Informativos Telecinco

Imágenes de la comunidad

Informativos Telecinco

> Ver características

75% positivo

184 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Informativos Telecinco"

publicada 08/04/2003 | Begiluze
usuario desde : 25/10/2002
Opiniones : 33
Confianza conseguida : 6
Sobre mí :
Genial
Ventajas Te informas
Desventajas Las de todas las TV.
muy útil
Calidad de los presentadores
Calidad del contenido
Objetividad
¿Cómo se compara con programas similares?
¿Cómo clasificas al diseño y estilo gral.?

"Morir en Bagdag"

Medicina de guerra.

Porqué te amputan una pierna y mueres en Bagdad.

Hola amigos y amigas de CIAO. Esta noche quiero hablaros a través de la historia novelada de José A Parrado, herido de guerra, de cómo es la atención de emergencia en un hospital de campaña.

Todos los países, incluso los más humildes, tienen eminentes médicos. En concreto, muchos de los que ejercen en Bagdad se han formado mediante becas o… simplemente
por que su familia tiene posibles, en los mejores hospitales europeos e incluso americanos.
Los que yo he conocido, tenían habilidades especiales para la cardiología y otras especialidades diversas… Siempre los he admirado.
Siempre he admirado a esos “ zarrapastrosos ” que ejercen allí donde el sueldo medio de un Doc apenas superaría el umbral de pobreza de un país como el nuestro.
Porqué, si eres un buen cirujano, ejercer la medicina entre los mugrientos y no venirte para el primer mundo, donde vivirías mejor que un dentista. Porqué ?

Están contando las crónicas, que en los hospitales de Bagdad esta habiendo una media de 100 ingresos a la hora de heridos por arma de fuego, bomba, o misil.
Son lo que llamamos traumáticos.

En un primer momento, José, presenta heridas diversas en la cabeza y el cuerpo, pero la más preocupante es en la pierna.
El, conserva la conciencia. Incluso, dicen que masculla.:
“ Ha sido en tanke americano, el tanke americano ”.
- Tranquilo José, te va a poner bien, te vas a poner bien. Le habla al oído Jon.
Vamos a llevarte enseguida a un hospital, a un hospital.
- Me duele, me duele mucho. Creo que esto es serio, me estoy quedando helado.
- No te muevas. Respira profundo.
¡ Mantas¡ por favor traed unas mantas… Sabanas, está sangrando mucho ! grita desesperadamente Jon.
Jon, es periodista. No tiene mucha idea de atender enfermos, pero ha visto ya muchos y sabe que el tiempo apremia. Sabe que hay que trasladarlo urgente a un hospital y que durante el traslado se le ha de mover con mucho cuidado. Por eso organiza una camilla improvisada con un colchón. Cubre el cuerpo de José con sabanas limpias y mantas para intentar mantener el calor y le habla, le habla mucho, para que no se duerma.
En todo momento permanece a su lado, como haría un buen amigo.
Quiere asegurarse de que le atiendan bien y por eso le acompaña durante todo el trayecto. En medio del tableteo de las ametralladoras y el silbar de las bombas, bombas, bombas… Van en un todo terreno que enarbola una bandera blanca y hace sonar el claxon insistentemente.
Durante su alocada carrera por encima de los cascotes van dejando de lado a otros que combaten y mueren. Van abriéndose camino entre las improvisadas trincheras hechas con sacos de arena. Los milicianos abren barricadas y las que no abren se las saltan.
Siguen todo el tiempo batiendo la blanca bandera y mostrando las manos manchadas de la sangre de José por las ventanas para que todos sepan que hay un herido y no les disparen.
Por fin llegan a la puerta de un hospital repleto de heridos.
Jon, no habla árabe. Pero de da un montón de billetes ensangrentados de dólar al conductor de su improvisada ambulancia, para que se abra camino hasta el quirófano.
Periodista.., press, press!! Grita entre cientos de gritos de dolor en la sala de espera.
Un proyectil americano. Es amigo, es periodista!
Intenta hacer comprender al personal del hospital.

Aquello es un caos absoluto.
Los hospitales no reciben suministros desde hace mucho tiempo, incluso desde antes de la guerra… No hay camillas, no hay siquiera camas ni habitaciones. Los heridos se agolpan por los suelos, en los pasillos…
El Doc Faisal es un cirujano traumatólogo que lleva trabajando intensamente desde hace 11 horas sin salir del área quirúrgica.
Poco puede explicarle Jon que el médico no vea con sus propios ojos y José ya hace rato que no habla, pero sigue respirando.
- Tranquilo, resiste, que ya estamos! Vuelve a hablarle al oído Jon, mientras le acaricia.

Faisal y su equipo le introducen al quirófano que es un cuarto semioscuro donde la luz entra por una ventana casi tapada de sacos terreros.
Los equipos autónomos trabajan sin descanso, pero la luz que ofrecen es amarilla y se va y viene cuando encienden algún aparato como lo hacen los faros de las bicicletas cuando no das pedales.
Lo primero que hacen es desnudar a José y recorrer su cuerpo con la vista y las manos.
Metiendo los dedos en las heridas para intuir su profundidad.
Si estuviéramos en un quirófano del primer mundo, habría una valoración primaria.
Se tomarían las constantes vitales y se haría una estimación de la gravedad de todas las lesiones. Lo primero sería, sin duda, atender a las funciones básicas – respiración, circulación, hemorragias – y alertar a varios equipos multidisciplinarios para atender las lesiones de José..: Anestesiólogo, Cirujano, Traumatólogo, Cardio vascular, Maxilofacial… Vamos primero, a salvar la vida y después la pierna. Luego, reconstruiremos la cara y suturaremos las otras heridas… 6, 7, u 8 horas de una primera intervención y después tal vez más. Según.

Pero Faisal está solo.
Sabe que no dispone de medios ni de tiempo para una atención de este tipo.
Decide: Cortar por lo sano.
Amputando la pierna a la altura del muslo o quizás un poco más arriba, salvará la vida de José. Dejará de sangrar.
Como es un extranjero y no está consciente, hay que pedirle permiso a su amigo.
Con la puerta semiabierta hace gestos a Jon para que asienta.
Es la única posibilidad que tiene, si es que tiene alguna, de sobrevivir dadas las circunstancias.
Jon, se lleva las manos a la cabeza y llora. Llora mientas asiente.

La intervención se realiza rápidamente, media hora que a Jon le parece media vida
Y que ES media vida de José. Su amigo.
Ya no volverá a jugar igual con sus hijos y su vida va a cambiar mucho, así, con una pierna solo, mutilado de guerra, pero volverá.

Sin embargo.., la otra media vida de José se desvaneció mucho antes. Con el primer bombazo y ya no le quedan réditos para salir de esta.

Hay como un silencio que se impone sobre los otros gritos de dolor, sobre los estallidos de las otras bombas… Hay un estribillo que suena:

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando…


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1481 veces y ha sido evaluada un
94% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • stroppy publicada 23/08/2004
    Es para llorar...
  • aitorb_ publicada 09/04/2003
    Me parece una de las mejores opiniones que he leido. Un saludo.
  • jrlopez publicada 08/04/2003
    Es una pasada de opinión. Muchas gracias.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : Informativos Telecinco

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 06/06/2000