Fábulas...Cuenta tu version

Imágenes de la comunidad

Fábulas...Cuenta tu version

> Ver características

90% positivo

31 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Fábulas...Cuenta tu version"

publicada 23/08/2007 | Sany_1407
usuario desde : 12/09/2006
Opiniones : 23
Confianza conseguida : 9
Sobre mí :
Excelente
Ventajas Reirnos un poco de la vida
Desventajas Que a veces hay que aprender de la experiencia.
muy útil

"En el huerto de la vida"

Liebre y tortuga

Liebre y tortuga

Cierta noche, la Luna_lunera_Cascabelera me animó a reescribir una fábula, retrasé su invitación porque no estaba yo para estos "trotes" pero hoy he decidido intentarlo, a ver que sale.

La liebre y la tortuga (versión original)


Había una liebre que se burlaba de las cortas patas y lentitud al caminar de una tortuga. Pero ésta, riéndose, le replicó:

-Puede que seas veloz como el viento, pero yo te ganaría en una carrera.

Y la liebre, totalmente segura de que aquello era imposible, aceptó el reto.

LLegado el día de la carrera, arrancaron ambas al mismo tiempo. La tortuga caminaba a su lento paso pero constante, avanzaba tranquila hacia la meta. En cambio, la liebre, cómo era más rápida y estaba segura de ganar, a ratos se echaba a descansar en el camino y se quedó dormida. Cuando la liebre despertó de su siesta vió como la tortuga había llegado la primera a la meta y había obtenido la victoria.

MORALEJA: Con seguridad, constancia y paciencia, aunque a veces parezcamos lentos, obtendremos siempre el éxito.

Mi versión (algo pesimista pero qué le vamos a hacer...)

Había una vez una liebre y una tortuga que fueron contratadas para trabajar en un huerto.
La liebre era muy rápida con lo que siempre llegaba pronto al trabajo.
La tortuga se levantaba dos horas antes pero conseguía llegar a su hora (aunque a veces se retrasaba un par de mintutos, pero al finalizar su turno, se quedaba 15 minutos más para compensarlo)
La liebre hacía su trabajo fugazmente; A veces, por correr tanto, hacía algún destrozo pero luego llegaba la tortuga con su paciencia y lo arreglaba todo.
El jefe no se enteraba nunca de nada porque siempre estaba a la sombra del gran roble.
La liebre, como siempre terminaba poco cansada, se iba de romerías y juergas. Al día siguiente pedía a su compañera la tortuga que la remplazase en su puesto porque había comido muchas zaanahorias y le había dado un cólico.
La tortuga hacía horas extras y siempre se comía todos los "marrones".
Un día el Gran Jefe llamó a la tortuga y le dijo que iba aprescindir de ella, ya que la liebre trabajaba el doble y por unas zanahorias más, seguro que podía hacer el trabajo de las dos.
La tortuga lloró y lloró pero se fue con la cabeza bien alta, ya que había trabajado mucho y se sentía orgullosa de su labor.
Meses más tarde la tortuga se dio cuenta de que el Gran Jefe le había hecho un favor echándola, ya que ese no era su lugar y consiguió un trabajo de lo suyo... de... "Tortuguera".
Y la liebre... creo que sigue allí chupando zanahorias. :P

MORALEJA: Hagas lo que hagas en el huerto de la vida, no chupes zanahorias!


Espero que os haya gustado mi versión contraria a la original. Gracias por leerme y un besote


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 6279 veces y ha sido evaluada un
96% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • KiTTy_PinK publicada 29/11/2007
    jejejeje, muy buena ^_^
  • Ni-lo-intentes publicada 25/08/2007
    Las prisas nunca fueron buenas pero eso lo aprendes con el paso del tiempo. besos
  • joseba007 publicada 25/08/2007
    un rato creativo me quedo con tu moraleja jajaja saludos.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : Fábulas...Cuenta tu version

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 19/07/2007