Opinión sobre

El Amante - DVD

Impresión Total (7): Evaluación Total El Amante - DVD

 

Todas las opiniones sobre El Amante - DVD

 Escribir mi propia opinión


 


LO QUE REALMENTE SE ROMPE AL PERDER LA VIRGINIDAD

5  27.06.2006

Ventajas:
Una historia hermosísima de amor y deseo

Desventajas:
Una tristeza infinita

Recomendable: Sí 

Detalles:

Argumento

Personajes

Calidad de dirección

Banda sonora

¿La verías de nuevo?

¿Te gustó?

más


sutinum

Sobre mí: "Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, pero mi verso brota de manantial sereno; y, más que...

usuario desde:28.02.2006

Opiniones:314

Confianza conseguida:206

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 73 miembros de Ciao


Los adolescentes suelen creer que son eternos. Es propio de su naturaleza, no pueden evitarlo. Cuando tienes 15 años estás convencido de ser el centro del universo, y crees que todo y todos deben girar a tu alrededor. Efectivamente si eres una adolescente agraciada, es probable que tu condición te permita habitar sobre un pedestal durante cierto tiempo; pero la caída, la vuelta a la realidad, puede ser muy dura e incluso insuperable.

Cuando se tienen 15 años difícilmente se alcanza a comprender que la vida y los sentimientos son mutables, y que éstos, igual que se ganan, se pueden perder si no se cultivan.

Los adolescente suelen creer que el sexo es una cuestión de cuerpos. Que el deseo habita en los genitales. Que la virginidad reside en himen. Demasiado tarde se alcanza a comprender que la virginidad se pierde en realidad cuando alguién se introduce en la parte más recóndito de tu ser, y que ésa nada tiene que ver con las zonas que tanto pudor provocan. Demasiado tarde se alcanza a comprender un himen roto es únicamente un evento anecdótico, pero que un alma rota puede condicionar una vida y durar para siempre.

Sobre la cubierta de un destartalado transbordador que atraviesa el Mekong una jovencita francesa de 15 años y medio (como tanto le gusta precisar) observa la turbia corriente, aparentemente ignorante de lo que su presencia puede provocar alrededor. La cámara degusta su tierna piel de adolescente, la recorre indiscreta mostrando sus jóvenes recovecos. Pero nuestros ojos no son los únicos que la miran. Allí, entre cerdos y gallinas, esa mujer con trenzas infantiles, esa blanca tez de labios carnoso y rojos, ha ya cautivado un deseo... o quizá no sólo eso...

Esta muchachita que regresa Saigón tras unas cortas vacaciones en el horror de su casa, habitando la misma jaula que un despótico hermano mayor dependiente de los fumaderos de opio pero alentado por una madre que parece amarle mucho más de cuánto podrá jamás amarla a ella o a su débil hermano menor, con la intención de integrarse en la vida escolar del internado en el que estudia, es abordada por un atractivo chino de evidente posición económica y modales exquisitos.

Para él, que tiene 32 años, ella sólo puede tener 17. Ella teje su tela con perfecta frialdad. De hecho, si bien narrar su historia muchos años después mostrando su despertar al sexo, resulta bastante dudoso que el seductor sea el joven diplomático y la presa la adolescente francesa. Es él, hombre de mundo que regresa precisamente de París, quien se muestra nervioso como un colegial y no pueden evitar que sus manos tiemblen al ofrecerle un cigarrillo. Es la chiquilla la que permanece impávida, la que le observa con aire irónico, pues ha comprendido ya que en este juego sólo ella podrá ganar.

Es tan improbable una relación así. Ella no hace más que remarcar con una insistencia que transgrede los límites de la buena educación el hecho de que él sea chino, demostrando sin tapujos que ello no es sino un rasgo de inferioridad.

Y sin embargo aceptará ser acompañada hasta su internado en un lujoso coche que su familia nunca se podría permitir. Porque lo cierto es que esta mocosa que habita un cuerpo de mujer, a pesar de toda su belleza, va vestida como corresponde a una familia venida a menos tras la muerte del padre, una familia francesa que sufre las inclemencias económicas de los años 20 en una Indochina de la que no se puede permitir escapar para volver a suelo patrio.

Durante el trayecto, elle terminará de comprender todo el poder que consigue ejercer sobre él, y esta situación se hará aún más patente en los días sucesivos, cuando él no pueda evitar esperar sus ocasionales salidas fuera de las paredes del internado, en su lujoso coche.

Un día sucederá lo inevitable. Sucederá a la hora de la siesta entre los olores de las comidas chinas, en un barrio humilde, en un "cuarto de soltero". Sucederá de una forma triste, pues él sabe perfectamente que es sólo un experimento. Él es consciente de ser uno cualquiera, y de hecho se declara consciente de que nunca le amará. Es posible que ese hombre que la lava como si fuese una niña busqué solo sexo sin distinción? Ha sido realmente él quien la ha conducido hasta ese cuarto en el que vivirán una pasión clandestina durante un año?

Sinceramente no lo creo. Parece más bien que la película analiza lo que podríamos denominar la perversión de la adolescencia, la capacidad que algunos adolescentes ponen en práctica conscientemente de llevar al paroxismo a los adultos que consiguen atraer con sus dones. Ella ve en él la posibilidad de descubrir el sexo simplemente por curiosidad. Y en ese sentido le usa, aunque llegada a la madurez intenté demostrarse lo contrario. Ella ve en él simplemente la posibilidad de descargar la tensión sexual propia de su edad que parece manifestarse inconscientemente con su amiga, aunque no llegué existir una verdadera relación homosexual. Lo cierto es que ella y su amiga son las dos únicas blancas de todo el internado, y entre ambas existe una relación de complicidad muy especial.

Múltiples detalles llevan a pensar que en realidad la jovencita juega con el hombre experimentado como un gato juega con su presa antes de comérsela. Desde el primer momento alardea con su amiga de los sentimientos que ha sido capaz de generar en el chino. Ese hombre en la plenitud de su vigor que a duras penas puede resistir la visión de la bella besando lánguidamente la ventanilla de su coche, provocándole para demostrarle que ya nunca más tendrá el control.

Una historia así no podía tener un final feliz. Porque en el mejor de los casos un adolescente puede estar preparado para el sexo, pero acaso está preparado para el amor? Está preparado para afrontar todo lo que el sexo puede implicar a nivel emotivo?

Ella descubrirá muy dolorosamente que es difícil separar netamente un cuerpo de un alma, que es difícil escindir con claridad el deseo del afecto.

Aunque sabe que la relación con un hombre chino no puede conducirla a ninguna parte, los días pasan entre placeres prohibidos. Hasta que su relación trasciende las fronteras de esa habitación que nunca se borrará de su memoria. Entonces iniciará el ostracismo entre sus compañeras, pues un cuerpo que ya no es puro no merece el respeto de las demás. Entonces su familia hará la situación aún más insostenible. Esa alegre cena que debería servir para entablar una relación se convierte en un violento festín en el que una familia hostil se atiborra de manjares en el mejor de los restaurantes a costa de la cartera de un individuo cuya piel desprecian, de un individuo al que no sólo no dirigen la palabra, sino al que ni siquiera miran. Ella misma se convierte en una niña despótica para justificar ante los suyos lo que no debería ser justificado.

Dado que su familia, el mundo entero, parece dar por descontado que es una prostituta, ella misma empezarán a tratarse como tal. Es entonces cuando comenzará a pedir dinero por sus "servicios".

Como suele suceder, sólo comprenderá la magnitud de lo que ha perdido en el momento en el que ya no lo tenga. Puede que ella se avergüence de su relación con un hombre de piel amarilla, pero para un chino con una tradición milenaria a las espaldas es imposible desposar una joven occidental que además ya no es pura. Las normas sociales exigen que él finalmente cumpla con su obligación y se case con su prometida, esa a la que su padre ha elegido por su gran fortuna. Esa mujer a la que tendrá que aprender a conocer y si es posible amar. Ese cuerpo que ocupará el lugar de otro... con el que quizá llegue a confundirse en su imaginación, pero que será aquel que un día le de un hijo.

Para entonces, ella está ya muy lejos. Para entonces, ella habrá vuelto a Francia y se habrá convertido, como siempre deseó, en una escritora. Pero su profesión ya no servirán como pensaban antaño para aniquilar a su tiránico hermano mayor, sino para ahuyentar a los demonios que la persiguen y que ya nunca más le dan tregua... esos demonios que adoptan formas tan familiares como los objetos que pueblan un sombrío cuarto de soltero en un barrio poblado por olores de comida a la hora de la siesta.

Extrañamente esta película suele ser catalogada como cine erótico, y lo cierto es que no comprendo cómo tanto dolor no consiga enfriar la libido de cualquiera. Es cierto que en ella encontraréis escenas eróticas. Es más, encontraréis escenas de sexo totalmente explícito y sin tapujos. No obstante, el mayor erotismo no se alcanzan en esos momentos, sino en escenas mucho más "modestas". Entre estas la del beso sobre la ventanilla comentado anteriormente, pero muy especialmente la que tiene lugar en el interior del coche cuando los dos protagonistas se dirigen al internado tras su primer encuentro. Esa en la que él acerca tímidamente su mano a la de la joven, primero rozándola, después recorriendola y finalmente entrelazando sus dedos con los de ella, al ritmo de una música que no puede dejar indiferente, con una expresión facial por parte de ambos (especialmente de la joven) que genera muchas más sensaciones dentro del espectador de las que pueda provocar una simple escena de coito.

Magistrales las dos interpretaciones, aunque quizá destaque algo más la de la protagonista, pues su papel no era en absoluto sencillo y, como hemos analizado, esconde una complejidad psicológica más que considerable, ya que no se trata simplemente de un despertar inocente al sexo.

La película es carnal, sí, pero no por lo que se suele creer. La película es carnal porque toca directamente nuestros sentidos, acariciándolos a veces suavemente y golpeándolos otras. Su mensaje nos llega a través de una fascinante banda sonora que una vez se escucha ya no se velve a olvidar y de una fotografía de indescriptible belleza.

Su mensaje lo llevamos grabado dentro con letras indelebles desde la primera vez que alguien nos traspasó el alma.

FICHA TÉCNICA

Título original: L'amant.
Género: Drama

Duración: 115 min

Nacionalidad: Francia / Gran Bretaña / Vietnam

Director: Jean-Jacques Annaud

Actores:
Jane March
Tony Leung Ka Fai
Frédérique Meininger
Arnaud Giovaninetti
Melvil Poupaud
Lisa Faulkner
Xiem Mang
Philippe Le Dem
Ann Schaufuss
Quach Van An
Tania Torrens
Raymonde Heudeline
Yvonne Wingerter
Do Minh Vien
Hélène Patarot

Productor: Claude Berri

Guión: Jean-Jacques Annaud y Gérard Brach

Fotografía: Robert Fraisse

Música: Gabriel Yared

Vestuario: Yvonne Sassinot de Nesle

GALARDONES

Nominada al Oscar a la Mejor fotografía (Robert Fraisse), en 1993

Nominada al Premio de la Academia Japonesa a la Mejor película extranjera, en 1993

Premio Cesar a la Mejor banda sonora (Gabriel Yared), en 1993

Nominada al Cesar a la Mejor fotografía (Robert Fraisse), en 1993

Nominada al Cesar al Mejor vestuario (Yvonne Sassinot de Nesle), en 1993

Nominada al Cesar al Mejor diseño de producción (Hoang Thanh At), en 1993

Nominada al Cesar al Mejor montaje (Noëlle Boisson), en 1993

Nominada al Cesar a la Mejor película extranjera, en 1993

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
kartoriana

kartoriana

21.02.2007 19:34

excepcional opininon, yo he visto la peli dos veces, y tambien tiene mas sentido para mi la parte dramatica que la erotica, a mi me dio pena el final, besos.

feliciti

feliciti

28.07.2006 23:30

Creo haberla visto hace mucho pero que mucho tiempo. Saludos

shandrill

shandrill

22.07.2006 04:40

me ha dejado. Sigo buscando más "deudas"

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre El Amante - DVD ha sido leída 1042 veces por los usuarios:

"excepcional" por (36%):
  1. kartoriana
  2. shandrill
  3. hoyestudia
y de usuarios adicionales 45

"muy útil" por (64%):
  1. katzsen
  2. miwhoopi
  3. feliciti
y de usuarios adicionales 83

"nada útil" por (1%):
  1. josemaria_ojete_moreno

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Las Normas de la Casa de la Sidra - DVD Las Normas de la Casa de la Sidra - DVD
Director: Lasse Hallström - 125 min - Actores: Tobey Maguire, Charlize Theron, Delroy Lindo, Paul Rudd, Michael Caine, Jane Alexander, Kathy Baker, Kieran Culkin, Kate Nelligan
107 Opiniones
Compra ahora
El Ilusionista - DVD El Ilusionista - DVD
Director: Neil Burger - 112 min - Actores: Edward Norton, Jessica Biel, Paul Giamatti, Rufus Sewell, Tom Fisher, Jake Wood, Aaron Johnson, Eleanor Tomlinson, Karl Johnson
187 Opiniones
Compra ahora
¿Conoces a Joe Black? - DVD ¿Conoces a Joe Black? - DVD
Director: Martin Brest - 180 min - Actores: Brad Pitt, Anthony Hopkins, Claire Forlani, Jake Weber, Marcia Gay Harden, Jeffrey Tambor, David S. Howard, Lois Kelly-Miller
140 Opiniones
Compra ahora