Opinión sobre "Grand Theft Auto - PSP"

publicada 27/01/2008 | bgirlule
usuario desde : 18/11/2006
Opiniones : 59
Confianza conseguida : 0
Sobre mí :
Excelente
Ventajas gran diversion
Desventajas nada
muy útil
Diversión
Nivel de adicción
Originalidad
Gráficos
Sonido

"mi otro vicio"

La historia que nos cuentan en Liberty City Stories nos devuelve a la mítica ciudad de Liberty City, donde tuvieron lugar los hechos de la tercera entrega de la serie, pero en esta ocasión durante 1998, es decir, un poco antes de que todo tuviese lugar. De este modo, muchos de los entornos resultarán familiares a quienes jugasen a esa entrega, pues, de hecho, las tres islas que conforman esta ciudad y que aparecían en PlayStation 2 están recogidas también en la pequeña PSP con una calidad muy elevada en líneas generales. Como es lógico, no siempre está a la altura de la consola doméstica de Sony, pero hay que reconocer que mantiene el tipo excelentemente y en ocasiones mejora algunas zonas, con efectos de iluminación mucho más elaborados y, en consecuencia, con modificaciones ambientales superiores, también en todo lo referente a la climatología. Además, por si había alguna duda, toda calle, callejón, carretera y camino que hubiese en PS2, está en PSP, con algunas diferencias derivadas, tan sólo, de que las historias de ambos juegos no coinciden en el tiempo y, por tanto, hay pequeños cambios, como zonas en construcción, negocios que cambiarán de manos, etc.

Tomaremos el papel de Toni Cipriani, un matón más espabilado de lo que parece al principio, que trabaja para Salvatore Leone, aunque el gran capo mafioso no confiará demasiado en nosotros y en un primer momento nos pondrá bajo las órdenes de Vincenzo, uno de sus hombres de confianza. Poco a poco, sin embargo, iremos consiguiendo su respeto para convertirnos en su mano derecha, pero no será una tarea fácil, sino al contrario: una labor sucia, llena de plomo, sangre y muchos neumáticos quemados. Abrirse camino hacia posiciones dominantes en la familia, mientras ésta se ve acosada por competidores de todo tipo (desde clanes rivales hasta las tríadas y los yakuza), nos exigirá afrontar multitud de misiones de todo tipo, que pueden ir desde rescatar a algunos hombres que están siendo acosados por la policía, hasta acabar con un grupo de matones.

Por suerte o por desgracia, aunque las primeras misiones son claramente orientativas, destinadas a que nos demos unos paseos de reconocimiento por las primeras zonas de juego y asumamos las pautas y mecánicas de juego esenciales (conducir, disparar, pelear...), el juego no tarda demasiado en plantearnos retos reales en los que esos primeros objetivos sencillos y asequibles darán paso a misiones arriesgadas y complejas que nos exigirán habilidad.

El juego se estructura, como es habitual, en una serie de misiones en las que en cada una se nos da un objetivo (en ocasiones más, pero en cualquier caso de forma secuencial), ya sea matar a cierto personaje, llevar a alguien a un lugar determinado, recolectar cierta cantidad de objetos o dinero, etc. Estas misiones nos suelen reportar beneficios económicos y, aunque no se presentan de manera lineal, pues tendremos la posibilidad de ir afrontándolas con cierta libertad. Así, por ejemplo, una vez hayamos completado las primeras misiones de Vincenzo, podremos realizar un par más para otro personaje que nos dará, asimismo, la posibilidad de hacer trabajos para un tercero. En este contexto, podremos ir haciendo unas u otras según nos apetezca más. Por supuesto, hay misiones ineludibles que hacen avanzar la historia, y otras son totalmente opcionales, como convertirnos en un conductor de taxis para sacarnos unos dólares o hacer demostraciones de vehículos a compradores potenciales. Estos son tan sólo unos pequeños ejemplos, pero desde luego hay muchas más opciones, como el tradicional reparto de pizza, o en un giro bastante irónico hacernos con un vehículo policial para patrullar por las calles de la ciudad. Quien lo prefiera, podrá dedicarse al robo selectivo de coches por encargo, una actividad tan lucrativa como cabría esperar. Siempre hay algo que hacer en Liberty City.

Si hemos jugado a los anteriores títulos estaremos familiarizados con muchas de estas misiones, y podremos imaginarnos otras muchas de las que no hemos dicho nada, pero, también, reconoceremos durante la partida a varios personajes que han aparecido en otros títulos de la saga, sobre todo, cómo no, en la tercera entrega. Por otro lado, echaremos de menos a algunos de ellos. Y si bien es cierto que las misiones son tan variadas y divertidas como en las versiones domésticas, la historia del juego no acaba de cuajar. Cuando llevemos unas horas con el título empezaremos a notar que la narración no consigue despegar del todo, con momentos en los que realmente le cuesta avanzar y en otros en los que la elipsis narrativa afecta a momentos que sí nos hubiese gustado ver. En este sentido, el planteamiento no ha sido tan bueno, pero, con todo, sigue ofreciéndonos una historia oscura en ambientes criminales; es tan sólo que San Andreas, quizás, dejó el listón demasiado alto en cuanto a cómo desarrollar una historia de este tipo, combinando la brutalidad esperable con un humor insospechado a través de personajes carismáticos y tan desviados de la sensatez y salud mental como cierto hippy trasnochado, aunque hay honrosas excepciones, como nos mostrará la primera aparición de Toole.

Liberty City Stories ha logrado un gran nivel visual en la portátil de Sony, pero peca de una proliferación de la ralentizaciones aún más evidente que en las entregas para PlayStation 2, lo que empaña notablemente el resultado final. En ocasiones, como al subir a los tejados de un edificio algo elevado, el horizonte de dibujado está situado muy lejos, y hay un buen nivel de detalle en lo que podemos ver, pero nos moveremos a una velocidad anormalmente lenta, algo que se puede prolongar durante unos segundos incluso al haber vuelto a estar a ras de suelo. Otro pequeño incidente similar sucede al bajar o montar en un coche: ocasionalmente el juego se parará durante unos breves instantes, pues estará cargando la música de la radio. Por otro lado, el juego presenta una iluminación más lograda que en las últimas entregas para PS2, sobre todo durante los atardeceres y con la iluminación de los faros de los diferentes vehículos, y el modelado de los personajes se muestra, en líneas generales, igual o superior.

Del mismo modo, la aplicación de las texturas es bastante acertada, con pocos fallos (desaparición, tembleque), y los efectos climatológicos (aunque incrementan el problema de las ralentizaciones) están igualmente mucho más logrados en la pantalla de la PSP. Pese a lo que se podía esperar, dados algunos antecedentes en la consola, el juego reduce al mínimo los tiempos de carga, de tal modo que tras la espera al principio del juego, el resto de transiciones son imperceptibles para el jugador, con la excepción de una pausa de unos cinco segundos al cambiar de isla y una mínima carga antes de las cinemáticas. Todo esto parece reducir la vida de la batería, pues hace una lectura intensa del disco UMD, pero desde luego vale la pena.

Desde muy pronto estaremos inmersos en la lucha entre las familias Sindacco y Forelli por erigirse como la indiscutible dominadora del crimen organizado en Liberty City, siendo ésta una historia que se nos va contando a través de escenas realizadas con el motor del juego, y normalmente de buena factura, que destacan gracias a las voces -en inglés- que incluye el juego. No son tan frecuentes ni están tan elaboradas como en las últimas entregas de la saga, pero desde luego están más que a la altura de lo esperable en un juego para PSP. Las interpretaciones son buenas, y las animaciones de los personajes durante estas escenas resultan naturales, lo que conforma una fuerte sensación de verosimilitud muy necesaria para llevar correctamente el desarrollo de los hechos. Sin embargo, carece, como decíamos, de cierta profundidad, y en muchas ocasiones realizar misiones no nos conduce a ningún sitio, ya que no repercute en cambios ni en Cipriani, ni en sus relaciones con los demás, ni en el estado de los demás personajes de su entorno.

Por suerte, en otros momentos toda la acción alcanza unas cotas de dinamismo y profundidad gracias a la participación cada vez más activa de algunos personajes relevantes, bien trabajados, y que salvan -todo sea dicho- el guión. La pena es que muchos de los personajes mejor elaborados tardan en salir, y, por tanto, aunque su presencia es esencial, hace palpable la ausencia de personajes a su altura durante las primeras horas de juego. Será en esa casi recta final del juego cuando descubramos que los chicos de Rockstar sí guardaban lugar para auténticos desequilibrados mentales, como cierto filántropo muy interesado en hacer carrera política, un personaje como los hay a cientos en el plano político nacional.

Cumplir con todas las misiones principales del juego nos llevará algo más de diez horas, quizás algo menos para los más aficionados a esta saga, pero esto no significará que el juego se haya acabado. Como es tradicional, habrá cientos de misiones alternativas y objetivos secretos que cumplir, como algunas que ya os hemos explicado anteriormente, o recolectar paquetes perdidos. Por descontado estarán presentes las carreras ilegales, y muchos elementos típicos, que multiplicarán sustancialmente la duración del juego para todos aquellos que quieran sacar todos sus secretos.

Para adaptar el estilo de las misiones a las peculiaridades de una consola portátil, los programadores han decidido dar un giro hacia la sencillez. De este modo, si en las últimas entregas las misiones eran complejas y mostraban con frecuencia objetivos múltiples, además de algunos secuenciales y modificaciones en su planteamiento durante el mismo desarrollo de éstas, redundando en una disminución de la dificultad pura para conseguir una buena balanza en la jugabilidad, Liberty City Stories regresa a los orígenes dándonos muchas más misiones pero más simples y más cortas, eso sí, con honrosísimas excepciones. Gracias a su simplicidad (mata a una persona, roba determinado elemento, etc.) el juego es mucho más accesible para partidas cortas, y no precisa de una gran inmersión en este sentido por parte del jugador.

Como hemos dicho, aparecerán también misiones de mayor complejidad, pero están en clara minoría con respecto a las más sencillas. Esto puede gustarnos o por el contrario parecernos un gran fallo, pues es cierto que a la larga se pierde variedad en el planteamiento de las misiones, pero desde la perspectiva de una consola portátil es quizás la mejor opción que se podía tomar. Al fin y al cabo, las misiones complejas requieren más tiempo, y se trataba de reducirlo. Paradójicamente, frente al mayor dinamismo de las misiones más breves, tan sólo tenemos tres lugares para salvar, uno en cada isla, por lo que aunque la misión sea relativamente corta, nos puede llevar cierto tiempo desplazarnos hasta un lugar de salvado.

Cabe señalar que si fracasamos durante una misión, podremos desplazarnos automáticamente mediante un taxi hasta el lugar necesario para volver a empezar la misión, lo que agiliza el dinamismo del juego en este sentido, pero no es gratis: perderemos todas nuestras armas y equipamiento, lo que puede representar un coste monetario severo además de perder de vista armas raras que se encuentran únicamente en puntos concretos del escenario. Es una muy buena opción a tener en cuenta en situaciones determinadas, pero habrá que evaluar si nos compensa el coste asociado a esto.

Con todo, lo cierto es que nos encontramos tan pronto con misiones que son muy divertidas con otras bastante anodinas, y algunas directamente frustrantes, ya que al principio del juego no estaremos bajo ningún concepto preparados para afrontar ciertos retos, como enfrentarnos a grupos elevados de matones armados. Más adelante la dificultad ni aumenta ni se reduce, pero desde luego nuestro arsenal nos permite afrontar esos enfrentamientos con una soltura impensable durante las primeras horas de juego. De esta manera, al principio un reto similar pasará de ser casi imposible de superar a ser un mero trámite sin gracia alguna. En cualquier caso, habrá ocasiones en las que nos enfrentemos a misiones realmente descompensadas, con muchos enemigos muy bien armados.

Y si hacemos hincapié en esto es porque, frente a la suave conducción que ofrece Liberty City Stories, el sistema de uso de armas de fuego no se ha conseguido adaptar del todo bien. En realidad es bastante sencillo usar las armas, gracias a que se han recuperado muchos elementos de su uso que se introdujeron en San Andreas, pero al apuntar automáticamente la cámara puede volverse loca y girarse hacia el rostro de nuestro personaje, por lo que no veremos nada, o apuntar a cualquier cosa menos al tipo que se acerca hacia nosotros corriendo mientras da buena cuenta de su subfusil. Esto, que no nos da grandes problemas durante buena parte del juego, cuando llegamos a ciertas misiones se convierte en un hándicap muy grave que se muestra mucho más acentuado en entornos reducidos.

En la calle la policía puede ser un problema también preocupante. Realmente tienen cierta desidia a la hora de hacer su trabajo, pero si nos enzarzamos en un tiroteo y aparece un agente, le dará igual que haya tres tipos disparándonos a nosotros mientras huimos o respondemos a sus disparos: el policía irá, indefectiblemente, a darnos con la porra en la cabeza. Si en una misión debemos destruir una propiedad de nuestros rivales, no sólo atraeremos la atención de sus matones, sino también la de la policía... y como hemos dicho, su planteamiento es claro siempre: nosotros tenemos la culpa de todo. No es que no les falte razón, pero es éste un hecho que se da no sólo en esta entrega, sino también en las anteriores, y que desde luego debe ser corregido de cara al futuro para proporcionar mayor verosimilitud, coherencia y variedad al universo de GTA.

trucos:
http://www.mundogamers.com/psp/truco/527.html

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1054 veces y ha sido evaluada un
83% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • obandina publicada 27/01/2008
    muy buena opinion
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Grand Theft Auto - PSP

Descripción del fabricante del producto

PlayStation Portable - Carreras

Características técnicas

Género: Carreras

Plataforma: PlayStation Portable

Ciao

Incluido en Ciao desde: 12/04/2005