No con mis hijos.

2  20.04.2005 (21.04.2005)

Ventajas:
Buen servicio, ambiente agradable, buenas piscinas (interior, exterior), paisaje relajante, buen campo de golf .

Desventajas:
No es adecuado para llevar a los niños .  Servicio de restaurante lentísimo, servicio de habitaciones inapropiado, no advierten de los "efectos secundarios" del agua del balneario :  puede desteñir los bañadores, y cambiar el color del tinte del pelo .

Recomendable: No 

Detalles:

Relación calidad precio

Comodidad del colchón

Atención al cliente

Limpieza del hotel

Ubicación del hotel

más


Cunqueiro

Sobre mí: Entro poco, poquísimo, así que disculpas a todos los compañeros a los que no leo.

usuario desde:03.04.2005

Opiniones:38

Confianza conseguida:37

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 22 miembros de Ciao

Habíamos estado en otras ocasiones en la Toja, tanto en el Balneario Gran Hotel como en el Balneario Isla de La Toja, y ya sabía que el servicio de restaurante era lento. Pero todos los demás inconvenientes con los que nos topamos esta última Semana Santa, fueron totalmente nuevos, y se los hemos achacado al cambio de dueño, al menos es lo que tengo entendido (el plural no se refiere sólo a mi marido y a mí, sino a tres familias: nosotros con los 3 niños, mi hermana y su marido con su hijo de 4 años, y otra amiga con su hija de 16).


INCONVENIENTES:


1. El servicio de restaurante pasa a ser len-tí-si-mo, de manera que la segunda noche probamos el restaurante tipo "snack", que parecía más rápido. Error: del primer plato al segundo, pasó casi una hora. Cuando me levanté para anularlo y pasar directamente al postre, lo trajeron. Lo cual no nos impidió comentarles lo increíble que era preparar unas hamburguesas y nuggets de pollo en ese tiempo; los mayores pedimos otras cosas, pero todo estaba dentro de un reducido grupo de opciones de menú, que se supone que para eso son reducidas, y para eso son de menú: porque el servicio es más rápido.

2. El servicio de habitaciones necesita coordinación, a ver si se ponen de acuerdo. Porque la tercera noche opté por pedir la cena desde la habitación, para que la tuvieran a las 8.30. Mis hijos son pequeños (6 años, 4, y 20 meses), y no podían acabar de cenar a las 11. (El pequeño, obviamente, siempre estaba con alguien en la habitación mucho antes). En la carta del servicio de habitaciones hay una serie extensa de platos, algunos marcados con asterisco. Al final de la lista, dice algo así como: "Además de estos platos, también pueden disponer de los del restaurante, en la hora de apertura del mismo. Los platos marcados con asterisco son los únicos de la carta que se sirven desde las 23.00 h. hasta las 7.00 h."
Pues el que me atiende me dice que no, que hasta que no abra el restaurante no me puede ser vir nada más que lo que tiene asterisco, es decir, cuatro cosas frías. Voy a recepción, y después de hablar con el jefe de recepción y de que me presenten al jefe del servicio de habitaciones, parece que sólo fue un malentendido, que, según palabras del jefe, disponen de un cocinero por la tarde exclusivamente para el servicio de habitaciones.

3. La cuarta (y última) noche, vuelvo a llamar al servicio de habitaciones, y de nuevo, otra persona me dice que no, que sólo lo que tiene asterisco; le comunico que el jefe del servicio de habitaciones no me dijo lo mismo la noche anterior, y se quedó sorprendido. Vuelvo a recepción, y en esta ocasión me presentan al jefe de la cocina (llego a quedarme unos días más, y me conozco a todo el personal). Este me comunica, de forma muy gallega, que él no va a contradecir al jefe del servicio de habitaciones, pero que en realidad no recogen pedidos hasta las 9. Que, de todas formas, claro que mis hijos no se van a quedar sin cenar antes, que pida sin problemas. (Bueno... yo añadiría que sin problemas hasta la noche siguiente, si llego a quedarme).

4. O tiene razón el jefe del servicio de habitaciones, o el de cocina, pero los dos no. Así que o mantienen la carta de la habitación, e informan adecuadamente al personal de qué va eso, o retiran la carta de las habitaciones, y te dejan un papelito con la lista de cuatro sandwiches y el salmón. Si piensan hacer lo segundo, que me digan qué servicio de habitaciones es ese para un hotel de cinco estrellas.

5. Está claro que no aumentan el número del personal adecuándolo al número de clientes, ya que:

a) por no habilitar las dos zonas de restaurante para el desayuno-buffet (antes sí lo hacían), teníamos que hacer cola ¡en un cinco estrellas! todo el mundo flipando. Aunque sólo fueran cinco minutos, díganme qué hacemos con un bébé en brazos, y los otros niños (hijos y sobrino) correteando por ahí.

b) Como no tenían suficiente gente en el restaurante, los pedidos a la habitación no llegaron correctamente, y en ambas ocasiones tuvieron que cambiar algún plato, o traer alguna cosa que había pedido pero no estaba en la mesa.

c) Ya hablé del servicio lento de los dos restaurantes (si no aumentan la cocina, pues claro).

6. En cuanto al estado de conservación, aunque han ido reformando las habitaciones, muchas conservan las puertas antiguas, que cierran mal y hacen mucho ruido. Tampoco dispone de un parking adecuado a un cinco estrellas, sino de uno de bar-restaurante de carretera. Es decir: una zona donde están los coches, tal cual, a la intemperie. Antes tenían un tejado de uralita o algo parecido, pero según parece los temporales del invierno lo tiraron. Si quieren ser un cinco estrellas, que hagan un parking subterráneo, terráneo o superterráneo, pero no puede quedar el coche bajo el sol, la lluvia, y sin ninguna vigilancia, y no les cuento la odisea de meter a todos en el coche, lloviendo a mares: un bebé y dos niños, cada uno de ellos en su silla de automóvil. Con un aparcamiento cerrado y con acceso desde el hotel cubierto, no hay problema.

7. Vamos ahora con el balneario. Antes no había límite, pero ahora hay horario infantil, que además es de 10 a 12 y de 16 a 18 horas. No te lo advierten cuando haces la reserva, y como habíamos ido en otras ocasiones y no lo había, pues está claro que no lo íbamos a preguntar (al próximo que vayamos, preguntaremos antes).
No sé los demás cómo se plantean sus vacaciones, pero nosotros no nos planteamos levantar a todo el mundo a las 8.45 para desayunar y estar preparados para la piscina a las 10, y por la tarde, si has tenido suerte y acabas de comer a las 3.30 o 4.45, vas, con el último bocado todavía circulando tranquilamente por el esófago, corriendo a cambiarte para la piscina. Menos dos: el pequeñajo y un adulto que se queda con él mientras duerme la siesta, y llegan tarde, claro. Si después la cena empieza a las 9 y acaba a las 11, díganme cuánto duermen ustedes y los niños en las llamadas vacaciones. Es decir, el horario infantil de la piscina no coincide con el horario que tendría que tener el comedor...o el servicio de habitaciones! (De ahí buena parte de mi "pelea" diaria con el servicio de habitaciones).
Hay balnearios, y spas urbanos que no admiten niños, así que, dentro de lo malo, aquí al menos puedes llevarlos. La queja, por tanto, no es porque haya un horario infantil, sino que no te lo adviertan de antemano, y por el horario inadecuado.

8. No te advierten de que el color de tu tinte de pelo puede variar, o de que tu bañador puede desteñir. Ambas cosas nos pasaron en esta ocasión (y nunca anteriormente, lo cual para mí es significativo). A mí se me "quemó" el tinte (sí, ya tengo canas, ¿pasa algo?), y a mi hermana y a mi hijo de 4 años, el bañador. No sé si es algo que entra dentro de lo normal, o si sólo cuando la concentración de ingredientes supera cierto límite ocurre. En cualquiera de los dos casos, una advertencia previa (cuando reservas, quiero decir, no ya cuando estás ahí), puede evitarte el disgusto de estropear un bañador recién comprado, o un tinte recién puesto (no fue el caso, afortunadamente).

9. El agua estaba algo fría (en otras ocasiones, no).

********************************************************************

Para que veáis que no soy tan mala, ahora viene LO POSITIVO:


1. El ambiente es agradable, el personal amabilísimo, las vistas del mar y de los árboles relajante. Bañarse en una piscina cerrada con cristalera, que te permite ver la lluvia en los cristales, mientras tú estás relajándote tan a gusto, es una sensación fabulosa. La vista desde cualquier sitio: habitaciones, bar, restaurante... es magnífica, y semejantes cristaleras no son habituales.

2. No sé cómo serán todas las habitaciones, pero como nosotros siempre precisamos las más grandes, tengo que decir que efectivamente lo eran: la nuestra tenía una parte con una cama amplia, mesilla, y cómoda grande, más un espacio delante ajustado para colocar la cuna del hotel; otra parte con dos camas, mesilla y gran armario empotrado; y la salita, con la mininevera (no tan mini, es un mueble grande), la tele, un sofá de mimbre con dos sillones y la mesita. Para un matrimonio con tres hijos, reconozco que estábamos cómodos, y el cuarto de baño una maravilla, con una de esas bañeras enormes que tanto les gustan a los niños...y a los no tan niños.

3. Tiene más canales de televisión que antes, unos 12, aunque echo en falta uno de programación infantil (insisto, es un 5 estrellas).

4. Al que le guste la vela o el golf, enhorabuena, puede practicar ambos deportes en un escenario muy tranquilo. También en Semana Santa daban cursillos. (No sé si será en todas las épocas de vacaciones). Hay varios hoyos en contacto con el mar: uno casi se "mete" en el agua, y varios tienen el mar en uno de sus lados. Magníficas vistas de la ría, con las bateas de mejillones, las barcas, los pueblos costeros... realmente privilegiado, una vista diferente, que relaja. Aquí se celebra todos los años la Copa de Oro Conde de Fenosa.

5. Antes no había columpios para los niños, ahora hay una zona infantil con columpios, casita, etc. de "última generación", esos de madera sin aristas o tornillos peligrosos, y aptos hasta para los niños más pequeños.

6. Disponía (no sé si es siempre, o sólo en vacaciones) de un servicio de guardería desde los 3 años, dos horas por la mañana y dos por la tarde, con chicas agradables y una zona amplia para estar. Pero que a nosotros, que estábamos allí por llevar a los niños al balneario (¡de ahí nuestra sorpresa ante el horario limitado!), no nos compensaba. Entiendo que a otros sí, y por eso os lo anoto.

********************************************************************

Si todavía estáis leyendo esto, aún tengo unas OBSERVACIONES a mayores:


1. A pocos kilómetros, a menos de 10 minutos en coche, está el acuario de El Grove, que aunque es carillo (alrededor de 6 euros/persona) y pequeño, es entretenido para los niños, con pirañas, tiburones, peces tropicales (¡Mira, ese es Nemo!), nutrias, una foca, etc. Como contrapartida al precio de la entrada, los recuerdos son baratos para lo que se estilan en estos sitios (muchas cosas de 1, 2, 3 y 5 euros).

2. También en el Grove hay otros establecimientos hoteleros, de forma que siempre se puede ir al balneario, y dormir o comer en la villa. La separa de La Toja tan sólo un puente, aunque los balnearios quedan al final de la isla, por lo que necesitas el coche; eso sí, son cinco minutos.

3. Para aquellos a los que les gustan los tratamientos de belleza o relajantes, y los balnearios con sus circuitos, dispone de bonos, que salen más rentables. Favorecen, lógicamente, a los que vivan relativamente cerca, o hayan pensado volver.

4. La propia isla es muy bonita para pasear por ella, y los que no estén acostumbrados a ver el mar junto a extensas zonas verdes y arboledas, es algo distinto. La capilla, totalmente cubierta de conchas, sobre todo de vieiras, es muy original.

5. Curiosidad: cuenta la leyenda que un burro enfermo y abandonado aquí, regresó a su casa curado, y cubierto de barro. Y que la isla, que hasta entonces sólo era usada por los vecinos del Grove para labrar y tener al ganado, pasó a utilizarse por las propiedades terapéuticas de sus aguas. (Esto sería antes de mediados del s. XIX, cuando pasó a ser propiedad privada).


En CONCLUSIÓN (¡todavía estás leyendo?!): No es un lugar adecuado para ir con niños, pero si no te importa pagar lo suyo, el hotel conserva parte de su "empaque", que le dio tanto prestigio en el pasado. El balneario es de calidad, pero en la propia Galicia hay muchos establecimientos termales (os lo digo yo, que soy de aquí) de mejor relación calidad-precio. Por supuesto, La Toja siempre es un lugar precioso para visitar y darse una vuelta. ¡os esperamos!
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
magallanes13

magallanes13

28.05.2012 10:19

Yo hace unos años estuve en Galicia y visité esta bonita población entre otros lugares y me encantó la capilla de conchas. Saludos.

roserbona

roserbona

12.04.2007 02:03

Pues si, en un hotel de 5* no debería haber esos fallos que comentas, que para algo se paga un poco (y no tan poco...) más. No he estado nunca en Galicia pero este verano probablemente iremos y buscando, buscando... he dado con tu detallada opinión. Un saludo.

Bluesb

Bluesb

16.08.2006 01:31

Una opinión muy completa. Saludos

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Gran Hotel La Toja, Pontevedra ha sido leída 6085 veces por los usuarios:

"excepcional" por (39%):
  1. magallanes13
  2. roserbona
  3. Bluesb
y de usuarios adicionales 9

"muy útil" por (61%):
  1. Manolo58799
  2. lestebag
  3. jesalvfer
y de usuarios adicionales 16

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Club Hotel Acorn Almirante Farragut, Menorca Club Hotel Acorn Almirante Farragut, Menorca
Hotel - Cala’n Forcat s/n, Urbanización Los Delfines, 7760 Ciudadela, Cala'n Forcat, 7760 Ciudadela, Islas Baleares - 3 estrellas - 493 habitaciones
20 Opiniones
En oferta a solo € 36,33
Hotel Palacio Valderrabanos, Ávila Hotel Palacio Valderrabanos, Ávila
(+) PARA SUMERGIRTE EN LA PROPIA EDAD MEDIA
(-) NINGUNA
21 Opiniones
En oferta a solo € 44,48
Confortel Islantilla, Islantilla Confortel Islantilla, Islantilla
(+) bonitas vistas
(-) no he encontrado nada
20 Opiniones
En oferta a solo € 48,34
Etiquetas relacionadas con Gran Hotel La Toja, Pontevedra