Opinión sobre

Fuente Ovejuna - Lope de Vega

Impresión Total (22): Evaluación Total Fuente Ovejuna - Lope de Vega

 

Todas las opiniones sobre Fuente Ovejuna - Lope de Vega

 Escribir mi propia opinión


 


Fuente Ovejuna, todos a una

4  21.08.2004

Ventajas:
Leer el libro .

Desventajas:
Que no te guste .

Recomendable: Sí 

BubaBuum

Sobre mí: "Si el corazón pensara dejaría de latir" Alberto Méndez.

usuario desde:01.07.2004

Opiniones:52

Confianza conseguida:25

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 25 miembros de Ciao

No es el teatro contingente pero si el necesario (es lo que expresa la actitud de un pueblo ante la vida y la muerte, ante la pena y la alegría, ante el amor y la libertad) es mucho más que un arte: es un habitad cultural, la concreción más directa de la cultura colectiva. Porque la cultura, como la vida, no es poseída por nosotros sino que nos posee; no la tenemos, sino que ella anos tiene a nosotros. Más que ninguna otra literatura, el teatro pertenece a la vida de una comunidad, la significa. En realidad, la comunidad lo escribe, lo representa y lo usa. Cuando un pueblo se encuentra y se reencuentra en su teatro, tal teatro será mas tarde clásico; por el contrario, el que le sea impuesto desaparecerá.


¿Es que el teatro, en el Siglo de Oro español, no fue catedral, paisaje, patrimonio, biblioteca, escuela y calle para todos? ¿No convergieron y edificaron en él historia y pueblo? ¿Puede el español definirse, contarse, cantarse, sin ese teatro suyo? ¿sin todo ese teatro? Es indudable que ninguna sociedad mediocre será capaz de sostener un teatro glorioso. Porque el autentico es a la vez una consecuencia de la sociedad a la que se dirige y una incoación de sus mejoras y perfeccionamiento; abrumaría siempre a una sociedad que fuese inferior a él. Eso sucedió en el Siglo de Oro español: de oro solo la literatura, no el resto. Durante él, en España todo fue manga por hombro. Los reyes eran como los pozos: más grandes cuanta más tierra se les quita. Se trato de una época que pretendió ocultar el deterioro con falsas alegrías, y las liviandades con los arrepentimientos, una época que toda la vida fue teatro, pero mal teatro: malo lo hicieron los gobernantes, que ofrecían el espectáculo de una ficticia grandeza con que maquillar la realidad, y mal teatro, el pueblo también, que fue del hambre al Tedeum, de la zarabanda al auto de fe. Sin embargo, la ultima verdad del pueblo se salvo en un escaso teatro verdadero


es una tradición que en España los escritores honestos sean rechazados por la escena, invadida en general por quienes saben bien los trucos del oficio y se aprestan, como más o menos honrados carpinteros, a levantar una tramoya con la que engatusar a los más o menos honrados espectadores. Hubo un poeta que conoció bien a su publico (“el vulgo y as mujeres / que este triste ejercicio canonizan”) y que sabia la forma de escribir bien las obras (“pero ¿qué puedo hacer, si tengo escritas, / con una que he acabado esta semana, / cuatrocientas y ochenta y tres comedias? / Porque, fuera de seis, las demás todas / pecaron contra el arte gravemente”). Ese hombre que se llamo Lope de Vega concluye su Arte Nuevo con un reto: “Sustento, pues, lo que escribí, y conozco / que, aunque fueran mejor de otra manera, / no tuvieran el gusto que han tenido, / porque a veces lo que es contra lo justo / por la misma razón deleita el gusto”.


Y es que el carácter español, como el de todo pueblo con frecuencia guerrero, es muy dado a los mitos. Uno de los más persistentes es el del Siglo de Oro de nuestra dramaturgia. Tal siglo se desenvolvió en un ambiente donde era inconfesable, por orden superior, la decadencia: el poder había para siempre pasado. Se obligo al ciudadano a caminar con la cabeza vuelta atrás, que es el mejor camino para la costalada. Los dramaturgos nacieron del conjunto de actuaciones políticas más desacertadas que conoce nuestra historia: expulsión de los judíos y moriscos, prohibiciones aduaneras, inmovilización del oro y de la plata, abolición del intercambio intelectual... Actuaciones que dejaron a España pobre y aislada para siglos, pero, eso si, cristiana vieja. La tónica de todos los escritores teatrales consistió en una verificación facilita, unos temas pedestres y ramplones, la eliminación de cualquier problemática honda (salvo la religiosa que bizanteó en los autos sacramentales, ni entendidos ni gustados por el pueblo), unos enredos interminables y una gozosa terminación, en boda a ser posible. A primera vista, sus comedias producen la sensación de una grata frescura, de un sano realismo. Si se las mira bien, se descubre a cada instante el artificio, idénticos elogios sobados, una hojarasca barroca y deformante. Y se comprueba que todos los ingenios escribían con las mismas falsillas, y que precisamente por eso complacían al publico que tan poco amigo es de innovaciones.


A mi entender hay solo unas cuantas obras perdurables sin discusión. Fuente Ovejuna de Lope de vega, es una de ellas. Y es concretamente en Fuente Ovejuna donde mejor pueden percibirse los meritos y los deméritos que han de reconocerse al teatro del Siglo de Oro y quizá a todo el español desde él


Aciertos:
1- Lo que caracterizan a toda la llamada comedia española: la síntesis naturalista entre tragedia y comedia, la ruptura de las tres unidades, la división entres actos (planteamiento, nudo y desenlace), la intercalación de canciones y bailes, la fusión de lo oculto y lo popular en caracteres y en lenguaje...
2- El pueblo erigido en personaje. Entero sin cabecillas: los ancianos, los jóvenes, los labradores, los regidores, las mujeres personificadas en Laurencia.... un coro tiranicida y justiciero, que se resigna hasta que se desata.
3- La existencia de una doble acción teatral: una social, en primer plano que sucede en Fuente Ovejuna; otra política, como telón de fondo cuyo escenario es Ciudad Real. Las dos son históricas, y las dos manipuladas por el creador.
4- Una historia de amor con tres protagonistas. Pero no de amor simplemente, como en Peribáñez, sino de un amor incrustado en un cañamazo de abusos y de victimas, de heroísmo villano y de villanías cometidas exactamente por el noble.


Reproches:
1- Lope de Vega trata de defender al Maestre de Calatrava, de la casa de Osuna. Siempre busco la protección económica del duque: por ello adultera la historia. Exculpa al Maestre, ya por su edad – dieciocho años-, ya cargando toda la responsabilidad sobre el que convierte en malo sin fisuras de la obra: el comendador Fernán Gómez. Él por su parte, humilla al pueblo que le fue encomendado, y aconseja, por otra, al joven Maestre que tome partido por la Beltraneja en su lucha por el trono contra Isabel y Fernando, mientras él favorece la entrada de Alfonso V, el rey portugués. Así quedan, en un solo personaje, acumulados los delitos sociales y los políticos de la doble acción.
2- Juzgar lo acaecido en el siglo XV con criterios del siglo XVII. En definitiva, la apasionada defensa de la monarquía absoluta, en la que Lope cree, como garante de toda justicia, toda armonía y todo orden. En 1476, cuando sucede la tragedia de Fuente Ovejuna, apenas si habían comenzado los Reyes Católicos a ir contra las alharacas y arbitrariedades feudales de las Ordenes militares o los nobles. Según la Crónica de Rades, el pesquisidor real descubre en aquella aldea grandes desafueros que justifican la sublevación; ante ello y ante el anonimato del crimen, los reyes simplemente abandonan la causa, no sancionan. La aldea sigue en poder de Calatrava. Lope no se atiende a esta versión histórica y más notable. Porque el pueblo de Fuente Ovejuna tuvo, en realidad, conciencia de su soberanía: de él emana, y él la deposita donde quiere. (“Después de haber muerto al Comendador mayor quitaron las varas... a los que estaban puestos por esta Orden... y dieron las a quienes quisieron”) Para Lope, por el contrario, el poder es patrimonio del monarca, y así lo repite, incansablemente, una y otra vez. El hecho de que los Reyes triunfen, dentro de lo político, en Ciudad real, contra el poder calatravo, y el pueblo triunfe en Fuente Ovejuna contra el calatravo cruel, hace disfrutar a Lope de un fin unido y luminoso –la corona junto a sus súbditos, pero falaz.
3- Hay algunas ocultaciones que Lope se guarda en la manga, quizá para teatralizar aun más el tema:
A: Oculta que el Don Manrique que trae y lleva noticias entre el exterior y la escena es el Adelantado Rodrigo Manrique, a cuya muerte dedico sus infinitas Coplas a su hijo Jorge. Demasiado para actuar de mensajero. Salvo que Lope lo hiciera con intención.
B: Oculta los claros forcejeos entre la monarquía y las ordenes militares, y entre la ciudad de Córdoba, a la que pertenecía el pueblo de Fuente Ovejuna, y la de Calatrava, que injustamente se lo arrebato con la misma injusticia con que los Reyes se abstienen de ese pleito.
C: oculta –solo lo menciona pasada al final- los terribles agravios y afrentas que sufren los pueblerino en sus bienes y haciendas, para referirse solo a las agresiones sexuales, más vistosas y atrayentes para los espectadores.
4- Y es exactamente en este campo donde Lope comete su mayor fraude: la entrega del autor a su publico; la búsqueda de lo que, en su estricto sentido, se llama la galería; el respecto al respetable que no siempre lo es; la sumisión de la personalidad del autor a quien va a ser su auditorio. Porque el creador no debe atender a lo que el destinatario espera de él, sino a lo que él espera conseguir de su destinatario.


Cuando Lope, para que Frondoso pueda consumar su boda con una Laurencia intacta, hace que esta no haya sido violada por el comendador, viola la más elemental de las reglas dramáticas. Y lo hace a sabiendas. Si no, los sarcasmos, los insultos, las pedradas verbales de Laurencia a su pueblo (maricones, gallinas, medio hombre) no hubieran existido: ninguna mujer se desgarra tanto por haber sido solo despeinada.


Pero Lope cae donde casi todo después de él: el publico se pirra por un final feliz, nupcial generalmente. El español es matrimonial de manera obsesiva; cree en el matrimonio como en la Inmaculada Concepción, quiere saber a los demás felices o desgraciados por contagio; necesita hacerse la ilusión de que jamás las jóvenes y guapas protagonistas son violadas por un abuso de poder. Y, “como lo paga el vulgo, es justo / hablarle en necio para darle gusto”.


Fuente Ovejuna permaneció ignorada hasta después de Romanticismo. Entonces se tradujo, y comenzó su éxito. No tanto por el criterio de Menéndez Pelayo, sino porque fue interpretada, retocándola, como adalid del tiranicidio justo acometido por un pueblo rebelde, que defiende su honra y su libertad. En nuestro siglo ha alcanzado una gran difusión, apoyada en el pilar más falso que tiene, es decir, su conversión en un drama social, y aliviada o incluso suprimida la parte ultima, tan exaltadora de la monarquía, con falsedad también. Aunque quizás todo esto nada reste a la hermosa grandeza literario del autor y su obra.


Personajes que hablan en la Famosa Comedia de Fuente Ovejuna:

-Fernán Gómez de Guzmán: Comendador Mayor de la orden de Calatrava.
-Ortuño: criado de Fernán Gómez..
-Flores: criado de Fernán Gómez..
-El Maestre de Calatrava: Rodrigo Téllez Girón.
-Pascuala: labradora.
-Laurencia: labradora.
-Mengo: labrador.
-Barrildo: labrador.
-Frondoso: labrador.
-Juan Rojo: labrador, tío de Laurencia.
-Esteban (padre de Laurencia) y Alonso: alcaldes.
-El Rey Don Fernando y la Reina Doña Isabel.
-Don Manrique
-Dos Regidores de Ciudad Real.
-Dos Regidores de Fuente Ovejuna, uno llamado Cuadrado.
-Cimbranos: soldado.
-Un juez: pesquisidor.
-Leonelo: licenciado por Salamanca.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Edu_JH

Edu_JH

17.08.2006 19:59

Buena opi, te mereces el excepcional

elenapv

elenapv

28.08.2004 14:35

merecido excepcional.con esta opi no te podrías merecer otra evaluación

Winie

Winie

27.08.2004 00:44

Leí este libro hace muchísimo tiempo, quizá sin tener idea de las reglas morales que lo conducían... es hora de volver al pasado, si el romanticismo lo aceptó en su día el siglo XXI también lo hará, no crees? muy buena opinión

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario
Comparación de precios Ordenados por Precio
El sitio de Leningrado 1941-1944 (Memoria Crítica) - Michael Jones

El sitio de Leningrado 1941-1944 (Memoria Crítica) - Michael Jones

Páginas: 432, Tapa dura, Editorial Crítica

€ 28,03 amazon.es libros 202 Evaluaciones

Costes de envío: EUR 0,0...

Disponibilidad: Normalmente se despacha en 24 horas.​.​.

     Más  

amazon.es libros



Evaluaciones
Esta opinión sobre Fuente Ovejuna - Lope de Vega ha sido leída 10763 veces por los usuarios:

"excepcional" por (11%):
  1. Edu_JH
  2. elenapv
  3. nninna
y de usuarios adicionales 3

"muy útil" por (89%):
  1. Cristinnilla
  2. pilicp
  3. silvaer
y de usuarios adicionales 44

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
El Lazarillo de Tormes, Lazarillo de Tormes, El Lazarillo de Tormes, Lazarillo de Tormes - Anónimo El Lazarillo de Tormes, Lazarillo de Tormes, El Lazarillo de Tormes, Lazarillo de Tormes - Anónimo
clásicos españoles - ISBN 13: 9788420468075, 9788426354082, 9788420468075, 9788426354082 - ed.:Alfaguara, Edelvives, Alfaguara, Edelvives
112 Opiniones
En oferta a solo € 2,81
Don Quijote de la Mancha - Miguel de Cervantes Saavedra Don Quijote de la Mancha - Miguel de Cervantes Saavedra
clásicos españoles, narrativa española - ISBN 13: 9788467024807, 9788495722812, 9788470397943, 9788441426764, 9788441405295, 9788426104724, 9788421690321, 9788477734888, 9788497403573, 9788470398131 - ed.:Castalia
190 Opiniones
En oferta a solo € 8,31
Rimas y leyendas - Gustavo Adolfo Bécquer Rimas y leyendas - Gustavo Adolfo Bécquer
clásicos españoles - ISBN 13: 9788420468792, 9789875224933
220 Opiniones
En oferta a solo € 8,78
Etiquetas relacionadas con Fuente Ovejuna - Lope de Vega