Opinión sobre "Inteligencia emocional - Daniel Goleman"

publicada 20/03/2006 | progaia
usuario desde : 25/04/2002
Opiniones : 35
Confianza conseguida : 22
Sobre mí :
Excelente
Ventajas Amplia muchísimo nuestro concepto de inteligencia y relaciones sociales.
Desventajas Es un ensayo científico, que aunque ameno, no deja de ser muy teórico.
muy útil
Interés
Grado de información
Dificultad de lectura
¿Lo recomiendas?

"Tras el desafío de Aristóteles."


"Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el proposito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo"

Aristóteles, Ética a Nicómaco.


Así, con estas palabras empieza este libro, antes que nada decir que me sorprende no encontrar más opiniones sobre él como best-seller que es, siendo además de hace bastantes años, tantos como hace que hoy hablar de él, aunque hasta hace poco no llegó a mis manos, y me alegro de que lo hiciera.

Siempre he creído que para uno mismo un buen libro, como un buen viaje, es aquel que te hace cambiar de punto de vista (y con lo de viaje no me refiero a un guantazo, aunque a veces también lo haga), y este es uno de ellos. Yo siempre he tenido cierta inquietud hacia el conocimiento y las raíces de la inteligencia, es un tema que me causa mucha curiosidad, pero antes de leer este libro, la concebía de una forma frívola y superficial, dando mucho valor al número de coeficiente/cociente intelectual y a los test que lo evalúan.

A decir verdad, lo cierto es que ya antes empecé a ver la inteligencia de otra manera cuando leí sobre la teoría de las inteligencias múltiples (expuesta también en el libro, donde el autor mantiene intercambios de punto de vista con su creador) una teoría que básicamente expone que la inteligencia no es una cualidad única sino que existen varios tipos de inteligencia. A mi para reconocerlas me va muy bien pensar en los máximos exponentes de estos tipos de inteligencias en la historia, así podríamos pensar entre otros en Mozart o Pavarotti (inteligencia musical), Picasso o Gaudí (inteligencia espacial), Cervantes (inteligencia lingüística), Einstein (inteligencia lógico-matemática), Ronaldinho o Nureyev (inteligencia corporal), Darwin (inteligencia naturalista), Freud (inteligencia intrapersonal) y Gandhi (inteligencia interpersonal).

Son precisamente las dos últimas, las que más se pueden englobar dentro del concepto de "inteligencia emocional" que desarrolla este libro, aunque cabe decir que para los demás tipos, sobre todo los que tienen que ver con las artes, hace falta también una buena dosis de este tipo de inteligencia, lo que pone de manifiesto su importancia. La inteligencia emocional la podríamos denominar de una manera rápida como la capacidad para conocer y controlar las propias emociones, así como también conocer y saber interactuar correctamente con las de los demás.

Cuando hablaba antes de un cambio en mi punto de vista, me refería precisamente al hecho de haberme dado cuenta del peso que esta inteligencia tiene dentro de la inteligencia en general, y sobre todo y más importante, ya a un nivel más práctico, de la gran importancia que tiene para que llevemos una vida feliz y realizada.

También me ha hecho ver desde otra perspectiva hechos, desgracias personales, por desgracia (valga la redundancia) cada vez más frecuentes, como asesinatos, maltratos, delincuencia, divorcios, violencia escolar, pederastia, etc., que antes me limitaba al verlas a echarme las manos a la cabeza aunque fuera en sentido figurado y decir alguna frase de lamento, y ahora intento (y digo intento) comprender que tras estos hechos hay una serie de circunstancias personales: falta de conocimiento y control de las emociones, mal clima en la convivencia, carencias afectivas y/o de educación en la infancia o en el transcurso de la vida y de entorno social. Me ha hecho ver que las cosas no son tan sencillas como condenar al causante y tacharlo de loco o no reconocerlo como ser humano. Lo único que hacemos así es dar por hecho que estas cosas se escapan a nuestro alcance, lo cual nos hace sentir frustrados, y en consecuencia, enfadados y muy a la defensiva, lo que puede dar lugar a prejuicios e injusticias. Creer en la educación de las emociones, aunque no sea la única solución para resolver los conflictos (y esto queda remarcado en muchas ocasiones en el libro), si abre una puerta a la esperanza.

En realidad, el autor del libro, aunque es una eminencia en psicología, simplemente se limita a dar sus pinceladas, lo que hace es una recopilación de las más recientes teorías (en el momento de la edición del libro, que es de 1996) en el estudio de las emociones y ofrecernos la visión de los mayores expertos en estos campos, pero siempre desde el punto de vista de los sucesos personales, contados tanto en forma de anécdotas propias o ajenas, en las que seguramente podemos vernos muy identificados, como de hechos conocidos por la prensa.

Para dar prueba de la eficacia de esas teorías, expone los resultados de numerosos estudios hechos por psicólogos a sus pacientes o de los programas de centros pioneros de enseñanza que se pueden comprobar en una extensísima bibliografía. A pesar de esto, el libro quizá pueda resultar a veces un poco empalagoso, ya que es mucha teoría. Pero lo que si está es muy bien estructurado en apartados bien diferenciados.

El primero de estos apartados nos explica la mecánica cerebral de las emociones: que procesos fisiológicos las producen y porque lo hacen. Este apartado, a parte de lo interesante o no que nos puedan resultar dichos procesos fisiológicos (de hecho el autor nos dice claramente que si queremos nos lo podemos saltar), nos lleva para mi a dos interesantes conclusiones: La primera es que nos hace preguntarnos el porqué de la existencia de nuestras emociones, llegando a la conclusión de que todas, incluso las que consideramos negativas, como la tristeza o el enfado, son necesarias para la vida, pero eso sí, en su justa medida. Esto último nos lleva a la segunda conclusión: la de que tenemos unas emociones bastante "anticuadas" por así decirlo, ya que nuestro cerebro se empezó a formar hace unos 70 millones de años, cuando la vida de nuestros antepasados estaba rodeada de auténticos peligros para su vida. Estos peligros, hoy en día con la comodidad que vivimos son prácticamente inexistentes, pero dado que estos cambios en nuestro entorno se han producido prácticamente hace unos doscientos años y de una manera muy drástica, a nuestro cerebro no le ha dado tiempo a adaptarse a esta nueva vida. Esto se traduce por ejemplo en que un ataque de ira, que antiguamente nos podria salvar del ataque de un león, hoy en día puede hacer que nos peleemos con alguien por una simple discusión que no supone ninguna amenaza o incluso que matemos a un ser querido.

En la segunda parte del libro, llamada "la naturaleza de la inteligencia emocional", nos explica detalladamente que es la inteligencia emocional describiéndonos las principales cualidades que la caracterizan así como los aspectos que la merman, y nos da pautas para reconocer e intentar controlar tanto unas como otros. En ella podíamos destacar ideas como la de que el CI no nos marca el destino y es simplemente una cualidad más, la necesidad de reconocer los propios sentimientos en el mismo momento que estos tienen lugar y de ser capaz de dominarlos no dejándose llevar por las pasiones, la gran importancia de la empatía, o la explicación de porqué algunas personas triunfan o fracasan socialmente. De estos capítulos me gustó mucho la descripción que se hace del proceso del enfado en "Anatomía del enfado" (con la que seguro que cualquiera se ve identificado), y me sorprendió la situación de algunas personas con carencias fisiológicas y psicológicas, como aquellas que son capaces de entender un mensaje verbal, pero no saben distinguir si se trata de un tono sarcástico, triste o alegre, o como las que padecen Alexitimia, una incapacidad de reconocer y mucho menos expresar con palabras los propios sentimientos, por lo que son personas sosas y aburridas en extremo.

En la tercera parte expone las ventajas de la inteligencia emocional en tres situaciones básicas de la vida, en la primera, la vida sentimental, nos explica los procesos que poco a poco pueden derivar en fracaso matrimonial y nos da pautas para evitarlos y tener una relación y unos "enfados" sanos. La segunda se refiere al ámbito laboral, tanto desde el punto de vista del trabajador como del jefe. En la tercera se centra en la salud, donde nos muestra las ventajas de la inteligencia emocional tanto para nuestra salud como para la medicina a la hora de tratar a los pacientes, demostrando su eficacia con los resultados de numerosos estudios. Esta parte del libro, aunque es de las que menos ocupa en extensión, está planteada muy inteligentemente y es muy importante, ya que supone un refuerzo para los tres pilares básicos de nuestra existencia: amor, salud y trabajo.

Las dos últimas partes, se podrían clasificar como los capítulos que nos abren una puerta a la esperanza, ya que nos enseñan que la inteligencia emocional, si bien depende de una serie de cualidades innatas como los demás tipos de inteligencia, es la más maleable, por lo que cualquiera puede llegar a "aprender" a mejorar su capacidad emocional. Así, nos enseña cosas como que los traumas derivados de alguna situación desagradable pueden ser superados, con una muy buena descripción de los famosos TEPT (trastornos de estrés post traumático) y nos hace aprender que nuestro temperamento innato, aunque no pueda ser modificado del todo, si que puede ser apaciguado y controlado, teniendo así un mejor carácter. Los últimos capítulos del libro nos dan pautas para la educación infantil, tanto a nivel escolar como familiar como una posible "vacuna emocional" para afrontar los futuros problemas, haciéndonos ver que la educación de las emociones no se aplica simplemente a gente con "problemas" sino que es necesaria como podría serlo la educación académica.

Es pues este en mi opinión, un libro, que amplía mucho nuestro punto de vista sobre la inteligencia y sobre la felicidad, donde queda claro que lo que pretende es que aprendamos poco a poco y no arreglarnos la vida con su lectura. Un libro con mucho rigor científico, lo cual me reconforta con la idea de que la ciencia por fin se está interesando por los asuntos del corazón. Un libro que nos da cierta explicación y no nos deja frustrados ni temerosos ante la visión de tantas desgracias personales que azotan nuestro mundo y que en los últimos tiempos están aumentando exponencialmente. Un libro en definitiva que ha marcado una tendencia mundial, que de seguirse nos hará recuperar la esperanza y la creencia en nuestro propio género humano, tan dañadas hoy en día, quizá en parte también por el sensacionalismo de muchos informativos, otro tema aparte, pero que mayormente creo que es debido a que el mundo necesita una buena dosis de "jarabe emocional".

P.D: Que conste que tengo ciertos prejuicios reconocidos hacia los best-sellers y los libros de autoayuda (aunque este no entre literalmente dentro de esa descripción ya que es más bien un ensayo científico). Pero con este libro me alegro de haberlos dejado un poco de lado.

P.D 2: También existe el libro "La práctica de la inteligencia emocional" del mismo autor y editorial, que aunque no lo he leido (supongo que lo leeré proximamente), me imagino que debe tratar la inteligencia emocional desde un punto de vista más de aplicación.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 14874 veces y ha sido evaluada un
81% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • Boo9692 publicada 12/01/2008
    Genial opinión, muy completa, me has animado a leer el libro, saludos :-)
  • mainecoon publicada 21/09/2007
    me ha gustadomucho ,,tabien me intrigan estos temas ,,tambien hice un a opi sobre algo de esto,,saludos'¡¡¡¡
  • anagun publicada 09/06/2006
    Ahí, Tony !!!!!!!!!!!!!!! Vaya maravilla ( polivalentísimo ), cómo me ha gustado tu opinión y cuanta falta hace recordar a menudo a personas que escriben desde la sabiduria y las buenas intenciones para hacer más factible la felicidad del ser humano, que es un ser, en general, maravilloso. Excepcional por el tema, por lo cuidado del lenguaje, por todo lo que te ha aportado y has sabido transmitir. Y por estar aquí de nuevo !!!!!!! Besiotos y te pongo un msn en tu buzón
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Inteligencia emocional - Daniel Goleman

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Título: Inteligencia emocional

Autor: Daniel Goleman

Lengua: castellano

Ciao

Incluido en Ciao desde: 26/11/2005