Isla de San Miguel, Azores

5  03.05.2011 (07.05.2012)

Ventajas:
Paraíso Terrenal

Desventajas:
Ninguna

Recomendable: Sí 

m.rus

Sobre mí:

usuario desde:02.05.2011

Opiniones:3

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 2 miembros de Ciao

Antes de nada quiero agradecer al Sr. Carlos Segovia de quien inicialmente cogí la información y gracias a ella, hemos podido disfrutar de la isla sin perder un solo rincón digno de ser admirado. Por este motivo, me he decidido a colgar nueva información más actualizada sobre este "paraíso terrenal" que son las Azores.
Aconsejo a quien visita la isla que se programe las rutas por zonas.

Ruta 1 (Sete Cidades)

Desde Ponta Delgada hacia el aeropuerto a unos 12 Km. tomar desvío a la derecha hacia Sete Cidades, que es un pequeño pueblo situado dentro de un gran cráter que contiene dos lagos (Lagoa Verde y Lagoa Azul).

Lagoa Azul
Tras 9 Km. de subida se llega a un mirador llamado Vista do Rey. Esta es una de las estampas más difundidas de la isla y si las nubes lo permiten se disfruta de su grandiosidad.

Lagoa Verde
Hay dos senderos que recorren el borde superior del cráter, uno por el lado oeste y otro por el este y norte.

De todos los senderos puedes obtener información en librerías de Ponta Delgada o en las oficinas de información de Turismo.

Continuando hacia Sete Cidades, se pasa junto a un mirador que tiene unas estupendas vistas a la lagoa de Santiago, también en un cráter volcánico.

Lagoa de Santiago
Más adelante cruzando un puente entre los ya citados lagos Verde y Azul.
Una vez cruzado el puente sale una pista de tierra hacia la izquierda que bordea parte del lago Verde. Siguiendo este camino hay unas vistas magnificas de la orilla más agreste del lago.

Una vez en Sete Cidades, hay fácil acceso con el coche hasta la orilla del lago azul por si quieres admirarlo de cerca.

A partir de aquí tienes dos opciones:

Continúas hacia Mosteiros, saliendo del cráter por su lado norte y volver a Ponta Delgada por Feteiras y Relva, o por el norte hasta el desvío cerca de Capelas que lleva a Ponta Delgada.

Costa de Mosteiros
La otra opción es, si tienes ganas de andar, volver atrás hacia el mirador Vista do Rey.
Un kilómetro antes de llegar te desvías a la izquierda por una carretera que te lleva a Ponta Delgada pasando cerca de varios pequeños lagos (Lagoa do Canario, lagoa Rasa, Lagoa do Caldeirao etc.), que puedes visitar siguiendo un sendero establecido.

Ruta 2 (Lagoa das Furnas)
Saliendo desde Ponta Delgada, en dirección este. Dejas atrás Lagoa, Vila Franca do Campo y comienzas a subir encontrando zonas boscosas.
Lagoa das Furnas

Finalmente llegas a la Lagoa das Furnas. Este lago, como casi todos en la isla, es un cráter que ha almacenado agua.

Sin embargo este tiene la peculiaridad de conservar cierta “actividad volcánica” en forma de fumarolas que emiten columnas de vapor y agua burbujeante con olor a azufre.
Los habitantes del cercano pueblo de Furnas utilizan unos agujeros practicados en el suelo para cocinar sus “cocidos nas caldeiras” que no debéis dejar de probar (con tinto Basalto de la isla do Pico, por supuesto). Para ello os recomiendo el restaurante Tonys (cerca de la iglesia nueva), es imprescindible reservar. Igualmente es muy aconsejable probar las queisadas de Furnas o los bolos levados de la pastelería del pueblo que son la especialidad de la casa y que se pueden tomar con un café en el propio jardin de la pastelería.

En Furnas, además de comer, puedes visitar otras fumarolas pegadas al mismo pueblo.Así como el Jardin Botánico Terra Nostra del siglo XVIII, considerado uno de los parques más bellos del mundo, contiene una de las colecciones más grandes en el mundo de camelias con más de 600 géneros diferentes y también la mayor colección en Europa de cícadas . Ademas en él encontrarás tanto especies botánicas autóctonas como exóticas.
En el interior del parque hay un lago artificial de agua termal ferruginosa a 25º donde te puedes bañar si lo deseas. Precio de la entrada para todo el día 5€, alquiler de toallas 2€.

Tras la visita a Furnas te recomiendo que continúes hacia la costa norte de la isla, dirección Ribeira Grande. A unos 4 Km. de Furnas hay un desvío a la izquierda que te lleva al Pico do Ferro.

Desde ese mirador tendrás unas vistas excepcionales de la Lagoa da Furnas.
La vuelta puedes hacerla continuando unos 3 Km. más y girando a la izquierda en dirección Vila Franca do Campo y Ponta Delgada.

Ruta 3 (Serra da Troquiera)
Para llegar a este lugar debes dirigirte a Furnas, de allí a Provoaçao y continuar hacia Nordeste.
Pasando Provoaçao, a los 7 Km., hay un desvío a la izquierda con una indicación: Nordeste Rota da Tronquiera. Ese es el camino que debes tomar.
Aunque unos mapas la califiquen como “carretera secundaria” y otros como “regional”, la realidad es que se trata de una pista de tierra. Eso sí, está en bastante buen estado y se puede circular por ella con un turismo, con las debidas precauciones.
Lo primero que llama la atención es la densidad de la vegetación y también los enormes helechos que aparecen de vez en cuando.

Ruta 4 (Lagoa do Fogo)
Si andas corto de tiempo, la Lagoa do Fogo puedes visitarla rápidamente ya que desde Ponta Delgada se tarda poco más de media hora en llegar.

Hay dos miradores desde los que se tienen unas vistas espectaculares de esta magnífica laguna que, si bien está formada también en el fondo de un cráter, tiene unas características que le confieren gran belleza. No dejes de visitarla.

En cualquier caso te recomiendo que realices la ruta completa, ya que tiene otros grandes alicientes, aparte de la Lagoa do Fogo.
Inicias el recorrido saliendo de Ponta Delgada, tras fuertes subidas llegarás a un mirador llamado Barrosa.

Como esta laguna es la que está a mayor altura de todas, con frecuencia se encuentra envuelta en nubes. De ser así, ten paciencia y espera un rato, porque es posible que algún claro te permita ver, entre la bruma, el formidable espectáculo de la vista del lago, con su accidentada orilla y sus paredes con desniveles de hasta 300 metros.

Lagoa do Fogo
Dentro del perímetro de la Reserva Natural puedes encontrar especies endémicas de las Azores como el Cedro de las Azores, el Laurel (Laurus azorica), y el brezo de Azores (Erica azorica).

Más adelante hay otro mirador que domina el lago desde distinto ángulo.
Existen senderos para recorrer la caldera y bajar al lago.
Continúa la bajada hacia Ribeira Grande y en una curva a la derecha, muy cerrada, encontrarás el indicador de Caldeira Velha. Aparca el coche e inicia un corto recorrido a pié.

Cascada termal ferruginosa Caldeira Velha
Se trata de barranco en el que conviven vegetación autóctona y foránea. Tiene una enorme frondosidad de gran belleza en la que abundan los formidables Helechos, Laurel de Azores Brezo de Azores y gran cantidad de Acacias.
Si a toda esta verde espesura añadimos los toques exóticos de una fumarola, lanzando vapores sulfurosos entre los Helechos arborescentes y una cascada de aguas ferruginosas y templadas donde puedes bañarte, el ambiente es absolutamente alucinante.
De vuelta al coche continúas hacia Ribeira Grande. Antes de llegar a esta población encuentras un cruce que tomas a tu derecha, dirección Porto Formoso, Sao Brás etc. pero a un kilómetro aproximadamente coges un desvío que te lleva a Caldeiras y Lombardas.
Una vez que pasas Caldeiras (un antiguo balneario sin actividad) la carretera se estrecha increíblemente hasta Lombardas. El último tramo del recorrido (en fuerte bajada), te permite contemplar los impresionantes barrancos que aportan agua a la Riberia Grande en su tramo superior y las zonas boscosas “colgadas” de laderas casi verticales.
Al subir de Lombadas toma un desvío a la derecha, en lugar de bajar de nuevo a Caldeiras. Esta carretera pasa por la base del Monte Escuro (889 m.), en una extensa zona donde hay repoblaciones forestales recientes. Seguidamente encuentras otro desvío. El de la izquierda (no está señalizado) te lleva a Sao Brás.


Ruta 5

RIBEIRA GRANDE
Tambien de imprescindible visita, el pueblo de Ribeira Grande , uno de los más importantes de la isla, el jardin do paraiso que nace desde la plaza y muere en el puente casi llegando al mar es un espectaculo para el visitante, así como sus iglesias. Las Piscinas municipales de agua salada, aunque solo abiertas en verano tienen un restaurante y una cafetería abierta todo el año y hacen muy recomendable comer o tomar un café (80 Centimos de €) y admirar el Atlantico desde sus ventanas.

Es muy recomendable el restaurante Ala bote con especialidades azorianas tales como la morcilla con piña de la isla de San Miguel, el bifé a la portuguesa, la Telha de Peixe con gambas, espadarte a Papillote, etc..

A continuación casi un circuito obligatorio para quien visita esta ciudad, las Caldeiras de Ribeira Grande constituyen un paraje típico de manifestaciones de vulcanismo activo, donde el humo que sale de las entrañas de la tierra se mezcla con la verdosa arboleda que transmite frescor al lugar.

Casi nos olvidamos de las pocas casas, el antiguo edificio termal, para sumergirnos en el silencio, en la tranquilidad y en el misterio del lugar. Un poco más arriba, el Valle de las Lombadas ofrece un auténtico espectáculo de vegetación exuberante.

Dentro de la comarca de Ribeira Grande, imprescindible la visita a la fabrica de Té Gorreana, mantiene su actividad ininterrumpidamente, desde 1.883, con grandes plantaciones que se divisan alrededor del edificio sede, en la que se produce té negro de magnifica calidad. En ella, se siguen utilizando las máquinas del siglo XIX y principios del siglo XX., se puede visitar ademas de probar las diferentes variedades de té y por supuesto comprarlo.

Cerca de Ribeira Grande puedes acercarte al mirador de la Ponta do Cintrao y mirar los magníficos acantilados.

PONTA DELGADA
Capital de la isla, comenzó como una comunidad de pescadores humildes y ha ganado importancia, en 1522 después de un terremoto que destruyó Vila Franca do Campo, la antigua capital de la isla.
El casco histórico de Ponta Delgada, rodeado de casas construidas el siglo XVII, todas ellas con un encanto único e incalculable valor.
La iglesias de San Sebastian, fundada en el siglo XVI, construida en estilo gótico tardío con una espléndida puerta manuelino. La sacristía está decorada con hermosos azulejos azules y blancos.

En esta ciudad es recomendable el restaurante Mercado do Peixe en el Paseo Marítimo, con especialidades azorianas, tales como la cataplana de pescado y marisco, los arroces y pescados frescos a elegir por el cliente antes de ser cocinados.

Cerca de Ponta Delgada en dirección a Vilafranca do campo encontraras el mirador de Pisao desde donde se divisa una vista espectacular del Convento de Caloura, es muy aconsejable que bajes a visitarlo aunque solo sea por fuera y admires su fachada de azulejos del siglo XVI., un poco más abajo en el pequeño puerto do Caloura puedes saborear en su pequeño bar de un magnifico café, mientras las olas rompen contra las rocas.

Por lo demás, si queda tiempo, aconsejo parar en cualquiera de los innumerables miradores que tiene la isla, todos ellos ofrecen unas vistas impresionantes.
Azores.. para repetir


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios

Escribe el primer comentario!

máximo 2000 alcanzado

Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Islas Azores (Portugal) ha sido leída 4242 veces por los usuarios:

"muy útil" por (67%):
  1. cuchufleta
  2. Don_Mercadona

"útil" por (33%):
  1. Arquitectura33

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.