Gran hotel Cascada: 4 estrellas a precio de 5

4  31.05.2012

Ventajas:
Buenas instalaciones, buena habitación, buen restaurante

Desventajas:
Algunos detalles no son propios de un 5 estrellas

Recomendable: Sí 

Detalles:

Relación calidad precio

Comodidad del colchón

Atención al cliente

Limpieza del hotel

más


silvigar

Sobre mí:

usuario desde:11.09.2008

Opiniones:88

Confianza conseguida:6

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 5 miembros de Ciao

Hace tiempo que tenía en mente ir a este balneario que prometía ser una buena opción para ir a descansar y disfrutar de las aguas termales, además de no estar demasiado lejos de Madrid y no suponer mucho viaje. Aprovechando una oferta que salió para el hotel de 5 estrellas del complejo, el Gran Hotel Cascada, decidimos escaparnos un fin de semana y descubrir este balneario con historia, de los de toda la vida.

UBICACIÓN

El balneario Termas Pallarés, que es donde está ubicado este hotel, está en la localidad de Alhama de Aragón, a unas 2 horas de Madrid, de fácil acceso ya que se encuentra pegado a la Nacional II. Dentro del pueblo está situado justo a la entrada de éste, es lo primero que te encuentras según llegas al pueblo, de hecho la carretera pasa justo en medio del complejo, dejando a un lado el hotel de 4 estrellas del que disponen (Hotel Termas) y al otro lado los otros dos hoteles (Hotel Parque y Hotel Cascada) y el resto de instalaciones. Lo bueno es que, como el pueblo es muy pequeño, en 5 minutos andando estás en la calle principal, con bares y tiendecillas por si quieres tomar algo o comprar alguna cosa, no está apartado ni aislado y andando puedes llegar a todo lo que hay alrededor.

Dentro del complejo, el hotel Gran Cascada es sin duda el mejor situado de los tres hoteles, ya que está al lado del lago termal, que es la instalación más atractiva del balneario. Eso sí, por encontrarse en esta ubicación privilegiada también es el hotel que está un poquito más aislado de los otros dos, que están pegados, y casi la totalidad de las actividades de balneario se hacen en los otros hoteles; pero vamos, que el paseíllo entre un hotel y los otros dos es de apenas 4 minutos y si hace buen tiempo es muy agradable hacerlo porque se atraviesan los jardines; si no hace buen tiempo nos dijeron que te llevan en furgoneta de un hotel a los otros dos, por si hace frío o llueve.

En cuanto al tema del aparcamiento, no es ningún problema ni en éste ni en los otros dos hoteles; alrededor de los jardines hay zonas de arena disponibles para dejar el coche, dentro del complejo que está cercado, con lo cual lo tienes siempre a mano; lo que me imagino es que cuando el balneario esté muy lleno puede ser que haya problemas para encontrar hueco, quizás tengas más zona habilitada hacia fuera de los jardines, al fondo, ya que creo que si va mucha gente con el espacio de los jardines no será suficiente; pero en general el tema del aparcamiento en este hotel no supone en principio ningún problema, es gratis, aunque al aire libre, y dentro de un complejo vigilado.

INSTALACIONES, PERSONAL Y RESTAURANTES

El hotel Gran Cascada es un hotel boutique, no demasiado grande, creo que el número de habitaciones repartidas en 3 plantas no llegan a 30 en total. El edificio parece ser una antigua edificación que había en el complejo que ha sido rehabilitada; hay que tener en cuenta que el balneario como tal tiene más de un siglo según pude leer, con lo cual las edificaciones son antiguas y modernizadas por dentro en general. Nada más entras te encuentras con una pequeña recepción, donde te atienden normalmente chicas bastante amables, aunque en algún momento nos encontramos con alguna que era bastante seca y poco dispuesta a colaborar con el cliente, pero en general la atención en recepción fue bastante buena.

Una vez haces el check in, te dan un plano del complejo y te recuerdan las citas de los tratamientos y baños que tengas reservados; te acompañan a la habitación con las maletas, haciendo uso del ascensor que han conseguido colocar en el hueco de la escalera, único ascensor del hotel pero más que suficiente considerando su tamaño.

Además de la zona termal, a la que luego dedicaré apartado especial y que en concreto dentro de este hotel no es especialmente relevante, pocas instalaciones más encontramos dentro del edificio; solamente unos salones comunes con sillones y prensa para leer, sitio importante porque es la zona donde se puede usar el wifi gratuito ya que no hay repetidores suficientes para tener conexión dentro de las habitaciones, algo que es un poco incómodo. Aparte, el hotel cuenta con cafetería, donde en teoría se pueden tomar bebidas y snacks para comer, pero cuando yo estuve todo el día la vi sin personal ni actividad, y por supuesto sin ninguna posibilidad para comer; de hecho, la única comida que quisimos hacer dentro de las instalaciones, pasamos un buen rato buscando una supuesta cafetería que está en el hotel Termas y que terminaron diciéndonos que sólo abría por la noche, y que durante el día teníamos que ir a otra que hay muy agradable en el edificio de enfrente (un antiguo Casino rehabilitado también dentro del complejo), pero fuimos y allí no había ni rastro de comida, sólo bebidas.

Por tanto, para poder comer algo tenías la opción de pagar el menú del restaurante del hotel Termas, creo recordar que al precio de 26 € por persona sin incluir bebidas, un menú que no tenía mala pinta pero bastante caro para mi gusto; además, el restaurante en sí es una zona que no han modernizado, y a mí personalmente me parece horrible, pareciera el restaurante de un antiguo hospital o algo sí, muy monumental, con una entrada con escaleras de mármol, pero luego dentro con una sensación de estar en un sanatorio del siglo pasado que se te quitan las ganas hasta de comer. Por tanto, ya sólo nos quedaba la opción de comer en el restaurante de nuestro hotel, La Gastroteca, un restaurante muy acogedor, íntimo y moderno, muy agradable todo rodeado de amplios ventanales, decorado de forma minimalista, pero eso sí, a unos precios que yo creo son excesivos, aunque desde luego dignos de un hotel de 5 estrellas.

En La Gastroteca hicimos una cena y dos desayunos en el total de la estancia; la cena la cogimos dentro de un paquete que incluía alguna actividad termal adicional, pero lo básico era la cena, encima sin bebidas, y una degustación de tapas; nos salió al módico precio de 50 € por persona, y encima cuando pagamos los dos refrescos que tomamos durante la cena nos encontramos con la “agradable” sorpresa de pagar 5.10 € por cada uno, algo que me parece exagerado, vale que estamos en un hotel de 5 estrellas, pero tampoco estamos en el Ritz en Madrid, recordemos que estamos en un pequeño pueblo. Eso sí, la comida en sí estaba espectacular, de una calidad excepcional, desde la degustación de tapas, pasando por los primeros y segundos platos, y hasta el postre, todo excelente, de una calidad inmejorable y en buenas cantidades; por lo tanto, como calidad merece la pena, también el trato del personal que es excelente y refinado, pero en cuanto al precio es ya más discutible…

Lo que no nos gustó demasiado fue el desayuno; claro, te cobran como hotel de 5 estrellas, pero luego a la hora de darte el servicio no es lo esperado: el desayuno “buffet” consiste en una pequeña mesita con 4 tipos de bollos, panecillos, cereales, unos botecitos de mermeladas y zumos, y poco más; es el buffet más pequeño
Fotos de Gran Hotel Cascada, Alhama de Aragón
  • Gran Hotel Cascada, Alhama de Aragón Vista exterior del hotel Cascada
  • Gran Hotel Cascada, Alhama de Aragón Junior suite
  • Gran Hotel Cascada, Alhama de Aragón Baño de Junior suite
  • Gran Hotel Cascada, Alhama de Aragón Vistas desde Junior suite
Gran Hotel Cascada, Alhama de Aragón Vista exterior del hotel Cascada
Vista exterior del hotel Cascada
que he visto nunca en un hotel español, y encima considerando que debiera haber sido de los mejores cuando tienen 5 estrellas. Aparte de esto, te traen café y te ofrecen alguna cosa adicional, como pan con tomate y jamón, tabla de ibéricos, huevos fritos o revueltos… Pero esto tiene dos problemas, el primero de ellos que es un apuro estar pidiendo cosas y cosas que te tengan que hacer, quizás quieras probar varias cosas pero no mucho de una de ellas y es difícil poder hacer esto si te lo tienen que estar haciendo todo en cocina; y el segundo y más grave de los problemas es que esto funciona bien en fin de semana, pero resulta que cuál fue nuestra sorpresa cuando el lunes nos dicen que no había cocina hasta las 10, con lo cual no podíamos pedir nada que tuviera que cocinarse, ya que la camarera era la misma persona que te preparaba las tostadas o los embutidos; a mí esto no me parece muy normal en un hotel de esta categoría, por lo que se paga espero más y no que me digan que no hay cocina hasta las 10 y tenga para elegir 7 u 8 cosas frías para desayunar y punto.

HABITACIÓN

El hotel cuenta con habitaciones estándar y junior suites; la diferencia entre ambas normalmente es sólo el tamaño, pero si lo pides y hay disponibilidad puede ser que la junior suite te la den de las que tienen un pequeño saloncito. En nuestro caso tuvimos suerte y dispusimos de una junior suite con saloncito. Nada más entrar a la izquierda teníamos el armario, de buenas dimensiones y con la caja de seguridad dentro; el uso de la caja era un poco especial, ya que se abría con la tarjeta de la habitación, algo que no da mucha confianza si consideramos que la tarjeta de apertura de la habitación puede ser duplicada perfectamente en recepción, así que el sistema es bastante inseguro.

Frente a la puerta de entrada, el baño, enorme y con un amplio ventanal con cristal traslúcido; disponía de WC, lavabo, bidé y bañera con ducha de lluvia con media mampara, así que había que tener un poco de cuidado para no echar agua fuera, así como radiador toallero al fondo de la bañera. Lo más llamativo, el lavabo con dos senos, una encimera amplia y en ella bastantes artículos de aseo de la marca In Aqua, que es la marca de productos termales del propio balneario; de hecho, te dejaban incluso unos sobrecitos con algunas muestras de producto del que no te dejaban bote más grande, supongo que para que lo pruebes por si te gusta mucho puedes comprar el bote entero en el balneario; las amenities la verdad que estaban muy bien y se agradece que sean productos con aguas termales, ya que estás allí para cuidarte. Además, no faltan al lado del lavabo el espejo de aumento y el secador de pelo.

Avanzando en la habitación entre la entradita y la zona de la cama, esta habitación disponía, como decía antes, de un pequeño salón; me decepcionó un poco porque me esperaba un sillón algo más amplio y cómodo y una TV más grande; pero no, el salón tenía dos butacas individuales, una especie de puf/mesita delante de ellas, una lámpara de pie y un TV bastante pequeña colgada en la pared; esta zona viene bien si quieres comer algo en la habitación, aunque la mesa no es realmente una mesa como tal, pero bueno, es más cómodo que comer en la zona de la cama; pero nada más, ya que no apetece mucho ponerse a ver la TV en una butaca rígida, no es demasiado cómodo para estarte tiempo. Eso sí, esta zona dispone de otro amplio ventanal con impresionantes vista al jardín que está delante del hotel, frondoso y bien cuidado, miras por la ventana y parece que estés en la selva, en otro mundo.

Y separada por dos trocitos de tabique, al fondo estaba la zona de la cama, dos camas de 90 cms. juntas y con ropa de cama única para ambas, así que resultaba una cama de matrimonio muy amplia, además de ser bastante cómoda y con colores muy bien elegidos. A lo lados de la cama dos lámparas pequeñas colgaban del techo a modo de lamparita de mesilla pero mucho más modernas; y es que la decoración en general de toda la habitación es moderna y actual, muy agradable y con una gran impresión de limpieza. Y ya por último, al lado de la cama había un escritorio muy grande con una silla de diseño; debajo del escritorio estaba el minibar, que es automático y por tanto una vez levantas el producto consta que lo has consumido; esto a mí me parecía un rollo ya que al menos quería meter en la neverita una botella de agua nuestra, no pensaba pagar los precios exorbitados del minibar, así que llamé a recepción y la verdad que muy bien porque me dijeron que tomaban nota de que íbamos a meter cosas nuestras para que no nos cobrasen nada por los productos que moviéramos. Desde esta zona de la cama, además, se tenían las mismas vistas que desde el resto de zonas, así que desde la cama se veía el jardín que explicaba antes; bastante peor debe ser la vista si la habitación te toca dando a la parte posterior del edificio, que debe tener una vista bastante fea, por lo que pude ver.

La habitación en sí, por tanto, estaba en general muy bien, muy moderna, muy limpia y muy agradable en general; eso sí, eché en falta algunas cosas, por ejemplo: no había ni una sola papelera en toda la habitación, excepto un minucubito en el baño; tampoco había ni un boli, dejaron una libretita en la mesilla y ni siquiera un boli encima para poder usarla; son detalles que tendrían que cuidar más. Aunque el mayor inconveniente que tuvimos, y que realmente fue un problema grave, fue el tema del aire acondicionado: fuimos al hotel el primer fin de semana de calor intenso que ha habido este año, un calor realmente fuerte, llegamos a la habitación y hacía mucho calor, la habitación tiene tres grandes ventanales, con una vista preciosa, pero con un sol que le pega bastante interesante también; así que cuando vimos el calor que hacía regulamos el termostato para intentar bajar la temperatura; pero cuando ya llevábamos tiempo por la tarde y nos intentamos echar la siesta, seguíamos asándonos igual y cada vez más; yo estaba perpleja con el termostato, pensado que menuda porquería, lo terminé poniendo al máximo de potencia de aire y al mínimo de temperatura, y aún con eso no se notaba ni pizca de fresquito. Cuando llegamos a cenar por la noche nos comentó la camarera que había un problema en el aire acondicionado, así que ya nos dimos cuenta de lo que pasaba, que había una avería general; esa noche cayó una tormenta y refrescó mucho, así que cuando subimos a la habitación, que estaba achicharrada de calor, abrimos las ventanas; claro, no pensamos que en el campo, ventanas abiertas y luz dada… En fin, tuvimos una invasión de mosquitos, matamos unos 30 y cuando vimos que nos quedaban el doble o más pululando aún, tuve que llamar a recepción a pedir insecticida; la chica de recepción de esa hora era bastante seca y ni se molestó en buscar el insecticida, pero vista nuestra situación de verdadera invasión, volví a insistir y le pedí que lo buscara donde fuera, no me pueden contar en un sitio de campo que no tienen insecticida; finalmente apareció un señor de mantenimiento con el espray y pudimos eliminar a los mosquitos.

Pero claro, una vez supimos que no podíamos abrir las ventanas, tuvimos que asarnos dentro de la habitación, a poco morimos de calor esa noche; así que al día siguiente lo primero que hicimos fue preguntar en recepción por la avería del aire; la chica era la misma que la de por la noche, y me dice que no tiene ni idea, que ya ha notado que no hay aire en el hotel pero que no sabe por qué; fenomenal, estábamos asándonos y la muchacha encima me dice que no tiene ni idea. Ya por la tarde volvimos a preguntar a la chica que había en ese momento, que directamente nos aclaró que no había ninguna avería, simplemente es que no habían tenido tiempo de cambiar la preparación de los conductos del calor al frío, y que sencillamente nos teníamos que aguantar porque el calor había venido muy de repente y no habían podido hacer nada para tener el aire acondicionado disponible. Así que nos asamos el resto del fin de semana, a lo que me pregunto yo: ¿Y si después de tanto calor hubiera hecho frío y necesitaran la calefacción habrían matado a los clientes de frío? En fin, no me parece muy normal que un hotel de 5 estrellas te diga, sencillamente, que si tienes calor te aguantes porque no es problema suyo que el calor haya venido de golpe. Ala, cómo te quedas?

EL BALNEARIO Y LAS ZONAS TERMALES

En este hotel es imprescindible dedicar un apartado a hablar sobre el balneario en el que está ubicado, ya que es su principal atractivo. El balneario es de aguas termales de verdad, de las que tienen sus minerales y propiedades que hacen que sea bueno bañarse en ellas, no es el típico spa de agua del grifo; así que todas las actividades que incluyan agua son fundamentales por las propiedades naturales de éstas; es por ello por lo que el balneario existe desde finales del siglo XIX, y en él se construyeron en sus orígenes dos hoteles y un casino, siendo este último fácilmente identificable por el grabado en piedra en el que sigue poniendo “Casino”. Las edificaciones, por tanto, tienen el encanto del pasado, pero en general por dentro la modernidad del presente; y digo “en general” porque si bien esto se cumple en el hotel Cascada y en el Termas (recientemente éste remodelado y ascendido a 4 estrellas) no lo es tanto en el hotel Parque, en el que te sientes dentro de una especie de hospital del siglo pasado.

El caso es que el principal reclamo en la actualidad del balneario es un lago natural de agua termal, cuyas aguas están siempre a temperatura constante de 27 grados, aguas que dicen tienen múltiples beneficios para la salud, por lo que el baño en el lago es especialmente atractivo. Se trata de un paraje precioso, un lago de buen tamaño con dos islas en medio a las que se accede por unos puentecitos y donde se puede tomar el sol, descansar, también comprar bebidas (esto es importante ya que los precios del minibar son exagerados en el hotel Cascada, y tienes al lado, en el lago, máquinas de bebidas a 1 y 2 €), y por supuesto bañarse en el lago. El agua está realmente calentita, así que dentro del agua de debe estar bien en cualquier época del año, otra cosa ya es el frío al salir que pueda hacer… Personalmente a nosotros el tema del lago no nos emocionó porque al ser un paraje natural está lleno de peces y no nos apetece que nos estén rozando cosas dentro del agua que no se sabe lo que son, pero obviando ese pequeño detalle por lo demás el baño en el lago es de lo más agradable. Un tema que tendrían que mirar, eso sí, es el de las instalaciones que están en una de las islas de lago: hamacas, mesas, etc. están un poco deterioradas, creo que les va tocando cambio, mejoraría mucho el aspecto de la instalación. Al lago se puede acceder sin coste adicional alguno estando alojados en alguno de los hoteles del balneario, pero debe haber posibilidad de usarlo sin estar alojado ya que me fijé que el sábado y el domingo vinieron muchos coches a pasar el día, así que supongo que la gente del entorno acude allí a pasar el día pagando algún paquete termal, ya que todos los paquetes incluyen acceso libre al lago, o bien algún tipo de entrada individual que exista para él, algo que desconozco.

Aparte del lago, el resto de instalaciones termales están ya dentro de los hoteles, basándose casi todas en el agua ya que la hacen llegar del mismo manantial de agua termal del que procede el lago, por lo que las propiedades del agua están aseguradas; para moverte por dentro del complejo e ir a los tratamientos que se tengan contratados te facilitan albornoz y tienes que llevar tus propias zapatillas de goma si vas a usar instalaciones con agua, ya que las zapatillas que te dejan en la habitación son más bien para usar en el hotel, no para mojarse. En cuanto a instalaciones termales, por tanto, adicionales al lago, tenemos las siguientes:

- Dentro del hotel Termas, el más nuevo y remodelado, está para mi gusto la mejor instalación termal del complejo, la denominada Aquatherma; se trata de algo mucho más parecido a los típicos spas actuales, una piscina enorme de agua termal, con chorritos a diferentes alturas, camas con burbujas, cuellos de cisne, piscinas de contraste, etc. e incluso una sala de vapor; el uso de esta instalación sin paquetes especiales cuesta 30 € por 50 minutos; no me parece caro considerando los precios del resto de actividades termales, pero lo que sí que me parece es un tiempo ridículo, en 50 minutos apenas tienes tiempo de probar todos los chorros, porque además la instalación la usan al tiempo unas 20-30 personas (calculo yo), por lo que tampoco puedes hacer lo que quieras cuando quieras; vamos, que la segunda vez que fui encima la chica que nos atendió nos dice que ella recomendaba usar un par de actividades y luego salir 5 minutos a descansar en las tumbonas de piedra caliente, claro, muy normal el consejo considerando que en 50 minutos si haces eso estás en 3 chorros, vamos, que el consejo estaría muy bien si el tiempo al menos fuera 1 hora y media, que en mi opinión es al menos lo que requiere esta actividad. La Aquatherma está instalada en unas antiguas galerías de baño que han sido rehabilitadas y aprovechados ciertos elementos decorativos, algunas bañeras, etc. dándole un aire clásico pero modernizado muy apetecible y agradable.

- En el hotel Cascada las instalaciones termales también son modernas, contando con unas cuentas salas de masaje y lo que da nombre al hotel: la cascada; se trata de una instalación que si quieres te pueden enseñar cuando no haya ningún grupo dentro, consiste en una sala grande con una cascada de agua termal, la cual nos explicaron es meramente decorativa, ya que el efecto principal de la cascada son los vapores y humedad que emana y que se respira en torno a ella, por lo que está especialmente indicada para problemas respiratorios. Creo recordar que el precio por estar 25 minutos dentro de esta instalación es de 15 €.

- Y ya en el hotel Parque tenemos el resto de instalaciones. Muy importante señalar en este caso lo que ya comenté al principio: este hotel es de otra época, está sin reformar y realmente le va tocando; pasamos por un pasillo de habitaciones y ya solamente el pasillo da grima, pero es que encima tuvimos la “suerte” de pasar una segunda ocasión en la que estaban limpiando las habitaciones y había varias abiertas, daban miedo, parece que te iba a salir un espíritu o que estuvieras en un hospital de desahuciados; feo, realmente feo, y muy antiguo. Así que las instalaciones termales que están en este hotel, que encima son casi todas, pues tienen un parecido a esto bastante preocupante; para empezar, llegas a la puerta del hotel y te encuentras con que éste no tiene recepción, supongo que la compartirá con el hotel Termas que está muy cerca (de hecho, ambos se comunican por dentro mediante una pasarela que atraviesa la carretera); así que la única recepción que hay allí es para la zona termal. La verdad, miras a los lados de ese pasillo y casi te dan ganas de temblar, yo tenía la sensación de estar en un sanatorio, o en un orfanato, pero de éstos que salen en las películas de miedo, que en cualquier momento te aparece un fantasma o te secuestran en una sala de ésas; bueno, realmente esto es una exageración, pero es para que se entienda el estilo de los pasillos, antiguos, recuerdan realmente a un balneario donde la gente iba hace años a curar sus dolencias, más con esa pinta de hospital; la verdad, te quita un poco las ganas.

Nosotros teníamos contratado un masaje y un baño termal, el baño no hay más remedio que hacerlo allí, pero desde luego el masaje mejor dátelo en el hotel Cascada si estás allí alojado, no hagas como nosotros que pensamos que daría igual un sitio u otro, y no, no da igual: La sala del masaje era super cutre, antigua en la línea de todo, poco apetecible; encima el masaje era el que en su web se llama “Wave Touch” y es una porquería de masaje, eso ni es masaje ni es nada, movimientos simulando olas que ni relajan ni aportan nada por mucho que lo intentes, y encima al módico precio de 55 €, vamos, que ni loca repetiría, y desde luego nos tenían que haber avisado al reservar que este tipo de masaje es tan soso, nos fiamos de la descripción tan bonita del masaje en la web pero en la realidad era un rollo, nos lo dijo hasta la propia terapeuta; supongo que el resto de masajes serán mejores, creo que tuvimos mala suerte, pero los precios de todos son parecidos y desde luego bastante caros.

En cuanto al baño termal, eso ya fue el remate de la faena, no sabíamos bien en qué consistía, y cuál fue nuestra sorpresa cuando nos hacen pasar a una sala de éstas del “pasillo del horror” y nos encontramos en una habitación tipo hospital con una bañera de mármol antigua y fea, con un chorro a presión que salía de una especie de manguera negra; nos dice la mujer que nos metamos cada uno en una sala diferente, nos metamos en esa bañera horrible durante 15 minutos y que usemos el chorro para darnos en los músculos, cosa que se hace igual en la Aquatherma y es un amiente bastante más cuidado. Luego cuando pasaron los 15 minutos de soledad metida en esa piscinita llega la mujer, dice que te salgas y te enchufa con una manguera a presión, en teoría para dar una especie de masaje con el agua y activar la circulación y cosas de ésas, pero más te sentías como si estuvieras en la cárcel y te estuvieran limpiando para encerrarte, porque es que en ese ambiente desde luego es lo que piensas… Y encima el bañito cuesta 30 €, más otros 5 € aparte por el manguerazo a presión final, vamos, un robo.

Aparte de esto, en este hotel Parque hay más instalaciones termales, por ejemplo hay lo que llaman el Terma Spa, que al respetable precio de 50 eurazos por persona, debes ir a una sala con saunas y piscinas de contraste; afortunadamente no pagamos los 50 € por eso ni ningún otro tratamiento que se hiciera en esta parte del hotel, ya que, la verdad, no me pareció una zona nada relajante, me sentí con la sensación de pagar un dineral por meterme en una especie de sanatorio del siglo pasado y si vuelvo por el complejo evitaré rotundamente todo tipo de actividad que se haga en este hotel hasta que se decidan a renovarlo de cabo a rabo, algo que, dicho sea de paso, deberían hacerlo YA.

PRECIO

El balneario en general tiene precios bastante altos, en la línea de este tipo de sitios; hacía tiempo que había visto su existencia pero siempre que lo había mirado me parecía caro y decidí esperar a ver si aparecía una oferta para ir al hotel renovado y ascendido a 4 estrellas. Finalmente tuve suerte y salió una oferta bastante buena para el hotel de 5 estrellas, el que es objeto de esta opinión. La oferta incluía dos noches de alojamiento y desayuno, una sesión de Aquatherma, el famoso baño termal, y como siempre que estás alojado, acceso libre al lago termal, uso del gimnasio (situado en el hotel Termas) y uso de las pistas de pádel y bicicletas; esto nos salió por 300 € los dos, con upgrade a habitación junior suite, así que me parece que para los precios habituales la oferta estaba bastante bien. El resto de instalaciones, restaurantes, etc. ya he ido comentando más o menos los precios en sus apartados correspondientes; sólo señalar que en la web del balneario (http://www.termaspallares.com/es/) se pueden ver las múltiples opciones de paquetes con tratamientos termales que hay, listado de precios de instalaciones y tratamientos sueltos, así como múltiples ofertas que van sacando a lo largo del año con alojamiento en los tres hoteles disponibles. Para mi gusto, si el hotel de 5 estrellas saliese muy caro respecto al de 4, me da la impresión que no merece pagar la diferencia; el hotel Termas se ve muy renovado y moderno, y el hotel Cascada tiene ciertas deficiencias que no son dignas de un hotel de 5 estrellas, por lo que si volviera probablemente probaría el hotel de 4 estrellas si el precio fuera bastante mejor.

EN RESUMEN

Estamos ante un hotel bueno, sin duda, pero con pequeñas deficiencias considerando su categoría de 5 estrellas; hay hoteles de 4 iguales e incluso mejores en algunos aspectos, no solamente tener un restaurante de diseño y carísimo hacen a un hotel de 5 estrellas, ni tampoco que te cobren el alojamiento como si lo fuera. Mi estancia fue muy agradable en general, pero enturbiada totalmente por el problema del aire acondicionado y algunos detalles mejorables. Y atendiendo al complejo del balneario, volvería para repetir aquello que realmente creo que merece la pena pagar, pero huiría de cualquier actividad dentro del hotel de 3 estrellas, un establecimiento termal de hoy en día así no está a la altura, ya no es época de balnearios donde los ancianos van a curarse el reuma, y apetece tener unas instalaciones acordes a la época actual, algo que, todavía, tienen que mejorar. De todas formas, señalar que si este hotel hubiera sido de 4 estrellas en vez de 5 y por ello mis expectativas menores, su calificación habría sido la máxima, pero tener 5 estrellas y calidad de 4 es lo que hacen que la opinión positiva no siempre lo sea tanto…

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
javierdd

javierdd

04.06.2012 21:06

Valorada.

javierdd

javierdd

01.06.2012 13:29

No conozco esa zona, así que ya sé dónde alojarme cuando vaya por allí. Volveré con la nota el lunes. Saludos.

saranatalias1

saranatalias1

31.05.2012 18:39

No se si ire

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Gran Hotel Cascada, Alhama de Aragón ha sido leída 690 veces por los usuarios:

"excepcional" por (83%):
  1. javierdd
  2. saranatalias1
  3. magui345
y de usuarios adicionales 2

"muy útil" por (17%):
  1. neprameht

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Gran Hotel Cascada, Alhama de Aragón