Opinión sobre

La Habitación del Pánico - DVD

Impresión Total (73): Evaluación Total La Habitación del Pánico - DVD

 

Todas las opiniones sobre La Habitación del Pánico - DVD

 Escribir mi propia opinión


 


Opinión Diamante

La seguridad aprisionada

5  16.04.2002 (22.05.2002)

Ventajas:
Argumento, dirección, reparto, guión, fotografía, a decir verdad casi todo en esta película es bueno .

Desventajas:
Me sobra la última escena .

Recomendable: Sí 

Detalles:

Argumento

Personajes

Calidad de dirección

Banda sonora

¿La verías de nuevo?

¿Te gustó?

más


freddyvoorhees

Sobre mí:

usuario desde:07.06.2001

Opiniones:182

Confianza conseguida:303

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 57 miembros de Ciao

Madre e hija se dirigen junto a una amiga a visitar una casa ante la imperiosa necesidad de una nueva casa, porque su marido le ha puesto los cuernos con una modelo. Allí les espera un agente inmobiliario que les muestra una casa enorme, con ascensor, varios pisos, jardín (un poco descuidado, eso sí) y todo lo que había especificado Meg a su amiga que quería para su nueva casa, pero la casa también guarda una nueva sorpresa, en forma de habitación oculta e inexpugnable (al estilo de los torreones medievales), ideal por si algún fuera de la ley entra en tu casa, además desde allí puede verse lo que sucede en todos los puntos de la casa gracias a una titánica red de cámaras, amén de contar con una red telefónica independiente de la del resto de la casa, y por si a alguno de los ladrones le da por intentar entrar en la habitación se encontrará con varios metros de acero macizo para disuadirle de sus planes si es que consiguen atravesar las paredes de hormigón. Pese a las dudas iniciales (Especialmente por el alto coste) Meg y su hija Sarah se hacen con la casa y no mucho después se mudan allí. En la primera noche ya puede detectarse el profundo daño que su marido ha causado a Meg y el carácter algo tozudo de la hija, pero llega la hora de dormir y las dos se van a su cama a descansar, pues el día ha sido muy duro.

Pero la noche se presenta apacible para ellas, puesto que entran en escena Junior, Burnham y Raúl, un trío de ladrones que pretende hacerse con la fortuna del antiguo dueño de la casa (cifrada en 3 millones de dólares según Junior, aunque la cantidad final es algo que está por ver) que parece ser que está escondida en la misteriosa habitación. Pero ellos creían que la casa se encontraría vacía y que el “trabajito” iba a ser coser y cantar, pero pronto descubren a las dos habitantes de la casa y ven que su labor va a ser más complicada de lo que se pensaban, además se ve que no tienen demasiada experiencia, pues hacen el suficiente ruido como para que Meg tenga constancia de su presencia, quién intenta ir a por su hija y refugiarse en la susodicha habitación, pero las dificultades se multiplican al entorpecer su camino los criminales, pero el ascensor colocado en la casa (y la estupidez de los criminales por no ir directamente a taponar la entrada a la habitación) facilita su huída hacia la habitación, donde consiguen el refugio deseado. Pero una vez allí las dificultades aumentan aún más, ya que a Meg se le ha olvidado conectar la línea telefónica de la habitación, cosa que los ladrones ya saben, pues Burnham trabaja en la empresa que fabrica dichas habitaciones, por lo que se presenta un conflicto imprevisible: Meg y Sarah no piensan salir de la habitación por nada del Mundo, pero el problema es que tampoco tienen forma de alertar al exterior de su situación actual, cosa que los criminales saben, pero éstos tienen el problema de que lo único que quieren está en la habitación, pero el acceso a ella es imposible salvo que las refugiadas habrán la puerta, por lo que a partir de ahí los tres ladrones tendrán que idear planes para intentar hacerlas salir, pero sin matarlas, porque entonces ya pueden ir despidiéndose del dinero, y para ello Burnham juega un papel fundamental al haber ideado él los mecanismos de la habitación, por lo que va haciendo sus pesquisas e idea algún plan para hacerlas salir, pero éstas también tienen sus problemas, en forma de la claustrofobia de Meg y en que Sarah sufre diabetes, por lo que también están obligadas a salir de la habitación, pero tanto los planes de unos como los problemas de ellas son desconocidos por los otros, así que el suspense ya está servido, si queréis saber como acaba esto ya os estáis yendo al cine, algo que voy a intentar que hagáis a través de este escrito.

Llevaba largo tiempo esperando la llegada de esta película, en principio todo lo que sabía eran algunos pequeños apuntes de la historia (que realmente atrajeron mi interés), y que iba a ser la nueva película de David Fincher tras la soberbia “El club de la lucha”, pero la conjugación de todos estos elementos ya me pareció lo suficientemente interesante como para esperar impaciente la llegada de esta película, tanto como para ser la película de este año que esperaba con mayor avidez, por encima incluso de “El señor de los anillos: Las dos torres” o “Spiderman” (El destino quiso que me acordará de ésta al proyectarme de nuevo el trailer de ”Spiderman” antes de la película, junto al de la aparentemente entretenida “Hombres de negro 2” y al de la seguramente infumable “Stuart Little 2”), pero los problemas acompañaron a la película en todo momento(de ahí que su fecha de estreno se postergara en varias ocasiones y que la película estuvo a punto de verse cancelada), empezando por los problemas derivados de la multitud de cámaras presentes en la habitación, por lo que hubo que construir el mismo decorado varias veces para poder rodarlo desde diferentes ángulos de visión, pero este problema se convirtió en una nimiedad comparada con el resto. Lo primero fue las diferencias creativas con Darius Khondji (que iba a ser el encargado de la fotografía de la película), puesto que en principio Fincher pensó en rodar la película casi en la total oscuridad, pero por una vez le pudieron los intereses comerciales (porque por muy buena película que fuese “El club de la lucha” sus resultados en taquilla no fueron muy halagüeños, por lo que Fincher estaba casi obligado a conseguir un nuevo hit en las taquillas) que acabaron derivando en la sustitución de Khondji. Pero el problema más grave de la película aún estaba por llegar: En principio la protagonista iba a ser Nicole Kidman (Que habría puesto la guinda a su mejor año (artísticamente hablando) completando, junto a “Los otros” y “Moulin Rouge”, un trío de películas excepcional), pero se resintió de unos problemas de rodilla que venía arrastrando desde el durísimo rodaje de “Moulin rouge”, por lo que el destino de la película quedó en el aire, y además hay que apuntar que por aquel entonces la sombra de una huelga de actores sobrevolaba por Hollywood, por lo que la gran mayoría de los intérpretes estaban ocupados rodando ante la posibilidad de un parón en sus carreras que finalmente no llegó a producirse. Fue ahí cuando entró en escena Jodie Foster(cuya principal exigencia para aceptar el papel fue que la actriz que hiciese de su hija fuese más baja que ella), quién se encontraba sin trabajo ante la suspensión del rodaje de “Flora Plum”( proyecto por el que declinó la oferta de volver a dar vida a Clarice Starling en “Hannibal”), de la que iba a ser directora, por una lesión de Russell Crowe, por lo que su ocupación por aquel entonces se limitaba a esperar la llegada del festival de Cannes, del que iba a ser directora del jurado, pero finalmente aceptó el trabajo, y casi sin tiempo para preparar su papel empezó a rodar a las ordenes de David Fincher, con quien ya había estado a punto de trabajar en “The Game” pero finalmente su personaje mutó en hombre (interpretado por Sean Penn) y ella se quedó compuesta y sin trabajo (aunque con una indemnización para evitar ir a los juzgados por despido improcedente, como pretendía Jodie), y tras salvar todas estas dificultades aún había una por llegar, y fue que Foster estaba embarazada, y un personaje tan físico como el de la película (Ver al respecto la escena en que un teléfono móvil acapara todo el protagonismo) desaconsejaba seguir rodando, por lo que de nuevo tuvo que paralizarse el rodaje hasta varios meses después. Aunque este reinicio del rodaje se limitó a rodar de nuevo algunas escenas con las que había habido problemas. Y visto lo visto hay que reconocer que los problemas con los que ha tenido que lidiar Fincher no fueron pocos, y además el resultado final de la película está lejos de no estar a la altura de lo que yo me esperaba, pero en fin, tras exponeros los problemas que acompañaron el rodaje de la película creo que lo conveniente es entrar en materia y empezar a hablar de la labor de los que han hecho posible la película:

En el apartado interpretativo podemos distinguir entre las dos habitantes de la casa y el trío de ladrones:
Entre las dos primeras destaca Jodie Foster, una actriz cuya calidad es reconocida por muchos, pero yo no soy uno de ellos, pues más allá de su excelente trabajo en “El silencio de los corderos” (Por la que se vio justamente recompensada con un Oscar) no hay ningún trabajo suyo que me haya dado ganas de gritar a los cuatro vientos lo buena actriz que es; es cierto que algunos me diréis que estaba muy bien en “Taxi Driver” como prostituta adolescente, pero no me cansaré de decir que esa película no me gustó; y que si ganó el Oscar por “Acusados” por algo sería (aunque esta afirmación últimamente carece del más mínimo fundamento), pero de nuevo decir que esa película no me gustó, y su carrera desde “El silencio...” ha sido muchas cosas menos interesante, al dejarse ver en películas tan blanditas (por no decir malas) como “Maverick” o “Sommersby” y en decepciones como “Nell” o “Ana y el rey”, pero eso no me impide reconocer que en esta película borda su papel, en principio de mujer dolida con un marido al que aún quiere (o al menos eso entendí yo) para después ser una mujer que ante todo quiere proteger a su hija de los ladrones, para finalmente darse cuenta que si quiere desembarazarse de los maleantes tendrá que hacer cosas drásticas. Foster borda su papel en una brillante actuación, otorgando a su personaje los matices perfectos y logrando transmitirnos todo su dolor y angustia (Al respecto destacar los momentos en que implora a los ladrones que inyecten a la hija la dosis para evitar caer en coma, o en el prólogo el dolor infringido por su marido). Su hija Sarah está interpretada por Kristin Stewart, chica a la que querrán mucho en su casa cuando llega la hora de comer, pero que yo desconocía (y creo que a vosotros os pasará lo mismo). Sobre su actuación destacar los momentos en que su personaje bordea el coma ante la necesidad de la inyección, en las que incluso logra que sientas su angustia y te hace sentir tenso, por lo que hay que alabar su actuación, aunque me temo que seguramente no volveré a verla en otra película (una lástima).

En el trío de ladrones hay que ir uno por uno. El primero que destaca es Burnham, que viene interpretado por Forest Withaker (“Ghost dog”, “Bird”), uno de los empleados de la empresa que fabrica las habitaciones del pánico (aunque que yo recuerde en la película son llamadas habitaciones antipánico) y que conoce todos los entresijos de la misma y donde va situado cada cosa (incluida la caja fuerte), amén de saber que si la puerta está cerrada y hay alguién dentro es absolutamente imposible acceder a la misma, por lo que sabe que las mujeres tienen que salir de la habitación por su propia voluntad, de no ser así es mejor marcharse de la casa. La principal motivación de Burnham no es el dinero (como sí es el caso de Junior y Raúl), sino que hace el “trabajo” para conseguir la custodia de sus hijos, por lo que su personaje se nos presenta como un hombre dolido por dentro que solo quiere coger el dinero y marcharse sin hacer el más mínimo daño a Meg y Sarah. Withaker salva con brillantez un personaje complicado (en el que es muy fácil caer en el ridículo) que lleva al máximo extremo su máxima de no hacer daño a Meg y a Sarah. Dentro de los ladrones también podemos ver a Jared Leto (que repite con David Fincher tras ver como su rostro era completamente desfigurado por Edward Norton en “El club de la lucha”) que da vida a Junior, que en principio se presenta como el cerebro de la operación (pronto nos damos cuenta que ese cargo le viene grande), al haber sido él la persona que cuidaba del antiguo inquilino los fines de semana y al que le confesó donde se hallaba el dinero, y porque también había sido él quien había convencido a Burnham para que diese el golpe, pero su estupidez y avaricia darán al traste con sus planes (y con algo más...). Leto, además de ser el novio de Cameron Díaz, vuelve a demostrar que es un buen actor y presta todas sus aptitudes al que quizás sea el personaje con menos peso del quinteto protagonista, pero eso no me impide reconocer que su actuación es buena. Por último nos encontramos con Raúl, interpretado por Dwight Yoakam (ahora quedaría bonito decir alguna otra película en al que haya salido, pero es que no recuerdo haberle visto en ninguna otra), el más misterioso de los tres, y el único suficientemente listo como para llevar el rostro cubierto para evitar que le capten las cámaras, en principio parece un personaje distante y uno no se explica muy bien que pinta en todo ese tinglado (Como también reconoce Burnham), pero poco la película va describiéndonos al personaje que se presenta como el auténtico villano de la función, en especial a partir del minuto 70 de la película (donde se produce una sorpresa que como es lógico no desvelaré). Yoakam otorga la suficiente credibilidad al personaje más enigmático de la película, y del que no se nos llega a explicar sus principales motivaciones.
Del resto del reparto únicamente destacar el cameo de Andrew Kevin Walker (guionista de “Seven”, dirigida por el propio David Fincher) y poco más, porque ya tendría que desvelar información demasiado importante, así que en términos generales califico de excelente la labor de sus intérpretes, pero lo bueno es que lo positivo de la película no acaba ahí.

Tras las cámaras nos encontramos con David Fincher, antaño reputado en el campo de la publicidad y en el de los videoclips musicales, que con ésta ya firma su quinta película (El único manchón de su carrera es “Alien 3”, su ópera prima, pero los principales problemas de esa película son achacables a los problemas del guión, y al estar sumiso a una historia pretérita su libertad de acción era más bien nula, las otras, aunque “The Game” es claramente inferior al resto, son buenas o muy buenas películas) y viene a demostrarnos que se puede hacer una película comercial que dé muchos beneficios (“La habitación del pánico” ha estado dos semanas como número 1 en el box office americano, y en el tercer fin de semana aún se mantiene en el número dos de las más taquilleras y en su estreno en España se ha alzado también con ese disputado privilegio), amén de un gran entretenimiento y una excelente película de suspense, aunque quizá sea fácil criticarle por una razón: La película no tiene esa complejidad que sí tenían sus films anteriores, y no oculta esas miles de relecturas que se podían entresacar de “El club de la lucha”, por lo que no tiene ese estilo Fincher que impregnaba sus películas previas, pero espero que me perdoneis el decir que una película para ser buena no tiene porque tener eso, y este es el ejemplo perfecto, aquí solo hay lo que hay, no hay nada oculto para lo que tienes que estar comiéndote la cabeza durante para llegar a una conclusión que seguro es equivocada (sí, estoy hablando de “Mulholland drive”, aunque no penséis que lo nuevo de David Lynch no me ha gustado), aquí el objetivo de la película es hacerte sentir la opresión que sufren Meg y Sarah y que pases un buen rato pasándolo lo peor posible (¿A qué esto suena pelín raro?), y eso lo consigue con creces, así que perdonadme pero la labor de Fincher es tan buena como en sus anteriores films, por mucho que no haya nada subyacente. Y si bien es cierto que sus intenciones de rodar algo al estilo de “La ventana indiscreta” (Para mi gusto la mejor película de Hitchcock), al estar la película desarrollada en un solo espacio (Si exceptuamos los 3 primeros minutos y la secuencia final de la película) no se han cumplido (Ya que Hitchcock sólo hay uno, y sólo él es capaz de conseguir una obra maestra usando apenas dos planos distintos) eso no significa nada malo, porque lo que sí consigue es hacernos sentir oprimidos en un espacio sin salida alguna y vuelve a demostrarnos que es una de las escasas “esperanzas” que hay dentro de un cine poblado de directores sumisos e impersonales y a pesar de todos eso son ellos los que se llevan un premio que les viene grande (Sí, estoy hablando de Ron Howard, pero es que sigo sin comprender los motivos de su oscar) dejando al resto al margen y convirtiendo el panorama de cine actual en un campo de minas muy peligroso y casi sin espacios desprovistos de minas, que son en los que realmente merece la pena estar.

Pero para mi gusto la pieza fundamental de una buena película es su guión, porque si éste es malo en el 99,9% de los casos la película va a ser mala. En este caso el guión viene firmado por David Koepp (“Snake eyes”, “Misión Imposible, “Parque Jurásico”), que basó la idea del guión ante la existencia de auténticas habitaciones del pánico en Nueva York y dejó fluir su imaginación ante la posibilidad de que unos ladrones entrarán en la casa y los habitantes de la casa se refugiasen allí, y al parecer a los ejecutivos de la Columbia les gustó tanto las paranoias mentales de Koepp que le pagaron 4 millones de dólares por el guión. En esta ocasión queda claro que el guión se asemeja mucho al de una película hitchcockiana, y a mí al menos me queda la impresión que si Hitchcock hubiese nacido cincuenta años más tarde sus películas habrían sido muy similares a ésta. Cierto es que Koepp quizás exprime demasiado la historia, pero también es cierto que el interés de la película no decae en ningún momento (salvo por esa ridícula secuencia final) y que además de dar al espectador un gran entretenimiento tampoco se olvida del suspense y de inyectar interés a la película en forma de cierto giro argumental... . Así que lo que nos queda es un buen guión, una excelente labor de su director y de sus actores, por lo que ¿Qué más se puede pedir?:

Pues además de todo esto también es destacable la B.S.O. (reciente ganador del oscar por su trabajo en “El señor de los anillos”) que ayuda a fomentar el suspense de la película y a mantener al espectador con todos sus sentidos atentos a la película, amén de dotar a la casa de una mayor opresión y dejarnos una sensación creciente de angustia. También me gustaría destacar la fotografía de la película (comenzada por Khondji pero finalizada por Conrad W. Hall) en la que se prescinde lo máximo posible de la iluminación (aunque creo que podría haberse oscurecido todo un poco más) para dejarnos claro que además de atrapadas, sin comida, casi sin aire... la oscuridad es patente y eso ayuda a desarrollar aún más el suspense de la película, pues aún siendo un recurso muy usado, la oscuridad no deja de ser un elemento eficaz para estos casos. También son destacables los títulos de crédito iniciales que aparecen superpuestos a las imágenes de edificios tristemente célebres por lo allí acontecido (Como el edificio Dakota, donde acontecía la trama de “La semilla del diablo” y a las puertas del cuál fue asesinado John Lennon hace ya muchos años), con lo que uno ya sobreentiende que en la casa no va a acontecer nada bueno, que llega a convertirse en un personaje más y en la perfecta metáfora de que el lugar más seguro del Mundo puede convertirse en una prisión para todo el que allí se encuentra, y todo esto sin acudir al manido tema de la casa encantada como ha sucedido en infinidad de ocasiones en películas argumentalmente parientes de ésta, aquí representa la sublimación de la seguridad y los peligros que dicha seguridad puede acarrear( A veces el exceso de seguridad puede volverse contra uno mismo, y a mi entender la habitación sería más útil como celda para los fuera de la ley que para la autodefensa), y también es destacable el virtuosismo que demuestra Fincher en algunas escenas, llegando incluso a mostrarnos una cerradura por dentro. También apuntar que en la película subyace cierto tono de humor que sale a la luz en determinados momentos (Como cuando la protagonista profiere un improperio fuera del contexto adecuado) y que funciona, porque yo al menos sí que me reí. Entre los escasos fallos de la película solo hay un par reseñables, pues quizás sobraba el exceso de honradez por parte de uno de los ladrones, pero, sin lugar a dudas, el único error grave es la escena final, que viene a decirnos algo que uno ya sobreentiende, aunque quizás esa escena sea necesaria para evitar una posible secuela, que sabiendo la falta de ideas nuevas que corre por Hollywood no hubiese sido algo de extrañar, aún así me sobra esa escena por innecesaria y por ridícula; por lo demás Chapeau para Fincher y todos sus colaboradores.

Y si con todo lo que os contado no os es suficiente, pues además de deciros que sois pelín exigentes no se me ocurre mucho más que comentaros, salvo que si bien es cierto que la película no es un prodigio de originalidad solo me queda decir (además de pediros exculpas por haberme alargado tanto, el principal motivo es que necesitaba desahogarme, aunque a decir verdad me he moderado un poquito aunque no lo parezca) que si quieres entretenerte ésta es la película perfecta, sin vacilaciones ni nada eso, aquí se pasa a la acción lo antes posible, porque sí es cierto que es una película con clara vocación comercial y que su principal finalidad es la de amasar cantidades ingentes de dinero, pero si lo hace con estos resultados (para mi gusto es la mejor película que se ha estrenado en cines en lo que va de año, al menos de las que yo he visto, amén de ser la única que se ha merecido los cinco cuerpos celestes) pues bienvenido el comercialismo y el afán de lucro, porque ¿Qué diferencia hay entre una buena película artística y una buena película comercial?, para mi gusto muy poca o ninguna (esto lo digo porque siempre tendemos a descalificar a una película tachándola de comercial, y simplemente nos escudamos en ese detalle), y en este caso aseguro que la decepción no te la llevaras al ver la película (como sucede con la gran mayoría de películas comerciales), sino que te la llevarás si no la ves (o si pospones demasiado su visionado), así que vete al cine de ya y disfruta de esta excelente película.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
stephenmartin

stephenmartin

04.10.2004 05:25

Respeto que Jodie Foster no te guste.Sin embargo, no se puede poner en duda su talento.A mí, Al Pacino o Robert De Niro no me atraen, sin embargo, nunca pondría en tela de juicio sus capacidades actorales.Jodie Foster demostró su incomparable talento no solamente en "El silencio de los corderos", sino en "Nell"(su actuación es digna de los mejores elogios, más allá del gusto personal de cada uno), "Contacto" o incluso "Anna y el rey".No es una cuestión de gustos, sino de ser imparciales y justos.Tu opinión, completísima!.Saludos, stephenmartin.

Txelugp

Txelugp

07.06.2004 00:38

Fabulosa opinión de la película. No podría haber descrito mejor los personajes, el ambiente y las sensaciones que produce la peli. A mí me gustó muchísimo. Salu2.

gugy

gugy

07.11.2002 05:01

muy predecible y a veces estupida

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre La Habitación del Pánico - DVD ha sido leída 1161 veces por los usuarios:

"muy útil" por (99%):
  1. DanaX
  2. stephenmartin
  3. Txelugp
y de usuarios adicionales 121

"útil" por (1%):
  1. Biocj

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Serpico - Blu-Ray Serpico - Blu-Ray
Director: Sidney Lumet - Actores: Al Pacino, John Randolph
Este producto no tiene ninguna opinión. Opina ahora
En oferta a solo € 15,37
The Italian Job: Edición Especial Coleccionista - DVD The Italian Job: Edición Especial Coleccionista - DVD
Director: F. Gary Gray - 106 min - Actores: Mark Wahlberg, Charlize Theron, Donald Sutherland, Jason Statham, Seth Green, Mos Def, Edward Norton, Fausto Callegarini
67 Opiniones
En oferta a solo € 7,02
Visitantes - DVD Visitantes - DVD
Director: Brian Gilbert - 96 min - Actores: Christina Ricci, Ioan Gruffudd, Stephen Dillane, Kerry Fox, Simon Russell Beale, Robert Hardy, Harry Forrester
21 Opiniones
En oferta a solo € 7,89