El Guía del Hermitage, Jorge Eines

Imágenes de la comunidad

El Guía del Hermitage, Jorge Eines

> Ver características

90% positivo

2 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "El Guía del Hermitage, Jorge Eines"

publicada 01/02/2008 | ITACA213
usuario desde : 16/06/2006
Opiniones : 1164
Confianza conseguida : 281
Sobre mí :
La primavera sabe que la espero en Madrid www.itacabuscandoaulises.blogspot.com. Take a smile :)
Excelente
Ventajas te enamorará, un gran texto, Federico Luppi sublime
Desventajas no las busques porque no las encontrarás
muy útil
Precio:
Decoración:
Servicio/ Atención al Cliente:
Acceso:
Calidad:

"SOY COHERENTE CON MIS INCOHERENCIAS"

Quienes me leéis con asiduidad, sabéis que el teatro es una de mis grandes pasiones y que una de las ventajas que tiene vivir en Madrid es que la oferta de ocio y cultural es realmente amplísima y además frecuentemente puedes conseguir ofertas realmente interesantes y disfrutar de este tipo de cosas. Desde hace años había tres cosas, o tres intérpretes (depende por donde se mire) a los que tenía un especial interés en verlos sobre las tablas. El primero de ellos era sin duda Héctor Alterio, grande entre los grandes, al que tuve el magnífico honor y la maravillosa oportunidad de ver su inolvidable interpretación del emperador Claudio en la obra "Yo, Claudio" y además en un escenario tan impresionante como el Teatro Romano de Mérida. La segunda de ellas era otra grande entre las grandes, en este caso Lola Herrera, pero además es que la obra en la que querría verla es precisamente la que creo que le ha dado más fama y repercusión en toda su carrera: "Cinco horas con Mario" y ésa sigue siendo una de mis asignaturas pendientes que no sé si tendré oportunidad de aprobar. El tercero es otro grande entre los grandes, el magnífico actorazo Federico Luppi, y con él no tenía pensado ninguna obra en concreto pero sí que tenía ilusión por verlo sobre el escenario. Por eso, cuando hace unas semanas me enteré de que iba a estar este invierno en Madrid interpretando una obra de teatro, me prometí a mí misma que no dejaría pasar esta excelente oportunidad.


La obra en este caso es precisamente de la que hoy quiero hablaros: "El guía del Hermitage". La cita era en el teatro del Círculo de Bellas Artes, lugar al que profeso un cariño especial y en el que normalmente siempre se representa teatro de alto nivel. En cuanto a las fechas la están interpretando precisamente estos días, en concreto se ha estrenado recientemente, el 24 de este mismo mes, y permanecerá en escena hasta el 23 de marzo, por lo que tenéis por delante casi dos meses para ir a verla, y os recomiendo que no dejéis pasar la oportunidad, porque realmente merece la pena. Con una superoferta de atrápalo (otra vez el bendito atrápalo) encontré entradas por 10 euritos, algo que no podía dejar pasar. Así que con mucha ilusión y muchas ganas de disfrutar del buen hacer del gran Federico Luppi el miércoles 30 de enero, nos dirigimos al Círculo de Bellas Artes a disfrutar del espectáculo. Porque ya sabéis que en los grandes espectáculos, pase lo que pase, el espectáculo en sí siempre debe continuar.


EL GUÍA DEL HERMITAGE. UNA HISTORIA REAL.


Lo que yo desconocía totalmente es que no se trata de un libreto cuya historia proviene únicamente de la imaginación del autor, Herbert Morote, sino que la historia que relata "El guía del Hermitage" es real, o al menos basada en la realidad. El autor de esta maravillosa pieza teatral, el escritor peruano Herbert Morote conoció la historia y la existencia del protagonista de la obra, Pavel Filipovich, mediante "La aguja dorada", un libro de Montserrat Roig que investigó el asedio a Leningrado por parte del ejército nazi en diciembre de 1941. Filipovich no abandonó su querido museo, El Hermitage, probablemente el museo mayor del mundo y que contiene en su interior una de las pinacotecas más importantes de nuestro planeta, ni aun a riesgo de poner en peligro su vida en un lugar asolado en el que ya no existían ninguna de las obras de arte que en su día llenaran sus paredes.

Corría el año 1941 y en plena Segunda Guerra Mundial los objetivos de Hitler se fijaron en la mítica ciudad de los zares, San Petesburgo, que por entonces y bajo el gobierno comunista recibía el nombre de Leningrado. El cruento y absoluto asedio de la ciudad duró casi novecientos días, en los cuales los tres millones de habitantes que vivían en ella se mantuvieron firmes defendiendo su ciudad y sobreviviendo como podían al asedio que no terminaría hasta 1944. En San Petesburgo uno de sus edificios más importantes es sin duda el Museo del Hermitage, que en su época fue el palacio mandado construir por la zarina Catalina La Grande. Las vastas dimensiones del edificio, con decenas de habitaciones y salones se convirtieron años después en el gran museo de la ciudad y de todas las Rusias y fue precisamente Catalina quien empezó la grandiosa colección de obras de arte que posee el Hermitage. Pero en los tiempos duros del asedio hitleriano, la población de Leningrado quiso poner a salvo la gran colección de obras de arte del Hermitage y las envió todas ellas a las montes Urales, de donde no regresarían hasta que hubiese acabado la Segunda Guerra Mundial, y de ese modo la salvaron del ejército alemán.

Por ello, en los días del asedio el gran Palacio del Hermitage estaba totalmente vacío, desnudas sus paredes de las obras de arte que hasta entonces lo habían cohabitado. Pero entre sus paredes todavía existía alguien que vivía en el museo y que no estaba dispuesto a abandonarlo. Esa persona era Pavel Filipovich, uno de los guías del Hermitage y probablemente el más antiguo de todo el museo, que se negó a abandonarlo durante el asedio y que vivió en él ese tiempo. Pero Filipovich además de no abandonar el lugar que para él era su auténtica casa siguió realizando visitas guiadas por un museo en el que ya no había ni un solo cuadro. Llevaba tantos años siendo guía del Hermitage y las obras de arte del museo eran sus grandes amores y su vida entera, de manera que siguió realizando visitas guiadas por las paredes desnudas y explicando con tal vehemencia y pasión los cuadros que ya no se encontraban en ellas, que cualquier ser humano que se encontrase a su lado era capaz de imaginarse el cuadro como real y casi parecía que estuviese frente a sus ojos.

Ésta es la preciosa historia basada en la realidad que se relata en "El guía del Hermitage" y que Herbert Morote escribió pensando en Federico Luppi para que él encarnase sobre los escenarios a Pavel Filipovich. Y esta es la obra de teatro convertida en auténtica obra de arte que el magnífico Luppi y sus compañeros interpretan estos días en Madrid y que es capaz de hacernos vivir nuestras emociones a flor de piel. Y el gran Federico Luppi en su papel de Pavel Filipovich está sencillamente grandioso, lo borda de principio a fin, como si en realidad él nunca hubiese sido Federico Luppi sino que su vida hubiese sido verdaderamente la de Pavel Filipovich.


FEDERICO LUPPI.

Esta obra en sí es una auténtica joya literaria y artística, de la que luego os hablaré con más detenimiento. Los tres actores realizan unas grandes interpretaciones de las que luego os daré mi visión. Pero es necesario reconocer que no solamente el autor la escribió para Federico Lupi sino que sin ningún género de dudas este magnánimo actor es el alma de la representación, capaz de llenar él solo el escenario con su fuerza, su pasión, su savoir faire y su elegancia. Por ello, considero indispensable hacer una breve reseña de este actor al que yo siempre le he profesado una especial admiración. Intentaré ser breve y no daros muchos datos que podéis encontrar en cualquier rincón de internet.

Federico Lupi es uno de los grandes actores argentinos de su generación, quizá puede compartir ese honor con otro de los grandes, Héctor Alterio, aunque es un poco más joven que éste. Juntos han trabajado en algunas películas, entre cuyos títulos ahora mismo me vienen a la memoria tres: "El último tren", "Caballos Salvajes" y "Corazón de fuego", aunque seguramente habrá muchas otras. Luppi nació en argentina, pero tiene al igual que Alterio una gran relación con nuestro país, y de hecho ahora mismo ostenta la nacionalidad española. Se exilió de su país en la década de los setenta, y aunque regresaría a Argentina años después, tras las graves crisis económicas que sufrió Argentina, volvería a España de nuevo y de modo definitivo por lo menos hasta la fecha en el año 2002. Su faceta más conocida es la de actor, aunque también ha probado suerte como director en la película "Pasos".

Entre su filmografía podemos destacar títulos como los tres anteriores que protagonizó junto a su compatriota Héctor Alterio, así como "Últimos días de la víctima", "Tiempo de revancha", "Plata dulce", "Sol de otoño", "Lugares comunes", Martín Hache", "Divertimento" y un montón de títulos más. Sus interpretaciones más recientes que yo recuerde ahora mismo pueden haber sido en dos de las películas más conocidas del director Guillermo del Toro: "El espinazo del diablo", donde interpretaba a Casares, uno de los profesores del orfanato, y "El laberinto del fauno", donde daba vida al rey que gobernaba el mundo que existía al final del laberinto. Sé que también interviene en la reciente película "La habitación de Fermat", pero no la he visto. Quizá su papel reciente más conocido y renombrado es el del padre de Martín Hache en la inolvidable película que protagonizó junto a Juan Diego Boto.

Entre los premios más importantes que ha cosechado en su carrera destacan la Concha de Plata al Mejor Actor en el Festival de Cine de San Sebastián en el año 1997 por su interpretación del padre de Martín Hache. Además de éste recibió también el premio al Mejor Actor en el Festival de Cine de Mar de Plata en el año 2001 por su papel de Tito Saravia en la película "Rosarigasinos".

Luppi es uno de los grandes del cine y de la escena contemporánea, un hombre que es capaz de transmitir una fuerza y una pasión desbordantes en todo aquello que hace. Habían pasado diez años desde la última vez que se subió a un escenario y ahora tenemos la maravillosa oportunidad, que ni podemos ni debemos dejar pasar, de verlo de nuevo sobre las tablas. Además de su interpretación, sencilla y a la vez simplemente sublime, el texto es francamente magnífico. Estoy segura de que os encantará, no podéis dejar pasar la oportunidad de ver a este grande entre los grandes en escena. Es una de esas cosas que se recuerdan toda la vida.


EL CÍRCULO DE BELLAS ARTES

Este lugar de culto es uno de los templos imprescindibles del ocio y la cultura en Madrid y en todo el territorio nacional. Por él han pasado nombres de referencia como Valle Inclán o Picasso, Benavente o Arniches. Es un espacio de referencia no solamente a nivel nacional sino también europeo y casi mundial. Información sobre el Centro de Bellas Artes la podéis encontrar en cualquier lugar, por lo que no me voy a extender demasiado en ella. Deciros que es un lugar dedicado a la cultura, donde se realizan todo tipo de eventos que van desde exposiciones hasta coloquios, representaciones de películas y obras de teatro, fiestas (especialmente conocida es la de Carnaval que precisamente se celebra mañana día 2 de febrero), cursos, talleres etc. Tienen su propia revista denominada Minerva, así como conceden premios e impulsan la cultura. Igualmente su cafetería es un espacio también de referencia y uno de los lugares más bonitos y con más encanto de Madrid para poder disfrutar de un relajado café mientras lees un buen libro. Os dejo el link de su web oficial por si os interesa obtener información sobre el Círculo de Bellas Artes e incluso haceros socios: http://www.circulobellasartes.com/.

Especialmente renombrado e interesante resulta su Ciclo de Teatro, en el que en la temporada 2007-2008 se han representado las obras "Fedra", "El sí de las niñas" y "Los persas". En la actualidad y hasta el 23 de marzo se representa "El guía del Hermitage", y de finales de marzo a junio de este año llevarán a escena "Carnaval". En este mismo teatro se han representado obras tan interesantes como el también inolvidable "Visitando al Señor Green", que bajo la magnífica dirección de Juan Echanove y con las brillantes interpretaciones de Juan José Otegui y Pere Ponce, pudimos ver hace un par de temporadas y que aún recordamos como una de las mejores obras de teatro que hayamos visto jamás.


PRECIO


El precio oficial de esta obra de teatro es de 25€ aunque en atrápalo hay ofertas normalmente por 18€, por lo que si decidís ir os recomiendo que antes paséis por la web y veáis qué descuentos hay disponibles. Nosotros nos cogimos una oferta increíble que sólo vi el viernes de la semana pasada en atrápalo, pero que es posible que vuelvan a sacarla. Nos costaron las entradas únicamente 10€, por lo que era una oportunidad sencillamente inigualable. Tal y como están las cosas, teniendo en cuenta que ir un día al cine te sale por más de 10€, que eso sea lo mismo que ver una estupenda obra de teatro en un lugar de culto como es el Círculo de Bellas Artes y muchísimo menos con un actorazo como es Federico Luppi. Verlo en escena es un auténtico placer para los sentidos y una oportunidad que no se debe dejar pasar por nada del mundo, y muchísimo menos por este precio.


ANÁLISIS DE LA HISTORIA

Anteriormente ya os expliqué el contexto histórico donde se desarrolla la trama, así como algunos retazos de la historia, pero creo que es insuficiente y querría exponeros algunas otras cosas. La historia que se cuenta en "El guía del Hermitage" es la historia de Pavel Filipovich, el guía que no quiso abandonar su museo y que nunca permitió que ese edificio perdiera su verdadera razón de ser. Filipovich era un romántico, un enamorado de la vida y de la belleza, a veces al borde de la locura, pero lo que en sí representa la vida misma. Ya como anciano, soportando los aciagos tiempos del asedio de la ciudad de Leningrado, Filipovich enarbola la bandera de los sueños y de las incoherencias, en la estrecha línea que separa realidad y delirio, conceptos que creemos quizá muy lejanos y que se encuentran mucho más próximos de lo que en su momento imaginamos.

Filipovich vive durante el asedio en su amado museo Hermitage, con la única compañía de Igor, el celador del museo. Ambos poseen formas de ver la vida totalmente contrapuestas, aunque en el fondo son muy buenos amigos. Pavel es un idealista, un romántico, quizá incluso un lunático; considera que los sueños están por encima de todo y vivir es amar, amar el arte y la belleza, perseguir la vida y los sueños. Él nunca deja de perseguir esa belleza y esos sueños y lucha por su propia vida, por no perder la esperanza ni caer en la desesperación. Para ello hace visitas guiadas de cuadros que ya no están y no solamente mantiene viva su propia esperanza sino la de aquéllos que asisten a sus visitas, como un soplo de luz y de aire fresco en una San Petesburgo destrozada que vive sus peores tiempos. Pero lo que para Pavel, anciano y enfermo, es su manera de aferrarse a la vida, para Igor es síntoma de locura. Igor es su opuesto, un hombre con los pies en la tierra, aferrado a la realidad y a todo aquellos que le han enseñado siempre como lo verdadero. Igor no tiene ojos para ver los cuadros que ya no están en las paredes del Hermitage, porque para ver muchas veces hay que creer, y para creer hay que querer creer y ver.

En medio de estas dos personalidades tan opuestas se encuentra Sonia, la joven mujer de Pavel, a la que lleva más de treinta años y con la que lleva casado más de veinte. Sonia era restauradora del museo pero en pleno asedio de la ciudad es una activista política metida de lleno en el Comité socialista y cuya vocación actual es servir de estrella a sus compatriotas, guiarlos, darles ánimos, no dejar que caigan en la desesperación. Ama a Pavel por encima de todas las cosas pero sus obligaciones políticas le impiden estar junto a él en el Hermitage, aunque procura ir a verlo siempre que le es posible, lo que muchas veces no le resulta tan fácil. Sonia está preocupada por Pavel, por su delicada salud, por su ánimo. Posee en su personalidad algunas de las cosas que tiene Pavel y otras de Igor, ni es tan idealista como aquél ni tan escéptico como éste. Cuando ve a su marido realizar visitas guiadas delante de cuadros que ya no están y con un supuesto público que no existe en un principio, y azuzada por las bestias negras que le insufla Igor, creerá que a su marido se le ha ido definitivamente la cabeza y sufrirá muchísimo por ello. Pero su alma tiene parte de la bohemia y la vitalidad necesarias apara ver y creer, con lo que terminará entendiendo la locura de su esposo y la compartirá descubriendo en ella el significado de la vida y de la belleza.


LOS PERSONAJES Y SUS INTÉRPRETES.

Como os he contado hasta ahora la obra tiene únicamente tres personajes, bien definidos y además que entre los tres logran una pirámide perfecta. Analizaremos cada uno de los personajes de un modo más exhaustivo y a la luz de los actores y de las interpretaciones que ellos realizan.

PAVEL FILIPOVICH. FEDERICO LUPPI. No es necesario decir a estas alturas de la opinión que Luppi es el alma y el centro de esta obra, de hecho la han escrito específicamente para él. La interpretación de Luppi es sencillamente maravillosa, su figura, esbelta y elegantísima, llena la escena. Su saber hacer y sus tablas sobre el escenario se ponen de manifiesto una vez más y constituyen ya por sí mismos una auténtica garantía de que la obra sencillamente os encantará. El personaje de Pavel Filipovich es precioso, un bohemio, un soñador, un luchador, un enamorado de la vida y de la belleza. Su pasión es capaz de traspasar las fronteras de los corazones de todos aquéllos que están a su alrededor, en una atmósfera tristísima como es la guerra y el asedio. Pavel es como un ángel, un ángel anciano que nos protege y al que también es necesario proteger. Pero los años no existen para él porque es capaz de ver lo que otros no ven, con los ojos esperanzados de un niño, con toda la ilusión intacta al servicio de la vida. La historia de esta obra es su historia, su figura, todo lo que es capaz de transmitirme y que se queda dentro de ti cuando sales de allí. Un personaje maravilloso al que Federico Luppi lo hace aún mejor, le da forma y nos lo entrega como regalo al espectador, como una auténtica joya, una lección vital y pasional.

SONIA FILIPOVA. ANA LABORDETA. Sonia es la enamorada mujer de Pavel, al que ama profundamente, al que admira y comprende como nadie. Sonia es una mujer vital, una luchadora, una buena persona que intenta sacar lo positivo de las cosas y que lucha porque los demás no se hundan para no hundirse ella también. Activista política, es una mujer intensa y valiente, que lucha por sus ideales y comparte con Pavel la pasión por las obras de arte. Pero Sonia además de todo esto tiene los pies en la tierra, aunque también sabe creer en los sueños. La actriz que la encarna, Ana Labordeta, era y sigue siendo una auténtica desconocida para mí. Me he enterado de que es hija de Jose Antonio Labordeta y en internet he encontrado alguna información sobre su carrera, pero la verdad es que no me sonaba de nada. Al principio e la obra no me convenció en absoluto, después según se fue desarrollando me fue disgustando menos y al final incluso reconocí su trabajo y su esfuerzo, pero siento decir que no me convenció. Probablemente le faltan tablas aunque le sobran ganas, pero tener al lado a Federico Luppi es en sí mismo una gran responsabilidad, y la sombra de éste es demasiado alargada, por lo que a veces a su lado ella se hace minúscula, casi inexistente. Y personalmente siento decir que el personaje de Sonia tiene unos matices que se podrían haber desarrollado mucho más.

MANUEL CALLAU. IGOR, EL CELADOR DEL HERMITAGE. He de decir también que a Manuel Callau tampoco lo conocía, pero mi interés me llevó a buscarlo en internet al llegar a casa, como no podía ser de otra forma. Es un actor argentino con un largo curriculum a sus espaldas, aunque hasta esta obra yo nunca lo había visto, así que no puedo opinar. Pero lo que deja patente es que tiene tras de sí muchas tablas y no decepciona. Le tengo que poner un pero, y es el acento que tiene, o que pone, a medio camino entre argentino y mexicano (a mí personalmente me sonaba a mexicano), a veces suena un poco forzado y desde luego no le pega nada a un celador ruso de uno de los museos más importantes del mundo. Su personaje, Igor, no tiene nada que envidiar a los otros dos de la obra porque tiene también muchos matices y una introspección psicológica realmente interesante. Igor es una buena persona, quizá demasiado obtuso o escéptico, pero sin duda el mejor amigo de Pavel, al que quiere, respeta y protege. La transformación de Igor es sutil pero existente y da mucho que pensar, una de las grandes bazas de la obra.


MI OPINIÓN SOBRE LA OBRA.

Lo primero, ¿la recomiendo? Pues claro!!! Es sencillamente fantástica. La verdad es que últimamente estoy teniendo muy buena suerte a la hora de ir al teatro, porque las tres últimas obras de teatro que he visto, incluida ésta, sencillamente me han dejado fascinada. Con "El guía del Hermitage" he conseguido además uno de mis sueños y he podido ver sobre el escenario a mi querido Federico Luppi, disfrutar de su savoir faire y enamorarme de su arte. Os recomiendo con toda mi alma que vayáis a verla, que no dejéis pasar esta maravillosa oportunidad, porque estoy segura de que es una de esas cosas que se recuerdan toda la vida. De hecho, os parecerá quizá una tontería, pero creo que de aquí a marzo volveré a verla otra vez, algo que nunca he hecho, pero es que realmente me ha fascinado, de modo literal.

Desconozco si el texto de la obra está publicado, pero un día de estos me pasaré por la fnac o me pondré a buscarlo en internet, porque si está publicado, es uno de esos libros que me gustaría tener. Lo que quiero dejar claro son dos cosas: una, que la interpretación de Federico Luppi es sencillamente sublime, lo que seguro que os ha quedado claro después de todo lo que os he contado; la otra, que el texto y la historia en sí son una obra de arte. Es una historia preciosa, con un brillante desarrollo, un tratamiento teatral realmente bueno… con todo ello se ha logrado una representación teatral maravillosa, que te llena, que te llega muy dentro, que se mete dentro de tu alma y que un trozo de ella quedará siempre en tu interior para acompañarte en la vida y en tu camino. Es una obra cargada de belleza, de simbolismos, de sueños hechos realidad, con unos personajes muy definidos y que todos ellos tienen matices interesantísimos.

A lo largo de la obra vas pensando en tu propia vida, en tus expectativas, en los sueños que a veces aparcamos, en el significado de la vida, en las cosas a la que aferrarnos para seguir hacia adelante, en la lucha por nuestras vidas, en la amistad en los tiempos grises, en la nostalgia… Es una obra que me ha sorprendido, que me ha ofrecido mucho más de lo que esperaba de ella (que no era poco por cierto), ha sido capaz de despertar mis sentimientos y mis emociones, incluso he de reconocer que a lo largo de la función hubo un momento en concreto en el que me saltaron las lágrimas. Cuando algo es capaz de llegarte tan hondo… en sí mismo es un milagro que hay que saber reconocer y apreciar.


NOTA FINAL. Sé que uno de mis ciaocompañeros más queridos, Ximetem, está esperando esta opinión y sé que irá a ver la obra y le fascinará como a mí me ha fascinado, pues los dos somos unos enamorados del teatro. Por ello, me voy a permitir dedicarle esta opinión esperando no haberle desvelado demasiado y que le guste.
En cuanto al título de la opinión me ha costado decidirme. Tenía en mente dos: "Creer para ver" y "Soy coherente con mis incoherencias". La razón de la primera ya os la he comentado a lo largo de la opinión. A veces para poder ver hay que creer, y para creer es necesario querer creer. La segunda, que es con la que finalmente he decidido quedarme, es una frase que Luppi dice en boca de su personaje Pavel Filipovich. La línea entre la realidad y el delirio en ocasiones es demasiado fina y a veces no hay que preocuparse de la locura, lo que debemos hacer es ser coherentes con nosotros mismos y con nuestras incoherencias, como en realidad es la personalidad del propio protagonista.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1389 veces y ha sido evaluada un
55% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • ximomn publicada 02/04/2008
    entre mi tocayo ximetem y tu me habeis conseguido mostrar toda la obra.
  • baywatch8 publicada 01/03/2008
    Para ya, que me agotas los excepcionales!!!! jejeje, me ha encantado tu opi....casi que con leerla es como verla!! muy buena, chiquilla!! besotes
  • barlow41 publicada 19/02/2008
    Magnífica tu opinión. Destilas amor hacia F. Luppi, pero es que realmente es muy buen actor. Ojalá venga esta obra a Zaragoza. ( POr cierto que Lola Herrera estaba sublime en "5 Horas con Mario", que yo tuve la suerte de ver aquí hace algunos años)
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : El Guía del Hermitage, Jorge Eines

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 25/01/2008