DURMIENDO EN OPORTO

4  27.10.2010

Ventajas:
Ubicación y precio

Desventajas:
Algo anticuado

Recomendable: Sí 

Detalles:

Relación calidad precio

Comodidad del colchón

Atención al cliente

Limpieza del hotel

más


pedroemilio

Sobre mí: elbuhoentrelibros.blogspot.com .es/

usuario desde:07.11.2006

Opiniones:1720

Confianza conseguida:239

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 12 miembros de Ciao

Iba a enamorarme de Oporto, sólo que todavía no lo sabía.
Dice la Guía Total de Portugal: Todos los que han visitado Portugal y hasta los mismos portugueses se dividen en dos grupos antagónicos: Los entusiastas de Lisboa y los que sienten predilección por Oporto.
Creo que, sin renegar de Lisboa, me encuentro entre aquellos que han tomado un especial cariño a Oporto.

Un viaje que comenzó en Lisboa con una parada para conocer el centro histórico de la universitaria ciudad de Coimbra y desde allí después de comer a Oporto.
Aún no se había instaurado ese absurdo y complicado sistema de autovías de telepeaje, con un dispositivo que hay que comprar y recargar, ideal para un turista que no conoce el país.
Le pedí a mi tomtonito que me llevara a la Plaza de la Batalla, lugar en el que se encuentra el Hotel Mercure Porto. Para ponerme algo nervioso, el aparato me dice que no existe el número que he indicado en esa dirección.
Entré en Oporto sin ver nada, solo pendiente del tomtonito, de seguir sus instituciones y no perderme. Esta vez nos entendimos bien y me llevó sin pérdidas a la Plaza de la Batalla. Al entrar en ella con coche, te das cuenta de que es un único carril sin posibilidad de pararte ni aparcar el coche.
Ni me di cuenta de que habíamos llegado, tan pendiente iba de la calle y toda la gente que paseaba. El hotel queda casi al final de la plaza, a mano izquierda, pero pese a ser un edificio de varias plantas no es muy llamativo, sobre todo si vas mirando al frente, pero para algo están los copilotos, para avisarte, como hizo mi mujer.

La acera frente al hotel es ancha y no es difícil subirse a ella, por lo que directamente me subí encima (en realidad no puedes hacer otra cosa).
Mi mujer se bajó para preguntar en la recepción dónde estaba la entrada del parking. Enseguida salió personal del hotel para ayudarnos a descargar las maletas y comunicarme que no había sitio en el parking del hotel (creo que es muy pequeño) pero que tenían concertado un garaje muy próximo, a poco más de tres minutos y que me guiaban hasta él.
Seré muy desconfiado, pero cuando me dicen tres minutos, siempre me pongo en lo peor y pienso que debe haber una buena distancia, máxime si uno de los recepcionistas se monta conmigo en el coche paga guiarme hasta el parking. Al poco de montarse conmigo en el coche, mis temores van aumentando,

Fotos de Hotel Mercure Porto Centro, Oporto
  • Hotel Mercure Porto Centro, Oporto 397.-OPORTO. HOTEL MERCURE (05-08-10) - Hotel Merc
  • Hotel Mercure Porto Centro, Oporto 513.-OPORTO. CATEDRAL (05-08-10) - Hotel Mercure P
  • Hotel Mercure Porto Centro, Oporto 394.-OPORTO. HOTEL MERCURE (04-08-10) - Hotel Merc
  • Hotel Mercure Porto Centro, Oporto 402.-OPORTO. SAN ILDEFONSO (06-08-10) - Hotel Merc
Hotel Mercure Porto Centro, Oporto 397.-OPORTO. HOTEL MERCURE (05-08-10) - Hotel Merc
Fachada del Hotel Mercure Porto Centro, Oporto
porque parece que estamos haciendo una visita panorámica a Oporto, recorriendo las calles del centro del mismo, un trayecto que nos llevó cerca de diez minutos.
Pero al salir del parking, ¡sorpresa! Estábamos en la otra punta de la Plaza de la Batalla, a menos de trescientos metros del hotel. Ni dos minutos caminando. Es de esas veces en que andando está al lado, pero para dar la vuelta a esos doscientos metros, hay que hacer un recorrido larguísimo.

La distancia pues del parking al hotel no es ningún problema, sobre todo porque es una zona en la que es prácticamente imposible aparcar. El inconveniente de este parking, es que es de esos en los que tienes que dejar las llaves, porque embuten un número altísimo de coches en un espacio reducido, por lo que tienen que andarlos moviendo cada vez que alguien va a recogerlos.
Como no íbamos a mover el coche hasta que nos fuéramos definitivamente de Oporto, este es un inconveniente relativo, pero si no fuera así, es como para tener prisas en recoger el coche, porque según haya quedado el tuyo, puedes tener que esperar un buen rato hasta que consigan sacarlo.
De todos modos, es lo que hay, y desde luego, olvídate de aparcar el coche en esta zona de Oporto por tu cuenta. El precio además es realmente muy asequible, pues la estancia diaria es de 7,50 € al día, algo que en el centro de Madrid pueden cobrarte solamente por tres horas de aparcamiento.

.

SITUACIÓN

El hotel se encuentra en el número 116 de la Plaza de la Batalla, aunque no se de dónde se sacan tantos números, que nos os penséis que la plaza es enorme.
Si importante es la localización de un hotel, aún lo es más en una ciudad como Oporto en la que difícilmente te moverás con el coche y en la que aparcar es casi misión imposible. Es un casco histórico que merece la pena patearse, en realidad la única manera de conocer una ciudad. Peru si bien Lisboa es la que tiene fama por sus colinas y sus cuestas, Oporto es también una empinada cuesta que va a dar al río, que en ese caso no es el Tajo sino el Duero.
El Hotel Mercure Porto se encuentra en lo más alto de la cuesta, en el límite entre el Oporto más histórico y el Oporto comercial. Significa que para visitar Oporto sólo tienes que dejarte caer cuesta abajo por cualquiera de sus calles. Pero ¿y para volver? Porque toda la mañana o la tarde caminando y pensar en volver desde el río al hotel, se hace muy cuesta arriba (nunca mejor dicho).
Afortunadamente desde el nío, justo enfrente del puente Luis I, parte un funicular que por un euro (no te olvides de guardar la tarjeta inicial para irla recargando si vas a hacer más de un viaje) te llevará contemplando además una bella vista del río Duero y del puente Luis I que lo cruza, a menos de cuatrocientos metros del hotel, distancia fácil de recorrer porque es completamente plana.

No están de más unas líneas sobre la Plaza de la Batalla, que si bien es verdad que cuando llegué con el coche no me enteré de nada, luego bien que la veía cada vez que entraba y salía del hotel.
La Plaza de la Batalla recibe este nombre porque según la tradición, en este lugar tuvo lugar una batalla contra las tropas de Almanzor.

Lo primero que me llamó la atención fue la Iglesia de San Ildefonso, que se encuentra justo enfrente del hotel. Se trata de una iglesia cuya fachada se encuentra totalmente decorada con azulejos que representan escenas religiosas, en tonos blancos y azules.
Este tipo de decoración es lo más habitual en Oporto, pero era la primera vez que lo veía, por esõme llamó tanto la atención. Además, a diferencia de muchas iglesias que están completamente embutidas en el casco urbano, pared con pared con las casas contiguas, la Iglesia de San Ildefonso se presenta sin edificios pegados a su costado y con una explanada frente a ella que nos permite una buena visión de la iglesia, sin elementos que estorben o dificulten su visión.

Al comienzo de la plaza se encuentra el Teatro de São João, el más grande y de mayor aforo de la ciudad.

En el centro de la plaza podemos ver la estatua del rey Pedro V y a su espalda el Palacio de Guedes.

.

EL HOTEL

Las apariencias engañan, porque al hacer chaflán y no contar con una entrada espectacular, me sorprendió la amplitud de la recepción, que está de frente ya mano izquierda al entrar. A la derecha nos dirigiríamos hacia el bar y el restaurante, de loa que nada puedo decir porque el hotel lo habíamos contratado en régimen de sólo alojamiento, por lo que ni siquiera desayunamos.
El desayuno no representa ningún problema, pues junto al hotel Mercure Porto son muy abundantes las cafeterías y las pastelerías. Por cierto, los pasteles de Oporto, además de estar riquísimos, son muy variados.

Me sorprende también lo espacioso que es el hotel por dentro. Podría decirse que no hay pasillos, de amplio que es. Es como una alargadísima sala común a la que fueran dando las habitaciones.

La decoración es con motivos teatrales, posters de obras de teatro y fotos de actores, tal vez por la cercanía del teatro. No es la decoración de laa plantas lo mejor del hotel, un tanto oscura a mi gusto y con un aire como antiguo (por no decir viejo)

.

LA HABITACIÓN

Por contraste con la amplitud exterior, me llamó la atención la dimensión de la habitación, con unas medidas demasiado ajustadas, aunque no sea eso lo más importante.

Lo mejor sin duda las impresionantes vistas de Oporto que teníamos desde la habitación, con Oporto a nuestros pies, pudiendo disfrutar al abrir la ventana de una vista aérea de Oporto de la que destacan con claridad la Catedral y la Torre de loa Clérigos.
Teniendo en cuenta el posicionamiento del hotel, tengo la impresión de que no todas las habitaciones pueden disfrutar de estas vistas.

El hotel dispone de conexión wifi. La televisión pese a disponer de antena parabólica, no sintonizaba el canal internacional de Tve, por lo que hicimos una inmersión lingüística en el portugués.
Dos eran las cadenas en las que había noticias. Dos cadenas, dos presentadoras distintas. Y mientras que a una entendía lo que decía y me enteraba de las noticias, con la otra era como si hablara en alemán, que no entendía nada. También pudimos disfrutar (lo entendíamos bastante bien), de la versión portuguesa del 50x15 ¿Quiere ser millonario?, con unas reglas un poco diferentes a la versión española.

Un detalle en la habitación que nunca había visto, es que teníamos cafetera eléctrica y todos los días reponían los sobres de café, tanto normal como descafeinado.

La habitación dispone de caja fuerte, si bien es verdad que no pudimos utilizarla porque estaba cerrada y aunque lo comunicamos en recepción y dijeron que vendrían a abrirla, no lo hicieron.

En nuestro caso, la cama era de matrimonio, como habíamos solicitado.

El suelo es con moqueta, algo que personalmente no me hace ninguna gracia.

.

CONCLUSIÓN FINAL

Tengo la impresión de que, por lo menos en cuanto a decoración, el hotel está necesitado de una cierta renovación, porque da una cierta sensación de viejo, que no es lo mismo que antiguo.
No quiere eso decir que no esté dotado de innovaciones tecnológicas, porque si dispone de wifi.

Lo importante que es la atención, es correcta, la ubicación sobresaliente, porque realmente estás a un paso (o una cuesta de todo).
El precio más que razonable, pues en el mes de Agosto la habitación costó 70 €.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
dextrosa

dextrosa

12.12.2010 19:47

Me parece una muy buena opción, sobre todo por su ubicación, independientemente de que el parking parezca lejísimos y luego esté al lado. Y sí, con la de cosillas buenas que hay por allí para desayunar, mejor no pasar más tiempo del necesario en el hotel.

javierdd

javierdd

03.11.2010 14:01

Valorada.

enderlarkin

enderlarkin

02.11.2010 20:27

ha llegado algo tarde la recomendación, pues ya he reservado en otro. :-) Pronto podré conocer Oporto :-) Estupenda opinión.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Leer más sobre este producto
Evaluaciones
Esta opinión sobre Hotel Mercure Porto Centro, Oporto ha sido leída 2094 veces por los usuarios:

"excepcional" por (83%):
  1. dextrosa
  2. javierdd
  3. enderlarkin
y de usuarios adicionales 7

"muy útil" por (17%):
  1. azuar
  2. ACUN

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
AC Porto, Oporto AC Porto, Oporto
Hotel - Rua Do Estadio, 43, 4350-149 Oporto, Portugal - 4 estrellas - 128 habitaciones
3 Opiniones
En oferta a solo € 58,90
Le Meridien Park Atlantic Porto, Oporto Le Meridien Park Atlantic Porto, Oporto
Hotel - Avenida da Boavista 1466, 4100 Oporto - 4 estrellas - 232 habitaciones
3 Opiniones
En oferta a solo € 107,61
Eurostars Das Artes, Oporto Eurostars Das Artes, Oporto
Hotel - Rua Do Rosario 160, 4050 Oporto, Portugal - 4 estrellas - 89 habitaciones
3 Opiniones
En oferta a solo € 50,87
Etiquetas relacionadas con Hotel Mercure Porto Centro, Oporto