Kawasaki GPZ 500 S

Opinión sobre

Kawasaki GPZ 500 S

Impresión Total (26): Evaluación Total Kawasaki GPZ 500 S

 

Todas las opiniones sobre Kawasaki GPZ 500 S

 Escribir mi propia opinión


 


Una gran maquina.

5  02.06.2000 (21.10.2004)

Ventajas:
todo .  .  .  Precio, fiabilidad, prestaciones, comodidad .  .  .

Desventajas:
Y las ruedas de 16', que no te dejan mucho abanico de posibilidades a la hora de elegir neumáticos .  Retrovisores .

Recomendable: Sí 

Juande

Sobre mí: Para parecer un sabio o un genio sólo hace falta tener google y la wikipedia a mano (y que nadie te ...

usuario desde:02.06.2000

Opiniones:113

Confianza conseguida:183

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 24 miembros de Ciao

Esta fue mi primera opinión en Ciao…. ¡Que tiempos aquellos! En la prehistoria de esta página, los años dorados de internet (en cuanto a conseguir dinero y regalos), cada opi se pagaba, si mal no recuerdo, con veinte durazos de la época. Ya podía ser la patata más gorda del mundo, que se pagaba igual. Luego también pagaban por las lecturas (y bastante mejor que ahora), pero lo más rentable era escribir cuantas más opiniones mejor…. Pues releyéndola ahora, la verdad es que me parece de lo más floja, así que, como no puedo escribir otra, voy a darle una buena actualización, y dejaré la original por ahí abajo para recordar viejos tiempos….

En fin, vamos con la moto, que ya está bien de nostalgias.

Existen muchas categorías de motos: deportivas, trail, custom, naked…. Esta GPZ, allá por el año 92, compartía junto con las Suzukis GS500 y Bandit 400, la Yamaha Diversion, la Honda CB500 y alguna que otra más, la categoría de motos económicas.

Esta categoría siempre se ha destacado, como su nombre indica, de vehículos de mantenimiento reducido, potencia media, y buena fiabilidad. Los seguros de estas motos, siempre por debajo de los 65 CV siempre han costado menos que los de sus hermanas mayores en potencia y cubicaje. Además, han sido “moto escuela” de innumerables moteros.

A mi esta GPZ me gustaba desde que era pequeñajo… Frente a sus rivales presentaba a mi juicio bastantes ventajas: tenía carenado, aspecto un tanto deportivo, buenos frenos, y el motor más potente que el resto (a excepción de la Diversión). Y la estética me encantaba. Aún así, yo andaba buscando una GS 500, por aquello de que eran más baratas de 2ª mano, y había bastantes más, cuando me encontré con esta preciosidad, con bastantes años (7, por aquella fecha), pero muy poquitos kilómetros (unos 15.000, y resultaron ser “de verdad”). Después de consultar a amigos y mecánicos me llevé a Yipi (aún no tenía ese nombre, eso vino después) a casa.

Antes de empezar a hablar de la moto, un pequeño detalle. El modelo que tengo se mantuvo sin grandes cambios hasta el año 94, en el que se mejoraron bastantes cosas (ruedas de 17”, freno de disco trasero, nueva estética), pero el resto de la parte de ciclo y el motor siguen igual.

Vayamos por partes.

Motor:

El corazoncito de esta moto es un dos cilindros en paralelo, con casi 500cc de capacidad (siempre quitan algún cc por temas fiscales) refrigerado por agua. El motor desarrolla una potencia máxima de 60 CV a 9000 revoluciones por minuto. A efectos prácticos, teniendo en cuenta que pesa unos 200 kilos, si fuera un coche de 1200 kg, sería el equivalente a 340 CV. Evidentemente, hay que tener en cuenta otros parámetros, como la perdida de potencia hasta la rueda, la aerodinámica, y demás, pero para hacer una idea está bien. A pesar de ser un “dos peroles”, el comportamiento es prácticamente idéntico a un 4 cilindros. Hay bastante potencia abajo, entre 3.000 y 5.000 vueltas se puede ir sin problemas, incluso dos personas, y la moto va ligera y sube fácilmente de vueltas. Ventajas de tener el escape doble…

Pero si un día tienes ganas de “retorcerle la oreja”, en cuanto pasa de 7.000 revoluciones…. Uffff…. La patada Kawasaki le llamaban… Parece que le entre el turbo, y la aguja del cuentarrevoluciones se dispara hacia arriba como poseída…. La pena es que por encima de las 9.000 vueltas empieza a caer la potencia, pero llevar el motor entre 7.000-10.000 es de lo más divertido, aunque algo complicado.

Otra característica de este motor, y que puede dar algún susto, es su capacidad de retención. Reducir una marcha estando alto de vueltas, y sin hacer doble embrague, puede llevarnos fácilmente a acabar con la rueda trasera derrapando sobre el asfalto. La parte buena es que se ahorra bastante en pastillas de freno usando el freno motor.

La caja de cambios, de 6 marchas, es bastante ruidosa. La mayor parte de los cambios de marcha (sobre todo a 1º y 2ª) vienen acompañados de un sonoro “CLANK”. También conviene acostumbrarse a usarla, ya que si no aplicamos la suficiente presión al pedal de cambio, hay una pequeña posibilidad de que el cambio se quede en un falso punto muerto, y cuando estamos usando el motor para frenar, esto nos puede dar algún susto. Cuando pasa, basta
Fotos de Kawasaki GPZ 500 S
Kawasaki GPZ 500 S Fotografía 91232 tb
¿Quien diría que tiene 12 años?
con cambiar de nuevo a una marcha más alta (so pena de darle una buena rascada a las marchas).

El punto más flojo del motor es la cadena de distribución. No por que le falte calidad, que en mi caso va por 65.000 km. sin fallar, sino por el ruido que hace. Parece un sonajero, la pobre. Se soluciona cambiando el tensor de cadena, una pieza que hay que comprar nueva (uno usado no soluciona nada), y que cuesta unos 50 euros. Con esto se quita el ruido totalmente…. Hasta pasados unos pocos miles de km, que vuelve a sonar. Como es un problema puramente estético (no afecta al funcionamiento), en mi caso he optado por resignarme, y que siga sonando, al menos hasta que cambie la cadena completa.

Ciclo:

Pues para que vamos a engañarnos. Es una moto económica, así que nadie espere características de deportiva.

El chasis se comporta bastante bien, y aunque flexa un poco si vamos fuerte no es nada preocupante, y con el tiempo dejas de notarlo.

La amortiguación corre a cargo de una horquilla convencional delante, sin ningún tipo de ajuste, y bastante blandita, por lo que resulta bastante cómoda en cuanto a baches, aunque tiende a hundirse bastante en frenadas, y en curvas rápidas se menea un poco. Con aceite más denso, y medio cm. en casquillos mejora un poco sin perder mucho en comodidad. La trasera corre a cargo de un monoamortiguador progresivo por bieletas. También es bastante blando, pero da bastante seguridad.

Las ruedas son uno de los pequeños problemas de la moto. A la moda de las superdeportivas de le época, el diámetro es de 16”, en lugar de las 17” que son habituales en la actualidad. La pega es que no hay muchos modelos de neumático para elegir. En cuanto al comportamiento, la rueda más pequeña hace la moto un tanto nerviosa, y da una cierta sensación de caerse hacia dentro de la curva. Lo bueno es que permite corregir la trazada en mitad con facilidad, por lo que perdona bastante los errores de cálculo. También es un gustazo para cambiar el peso en curvas enlazadas: una sugerencia en el manillar y ya ha cambiado la dirección.

Los frenos: dos discos delanteros, con pinzas de un solo pistón. El tacto es un poco raro al principio, pero enseguida te acostumbras…. La eficacia es excelente. Con sólo dos dedos podemos clavar la moto, y la única limitación es el estado de las gomas, porque se puede llegar a bloquear la rueda si actuamos con decisión sobre la maneta del freno. Tienen bastante recorrido, por lo que se puede dosificar bastante bien. Recuerdo que al principio, acostumbrado a los frenos de la Yamaha Special, estos daban miedo de lo que frenaban. El trasero es un freno de tambor. Cierto es que los frenos de disco son bastante mejores, pero este de tambor da un resultado muy bueno, y resulta más eficaz y dosificable de lo que se pudiera pensar con un sistema de este tipo.

Encima de la moto:

Nada más subirte tienes la impresión de moto larga. La postura es bastante cómoda, gracias a que los semimanillares están elevados mediante torretas. El asiento está bastante bajo, por lo que casi cualquiera puede llegar al suelo sin mucha dificultad (hasta mi novia, porque en mi caso poco problema es). Las estriberas están situadas bastante bajas, por lo que no se doblan demasiado las rodillas. Estas se ajustan muy bien al rebaje del depósito, por lo que quedan muy pegadas a la moto. El mullido del asiento es medio, tirando a blando. A efectos prácticos, si no tienes costumbre, a partir de las 2 horas sentado te empieza a molestar el trasero. La mayor pega en cuanto a ergonomía, es que los retrovisores no están demasiado bien situados. Da igual como los ajustes, si consigues ver lo que viene por detrás, acabas con la mitad del espejo ocupado por tus mano y brazo. Abriéndolo un poco se acaba el problema, pero dejas de ver lo que hay justo detrás.

El instrumental es de tipo automovilístico, con dos relojes grandes (tacómetros y revoluciones), un indicador de temperatura del líquido refrigerante, y los habituales indicadores luminosos de intermitencias, punto muerto, luces largas, y aviso de falta de presión de aceite.

La iluminación corre a cargo de un faro con bombillas estándar. Sin ser el faro que ilumina la noche, la cantidad de luz es correcta, aunque la calidad de la luz es un tanto pobre comparándola con modelos más modernos.

En parado cuesta un poco moverla. No hay que olvidar que son algo más de 200 kg de moto en orden de marcha (con aceite, líquidos y demás), aunque no hace falta ser ningún titán. De todas formas, como sólo hay que empujarla para dar marcha atrás, no suele ser ningún problema. Incluso, con algo de fuerza, se puede arrancar “a rachas”, como pude comprobar no hace mucho, que mi batería se fue al otro barrio…

Por ciudad funciona muy bien. Llevando el motor por debajo de las 5.000 revoluciones hay potencia de sobra para ir ligeritos sin forzar el motor. Es bastante estrecha, y con 60 cm. de hueco, el ancho de los retrovisores, puedes pasar, Incluso puedes plegarlos para ganar unos cuantos centímetros más. Las ruedas pequeñas ayudan a culebrear entre el tráfico, y lo único más complicado es pasar delante de los coches parados, porque la moto es bastante larga, y el radio de giro bastante abierto, aunque con un par de maniobras pasas por donde cualquier scooter. En mojado, con las ruedas que le tengo puestas (Pirelli Strada) patina un poco, debido al dibujo, pero nada que una buena dosis de precaución y paranoia no solucione.

Por autopista es donde se nota que tiene un buen motor. En sexta marcha, a 120 km/h de marcador, estamos a 6.000 rpm. Si no tenemos prisa podemos circular sin cambiar de marcha, ya que la recuperación es muy buena. Si queremos acelerar más rápido, basta con bajar una marcha o dos, darle gas, y ver como la aguja del tacómetro sube hasta los 180 k/h. Si queremos seguir subiendo, habrá que agacharse bien, y podremos superar ligeramente los 190 k/h. Aquí viene la aclaración de que sólo lo he hecho dos veces en estos 5 años, y siempre en autopista desierta, de día y con buen tiempo, y durante sólo unos segundos, porque si bien el motor da de sí, la parte de ciclo te recuerda que esta no es una superdeportiva, y la sensación es de bastante inestabilidad.
En curvones rápidos, a partir de 140, la moto se menea un poco, pero nada alarmante. Con el tiempo dejas hasta de prestarle atención. La protección aerodinámica con la pantalla de serie es bastante escasa, y te desvía el aire del pecho, pero deja expuestos al viento de hombros para arriba, por lo que tendremos que agacharnos bastante. En mi caso le cambié la pantalla original por otra elevada, de manera que se desvía el aire por encima de la cabeza, por lo que se puede ir erguido cómodamente. La pega es que el consumo aumente mínimamente, y la velocidad punta disminuye un poco, aunque en mi caso son cosas que no me preocupan demasiado.

Por carreteras secundarias es donde más jugo se le saca al motor. El comportamiento alegre en altos, las ruedas estrechas y pequeñas, y la amortiguación blandita hacen que pasar el día haciendo curvas sea muy divertido. El motor es lo suficientemente potente para poder ir rápido, pero no tanto como para tener que preocuparte de dosificar el gas a la salida de la curva, de modo que al salir podemos abrir gas a tope casi sin miramientos. El agarre de las gomas Pirelli Strada en seco es bastante bueno (aunque son durillas, y hay que calentarlas antes), y dan mucha seguridad en las curvas. La amortiguación blanda hace que pasemos sobre los baches sin dejarnos los riñones en el proceso.

El depósito tiene una capacidad de 15 litros más reserva. Con un depósito se pueden recorrer unos 270 km sólo por ciudad (5,5 l/100km) y algo más de 300 en carretera a buen ritmo. Eso ahora, que hace ya tiempo que no le hago una carburación en condiciones, y con la pantalla alta….

Una pequeña pega de esta moto es que no tiene nivel de combustible, por lo que tenemos que usar el grifo cuando entra en reserva, cuando la moto se viene abajo. Que te pase en medio de un adelantamiento no es plato de buen gusto, desde luego, pero conociendo la moto uno se puede dar cuenta de que estamos cerca de entrar en reserva por unos pequeños tirones en el motor.

Mantenimiento:

El mantenimiento de esta moto es bastante económico, sin olvidar nunca que estamos hablando de una motocicleta, y no un scooter ni un coche.

Para empezar hay que recordar engrasar la transmisión secundaria (la cadena que va a la rueda, vamos) cada 500 km, y cada vez que llueve, para que nos dure muchos km (yo vengo a cambiarla cada 20-25.000 km).

El aceite de motor hay que sustituirlo cada 10.000 km según manual. En mi caso, como la moto hace bastante ciudad, donde el aceite se degrada más rápidamente, hago los cambios cada 7-8000 km. Como en la mayoría de motos de este tipo, se recomienda el uso de un aceite mineral de calidad. En mi caso uso Valvoline Racing, y el nivel se mantiene bastante estable. Solamente me toca rellenar un poco alguna que otra vez durante los meses más calurosos del verano. Unos 48 euros cada cambio. Cada dos cambios hay que sustituir el filtro de aceite, por lo que la factura sube unos 12 euros más. El resto de mantenimientos de motor (limpieza y ajuste de carburadores, ajuste de válvulas, etc.) sube ya bastante, y su precio depende en gran medida de por cuanto os cobren la hora de mano de obra, aunque por suerte son tareas que se llevan a cabo cada mucho.

Las pastillas de freno se cambian dependiendo del tipo y uso que les demos. Una Galfer Verdes, de dureza media, me vienen a durar uno 8-10.000 km, mientras que unas negras, las más duras, unos 15.000 km, y en mi caso no he notado demasiada diferencia en el tacto.

Las gomas que uso, Pirelli Strada, son bastante duras, y alcanzan fácilmente los 20.000 km, y su precio está bastante por debajo de los de otros neumáticos de moto (alrededor de 120-150 euros la pareja).

En cuanto a fiabilidad, este modelo previo al 94 tenía un problema habitual con el volante magnético, que se debía al pegado deficiente de los imanes al metal, de manera que se despegaban y producían vibraciones y una carga de la batería deficiente. Este problema solía surgir a los 15-20.000 km del motor, si no antes, y en mi caso apareció casi a los 30.000…. Por este motivo es por el que sé que los km que marcaba la moto al comprarla eran reales. Desde luego no es algo que deba preocupar a estas alturas, ya que este problema se solucionó a partir del modelo del año 94, y cualquier unidad anterior ya habrá tenido que cambiar o reparar e volante magnético (esto lo digo por si estás interesado en comprar una de 2ª mano). Aparte de este problema, la moto no me ha dado ningún otro, aparte de que tuve que cambiar el alternador por culpa de de una reparación mal hecha. Por lo demás, sólo los mantenimientos habituales.

Los repuestos para esta moto son fáciles de encontrar, habiendo bastante mercado de piezas no originales (y mucho más baratas), además de una buena cantidad de piezas de desguace, debido a la gran cantidad de GPZ que se vendieron en España.

Resumiendo, que es una moto que siendo económica tanto de adquisición como de mantenimiento da muchas satisfacciones. Como moto de diario es excelente, aguanta lo que le echen y no se queja nada. Además es un gustazo salir con ella un fin de semana para hacer unas curvillas por la sierra…. Pues sí. Me encanta mi moto. ¿No se nota?


___________________________________________________________________
[Esta es la vieja.... Vaya cambio, ¿no? :) ]

Tengo una Kawasaki GPZ 500 del 92 desde hace algo menos de un año, y, salvo el mantenimiento normal no me ha dado ningun problema.

Andaba dudando entre esta y la Suzuki GS500E, al final encontre una unidad de la GPZ en muy buen estado y a buen precio.

Desde entonces le he heco más de 12.000 km. y solo he tenido que hacerle el mantenimiento propio de una de estas máquinas, que por otra parte es algo más económico que las de cualquier super-deportiva.

Es la moto ideal para cualquiera que quiera iniciarse en el mundo de las motos de gran cilindrada, asi como para cualquiera que quiera una moto racional, cómoda y fiable. Se ha hablado mucho y mal de la fiabilidad de los motores Kawasaki, pero desde luego,a estas alturas, creo que es una leyenda que habría que dejar de lado.

Otro factor importante a la hora de adquirir una de estas máquinas es la economía, no solo en cuanto a mantenimiento y consumo (entre 5-7 litros a los 100 km.), sino en cuanto al seguro. El de esta te puede salir casi por la mitad de lo que te sale el de una 600 más o menos deportiva.

Por ultimo, las prestaciones. No son de moto de carreras, pero si es tu primera moto grande no te van a resultar nada escasas. ¡Con 60 caballos y casi 200 km/h de punta no creo que le falte a nadie excepto a los más quemados! Y por ciudad se porta más que bien, y nunca tendras problemas de temperatura aunque hierva el asfalto.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Portell

Portell

25.03.2010 00:25

Opinión completísima y de primera mano. Excelente.

juancarlos200

juancarlos200

20.08.2006 14:28

Por que escribe de la moto en todos los apartados posibles, motor con prestaciones, consumos, revoluciones,etc; parte ciclo con sus limitaciones en la práctica y mercado de segunda mano, con piezas incluidas.

Arkaitzares

Arkaitzares

10.02.2006 13:24

Muy buena la actualización!! Además me viene al pelo, porque estoy buscando moto, y mientras tengo la limitación del A, igual cojo una de estas, limitada. He visto una que no tiene mala pinta y este finde la pruevo, a ver que tal.... Saludos!!

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Kawasaki GPZ 500 S ha sido leída 16248 veces por los usuarios:

"excepcional" por (28%):
  1. Portell
  2. juancarlos200
  3. Arkaitzares
y de usuarios adicionales 9

"muy útil" por (58%):
  1. nere1983
  2. PatodeGoma
  3. panalomi
y de usuarios adicionales 22

"útil" por (14%):
  1. osanbla2
  2. Carniva
  3. mikibike
y de usuarios adicionales 3

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Kawasaki KLE 500 Kawasaki KLE 500
(+) Consume poco, vale poco. Es fiable por todos los terrenos.
(-) Tiene ya años
20 Opiniones
Compra ahora
Kawasaki VN Vulcan 800 Classic Kawasaki VN Vulcan 800 Classic
(+) que es preciosa
(-) que es de paseo
8 Opiniones
Compra ahora
Kawasaki EN 500 Vulcan Classic Kawasaki EN 500 Vulcan Classic
(+) facil de mantener y customizar,motor y chasis
(-) frenos
14 Opiniones
Compra ahora
Etiquetas relacionadas con Kawasaki GPZ 500 S