El señor de las moscas - William Golding

Imágenes de la comunidad

El señor de las moscas - William Golding

ISBN 13: 9788420674179

> Ver características

92% positivo

42 opiniones de la comunidad

Opinión sobre "El señor de las moscas - William Golding"

publicada 23/10/2005 | jrlopez
usuario desde : 30/11/-0001
Opiniones : 347
Confianza conseguida : 0
Sobre mí :
Excelente
Ventajas Gran narración, cautivante, ágil y muy expresiva
Desventajas Hay algunos aspectos de la condición humana que no trata
muy útil
Argumento
Personajes
Gancho
¿Volverías a leerlo?
Comparado con libros del mismo autor

"La condición humana en paños menores"

Hace unas cuantas opiniones, cuando os contaba mi particular inclinación a descubrir nuevos valores en el mundo de la literatura (Matilde Asensi, Javier Sierra, o incluso, el propio Dan Brown), poco me podía imaginar que acabaría leyendo, y sobretodo, disfrutando de uno de los clásicos contemporáneos de este arte.

Pues sí. Este verano, al poco de acabar con uno de mis autores fetiche (Stephen King), me dije: "¿Por qué no pruebas con algo nuevo, algo distinto?". En la cabecera de mi cama estaban: el último éxito de Javier Sierra "La Cena Secreta" (en mi caso: "El secret de la Santa Cena"), Paulo Coelho con "El Zahir", y algún otro que ahora no consigo ver.

Todos interesantes, pero ninguno cumplía con mi requisito ("algo distinto"), así que me dirigí a la biblioteca de casa. Muy nutrida, demasiado en algunos momentos, pero claro, haber estado años en las redes de "El Circulo de Lectores" da para muchos títulos.

Entre los títulos que fueron apareciendo ante mis ojos, pronto uno provocó el cosquilleo del deseo. Sabéis de lo que os hablo, ¿no? Seguro que sí, sobretodo los que acostumbráis a hurgar entre los libros de las librerías/bibliotecas.

Pese a que nunca había oído hablar de su autor, William Golding, el título si que me sonaba: "El señor de las moscas".

La reseña en portada de, "Premio Nobel de Literatura 1983", y el reciente escarmiento con otro Nobel (Gabriel García Márquez, y sus "Cien años de soledad"), hicieron el resto. Mi vocecita fue clara: "¡¡Tienes que conseguir leer a un Nobel!!"

Y esta vez, lo conseguí. Pero antes de daros mi opinión sobre "El señor de las moscas", os contaré un poco quien es, o mejor dicho, quien fue Sir William Golding.

Nacido en un ya muy lejano 1911, William Golding sintió la llamada de las letras desde ya muy jovencito, pese a que su primera obra ("El señor de las moscas") la publicó con ya 42 años.

En sus años de juventud, se enroló en grupos teatrales (donde tanto actuó como dirigió), organizaciones culturales, e incluso impartió seminarios de lengua inglesa en la célebre universidad de Oxford.

Como tantos otros, la "II Guerra Mundial" rompió su vida hasta el momento, ya que se vio obligado a alistarse en la Marina de su país. No obstante esto, su espíritu cultural afloró entre batalla y batalla, y lo hizo hasta tal punto, que su regreso a Inglaterra, tomó la determinación de dejar definitivamente la docencia para dedicarse en cuerpo y alma a la creación literaria.

Pese a esta dedicación, Golding, fue un autor poco prolífico en cuanto a cantidad, pero genial en cuanto a calidad. Entre sus obras encontramos:

-"El Señor de las moscas" (1953)
-"Los herederos" (1955)
-"Martín el naufrago" (1959)
-La trilogía: "Ritos de fuego" (1980), "Barrios cerrados" (1987), "Los fuegos de abajo" (1989)

Por su carrera y simbolismo de la misma, en 1983, la academia Sueca de las artes, le dio el prestigioso Premio Nobel de Literatura, y años más tarde, en 1988 fue nombrado Sir, por SAR la Reina.

Para aquellos que se lo pregunte, Sir William Golding falleció en su casa, el pasado 1993.

Bien, una vez presentado el autor, centrémonos en la su Opera Prima y objeto de mi opinión, "El Señor de las moscas".

La obra empieza situándonos el entorno, una pequeña isla virgen perdida en medio del océano. En ella, una extraña herida ha dejado marca en su orografía.

Hace poco rato, que un avión de pasajeros se ha estrellado en la isla después de ser abatido por un escuadrón enemigo (nos encontramos posiblemente, en plena 2ª Guerra Mundial).

No parece que el accidente haya dejado muchos supervivientes. De momento se nos presentan dos niños, Piggy un chaval de unos 12 años, el típico gordito de todas los grupos de amigos, y Ralph, otro chico de la misma edad, con verdaderas dotes de líder.

Baños en las aguas cristalinas, correteos por la playa marcan las primeras horas de su estancia en la isla, hasta que, intrigados por la duda de si son los único habitantes, o si han sobrevivido más personas, se hacen con una gran caracola blanca (el futuro símbolo de poder en la isla) que usan a modo de corneta para hacer una llamada al resto.

Poco a poco, y como por arte de magia van apareciendo niños por todas partes. Niños pequeños (unos 6-7 años), niños mayores (11-12 años), pero ningún mayor.

Entre los aparecidos al toque de caracola, resaltan un grupo de chicos vestidos de uniforme, encabezados por Jack, un chico mayor, autoritario, cabezota y violento tanto con los suyos como con el resto.

Sin más, uno ve pronto por donde saltarán las chispas. Dos líderes, Jack y Ralph, dos estilos de dirigir un grupo. El uno pensador y dialogante, el otro expeditivo y violento. Razón contra impulso. Pensamiento contra fuerza. La lucha está servida.


Los primeros días en la isla, nuestros pequeños protagonistas se dedican a pasárselo bien, o sea, juegos de arena, chapuzones en las transparentes y coralinas aguas del arrecife donde de se encuentras, y como no, descubrir los rincones 'secretos' de su nueva casa, la isla.

De todas formas, el ambiente idílico se desvanece pronto. Ralph, el líder del grupo se ve con la necesidad de empezar a organizar las actividades de la comunidad. Su objetivo es, evidentemente, que les rescaten, pero a la vez, necesitan alimento alternativo a la fruta, y necesitan algún tipo de refugio para protegerse de las inclemencias del tiempo.

La situación parece clara. Necesitan un grupo que cace, otro que construya los refugios, y sobretodo, turnos alternativos de parejas que se encarguen de mantener una hoguera encendida para que el humo delate su presencia en la isla a todos los barcos que pasen cerca.

Jack y su grupo de chicos del coro (realmente lo son, no es una alusión a la reciente película francesa del mismo nombre), se encargan de constituir un grupo de cazadores. Samyeric (en realidad, Sam y Eric, dos gemelos, que ante la imposibilidad de distinguirles, Piggy y Ralph les bautizan así para referirse a ellos sin equívocos), se encargaran de organizar los turnos de vigilancia del fuego, y Simon con Ralph construirán los refugios.

Los tres grupos pronto se truncan para quedar en dos, los cazadores y los no cazadores, y la lucha entre los dos líderes se hace más que visible.

Pese a que todos sabemos que en una isla deshabitada no pueden existir más peligros que las inclemencias del tiempo y las propias imprudencias, entre el grupo de chicos, poco a poco va cundiendo la creencia que en la isla hay un monstruo, una bestia que les quiere mal.

La existencia de "la bestia", la traición y las malas artes, conjuntamente con la disponibilidad de grandes dosis de carne, hace que Jack vaya ganando poco a poco la partida a Ralph.

Como podéis ver, "El Señor de las moscas" es una obra llena de simbolismos. Los peores rasgos de la condición humana (la sed de poder, el seguidismo a un líder, el miedo a lo desconocido, el salvajismo social, la traición y sobretodo, la violencia), sacados a relucir a través de un conjunto de personajes en los límites de la edad de la inocencia.

En sus escasas 250 páginas, William Golding saca a relucir sus grandes dotes de narrador, sumergiéndonos en la vida de Jack, Piggy, Ralph, Samyeric y el resto de los chicos, usando una narración cautivante, ágil y muy expresiva, hasta el punto de hacernos sufrir por ellos y por su integridad.

Me lo he leído en poco más de 10 noches. Todo un récord para mí, sobretodo teniendo en cuenta las ganas que tengo últimamente de cerrar la luz cada noche para descansar, así que, y ya para ir acabando, os la recomiendo enérgicamente, disfrutaréis de la buena literatura, y encima con un poco de suerte os dará que pensar en como somos los humanos.

¡¡Hasta la próxima!!


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 7184 veces y ha sido evaluada un
86% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • nurisubi publicada 09/01/2006
    Me encantó este libro.Lo leí hace años cuando estaba en el instituto y podia encontrar características de los protagonistas (Pyggi, pobre Pyggy, Jack..) en compañeros de mi clase. Es uno de los pocos libros que dejan huella.
  • rubenpv publicada 27/11/2005
    Pues me has abierto la curiosidad por este libro. A ver si lo consigo. Muy buena opi (como siempre). Un saludo.
  • papisi publicada 06/11/2005
    Lo paso a mi lista de pr´`oximo libros
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

ofertas "El señor de las moscas - William Golding"

Productos similares más buscados

Información técnica : El señor de las moscas - William Golding

Descripción del fabricante del producto

ISBN 13: 9788420674179

Características técnicas

Título: El señor de las moscas

Autor: William Golding

Lengua: castellano

EAN: 9788420674179

Ciao

Incluido en Ciao desde: 04/06/2002