja de placer imperceptible para todos los demás, que navegaban perdidos entre sus dosis particulares de pastillas, alcohol, sexo y sudor.

- “¿A que estás esperando?” me susurró acompañado de un gemido mi ya “muy buena amiga”. Su provocativa mirada y su sonrisa eternamente incitadora (junto con mi hermosa dosis nocturna de Brugal con cola) desataron una tempestad de lujuria e inconsciencia antes desconocidas en mi hábitat natural.

Sin perder la sonrisa y guiando mi cada vez más indomable polla, se giró de espaldas a mi consiguiendo que la penetrase sin el mínimo esfuerzo, ya que de su ardiente sexo salía un cálido río mezcla de fogosos y antaño prohibidos licores.

La música nos acompañaba, el vaivén de nuestros (y cada vez más difíciles) “discretos” movimientos, se solapaba con acierto entre los cada vez más agotados bailes pastilleros de nuestros “casuales” acompañantes. Invitados todos ellos a una orgía de placer de la cual no parecían darse cuenta.

En un irreprimible y espasmódico movimiento, le cogí uno de sus tan deseados pechos, descubriendo al momento que la vista no me había engañado. El placer era tan intenso que me sorprendió el siguiente paso de Lucía, el cual no fue otro que devolver mi ya lubricado pene al claustrofóbico encierro de unos ya olvidados calzoncillos.

Lucía mucho más hábil que yo, se dio cuenta de que mi último movimiento había despertado las dormidas miradas de algunos de nuestros “invitados” y reaccionó al momento. Frustrado y no contento con el final tan precipitado, lejos estaba de ver lo que me iba a deparar el destino… pero eso, queridos e indiscretos amig@s de Ciao! Lo dejamos para una segunda parte ;)

Patadas y puñetazos® para ellos y miles de bsts para ellas :D

PD: Cualquier parecido con la realidad es pura ficción... Este relato lo escribo aquí ya que en "relatos eróticos" tengo otro, gracias por la comprensión.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Nska

Nska

25.10.2005 17:21

Siempre me ha dado morbo lo de follar en discotecas xD

martaborbolla

martaborbolla

03.06.2005 15:24

Si l aculpa es mía por leer estas opis en la oficina...me quiero ir...necesito aire!!!! Muakksss!!!

nillette

nillette

04.04.2005 22:05

No me quedan más excepcionales...

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Cuentos ha sido leída 9256 veces por los usuarios:

"muy útil" por (98%):
  1. Nska
  2. patrigarcy
  3. martaborbolla
y de usuarios adicionales 40

"útil" por (2%):
  1. Cunuqui

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.