Despedidas

Imágenes de la comunidad

Despedidas

> Ver características

64% positivo

32 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Despedidas"

publicada 21/07/2005 | drywee
usuario desde : 30/11/-0001
Opiniones : 197
Confianza conseguida : 0
Sobre mí :
No para mí
Ventajas ****
Desventajas ****
muy útil

"Adiós, micromundo."

Apoyada, como siempre, en el marco del enorme ventanal, a la pálida luz de la luna llena, estaba ella jugueteando con el mechero mientras lo miraba fijamente, como si todo su futuro dependiese de un objeto tan insignificante y diminuto. Entonces, de un movimiento brusco se encendió el cigarro que sostenía con los labios, y dejando escapar la primera bocanada de humo, se concentró en la inmensa luna amarillenta.

Era su última noche en la Tierra. No sabía muy bien por qué lo hacía, pero lo había decidido así. Intentó recordar cómo había empezado todo. Una pequeña pelea, o un malentendido. Hacía meses que por lo único que se despertaba en ese mundo cada mediodía, y permanecía despierta hasta altas horas de la madrugada, era para estar con él, para ver el resplandor de su mirada... y ahora solo le quedaba un nombre sin brillo, unas letras borradas de azul, en el que ya no se leía ni la mitad de los sentimientos que transmitía. Todo había desaparecido. Todo había quedado atrás.

Dio otra bocanada al cigarro y mantuvo el humo letal del tabaco en los pulmones durante un rato, hasta que no pudo más y lo soltó de golpe, dejando escapar una tos tosca y amargada.
Así se sentía.
Empezó a pasear por su memoria, recordando todo aquello que había vivido en ese humilde micromundo.
Recordó todas aquellas frases, todas sabias en su estilo, provenientes de diferentes plumas y distintas lenguas.
"Voy a colgar la pluma."
"Este mundo me ha afectado más de lo que imaginé."
"Nadie aquí merece tus palabras."
"Sigue buscando tesoros."
"Te quiero."
Todas, y sobre todo la última, retumbaron en su cabeza y formaron un eco insoportable, que terminaron por obligarla a soltar unas cuantas lágrimas, a cada cual más agria.
No, no podía llorar, no se lo podía permitir. Mantenía su decisión de abandonar la Tierra y no pensaba cambiar de idea. Ahora no, por favor.

No se oía ningún ruido. Estaba sola, como de costumbre, intentando distinguir los sonidos de la noche, pero esta era diferente. Todo el mundo dormía, todo estaba más vacío de lo habitual. Los que normalmente velaban por los sueños de los demás se habían ido a dormir. Y los pocos nocturnos que amaban la noche no volverían a asomar, pues el bramido del silencio les daba demasiado miedo como para sacar la naricita por la rendija de la puerta.

Una sombra se movió a lo lejos, utilizando las sombras como escondite para poder deslizarse sin ser visto. Tal vez fueron imaginaciones suyas, pero ella instintivamente agitó la mano, despidiéndose del fugitivo, esperando que reparase en el gesto. O quizá se estaba despidiendo de ella misma, ya que nadie lo haría.

Aspiró con fuerza la última calada aprovechable del cigarro y la tiró lejos. Y mientras caía escuchó de nuevo el "te quiero" zumbando en sus oídos, como un trueno anunciando la llegada de una tormenta interminable. Recogió sus recuerdos, algunas de sus palabras, y sus lágrimas y se lo metió todo en el bolsillo. Se descalzó para no hacer ruido y no despertar a nadie y cuando ya estuvo lo suficientemente lejos, se dio la vuelta y miró lo que quedaba del micromundo. Con un tremendo suspiro dijo adiós con la mirada y lanzó un beso al aire.

Horas después no quedaba más que una despedida escrita y otro nombre tachado de azul, sin puntito colorido ni enlace definido.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 711 veces y ha sido evaluada un
78% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • elcapi publicada 27/12/2005
    Me das un miedo cuando te pones asi, al menos aún asi disfruto con tus escritos. Saludos , besotes y felices fiestas ninia.
  • lara_croft publicada 04/09/2005
    Veo que aún no has colgado la pluma... y me alegro de haberte encontrado. Aunque a veces este micromundo parezca no valer la pena, no es cierto. Un besazo.
  • liluba publicada 26/08/2005
    Muy emotivo... aunque bueno... la despedida... todo depende del micromundo, hay alguno del que no puedes escapar facilmente, sobre todo porque hay mucha gente viviendo dentro, y como micromundo que es, alguna te puede desilusionar, o entristecer por historias amargas y desenlaces inesperados, pero sigue habiendo mucha gente en el no??... de todas formas lo comprendo a la perfeccion... todos los que formamos parte de el pensamos en abandonar el barco... yo aun no lo he conseguido... espero que tu tampoco, besos
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : Despedidas

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 03/02/2005