El fantasma de Canterville - Oscar Wilde

Opinión sobre

El fantasma de Canterville - Oscar Wilde

Impresión Total (12): Evaluación Total El fantasma de Canterville - Oscar Wilde

1 ofertas de EUR 7,71 a EUR 7,71  

Todas las opiniones sobre El fantasma de Canterville - Oscar Wilde

 Escribir mi propia opinión


 


Un alma errante en la finca Canterville Chase

4  16.01.2006 (17.01.2006)

Ventajas:
Conocer los cuentos de Oscar Wilde

Desventajas:
.  .  .

Recomendable: Sí 

silceleste_

Sobre mí:

usuario desde:01.01.1970

Opiniones:58

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 65 miembros de Ciao

Canterville Chase estaba a la venta; por sus interminables cuentos fantasmales nadie quería habitarla.

Llega de América el Ministro Hiram B.Otis y haciendo caso omiso a que la finca estaba embrujada se dispone a ser su dueño y vivir allí con su familia, compuesta de 4 hijos: el mayor Washington, la del medio Virginia y los gemelos apodados Estrellas y Bandas.

Ni siquiera el relato de Lord Canterville pudo apartarlo de la finca:
"- Nosotros mismos nos hemos resistido en absoluto a vivir en ese sitio desde la época en que mi tía-abuela, la Duquesa de Bolton, tuvo un desmayo, del que nunca se repuso por completo, motivado por el espanto que experimentó al sentir dos manos de esqueleto que se posaban sobre sus hombros, estando vistiéndose para cenar…"]…["el fantasma ha sido visto por varios miembros de mi familia así como el rector de la Parroquia ]…[ después del trágico accidente ninguna de las doncellas quiso quedarse en casa y Lady Canterville no pudo conciliar el sueño a causa de los ruidos misteriosos que llegaban del corredor y de la biblioteca."

Ese relato causaba gracia al Ministro y prefería pensar que era un juego de actores.
"Amigo mío, un fantasma no puede existir y no creo que las leyes de la Naturaleza admitan excepciones a favor de la aristocracia Inglesa"

Y se dispuso a habitar la finca respaldado por Mistress Otis, una dama americana residente de New York, ilustre beldad llamada Lucrecia R.Tappan.

Washington, el mayor era un muchacho rubio de bastante buena figura erigido como candidato a la diplomacia, dirigía un cotillón en el Casino de Newport y se decía que era un bailarín excepcional.

Virginia, una muchachita de quince años esbelta y graciosa era una amazona maravillosa y la prometida del joven Duque de Cheshire.

Los gemelos aparentaban ser unos niños encantadores y según el Ministro los únicos republicanos de la familia.

La vida en Canterville Chase empezó como de costumbre; té y bienvenida por parte del ama de llaves Mistress Umney y el descubrimiento de una famosa mancha en el pavimento al lado de la chimenea:
"- Ahí se ha vertido sangre"]…["es sangre de Lady Canterville que fue muerta en ese mismo sitio por su marido en mil quinientos sesenta y cinco, sir Simón de Canterville, el cual desapareció en circunstancias misteriosas"]…[" su cuerpo no se encontró nunca pero su alma sigue habitando la casa"
Washington Otis se dispuso a quitar la mancha con el famoso Quitamanchas Pinkerton, lo cual causó un desmayo en Mistress Umney.

Al día siguiente encontraron de nuevo la mancha.
Mistress Otis estaba afiliada a la Sociedad Psíquica; por intermedio de una carta a dos autores del libro Phantoms of the living necesitaba saber la persistencia de las manchas de sangre cuando provienen de un crimen.

Esa misma noche el Ministro despertó por singulares ruidos de hierros viejos provenientes del corredor. Vio en el pálido claro de luna a un viejo de aspecto horrible, ojos que parecían carbones encendidos larga cabellera gris que caía en mechones revueltos y ropas de corte anticuado; de sus muñecas y tobillos caían pesadas cadenas con grilletes herrumbrosos y se dignó a ofrecerle un frasquito:
"-Mi distinguido señor, permítame que le ruegue vivamente que se engrase esas cadenas" Y sobre una de las mecedoras le dejó el engrasador Tammany-Sol-Levante y se retiró a dormir.
La indignación del fantasma fue tan fuerte que con gruñidos cavernosos huyó del corredor pero al llegar a la escalera dos siluetas infantiles le dieron tal empellón con las almohadas que perdiendo la noción se dio a la fuga más rápidamente.

Tomando aliento en su rincón recordó los trescientos años de carrera y nunca había sido injuriado de esa manera; entre sus recuerdos figuraba la crisis de terror que provocó en la Duquesa viuda y sus doncellas, el susto al rector de la Parroquia apagándole la vela de un soplo, la impresión causada a la señora de Tremouillac al aparecer en un sillón en forma de esqueleto y al lado de la lumbre provocándole un ataque cerebral…todas sus hazañas le volvían a la memoria, la sota de espadas hundida en la garganta de Lord Canterville, el mayordomo que se levantó la tapa de los sesos por haber visto una mano verde y la condena de Lady Steefield de llevar un collar alrededor del cuello para tapar los cinco dedos marcados con un hierro candente.

Se habían burlado de su ego.

La mancha del pavimento por más que la borrarán sufría los cambios camaleónicos constantemente…de rojo oscuro a violáceo, luego bermellón pasando al púrpura…

Los gemelos provistos de cañas siguieron molestando al fantasma, el Ministro se valía de su revólver; sentado en un sillón Simón de Canterville se frotaba las rodillas por la caída y lanzando carcajadas satánicas apagó la vela de manos de Washington. La única que no sufría consecuencias era Virginia que no se había sumado a la broma.
Mistress Otis apareció vestida de azul y burló al fantasma:
"- Me temo que esté usted indispuesto, aquí le traigo un frasco de tintura, si se trata de una indigestión esto le sentará bien…"

Con ojos llameantes de furor se metamorfoseó en un gran perro pero al ruido de pasos se desvaneció.

Durante varios días se encontró malísimo de salud y solo salía de su guarida para mantener la ordinaria mancha de sangre; tuvo tiempo de plantearse una nueva manera de reventar a la familia uno por uno: a Washington le musitaría unas frases inintendibles y luego le atravesaría la garganta con un puñal tres veces seguidas…colocaría una mano viscosa sobre la frente de Mistress Otis y murmuraría al oído del Ministro los secretos terribles del osario…a los gemelos les daría una sensación de pesadilla sentándose en sus pechos y luego alzándose con el aspecto de un cadáver verde y frío como el hielo hasta dejarlos paralizados de terror…y a Miss Virginia…aún no había decidido nada.
Esa misma noche fue vencido, la familia Otis se las había ingeniado para humillarlo, yendo como había planeado en busca de Washington primero se apareció ante sus ojos un horrible espectro, la cabeza pelada y reluciente, la faz redonda, carnosa y blanca; por los ojos brotaba una luz escarlata y la risa era horrible. Sobre su pecho llevaba colgado un cartel con inscripciones en caracteres antiguos y extraños:
" HE - AQUÍ- EL-FANTASMA-OTIS
EL-ÚNICO-ESPÍRITU-AUTÉNTICO-Y-VERDADERO
¡DESCONFIAD-DE-LAS-IMITACIONES!
¡TODOS-LOS-DEMÁS-ESTÁN-FALSIFICADOS! "

Había sido burlado…

**NdelaA (Nota de la Autora)**

Oscar Wilde nos invita a presenciar la narrativa de su cuento, dejándonos un mensaje de la fortaleza humana en contra de los fenómenos de la Naturaleza.
Este cuento corto no podía ser más extenso, consta de VII capítulos y se presenta como libro de bolsillo, yo lo poseo de una colección de Alianza Cien, impreso en Madrid en 1993.

El desenlace es un poco compasivo, Simón de Canterville tomará como ayuda a la joven Virginia, única pariente Otis que nunca se unió a las bromas de su familia para pasar su alma al otro mundo, basándose en el siguiente escrito:
"Cuando una joven rubia logre hacer brotar
Una oración de los labios del pecador
Cuando el almendro estéril dé fruto
Y una niña deje correr su llanto
Entonces toda la casa recobrará la tranquilidad
Y volverá la paz a Canterville."

La discusión de Virginia con Simón sobre la mancha en la pared nos acerca a la idea de que cada fantasma tiene un poco de humanidad aún siendo un alma herrante…único dato que daré: las manchas camaleónicas se hicieron con las pinturas de Miss Virginia.

El dramaturgo Wilde nacido en 1854 y fallecido en 1900 en uno de los escritores más brillantes del SXIX.
La popularidad de su única novela:"El retrato de Dorian Gray" (1891) escandalizó a la sociedad de su tiempo.
Sus cuentos escritos, basados en una prosa exquisita se reúnen en diversas colecciones que infinidad de Editoriales acumula para presentar a un público ávido de lecturas.

Me pareció un cuento apacible para un rato de ocio y tranquilidad.

"Yo era un hombre bueno…si es que hay alguien bueno en este lugar,
Pagué todas mis deudas…pagué mi oportunidad de amar"

Sil Incondicional.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
WhiteAngel_1000

WhiteAngel_1000

26.03.2007 23:53

Esta opinion me ha ayudado mucho porque me han mandado leermelo en mi instituto y no sabía si iba a ser un autentico pestiño o algo divertido. Parece interesante, jeje muy buena opinion.

SOYVOYBUENNA

SOYVOYBUENNA

02.06.2006 13:09

me gusto leerlo, besos

Ashleymarikate

Ashleymarikate

22.05.2006 05:02

Me encantó leer este libro , porque es uno de los más famosos de la literatura inglesa y lo leí concretamente hace dos años y en inglés , me gustó , 1 saludo

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario
Comparación de precios Ordenados por Precio
El fantasma de Canterville - Oscar Wilde

El fantasma de Canterville - Oscar Wilde

Páginas: 64, Tapa blanda, Createspace

€ 7,71 amazon.es libros 208 Evaluaciones

Costes de envío: EUR 1,9...

Disponibilidad: Normalmente se despacha en 24 horas.​.​.

     Más  

amazon.es libros



Evaluaciones
Esta opinión sobre El fantasma de Canterville - Oscar Wilde ha sido leída 4851 veces por los usuarios:

"excepcional" por (11%):
  1. sergibia
  2. Norma52
  3. martarwen78
y de usuarios adicionales 9

"muy útil" por (89%):
  1. LagrimaDulce
  2. nia1es
  3. mikialicante
y de usuarios adicionales 95

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
La metamorfosis - Franz Kafka La metamorfosis - Franz Kafka
clásicos universales - ISBN 13: 9788466322799, 9788496509764, 9788496815025, 9788497402637, 9788420651361
79 Opiniones
En oferta a solo € 3,90
Hamlet - William Shakespeare Hamlet - William Shakespeare
clásicos universales - ISBN 13: 9788480633710
53 Opiniones
En oferta a solo € 4,70
El viejo y el mar - Ernest Hemigway El viejo y el mar - Ernest Hemigway
clásicos universales
51 Opiniones
En oferta a solo € 3,75
Etiquetas relacionadas con El fantasma de Canterville - Oscar Wilde