Opinión Diamante

La Salamanca germánica

5  21.10.2009

Ventajas:
Una ciudad muy agradable

Desventajas:
Ninguna

Recomendable: Sí 

esperedondo

Sobre mí: VON... :-) Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, el presente es tuyo. Y si tu comentario ...

usuario desde:12.05.2005

Opiniones:330

Confianza conseguida:297

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 47 miembros de Ciao

Sigo con mis opiniones sobre el viaje que he hecho a Alemania este verano. Aún me quedan unos cuantos sitios sobre los que hablar, así que espero no martirizaros demasiado; es que llevaba meses sin escribir y desde hace unas semanas parece que he cogido carrerilla...


...:: LA CIUDAD ::...


Heidelberg, perteneciente al estado de Baden-Württemberg, es famosa principalmente por su animada universidad. También son muy conocidos su castillo en ruinas y su gran zona peatonal, con un kilómetro y medio de largo. Más de 3 millones de personas visitan esta ciudad cada año, siguiendo los pasos de Goethe, William Turner o Mark Twain, que son algunos de los personajes famosos que estuvieron por aquí.


La ciudad con la universidad más antigua y famosa de Alemania tiene un paisaje urbano con infinidad de tejados rojos. Heidelberg fue reconstruida en el siglo XVIII, después de haber sido completamente devastada durante la Guerra de los Treinta Años y destruida de nuevo por las tropas francesas, que invadieron la ciudad a las órdenes de Luis XIV. En la actualidad, Heidelberg tiene una población estudiantil de unos 30.000 jóvenes, y también alberga uno de los cuarteles generales más importantes de la OTAN.


...:: ESTO ES LO QUE VI ::...


Para variar, en Heidelberg también pasamos un único día, aunque en este caso la visita cundió bastante porque todo está más o menos cerca y la ciudad se puede recorrer andando perfectamente. Esto fue lo que vimos:


Schloss (castillo)


Está situado, como todos los castillos, en el punto más alto de la ciudad. Cuando vi las escaleras tan empinadas tuve mi ya habitual momento de debilidad y estuve a punto de quedarme abajo, como siempre. Pero en fin, también como siempre, mi chico no me hizo ni caso y tiró de mí hasta que lo consiguió. Y eso que hay unos vagones antiguos que te llevan hasta allí... La verdad es que la subida merece la pena, porque desde allí se puede contemplar todo el centro histórico. El castillo, que se empezó a construir en el siglo XIII, se encuentra medio derruido, aunque todavía queda en pie una parte que data del año 1400 aproximadamente.


El acceso a los Schlossgarten (jardines del castillo) es posible, de manera gratuita, desde las 8 de la mañana hasta el anochecer. Los jardines están situados detrás de la fortaleza, y son un lugar perfecto para pasear, lleno de árboles, bancos de piedra y césped, e incluso una estatua-monumento al Rin y otra a Goethe. Desde aquí se ve la Pulver Turm (torre de la pólvora), que fue tomada por el ejército francés en 1693.


Si lo que queremos es acceder al Schlosshof (patio del castillo), podemos hacerlo también gratuitamente a partir de las 17'30 y hasta el anochecer. Desde la terraza del castillo se puede contemplar una maravillosa vista de la ciudad, situada a las orillas del río Neckar. Como curiosidad, en el patio
Fotos de Heidelberg
  • Heidelberg 0367. Heidelberg - Castillo - Heidelberg
  • Heidelberg 0383. Heidelberg - Castillo. Bodega - Heidelberg
  • Heidelberg 0430a. Heidelberg - Castillo. Jardines - Heidelber
  • Heidelberg 0441. Heidelberg - Mono en el puente de Carlos Teo
Heidelberg 0367. Heidelberg - Castillo - Heidelberg
Patio del castillo.
hay una escultura de dos angelitos; es una representación de los dos hijos del arquitecto que construyó el castillo. Al parecer estaban jugando y uno de ellos resbaló en un andamio; el otro fue a agarrarle y acabaron cayendo los dos y ambos murieron. En su honor, su padre los esculpió en una de las puertas del patio.


La única manera de ver el interior del castillo al completo es uniéndose a la visita guiada, que vale 4 euros y empieza a las 11'15, 12'15, 14'15 y 16'15. Nosotros lo visitamos por nuestra cuenta, porque por los 4 euros que cuesta la audioguía te dan un plano muy detallado en el que cada lugar está marcado con un número para que puedas tomarte todo el tiempo que quieras en escuchar las explicaciones. Eso sí, con la visita por libre hay lugares a los que no se puede acceder, como el pabellón de los espejos.


Ya fuera del patio, podemos visitar el Deutsches Apotekenmuseum (museo alemán de la farmacia), cuyo acceso es gratuito con la misma entrada del castillo, y que está abierto de 10'15 a 18. En él se exhiben diversas muestras de química y farmacología de siglos pasados. Justo enfrente, al otro lado del patio, podemos ver una especie de bodega donde están la Grosses Fass (gran tinaja), con una capacidad para 220.000 litros, y la Kleines Fass (pequeña tinaja), que tampoco es que sea precisamente pequeña.


Alte Brücke (puente antiguo)


Se encuentra cerca del centro histórico, y era una de las puertas de acceso a Heidelberg.


Justo a la entrada del puente hay una estatua metálica de un mono sujetando un espejo y rodeado de ratones. Dice la leyenda que quien toque el espejo tendrá mucha riqueza; quien toque los dedos del mono volverá a Heidelberg; y quien toque los ratones tendrá muchos hijos. No sé si funcionará eso de tocar al mono o no, pero aquello estaba todo el rato lleno de gente haciéndose fotos, supongo que por si acaso.


Si atravesamos el puente como si fuéramos a cruzar el río, encontraremos una estatua del príncipe Karl Theodor, del cual se dice que tuvo más de 200 hijos ilegítimos. No sé si es por eso por lo que le hicieron la estatua... Podemos aprovechar las cercanías del puente para dar un paseo a orillas del Neckar.


Casco antiguo


Ya en la parte histórica de la ciudad, encontramos los tres lugares más destacados de esta zona:


* Marktplatz: es una plaza no muy grande, con el suelo empedrado, en ella es donde tiene lugar el mercado municipal, así que suele tener bastante ambientillo. Cómo no, en ella también hay una fuente con una estatua dedicada al dios Hércules. En la época medieval, en esta fuente se encadenaba a los ladrones para dejarlos expuestos al público.


* Heiliggeist Kirche (iglesia del Espíritu Santo): fue construida entre 1398 y 1441, y es de estilo gótico. Entre los años 1706 y 1936 hubo en su interior un muro que separaba la parte utilizada por los protestantes de la que utilizaban los católicos; hoy día, esta iglesia es de culto protestante. Para llegar a la aguja de la iglesia hay que pagar 1 euro y subir 204 escalones. El horario de acceso a la aguja es de 11 a 17 de lunes a sábado, y de 12'30 a 17 los domingos y festivos; esto entre mediados de marzo y octubre. A partir de noviembre y de nuevo hasta mediados de marzo, el horario es de 11 a 15 los viernes y los sábados, y de 12'30 a 15 los domingos y festivos.


* Hotel Ritter: este hotel llama la atención porque está ubicado en un edificio de estilo renacentista, que data de 1592 y es una de las pocas construcciones que sobrevivieron a los ataques del ejército francés a finales del siglo XVII.


Universidad


Como ya he comentado, la universidad es uno de los lugares más conocidos de Heidelberg. Las instalaciones de la universidad se encuentran repartidas por toda la ciudad, pero las más históricas y por lo tanto las más turísticas son las que están en el centro, concretamente en Universitätsplatz. De las instalaciones universitarias, son cuatro los sitios básicos para visitar:


* Estudiantesenkarzer (cárcel estudiantil): en ella se encerraba a los estudiantes de conducta dudosa. Las condenas duraban como mínimo tres días y los detenidos eran castigados a pan y agua; en algunos círculos, se consideraba una prueba de virilidad haber estado en la cárcel (el síndrome del macho germánico, supongo). Los que estaban allí encerrados se entretenían escribiendo y haciendo dibujos en las paredes, que todavía hoy pueden verse. El acceso a la cárcel estudiantil vale 2,50 euros, y el horario es de 10 a 18 de martes a domingo (entre abril y septiembre) y de 10 a 16 de martes a sábado (entre octubre y marzo).


* Universitätsmuseum (museo universitario): se trata de una pequeña exposición sobre la historia de la universidad. Paseando por las salas y viendo los expositores, descubrimos que Goebbels era doctor en Filosofía y que precisamente dio clases de filosofía en la universidad de Heidelberg.


* Alte Aula (antigua aula): se accede a ella desde el museo, con la misma entrada de la cárcel universitaria. Se puede visitar de 10 a 18 de martes a domingo (entre abril y septiembre) y de 10 a 16 de martes a sábado (entre octubre y marzo) excepto, claro está, cuando se encuentra ocupada.


* Universitätsbibliothek (biblioteca de la universidad): fue construida entre 1901 y 1905, y en ella se pueden encontrar todo tipo de libros y documentos muy interesantes procedentes de la colección de la Ausstellunsgraum. El acceso a la biblioteca es gratuito.


Jesuitenkirche (iglesia de los jesuitas)


Está junto a la biblioteca de la universidad, y fue construida entre 1712 y 1750. En su fachada pueden verse relieves de Cristo, la Fe, San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier. El acceso es gratuito, pero si queremos visitar la Schatzkammer (tesorería) y ver sus reliquias, deberemos pagar 2 euros. El horario de visitas de esta tesorería es de 10 a 17 de martes a sábado; de 13 a 17 los domingos y festivos entre junio y octubre; y de 13 a 17 los sábados y domingos de noviembre a mayo.


...:: Y ESTO ES LO QUE ME FALTÓ POR VER ::...


Como siempre, os cuento otras cosas interesantes para ver en la ciudad, por si hay alguien interesado en visitar más lugares:


* Königstuhl (asiento del rey): esto me recuerda a la silla de Felipe II que hay en San Lorenzo de El Escorial. En este caso, es un camino que sale desde el castillo y se eleva a 400 metros de altitud sobre el casco histórico. Los mismos vagones con los que se puede subir hasta el castillo te llevan también aquí. Una vez arriba, además de un mirador, hay un parque temático dedicado a los cuentos de hadas.


* Botanischer Garten der Universität (jardín botánico de la universidad): se encuentra situado a unos 3 kilómetros del centro, y es uno de los más antiguos de Alemania. Se puede visitar de 9 a 16 de lunes a jueves, de 9 a 14,30 los viernes, y de 9 a 12 y de 13 a 16 los domingos y festivos, y la entrada es gratuita.


* Zoo Heidelberg: está al oeste del jardín botánico, junto al río Neckar, y alberga animales de los cinco continentes. Está abierto todos los días, de 9 a 19 de abril a septiembre, de 9 a 18 en marzo y octubre, y de 9 a 17 de noviembre a febrero. El precio de la entrada es de 6 euros.


* Museo Kurpfälzisches (museo palatino): está dedicado a la pintura y escultura de los siglos XV al XX, y también a la historia de Heidelberg y de su región. Una de sus piezas estrella es una reproducción de la mandíbula del Hombre de Heidelberg, de más de 600.000 años de antigüedad (la original se encuentra en el centro paleontológico que hay justo al otro lado del río). El horario de apertura del museo es de 10 a 18 de martes a domingo, y la entrada cuesta 3 euros.


* Philosophenweg (camino del filósofo): se extiende entre viñedos y campos de cultivo, y ofrece unas vistas maravillosas del centro histórico y del castillo. Al parecer, también es un rincón bastante conocido entre los enamorados. Por qué será...


* Cruceros por el río: si nos apetece dar un paseo por el Neckar, podemos hacerlo a través de las compañías Rhein-Neckar Fahrgastschifffahrt (al precio de 10 euros ida y vuelta hasta Neckarsteinach) y Solarschiff (que ofrece excursiones de 50 minutos por 6 euros).


Como en casi todas partes, la oficina de turismo organiza visitas guiadas en inglés, al precio de 7 euros. El circuito empieza a las 10'30 los viernes y los sábados, entre los meses de abril y diciembre, y sale desde la plaza de la Universidad.


...:: CONCLUSIÓN ::...


He titulado esta opinión sobre Heidelberg "La Salamanca germánica" porque, aunque la arquitectura de las dos ciudades no tiene prácticamente nada que ver, hubo bastantes cosillas de Heidelberg que me recordaron a Salamanca: la universidad (en los dos casos la más antigua del país, aunque hay expertos que dicen que en el caso de España la más antigua es la de Palencia), el puente sobre el río, el casco antiguo peatonal... Pero sobre todo, lo que más me recordó a Salamanca, y eso que las dos ciudades las visitamos en verano, fue el ambientillo que había, con un montón de extranjeros y estudiantes. Sólo me faltaron los tunos para terminar de parecerme que estábamos en España...


Si al final resulta que lo de tocar al mono que hay encima del puente funciona, se supone que volveré a Heidelberg. Y como también toqué el espejo, parece ser que tendré muchas riquezas. Ya os contaré...

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
charneca

charneca

22.04.2012 01:34

Algún día espero viajar a lo largo y ancho del mundo, mientras llega ese momento disfruto de relatos como éste.

yogui9259

yogui9259

23.05.2011 10:33

No me extraña te den pedruscos eres genial en todo Un beso wuapa

javpegher

javpegher

13.07.2010 12:00

La vi una noche y no vi mucho.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Heidelberg ha sido leída 1825 veces por los usuarios:

"excepcional" por (83%):
  1. charneca
  2. yogui9259
  3. javpegher
y de usuarios adicionales 40

"muy útil" por (17%):
  1. chistos84
  2. cofergil
  3. sinuneuro
y de usuarios adicionales 6

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.