Honda CB 500

Opinión sobre

Honda CB 500

Impresión Total (17): Evaluación Total Honda CB 500

 

Todas las opiniones sobre Honda CB 500

 Escribir mi propia opinión


 


UNA MOTO PARA DURAR Y TODO LO QUE QUIERAS

5  18.03.2004 (19.03.2004)

Ventajas:
Cómoda, fiable, buena mecánica y bajo mantenimiento

Desventajas:
Nula protección del piloto

Recomendable: Sí 

KASIO

Sobre mí:

usuario desde:18.03.2004

Opiniones:46

Confianza conseguida:43

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 7 miembros de Ciao

Antes de comenzar he de advertir que en esta opinión hablo tanto de la Honda CB 500 como de la Honda CBF 500 ya que he añadido, una comparativa de primerísima mano (la mía) entre estas dos máquinas. ¿Por qué hago esto? Sencillamente porque así mi opinión tanto vale para aquellos que adquieran una CB de segunda mano (porque este mismo año 2004 ha dejado de fabricarse) y porque así ofrezco un consejo a aquellos que apuntan a la nueva CBF. Espero que os guste.

Desde finales de 2001 tengo la suerte de conducir la moto de mis sueños: La Honda CB 500. Recuerdo noches enteras mirando y remirando catálogos y revistas intentando dar el paso para hacerme con ella hasta que por fin fue mia. Atrás dejé a mi querida Yamaha TZR 125 que en paz descanse, con la que me divertí a rabiar más de 8 años.

La CB 500 tiene todo lo que yo deseo en una moto. Es dócil de manejar y rabiosa cuando vas a por todas, ideal para el uso diario, se muestra capaz de ratonear entre los coches de tal forma que puede sacar los colores desde un vespino a una Hayabusa. Su motor es de tacto más suave que una cucharada de miel y la entrega en bajos y medios roza lo excelente. Detenerse en un semáforo y oir su leve rugido casi eléctrico es una auténtica gozada. Una vez abandonas la ciudad, la CB se comporta como debe. Sus casi 60 cv se muestran más que suficientes para adelantar a los cuatro ruedas y llevarte donde quieras a un cómodo ritmo de 130 ó 140. Al ser una naked, es lógico que pierda en autopista porque la protección del piloto es nula. Yo le he incorporado una pantalla que aporta un magnífico rendimiento y que me permite con garantías exprimir más su velocidad punta sin padecer una paliza más allá de los 140. En mi última salida y con paquete, la moto soportaba perfectamente una marcha entre una horquilla de 160 - 180 km/h. La punta, aunque no sé si el marcador es fiable, debe andar por los 190 o así, ya que aún me quedaban revoluciones por experimentar. Sin tratarse de una máquina deportiva sino más bien rutera (y si le incorporas un maletin trasero mucho más), puede soportar perfectamente el ritmo de las más "erres" en carreteras sinuosas y puertos de montaña. Aunque luchar con las supermáquinas no es la misión de la CB. Es una moto para llevarte donde quieras, sin problemas y con un consumo y mantenimiento bajísimos.

Dentro de su rango es la mejor. Sin duda. Respecto a la gasolina es tipo "mecheril". En ciudad y pequeña salida a carretera, ya que vivo a las afueras, (ritmo entre 80 y 110 km/h) puedo afirmar que echándole unos 6 euros puedo llegar a recorrer unos 150 km. Ya en salidas más serias y a un ritmo mayor los mismos kilómetros se van a 8,50 ó 9 euros. Eso sí, como punto negativo, se echa de menos un chivato de gasolina en el cuadro de mandos, pero colocando el contador parcial a cero a la hora de repostar se controla el tema fácilmente. La capacidad del amplio depósito, lleno, te permite una autonomía sin visitar la gasolinera, cercana a los 300 kilómetros si marchas a velocidad legal.

Respecto a la estética, prestaciones y fiabilidad, la moto es preciosa ya que combina el aire retro de una naked con una simpleza mecánica y robustez sin igual en su sector. Con unos buenos discos de frenos que van sobraos, lo único que retiraría sería el sistema de doble amortiguación que, aunque son efectivos, quizás uno solo mejoraría visualmente la máquina. Así ha nacido la CBF 500 2004 con aires más modernos que, sin embargo, pienso que aniquilan el espiritu clásico y rutero de la CB. La nueva Honda 2004 se ha hecho más deportiva estilizando sus líneas y modificando las llantas ahora con 5 dobles brazos. La posición del acompañante en la CB es ideal con asiento mullido y buena postura, aunque un poco alto. Ahora con la CBF han bajado el asiento del piloto hasta los 770 cms. Algo positivo para los conductores bajitos pero sin duda perjudicial para el que va detrás porque se puede "tragar" todo.

En lo que concierne al bolsillo, aspecto importante a la hora de decidir una compra. La CB es una moto que vive para su dueño y no al revés. Una revisión "normal" en taller, si no decides hacerla por tu cuenta, no va más allá de los 150 euros. Al carecer de carenado el pago por mano de obra es menor y su mecánica sencilla ayuda a la tarea.

Para concluir, la CB 500 es una bicilindrica diseñada para perdurar

Fotos de Honda CB 500
Honda CB 500 Fotografía 12417 tb
MI CB 500 EN UNA DE MIS ESCAPADAS
y hacerle kilómetros sin problemas. De seguro bastante asequible, es una moto muy valida para los que aspiran luego a mayores cotas, aunque también es cierto que se trata de una máquina a la que se le puede sacar el cien por cien de su capacidad, cosa más complicada en hermanas mayores. Llevo tres años con ella y, sinceramente, no la cambio por nada. Un apunte: Es más cara que las demás, pero también es cierto que no defrauda y que a la hora de deshacerse de ella la ganancia es mayor.


PRUEBA COMPARATIVA: HONDA CB 500 VERSUS HONDA CBF 500

Hace unos días me acerque al concesionario y tuve la ocasión de admirar y probar la nueva Honda del medio litro para comparar sensaciones. Estaba loco por hacerlo y una vez la miré, estudié y analicé a fondo, me dispuse a desvelar algunos de sus secretos y diferencias con respecto al modelo anterior para los amigos moteros de CIAO. Espero que os guste.

A BOTE PRONTO

Sin duda los amantes de los aires clásicos con estética de antaño no estarán muy en consonancia con la nueva CB 500, o sea, la denominada HONDA CBF 500 es una moto que de la anterior podemos decir que "solo" porta parte de sus genes.

Si Honda se caracteriza por algo es por ser una marca de vanguardia que suele marcar el paso a seguir por sus rivales. Quizás esta ha sido la filosofía a aplicar, aunque según entiendo cuando he probado la nueva "obra maestra" del ala dorada, no he quedado muy convencido de que hayan logrado su total objetivo. La CB 500 ha sido incontestablemente junto a su hermana pequeña, la CB250 y la tan deseada CBR 600, uno de sus modelos estrellas dentro de su amplío y jugoso catálogo. Tanto es así que esta máquina apenas ha sufrido variación alguna en toda una década. Esto lo digo porque considero que 10 años dan para que algún que otro ingeniero japonés anote en su libreta de trabajo los aspectos que realmente habían de cambiar. Y no escribo gratuitamente, porque a poco que se hubiera realizado por parte de HONDA una pequeña encuesta entre veinte o treinta conductores habituales de la Honda CB 500, creo que el ciento por ciento coincidirían en una serie de oportunos cambios a realizar y que han quedado aún en el aire.


LOS CAMBIOS

Es cierto que el nuevo modelo gana en estética deportiva, aunque no menos verdad es que muchos de los que se acercaban a esta máquina llegaban atraídos por el aire clásico, robusto y característico de la misma que ahora ha perdido todo su sentido quizás en favor de un sector más juvenil que viene pegando fuerte.

La CBF calza unas ruedas de mayor calibre que su antecesora. Personalmente no he echado en falta este cambio, pero eso se debe quizás a que circulo a un ritmo más bien tranquilo. Sin embargo, debo admitir que tal modificación aporta un mayor aplomo a la hora de la conducción, cosa que se agradece a la hora de una respuesta más deportiva, más de "tirarse" en las curvas buscando sensaciones de vértigo, aunque no me cansaré de decir que esta no es una moto para ese tipo de juegos, ya que para esos menesteres siempre estarán las deportivas con las que seguro el piloto afrontará esas locuras con mayor seguridad y sensaciones. Esta moto se enmarca entre la horquilla de una ciudadana y una rutera y poco más a la hora de cabalgar con hermanas mayores en puntas de velocidad, a no ser que vayas al límite, cosa desaconsejable siempre en todo vehículo. A un ritmo de 140 ó 150 km /h que ya es bastante (yo no he dicho nada que luego dicen que no es legal) esta Honda va genial, aunque estira hasta los 190 km de marcador y curvea con bastante facilidad. Ideal para salidas de fin de semana, insistiré en que como toda naked, a más de 140 se hace insoportable a causa del viento. Si la CB tenía poca protección, la CBF aún menos porque las dos pequeñas placas delanteras que cubrían la estética del tanque y que le daban un cierto toque genuino y distinguido única en su género, la han hecho desaparecer buscando asemejarla con su hermana mayor de 600.

Aún desconozco si saldrá al mercado la CBF 500 con un pequeño carenado como la CB 500 S, pero si no, ya advierto a los compradores que vayan pensando en una cúpula protectora. Lo agradecerán.

Un aspecto a destacar en la nueva moto es el cuadro de mandos. Más de lo mismo pero con retoques modernos. Me explico. Tiene un pase el hecho de que los relojes de la CB pudieran estar estéticamente un tanto obsoletos, pero no dejaban de mostrar una información clara y precisa. En alguna revista especializada he leído que Honda ha pensado en todo porque la CBF lleva un "marcador parcial". Por si no lo saben aquellos que no la han conducido, la CB también lo lleva, lo que ocurre es que el de la antigua es analógico y el de la nueva es digital. Simplemente. Por lo demás, la información es la misma, y recalco esto porque el gran defecto de ambas maquinas en sus cuadros de información estriba en la ausencia de un chivato de gasolina, siempre necesario y que te obliga a hacer cuentas con el marcador parcial para entrar a repostar. O sea, que esto tan importante no se ha remediado. Alguien en la casa nipona debería flagelarse por ello.

En base al depósito precisamente, éste ha sufrido una mejora que se traduce en un litro más de capacidad, de 18 con que contaba la CB, ahora pasa a 19. Con ello se estiran aún más las visitas a las estaciones de servicio aumentando así su ya dilatada autonomía hasta los 300 km aproximadamente.

Si nos atenemos a la conducción, el piloto de la CBF 500 ahora conduce 5 mm más bajo ya que el asiento pasa de los 775 mm a los 770 mm. Esto conlleva un ventaja y una desventaja. Por un lado quizás gane parcialmente en comodidad, aunque con la CB ya se va bastante bien sin producirse fatiga alguna. Sin embargo, el sillón al completo adopta ahora una doble altura para el pasajero que, a causa del "encajonamiento" del piloto queda más expuesto al viento. El asa única de sujeción trasera de la CB 500 también ha sido sustituido por dos laterales que dan más modernidad a un tren trasero que se asemeja bastante a los calzados por un maxiscooter en vez de los clásicos intermitentes en forma de "T".

Otra gran innovación, y esta sí que se se pedía a gritos por muchos, era la desaparición de los dos amortiguadores, que si bien llegaban a cumplir su cometido honradamente, se contemplan ya como un poco antiestéticos siempre y cuando, insisto y no me cansaré de escribirlo, se pretenda mirar a la CB como una moto deportiva y no como una básica. Ahora la nueva CBF calza un monoamortiguador que, sin embargo, para mi gusto, aunque se viaje comodamente, se resiente a la hora de absorber del todo los impactos ante baches de contundencia. Imagino que con pasajero aún se notara más.

Precisamente debido al anclaje del amortiguador monobrazo, que vuelvo a reseñar en que la hacen más estética deportiva y juvenilmente hablando, los ingenieros se han visto obligados a sacrificar el pequeño compartimiento de carga de la antigua CB. No es que este fuera excesivamente grande, pero da para introducir perfectamente lo que yo llevo actualmente. A saber: documentación, 2 candados de discos, 1 candado en U, dos trapos para evitar la grasa, 1 pequeño mapa del país y un spray repara-pinchazos. Ya en otro compartimiento al fondo del sillón se ubican las herramientas de la moto. Pues bien, de todo esto en la nueva CBF solo podría colocar la documentación, las herramientas y 1 candado porque el pequeño "bolsillo" encajonado bajo el asiento del pasajero no da para muchas alegrías más.

Un punto realmente negro y que se echa en falta incomprensiblemente en la CBF 500 es el cómodo caballete central que traía de serie su antecesora y que te hacía más sencilla la tarea de aparcarla o engrasar la cadena, por ejemplo.


LA MECANICA

Aquí si que se han esmerado un tanto los nipones. Los carburadores de 33 mm ahora pasan a 34 mm. Lo cierto es que la potencia baja 3 CV respecto a la CB 500 aunque esto se debe a que el nuevo modelo pesa 10 kilos más (Pasa de 173 kg a 183). De 58 CV, ofrecidos por la casa, de su antecesora ahora se pasa a 55 CV, aunque quizás el endulzamiento del motor en regímenes de bajos y medios merece la pena. La CB 500 siempre ha sido una moto muy noble, pero la CBF quizás lo sea un tanto más, lo que produce el hecho de que adaptarse a la CBF sea ya casi un regalo.

El chasis de doble cuna ya es también cosa del pasado, y esto sorprende un poco nada más ver la moto que ahora queda esqueletizada por un monochasis prestado de la CBF 600 que la hacen aún más llevadera. Por lo demás nada ha cambiado excepto la ubicación del claxón que antes se situaba estéticamente bajo el faro y ahora se ha colocado más abajo en el lateral izquierdo siendo mucho más visible.

Un aspecto que me llamó poderosamente la atención fue el starter. La CB 500 suele ser una moto un tanto "fría", o todo depende de la carburación, claro está. Lo normal es que tengas que darle al aire para arrancar la moto y a los pocos segundos volver a cerrarlo. Para ello, la CB 500 y la CB 500 S, lucían en el manillar una pequeña palanca junto al embrague que facilitaba enormemente la tarea. Sin embargo, la nueva CBF 500 soporta el starter de tipo tapon-varilla ¡en el lateral izquierdo! lo que me recordó a mi antigua TZR 125 del 89 que lo escondía de la misma forma pero bajo un carenado. Esto provocará que el piloto deba escorarse cada vez que vaya a utilizarlo ya que probablemente lo abrirá con la moto en seco y lo cerrará en plena marcha si tiene algo de prisa con el riesgo que implica soltar el manillar y dejarlo a una mano. Para mí la nueva ubicación es un fallo casi imperdonable en un modelo del siglo XXI.

Otra cuestión que pasan por alto los mecánicos de Honda es el cambio de marchas. En la CB muchos nos quejamos de encontrar un pequeño salto entre la primera y la segunda velocidad. Es como si la moto quedara digamos que un poco "enganchada" en el punto muerto. Para ello, la única salida-truco es prensar bien el embrague y estirar un tanto más el pie hacia arriba hasta llegar a la segunda. Pues nada, el cambio en la CBF es el mismo así que su dueño tendrá que seguir esmerándose y trabajar las marchas cortas. Todo es acostumbrarse simplemente.

Otra característica reseñable es el nuevo tubo de escape con un bonito metalizado en su acabado final. Es idéntico al de la CBF 600 excepto que a la 500 lo alimenta un bicilíndrico en paralelo y a su hermana mayor un tetracilíndrico, claro está.

Un aspecto importante son los frenos. Conserva los mismos frenos que su antecesora y que debo decir que no están mal, al menos nunca he tenido queja de ellos. Lo que si es muy positivo es que la CBF 500 tendrá la posibilidad de calzar frenos ABS que junto a su tecnología en emisión de gases que cumplen la normativa Europea-2, la hacen una moto de vanguardia en lo que a seguridad y medioambiente se refiere.


LA PRUEBA

Estaba deseando subir para probar la nueva CBF tras montar diariamente más de 3 años en una CB. Las primeras sensaciones estéticas realmente no me gustaron, para qué voy a engañarme, pero es lo que hay. Me va el aire retro y creo que la CB estéticamente tenía bastante personalidad como para ser diferente tanto a la CB 250 como a la CB Sevenfifty y no tener que imitar a ninguna hermana mayor. Prejuicios aparte, la moto sigue con una dulzura increible que te hace acomodarte a ella rápidamente. Los 5 mm. del asiento se notan porque llevas las rodillas un tanto más encogidas pero sin llegar a molestar. La respuesta en bajos y medios está muy bien y el carraspeo del motor se hace aún si cabe más eléctrico que la CB.

Puede parecer un pelin más tortuosa entre los coches principalmente por dos razones: sus más de 10 kilos de peso respecto al modelo anterior y su anchura de gomas que la hacen levemente más torpona. Sin embargo en carretera es un punto a favor ya que su neumático delantero de 120/ 70-17 y el trasero de 160/ 60-17 permitirán al conductor encarar con más seguridad las curvas disfrutándolas aún más.


CONCLUSION

La Honda CBF 500 es una buena máquina como paso medio de aprendizaje a motos mayores. Quizás ha perdido el espíritu rutero ya que una maleta trasera con un diseño más agresivo como que choca un poco. Produce buenas sensaciones y un tacto que solo logra la casa del ala dorada. Sin embargo, pienso que es una moto que está en evolución, ya que no me extrañaría que el año que viene salga a la luz una versión 2005 con el chivato de gasolina, el control del aire en el manillar, el caballete central y un tacto en el cambio mejorado siempre y cuando los japoneses habrán los ojos de una vez respecto a esta moto.
Los más de 6000 euros la penalizan bastante respecto a sus rivales, la Suzuki 500 GS y la Kawasaki ER-5 dos motos que cuestan 1250 euros menos. ¿Qué provocará esto? Pues que moteros que piensan en una moto para durar quizás se vayan a la CBF y se rasquen con sufrimiento el bolsillo por una poca potencia y prestaciones de más, pero que aquellos que quieran la 500 para adaptarse unos añitos y luego aspirar a palabras mayores, se vayan de cabeza a la Suzuki 500, una moto que por lo menos para mí si que tuvo una renovación mucho más acertada y con más criterio que esta Honda.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Xepe71

Xepe71

17.08.2005 12:10

Muy interesante, gracias por la descripción. Aunque sigo dudando entre esta y la Suzuki GS500 (por el precio)...

didache62

didache62

04.03.2005 22:03

Es sin duda una de las joyas de Honda. Lo has descrito muy bien. La recomiendo para aquellos que se inicien en el mundo de las motos, para los que quieran cambiar el coche por la moto en ciudad, y por supuesto para carretera es muy tranquila. Como apuntas, si lo que buscas es sensacion y velocidad esta no es la adecuada a pesar de los casi 190 Km/hora que alcanza pero la posicion del conductor hace que tengas que buscar una posicion mas aerodinamica, es decir, agacharte. Pero repito que no es inconveniente. Quizas el punto mas debil sea el precio. Comparadas con otras de su categoria, esta naked sale un poco mas cara pero a favor tiene el bajo coste del mantenimiento y recojo lo que has dejado: "la moto esta a tu servicio, no tú al servicio de la moto". Te puedes olvidar de ella simplemente cumpliendo eso sí con las revisiones pertinentes lo que al final compensa el precio mas elevado de compra con el mantenimiento. Honda siempre es un referente y la CB 500 o CBF 500 es ideal para todo tipo de moteros y terrenos. Saludos.

rondador_nocturno

rondador_nocturno

03.05.2004 13:51

Me iba a mirar una Suzuki GS para dar el salto a los 500 (yo vengo del cuarto de litro) pero todo el mundo me dice que mejor Honda. Y no se, no se. Ya veremos.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Honda CB 500 ha sido leída 74959 veces por los usuarios:

"muy útil" por (100%):
  1. Portell
  2. Taysah
  3. fitri
y de usuarios adicionales 15

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Honda CBF 250 Honda CBF 250
(+) bajo consumo
(-) no tiene
51 Opiniones
Compra ahora
Honda CB 250 Two Fifty Honda CB 250 Two Fifty
(+) Fiabilidad, Consumo
(-) Problemas electricos, precio recambios.
53 Opiniones
Compra ahora
Honda PCX 125 Honda PCX 125
(+) consumo, agilidad, silenciosa, ...
(-) aunque tiene potencia se queda un pelin corta en velocidad punta.
7 Opiniones
En oferta a solo € 24,83
Etiquetas relacionadas con Honda CB 500