El accionista mayoritario - Petros Márkaris

Imágenes de la comunidad

El accionista mayoritario - Petros Márkaris

policíaca - ISBN 13: 9788483830406, 9788483835333 - ed.: Tusquets

> Ver características

100% positivo

1 opiniones de la comunidad

Opinión sobre "El accionista mayoritario - Petros Márkaris"

publicada 08/06/2009 | otisblues
usuario desde : 10/09/2006
Opiniones : 259
Confianza conseguida : 153
Sobre mí :
Pasando absolutamente...
Excelente
Ventajas Las que queráis ver
Desventajas Las que queráis ver
excepcional
Argumento
Personajes
Gancho
¿Volverías a leerlo?
Comparado con libros del mismo autor

"ATENAS NEGRA"

El escritor Petros Márkaris, creador de la magnífica serie del Comisario Jaritos.-

El escritor Petros Márkaris, creador de la magnífica serie del Comisario Jaritos.-

EL MUNDO DE KOSTAS JARITOS

El escritor griego de origen turco, Petros Márkaris, ha "dado en el clavo". Su serie sobre el comisario Jaritos, jefe del departamento de homicidios de la capital griega es, desde mi punto de vista, la mejor del género. He comentado, reiteradamente, que me aburren las novelas de Henning Mankell y de Donna Leon; además no me creo a sus protagonistas: Wallander o Brunetti no parecen policías; no ACTÚAN como policias. Jaritos, sí. Y aquí, para mí, radica la diferencia. Kostas Jaritos es un hombre normal, con una familia normal y un trabajo especial. Pero tanto su vida de ciudadano de cualquier gran urbe como su trabajo específico, están impregnadas de REALISMO; a él, como a cualquiera de nosotros, le ocurren cosas "normales", propias de las personas "normales": no es un genio de la deducción que con echar un vistazo a la escena del crimen resuelve un caso; no es un superhombre que se enfrenta a toda clase de peligros de los que sale inmume; no, nada de eso. El comisario Kostas Jaritos es un funcionario policial muy eficiente y experimentado, que conoce perfectamente la ciudad en la que se mueve y que sabe que a los delincuentes, como en cualquier otra ciudad, se les detiene tras un trabajo muy arduo, de pesquisa, de investigación, de interrogatorio, de entrevistar, una y otra vez, a testigos; de utilizar, una y otra vez, a confidentes...

Así es el trabajo policial en cualquier ciudad, en cualquier parte, en cualquier lugar... por supuesto que, en ocasiones, hay golpes de suerte, chivatazos, evidencias claras, pruebas contundentes. Pero son las menos. La policía, siempre, trabaja tocando los resortes que conoce; llevando a cabo el "procedimiento" que domina; utilizando los medios de que dispone... siempre.

KOSTAS JARITOS, EL HOMBRE

Kostas Jaritos comparte su vida con Adrianí, su mujer, ama de casa de las "de antes", excelente cocinera: " nadie como ella para elaborar Souvlaki " que, además, es poseedora de esa aplastante lógica femenina que emplea con sencillez y sabiduría. Adicta a los programas de televisión, vive por y para su familia. Katerina es la única hija del matrimonio; recientemente se ha doctorado en derecho ( estudió la carrera fuera de Atenas, en Salónica ) y su novio de siempre es Fanis, un joven médico cardiólogo. Aunque aún no están casados ( para desesperación de Adrianí...) viven juntos desde hace tiempo y los padres de él, Pródromos y Sebastí, regentan una pequeña tienda de ultramarinos en Volos un pueblo turístico cercano a la capital. En ocasiones especiales ( como el reciente doctorado de Katerina ) se reunen todos para celebrar, alrededor de una mesa llena de las ricas especialidades griegas y bien regada con vinos de Retsina y aguardiente Ozu... una típica reunión familiar de la clase media griega. Algo absolutamente normal; totalmente creíble... otro de los integrantes de esta estampa de costumbrismo, es el automóvil de Jaritos: un Mirafiori, una auténtica reliquia, que no pasa de los sesenta por hora. Que, con la canícula habitual de Atenas se calienta y que, a pesar de los pesares, para Jaritos resulta "entrañable"... eso sí: cualquier día lo dejará "tirado" en medio de la locura del tráfico ateniense...

KOSTAS JARITOS, EL COMISARIO

De extracción humilde e hijo de un humilde Carabinero, Kostas Jaritos entró en la Academia de Policía siendo muy joven, como única salida para forjarse un futuro: el completar estudios universitarios, hubiera sido una entelequia para una familia pobre en aquella Grecia de la Junta Militar que sumió al país en una dictadura, propiciada por el "Golpe de Los Coroneles", de 1967 a 1974. El joven policía Jaritos comprobó, cuando sólo era un cadete y ocupaba destinos de vigilancia en prisiones atestadas de presos políticos, como "se las gastaba" aquel gobierno con los disidentes. Vio practicar la tortura en todas sus formas y modalidades pero, afortunadamente, se mantuvo al margen de tanta sevicia...

El joven policía fue ascendiendo en el escalafón, hasta ocupar el cargo actual que desempeña: Comisario jefe del departamento de homicidios en Ática que es, asimismo, sede de la Dirección General de Seguridad. Su inmediato superior es Nikolaos Guikas, director general de seguridad: a él debe rendirle cuentas; para llevar a cabo su labor, cuenta con la inestimable ayuda de sus dos ayudantes: los subinspectores Dermitzakis y Vlasópulos, curtidos policías atenienses, que llevan años a las órdenes del comisario Jaritos. Sabedores de la competencia y honestidad de su jefe, sienten por él una especie de respeto mezclada con devoción: es un jefe meticuloso y serio, pero comprensivo y humano.

Un papel importante juega, como no, la prensa. Al comisario Jaritos le corresponde la ingrata tarea de informar, periódicamente, a los representantes de los medios del curso de las investigaciones que lleva a cabo el departamento de homicidios. En esta relación de "amor-odio" ( los periodistas ávidos de noticias; el comisario consciente de la reserva que ha de imperar en en la información sobre determinadas investigaciones ) tiene un papel preponderante Sotirópulos, el reportero estrella de un canal de televisión; después de más de diez años de relación ( en un "tira y afloja" constante por ambas partes ) ambos, el policía y el periodista, mantienen cierta amistad sustentada en el mutuo respeto y la mutua suspicacia...

Y luego está Atenas, la ciudad, la urbe, la "polis" con sus casi cuatro millones de habitantes. Esta ciudad, destino turístico clásico que en verano duplica su población, es una parte integrante de la trama en todas las novelas del comisario Jaritos. Con su tórrida temperatura estival, achicharra a los residentes, a los visitantes, a los inmigrantes albaneses, pakistaníes, búlgaros que, como en otras ciudades europeas, tratan de labrarse un futuro huyendo de la miseria. El tráfico en Atenas, caótico, enervante, desesperante, también forma parte de la narración: es una parte integrante de la misma. Nos lo explica, perfectamente, el propio comisario Jaritos: "...Tardo casi tres cuartos de hora en ir desde Plakuta al laboratorio científico. Todos los que, durante los Juegos Olímpicos, veían fluir el tráfico como las olas del Danubio, y proclamaban entusiasmados que los atascos de Atenas habían desaparecido para siempre, se encuentran ahora empantanados en las marismas de la avenida Mesolongios y sueltan palabrotas, como antes de los Juegos...''

Aparte de su familia y de su trabajo, el comisario Jaritos sólo tiene otra pasión: es un adicto a la lectura de diccionarios, concretamente al Dimitrakos, que consulta cuando se acuesta "el mejor remedio para el estrés y el más efectivo de los ansiolíticos..."

EL ACCIONISTA MAYORITARIO: LA NOVELA

En El accionista mayoritario, penúltima novela de la saga protagonizada por el comisario Jaritos ( recientemente Tusquets acaba de publicar Muerte en Estambul ) asistimos a la comisión de varios asesinatos que guardan entre sí una extraña relación. Todos se han cometido con una pistola Luger de la segunda guerra mundial; todos los ha cometido un motorista "vestido de negro" y todos obedecen a un oscuro interés. Las víctimas van desde un par de modelos publicitarios ( ambos homosexuales ) a una periodista radiofónica y un ejecutivo de una cadena de televisión. ¿Estamos ante un asesino en serie que siembra el pánico en las calles de Atenas? ¿Ante un homófobo que "ejecuta" a gays? ¿Esa "sombra vestida de negro" que huye, ráuda, en una potente motocicleta persigue un fin determinado?...

A eso se enfrentan el comisario Jaritos y sus hombres. A eso y algo que le afecta a él personalmente: para celebrar su doctorado, su hija katerina, acompañada de su novio Fanis, embarca en un ferry en la isla de Creta para realizar un crucero. De repente, el barco es secuestrado por un comando terrorista: ¿Son palestinos? ¿Son de Al Qaeda?... El Greco, así se llama el barco, lleva entre los pasajeros, aparte de ciudadanos griegos, que son la mayoría, a estadounidenses, británicos, rusos, españoles...

En un primer momento, y a pesar de que el comando terrorista no se comunica con las autoridades griegas ni plantea ningún tipo de reivindicaciones, la sombra de la tragedia planea sobre todos: temen, especialmente, que se repita el suceso del Achille Lauro que en 1985 fue víctima de secuestro por parte de un comando palestino y se sustanció con el asesinato de un ciudadano norteamericano... Eso causa una gran alarma entre las autoridades; y sobre todo en el comisario Jaritos: su hija y el novio de ésta, van a bordo.

Angustiado por esta contingencia, no puede permanecer en Creta porque, en Atenas, un loco con una Luger va matando gente... así, con esta dificilísima situación, con su mujer Adrianí y sus consuegros, Pródromos y Sebastí, al borde de la desesperación y su hija y futuro yerno en manos de unos terroristas, se va desarrollando la trama de El accionista mayoritario. El comisario Kostas Jaritos tendrá que luchar consigo mismo, para no hundirse por la angustia; para no sucumbir al irrefrenable deseo de abandonar la investigación y correr a salvar a sus seres queridos...

OPINIÓN PERSONAL

Como todas las novelas de Petros Márkaris, la trama en El accionista mayoritario está perfectamente elaborada. La investigación policial, la "rutina" que las fuerzas de seguridad emplean en aras de llegar a una resolución de los crímenes es la habitual en cualquier país y circunstancia: de ahí ese realismo tan convincente. No hay lugar a "fantasiosas elucubraciones" ni a rutilantes presencias de detectives cuyas capacidades deductivas son rayanas en lo sobrenatural. El comisario Jaritos y sus hombres son policías de verdad; de los que patean las calles; entrevistan a testigos con las típicas y tópicas preguntas de siempre: ¿Conocía usted a la víctima? ¿Sabe que tipo de vida llevaba? ¿Recibía visitas a horas, digamos, intempestivas?... pura rutina policial. El trabajo efectivo, el de la encuesta y la interrogación y, sobre todo, el de la experiencia y el conocimiento. Así es como trabaja la policía en todas las comisarias, en todas las ciudades, en casi todo el mundo... ¿Mi opinión personal? Bueno, ya queda dicho en la primera parte de este texto: Considero las novelas de Petros Márkaris y su comisario Jaritos, lo mejor que se hace actualmente en la novela negra, policial o de misterio en Europa...

EL AUTOR: PETROS MÁRKARIS

A estas alturas, Petros Márkaris se ha convertido en el mejor autor de novela negra de Grecia. Nacido en Estambul en 1937, estudió Económicas en Viena y Stuttgar. Ha sido traductor al griego de obras de Bertolt Brecht, Thomas Bernhard y Arthur Schnitzler. Colabora, asiduamente, como guionista del realizador griego Theo Angelopoulos. Hasta la fecha, la serie de novelas del comisario Jaritos consta de los siguientes títulos: "Noticias de la noche", "Defensa cerrada", "Suicidio perfecto", "Un caso del comisario Jaritos y otros relatos clandestinos" ( nueve relatos cortos ) "El accionista mayoritario y " Muerte en estambul" ( de reciente aparición ).

TÍTULO: El accionista Mayoritario
AUTOR: Petros Márkaris
EDITORIAL: Tusquets ( serie Maxi )
EDICIÓN: Enero 2008, 363 páginas, 8,95 euros ( edición de bolsillo)


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1956 veces y ha sido evaluada un
87% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • nenya_ publicada 15/07/2009
    Sigo sin rozar la novela negra y mira que cada vez me llama más la atención >_< Es curioso poder descubrir algunas palabritas y costumbres griegas, o de donde sea, gracias a los libros. Parece un poco tipo culebrón pero con detectives. Un besote Otis : )
  • cay11 publicada 30/06/2009
    Creo que voy a seguir el ejemplo de pedroemilio y empezar a visitar alguna biblioteca próxima... porque mi lista de libros pa' leer no hace más que incrementarse... En fin. ¿Tiene este comisario un aire a Pepe Carvalho, o me lo parece a mí?. En todo caso, me lo apunto. Besos.
  • antoloppi publicada 24/06/2009
    No habia oido hablar ni de Jaritos, ni de Petros, pero por lo que cuentas se dan un aire a Becvilaqua y Silva. Personaje y escritor patrios. De Becvilaqua junto con la sargento Chamorro, forman la pareja más real de agentes de policia (en este caso de Guardias Civiles) que he visto en cualquier novela. Y de Lorenzo Silva me encanta su forma de escribir, y aprovecho cualquier oportunidad (como esta) para contarlo. Un saludo.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

ofertas "El accionista mayoritario - Petros Márkaris"

Productos similares más buscados

Información técnica : El accionista mayoritario - Petros Márkaris

Descripción del fabricante del producto

policíaca - ISBN 13: 9788483830406, 9788483835333 - ed.: Tusquets

Características técnicas

Autor: Petros Márkaris

Editorial: Tusquets

Lengua: castellano

Género: policíaca

Título: El accionista mayoritario

EAN: 9788483835333; 9788483830406

ISBN: 848383040X

Ciao

Incluido en Ciao desde: 26/06/2008