Ellas también Viven. Relatos de Mujer - Mª del Pilar Múñoz Álamo

Imágenes de la comunidad

Ellas también Viven. Relatos de Mujer - Mª del Pilar Múñoz Álamo

narrativa española - ISBN 13: 9788499910796

> Ver características

97% positivo

12 opiniones de la comunidad

Opinión sobre "Ellas también Viven. Relatos de Mujer - Mª del Pilar Múñoz Álamo"

publicada 31/12/2012 | cay11
usuario desde : 24/03/2007
Opiniones : 301
Confianza conseguida : 366
Sobre mí :
Ciao: al "gran concurso" de libros le falta la remuneración, aunque sólo sea regalar un libro ★★ HK08/16 - leer un libro / hace vivir la vida / intensamente ★★ #DiaDelaMusica2016, publicadas 19 reseñas ¡GRACIAS! ★★
Excelente
Ventajas :-)
Desventajas :-(
excepcional
Argumento
Personajes
Gancho
¿Volverías a leerlo?
Comparado con libros del mismo autor

"Por supuesto, ¡nosotras también vivimos! (¡faltaría más!)"

¡Nosotras también vivimos!

¡Nosotras también vivimos!

A M. Pilar Muñoz Álamo de todo corazón

a Rita Levi Montalcini, un cielo de mujer que ahora está en el cielo (1)

a mi querida siresa MorenoSister, porque vale un Universo entero


vivimos, sí
amamos y luchamos
por nuestros sueños

vivimos, sí
nos late el corazón
por la libertad

Desde Sant Jordi (23 de abril) a Santa Rosa (23 de agosto)

Cuando leí la primera reseña del libro Ellas También Viven (de esperedondo, si no recuerdo mal), hubo algo que me hizo dudar de si me apetecía leerlo o no. Como me ha pasado más de una vez, el destino en forma de Sant Jordi Bloguero me trajo el libro a casa, gentileza de la amabilísima M. Pilar Muñoz Álamo, su autora. Leí el libro con avidez, y a través de sus páginas pasé por todo tipo de sentimientos que van desde la rabia y la tristeza a la ternura y el amor pasando por la indignación. Terminé con la sensación de que, aunque me había gustado mucho, me quedaba un punto de desazón. Nada que decir de la impecable redacción de M. Pilar, que hace que las historias empapen el alma. Tampoco nada que decir de las historias, con una trama perfecta, muchos giros sorprendentes, ninguna incongruencia, y que muy bien podían ser reales -por desgracia, demasiado reales y demasiado habituales aún-

Descubrí, al cabo del tiempo y tras mucho trabajo neuronal, que el origen de mis tribulaciones está en el título: Ellas también viven

Porque, ¿no es acaso una evidencia que las mujeres vivimos? y, tomando una cita de Shakespeare (El Mercader de Venecia):

"'''Si nos pinchan, ¿no sangramos?, si nos hacen cosquillas, ¿no nos reímos?, si nos envenenan, ¿no nos morimos?, y si nos humillan, ¿no nos vengaremos?'''

Aunque, visto lo visto, parece que para algunos humanos (generalmente pertenecientes al género masculino) las mujeres somos poco más que un florero. Así que para mí el título no es más que un recordatorio de que, aunque ya llevamos un largo trecho en el árido y difícil camino hacia la igualdad (me refiero en cuanto a derechos y deberes), aún es mucho lo que nos queda por andar.

31 de Diciembre de 2012

Si el tiempo fuera un caballo y yo su jinete, diría que hace meses que se ha desbocado y no consigo ponerlo de nuevo al trote.

Como veis, sigo a vueltas con este maravilloso libro la reseña del cual se me escabulle constantemente. Lo que me pasa es que me siento a pensar en la reseña y me vienen a la mente situaciones de maltrato (o discriminación o ambas cosas, unas veces más flagrante que otras) a mujeres -ya sea físico, psicológico, moral o social- y me quedo encallada.

Maltrato social - Por ejemplo, el PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America) publicaba en el mes de Septiembre un espeluznante artículo, Science faculty's subtle gender biases favor male students (El sutil sesgo en las facultades de ciencias favorece a los estudiantes del género masculino). El estudio consistió en enviar a distintas universidades de los USA dos currículums idénticos, uno con nombre femenino y otro con nombre masculino, con vistas a ocupar el puesto de Jefe de Laboratorio. El CV del hombre fue mejor evaluado en la mayoría de los casos, independientemente de la composición del tribunal evaluador. Parte del estudio consistió en pedir a los evaluadores que asignaran un salario y itinerarios de formación para los CV's. El resultado fue que a los hombres siempre se les asignaba mejor salario y mejores posibilidades de formación y, por ende, de promoción.

Maltrato moral - [en este caso he cambiado la forma, pero el fondo es real y aún estoy ojiplática, porque la situación parece sacada de una película de Holliwood] Recientemente una directiva de una pequeña empresa y su ayudante (un hombre) estaba reunida con un empresario extremadamente rico que quería contratar los servicios de esta pequeña empresa. Al final de la conversación, el empresario le preguntó a la directiva si se quería ir con el a dar una vuelta en su yate, que hasta tenía bikinis para poder sentarse en la cubierta a tomar el sol (¿¿¿¡¡¡!!!???). Ella no fue a la siguiente reunión y el empresario dijo que o la directiva asistía a la siguiente reunión o no cerraba el trato (¿¿¿¡¡¡!!!???).

Maltrato físico - Aún siento escalofríos al pensar en la estudiante de 23 años brutalmente violada y golpeada en un autobús en Nueva Delhi, que murió a los pocos días de sufrir el asalto
http://internacional.elpais.com/internacional/2012/12/29/actualidad/1356804118_291267.html

Por no hablar de los femicidios que se cuentan por docenas cada día (http://es.wikipedia.org/wiki/Feminicidio)

Deprimente, ¿verdad? . La situación aún hoy y en los países más _desarrollados_ es desoladora y apabullante. Quizá penséis que exagero... yo creo que no, sobre todo cuando uno ve noticias como ésta

http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/cada-dia-presentan-360-denuncias-violencia-genero-espana_2012112400053.html

Estos son botones de muestra que refuerza mi convicción de que sin políticas de igualdad cabe la posibilidad de ir hacia atrás, como los cangrejos. Y, por supuesto, la (buena) educación es fundamental. Educar poniendo el énfasis en el respeto mutuo.

Pero me estoy desviando del tema... la reseña del libro... ¡vamos allá!

¡Vida!

La portada, una mujer de mirada misteriosa degustando una taza de café , una página que ya no está en blanco porque ahí M. Pilar dibujó mi dedicatoria, la página del título que detrás lleva toda la jerga legal, la página con una escueta pero profunda dedicatoria a sus hijos y ya nos adentramos en los 16 relatos, desgranados a lo largo de 180 páginas que nos llevan de la mano y nos adentran en una montaña rusa de emociones. El índice, al final, es a la vez un alto para tomar resuello y un interrogante, ¿cómo vas a vivir a partir de ahora? . La contraportada muestra de nuevo a la misteriosa mujer pero ahora la imagen se centra en su enigmática sonrisa mientras sostiene la taza de café con un aire casi indolente. El texto que acompaña la contraportada lo podéis leer en el blog, Nosotras también soñamos, amamos, sufrimos ... . En la contratapa de la portada encontraréis una breve biografía de esta mujer, cordobesa, que (cito textualmente) posee una visión crítica, pero constructiva, de la vida, de la sociedad, de la pesonalidad de cuantos la rodean y en particular, de la actitud hacia la mujer

Ellas También Viven, de M. Pilar Muñoz es un libro de relatos cortos espléndidamente bien escrito. Y ahí hay de todo, tristezas y alegrías, tal como es, en realidad, la vida. En estos relatos subyace siempre una brisa de esperanza que los hace sencillamente maravillosos. Desde luego, como apunta la frase final de la contraportada, no me han dejado indiferente. Y he aquí la respuesta al interrogante: voy seguir viviendo con pasión esperanzada, pero a partir de ahora voy a procurar contemplar a los demás seremanemte sin juzgarlos, procurando comprender sus razones . Y es que es muy fácil, a veces demasiado, tomar partido por unos o por otros. Los relatos de M. Pilar, sin embargo, están exentos de juicios y prejuicios y son capaces de transmitir empatía incluso hacia los villanos (por llamarlos de alguna manera) de las distintas historias. Lo que no quiere decir que los justifique en ningún momento, hay situaciones que no deben tolerarse bajo ningún concepto. Pero ser capaz de ponerse en la piel del otro, aunque sea por unos instantes, puede ayudar a encontrar una salida al problema.

Aunque el libro tiene un diseño de portada muy femenino y relata historias con mujeres como protagonistas, no es en absoluto un libro para mujeres . Al contrario, es un libro para todos los públicos a partir de la adolescencia (creo yo). Para ellas , que seamos más conscientes de que no debemos resignarnos a estar en un segundo plano, para ellos , que sean partícipes de nuestros sentimientos y emociones. Porque todas nos hemos visto reflejadas en todo o parte de esas historias, en algún momento.

M. Pilar escribe con un estilo ágil y exquisito, sin metáforas complicadas, sin rodeos, con intensidad. Va directa al corazón.

En realidad, Ellas también viven es un libro denuncia, elegante y acaso sutil, pero denuncia al fin y al cabo ; un libro que grita a los cuatro vientos que las mujeres valemos tanto como los hombres (o más, según el caso), y que pone de manifiesto a traves de sus páginas situaciones y vivencias que evidencian con una claridad meridiana aquello de nada humano nos es ajeno

Sobre los relatos

Hay una frase que dice que detrás de cada hombre hay una gran mujer , posteriormente transformada en ocurrencia, ¿quién hay detrás de un gran hombre? una mujer sorprendida (snif). Aunque si le diéramos la vuelta a la primera expresión podríamos decir que más a menudo de lo que sería deseable, detrás de una mujer (lo de gran mujer no hace falta, suele ser sinómimo) no hay nadie. Porque a veces nos toca luchar a brazo partido y ni siquiera nuestras congéneres nos echan una mano. Pero no todo es sombrío en este panorama, hay muchísimos hombres geniales que arriman el hombro cuando se les necesita y que son formidables. Y muchísimas mujeres maravillosas que siempre están ahí, cerca, en el corazón. Todos tienen, de una manera u otra, un hueco en estos relatos que son un reflejo de muchos avatares de la vida con los que de una manera u otra nos sentiremos, en algún momento, identificados (2).


1.- Falsa apariencia

Querernos a nosotras mismas, he ahí la clave de la felicidad. Lucía no se quiere. Por eso abandona su empleo de limpiadora en un organismo público, cediendo a las presiones de su marido. Y por eso, cuando su marido pierde el empleo, la familia se encuentra en la ruina y sin medios para subsistir y ella se ve abocada a dedicarse a la prostitución, su baja autoestima la aleja de sus hijos adolescentes al no ser capaz de afrontar la situación con valentía. Su vida dará un giro copernicano a raíz de una entrevista en televisión, que la ayudará a encontrarse a sí misma y a quererse.


2.- Entre dos fuegos

Los hombres no son los únicos que se ven arrastrados por sus deseos sexuales. Y si no, basta leer este relato donde la protagonista se siente dividida entre el profundo amor que siente hacia su marido (al quién ella considera como el hombre de su vida) y sus hijos y el deseo desmedido que le genera un antiguo compañero de la facultad. ¿Es eso bueno, malo? Ni una cosa ni la otra. Simplemente es humano.


3.- Una abierta infidelidad

Ya es bastante dramático sufrir la infidelidad del marido, imaginaros el infierno que es tener al objeto de la infidelidad en casa todo el día... y peor aún, que esa amante además te ignore... y que además por su culpa él se desentienda completamente de sus obligaciones familiares... Impotencia, desesperación y resignación es lo que va viviendo la protagonista de esta historia de final incierto. Ese es el apocamiento contra el que hay que luchar siempre, si caemos en él, estamos perdidas.


4.- El lenguaje del amor

Como le pasa a la heroína de esta historia, no siempre que tomamos una decisión somos capaces de prever las consecuencias. Pero afrontar las nuevas situaciones con dignidad y saber sacar lo mejor de ellas es fundamental. Un ascenso, el nombramiento de Jefa de Área de Educación y Asuntos Sociales de un pequeño pueblo, lleva a Raquel a replantearse sus prioridades y termina organizando una escuela de alfabetización para adultos. Ayudar a una muchacha del pueblo a escribir una carta a su novio, que se ha ido a trabajar lejos de allí, genera una serie de divertidísimos malentendidos dignos de una película de los Hermanos Marx. En esta historia la conclusión es clara: el amor no surge de las palabras, sino del corazón (página 47).


5.- Orgullo y dignidad

¿Qué puede haber peor que el acoso laboral? el acoso laboral de una mujer a otra. Sobre todo cuando la acosada es una madre soltera que necesita desesperadamente su trabajo para sacar adelante a su familia. Este es el caso de Marta. Y aunque es bien cierto que este mundo es de ellos y hay que saber jugar (página 65), no todo está justificado. Hay límites que no deben pasarse y uno de ellos es el humillar hasta hundir en la miseria a otro porque se tiene el poder para ello. Pero Marta no se deja arredrar por las circunstancias. Ella también sabe jugar.


6.- No puedo dejar de amarte

¿Es posible amar apasionadamente y ser correspondido pero, sin embargo, sentir deseos de salir corriendo en busca de una vida distinta? Una mujer reflexiona sobre el pasado y el presente de la relación con su marido, de su profundo amor mutuo, y de las dudas que no dejan de asaltarla y que hacen que debajo de su cama tenga siempre una maleta hecha.


7.- Presa de mi vida

Clara es una mujer maltratada. La crueldad de su marido la ha ido reduciendo poco a poco a una sombra de sí misma, como pasa casi siempre en estos casos. Es fácil, desde fuera, hablar de tolerancia cero. Desde dentro, desde el infierno, es muy difícil escapar (pero no imposible) porque las mujeres maltratadas siempre encuentran una excusa para justificar el maltrato: tiene un carácter fuerte, es demasiado impulsivo, pero en el fondo es un buen hombre y no dudo de que me quiere (página 79). Un día su hija Blanca, de 16 años, confiesa que está embarazada y su padre la golpea salvajemente. ¿Será Clara capaz de reaccionar?


8.- Quiero otra oportunidad

A Lidia le toca lidiar con lo que podría ser un futuro sombrío. Y eso le hace replantearse de nuevo su vida, enfrentarse a sus anhelos y a sus miedos, salir de la rutina y soñar de nuevo. Puedes conseguir lo que te propongas, sólo tienes que quererlo firmemente (página 94). Las oportunidades a veces uno se las encuentra por el camino y otras nos las podemos sacar del sombreco cual prestidigitadores de nuestra propia vida. Pero siempre hay que aprovecharlas.


9.- Y la crisis llegó al pelo

Este relato es desternillante, pero refleja una situación muy habitual: cuando los ingresos disminuyen, se imponen los recortes. ¿Y de dónde recortar? Hay que ir con mucho cuidado porque lo barato a veces sale muy caro. La protagonista de esta historia decide recortar en peluquería, así que cambia a su estilista habitual por una peluquería en otro barrio con unos precios muy, muy baratos... Y, bueno, uno aprende que lo último que debe perderse es la sonrisa (pepebarros dixit).


10.- Carrera mortal

Esta historia es inquietante. Y, para mí, el que tiene un final más sorprendente. ¿Son reales las premoniciones? Yo he tenido alguna y por tanto mi respuesta es afirmativa. En este relato, Laura tiene un sueño premonitorio en el que su novio, Víctor, tiene un accidente mortal mientras conduce un coche de carreras. Ya ha tenido antes otras premoniciones, así que, llena de angustia, sale corriendo para detener la carrera.


11.- Un mundo propio

Todos tenemos (o podemos tener) un mundo propio donde sólo entra aquello o aquellos que son de nuestro agrado, un mundo que llevamos consigo a todas partes, como Rosario. Rosario Uceda, Catedrática jubilada de Lengua y Literatura en la Universidad de Oviedo, decide retirarse a vivir en un maravilloso hotel donde encontrará nuevas amistades y acaso un nuevo amor. Es esta una narración llena de ternura y delicadeza donde se abordan los distintos achaques que acarrea la vejez, unos más severos que otros. Es realmente conmovedor.


12.- Un pequeño tropiezo

¿A qué estamos dispuestos a renunciar por un buen empleo? Aquí las mujeres solemos tener casi siempre las de perder. Y ¿a quién estamos dispuestos a pisar para conseguir un ascenso? Aquí también es frecuente que seamos las mujeres las que salimos perjudicadas. Lo más triste es que a veces los palitos en las ruedas nos los ponen personas en las que confiamos plenamente. Patty, ingeniera en telecomunicaciones, encuentra un buen empleo en una gran empresa, incluso firma un contrato de exclusividad. Mientras ella ha encontrado trabajo, su marido, Robert que no ha conseguido empleo, dedica su tiempo a continuar con su formación para ampliar su curriculum y a las tareas domésticas, hasta que dos años más tarde consigue un contrato en esa misma empresa, pero bajo las órdenes de su mujer. Cuando Patty firmó el contrato, las cláusulas fueron abusivas, pero el salario lo merecía. O eso pensó ella. Hasta que, ya a las puertas de un ascenso, se da cuenta de que se ha quedado embarazada y que eso tiene consecuencias . Por otra parte, Robert tiene que asumir que su esposa es, en horas laborales, su jefa, una situación aún poco habitual y en la que muchos hombres se sienten incómodos . Patty hace una reflexión que, lamentablemente, está lejos de ser una amplia realidad: ... en nuestro caso simplemente habíamos invertido la tradición, nada más . Y en los tiempos en que vivíamos, eso no tenía nada de especial (página 129).


13.- El mejor regalo

El mejor regalo siempre es aquel que no se paga con dinero. Esta es una historia muy intensa y emotiva que nos mantiene en vilo hasta el final. Mónica es una madre soltera cuyo hijo padece una grave enfermedad. Sólo un acto de enorme generosidad podrá salvarlo. Y aquí son las mujeres las protagonistas absolutas.


14.- Carta a una madre

Pocas veces un texto tan breve conlleva una intensidad tan grande. Es una carta inefable que condensa los sentimientos más profundos de una hija hacia su madre fallecida. Y es que las madres son muy especiales. No sigo porque casi no me quedan pañuelos de papel.


15.- Navidad Eterna

Este es el relato más corto y, quizá, uno de los más trágicos y que tienen mayor hondura. Nos hablan de la soledad silenciosa de una mujer que a mediados de febrero aún no ha quitado los adornos de Navidad porque así sus hijos van a verla. Es una situación desgarradoramente triste pero también tremendamente habitual.


16.- Mario

Al más puro estilo de novela negra, esta historia habla de matrimonios de conveniencia, de infidelidades, de traiciones. Cuando una relación se basa en el interés, no se puede confiar en nadie.

Un libro con mucha enjundia

Perdonad el pequeño caos que sigue a continuación. Para mí este libro, su autora y sus spin off son una fuente inagotable de sorpresas. Supongo que influye el hecho de que mi actividad en la blogosfera de momento sólo se se limita a participar en algún concurso que otro.


*** Este libro tiene un booktrailer que invita a leerlo de inmediato

http://www.youtube.com/watch?v=82bUH6wjF0w


*** Tiene también un blog maravilloso

http://ellastambienviven.blogspot.com.es/

que además de links a las distintas reseñas que se han hecho sobre el libro, entrevistas a la autora, puntos de venta etc., contiene una serie de relatos, salpicados de humor, de ternura, de pasión... retazos de cotidianidad que M. Pilar ha ido colgando a lo largo de los meses y que vale la pena leer y releer. ¡Ah! enlaca además con las reseñas que del libro se han ido publicando en Ciao.

Podéis comprar el libro desde este blog, ya que hay enlaces tanto a la librería de Círculo Rojo si lo queréis en papel ( 7,95 euros, gastos de envío incluídos ), el libro está editado por Círculo Rojo) como si preferís la versión electrónica ( 2,68 euros versión Kindle en Amazon.es, 2,95 euros en pdf en www.todoebook.com )


*** La página de Facebook, por supuesto

http://www.facebook.com/ellas.tambienviven

con bastante actividad, la suficiente para que uno se de un garbeo de vez en cuando a ver qué se cuece (el FB va tan rápido que a la que paso dos o tres días sin entrar, me he perdido la mitad de los post) o a dejar algún mensaje (que siempre es de agradecer)


*** Los podscast de todo o parte de algunos de los relatos

http://www.ivoox.com/podcast-podcast-ellas-tambien-viven-relatos-mujer_sq_f130435_1.html

Es emocionante la pasión que M. Pilar pone en la lectura (he asumido que la lectora es M. Pilar), y perfecta la música de fondo que acompaña estos audiorelatos


*** No sé si tiene cuenta en Twitter... esa red social no la trabajo... :-)

__________

Si habéis llegado hasta aquí y ya habéis leído el libro, espero que esta reseña os haya gustado. Si tenéis el libro y no lo habéis leído, ¡ya estáis tardando!. Y si aún no tenéis un ejemplar... ¿a qué esperáis?
________________

Notas-

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Rita_Levi-Montalcini, una mujer valiente y comprometida que siempre luchó por la igualdad entre hombres y mujeres, es decir, entre seres humanos

(2) El plural en castellano es de género masculino y como a mí me parece ridícula la corrección política en el lenguaje porque lo que hace falta es ser correctos en nuestros comportamientos y lo demás viene solo, no uso los plurales en masculino y femenino.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1143 veces y ha sido evaluada un
96% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • Iskander1 publicada 23/01/2014
    De vuelta!
  • Iskander1 publicada 21/01/2014
    Podría ser una obra obligatoria no solo para las mujeres,sino también para los hombres...volveré!
  • leira_sd publicada 07/01/2014
    Lo acabo de terminar y me encantó.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Ellas también Viven. Relatos de Mujer - Mª del Pilar Múñoz Álamo

Descripción del fabricante del producto

narrativa española - ISBN 13: 9788499910796

Características técnicas

Género: narrativa española

Título: Ellas también Viven. Relatos de Mujer

Autor: Mª del Pilar Múñoz Álamo

EAN: 9788499910796

ISBN: 8499910793

Ciao

Incluido en Ciao desde: 28/11/2011