La Dama Convertida en Raposa - David Garnett

Opinión sobre

La Dama Convertida en Raposa - David Garnett

Impresión Total (1): Evaluación Total La Dama Convertida en Raposa - David Garnett

 

Todas las opiniones sobre La Dama Convertida en Raposa - David Garnett

 Escribir mi propia opinión


 


EL TRIUNFO DEL AMOR

5  31.05.2011

Ventajas:
.  .  .

Desventajas:
.  .  .

Recomendable: Sí 

Detalles:

Argumento

Personajes

Gancho

¿Volverías a leerlo?

más


Riton

Sobre mí: No hagas hoy lo que puedas dejar de hacer también mañana (Fernando Pessoa). Mis opiniones también...

usuario desde:25.10.2008

Opiniones:557

Confianza conseguida:94

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 21 miembros de Ciao

Qué pensaríais y qué haríais si un día al regresar a casa os encontrarais con que vuestra mujer se ha convertido en raposa. No lo digo en sentido figurado, no; a ver si nos entendemos, lo digo en sentido literal, o sea, que se hubiese metamorfoseado verdaderamente en raposa.

Sin duda me responderéis que no puede ser, que eso es imposible. Pues no, no es imposible; no es frecuente, pero se dan casos como el que le ocurrió al señor Tebrick, el protagonista de esta novela. Y así nos lo relata el inglés David Garnett (1892-1981), el autor de este libro y lo hace con tal precisión y detalle que pareciera que también a él le hubiese ocurrido algo semejante.

Lo cierto es que si os ocurriera un caso similar, vuestra vida cambiaría como de la noche al día y os veríais obligados a aprender muchas cosas, a trabajar más en el hogar y a tener mucha paciencia, muchísima paciencia, pues las raposas son muy listas y zalameras y casi siempre consiguen lo que quieren.

La Dama Convertida en Raposa, fue publicado en el año 1942 por ediciones Aymá en la colección Selene, de la que hace el número seis. Es un libro en pequeño formato, de 17x11cm.Consta de 155 páginas, está encuadernado en tela original con dorados y contiene varias ilustraciones en blanco y negro.

Es muy conveniente leer este libro para estar en guardia por lo que pudiera pasar, pues las raposas son muy traviesas y caprichosas. Para empezar tendríais que pasear con vuestra esposa, digo, con vuestra raposa llevando la escopeta al hombro para defenderla de los perros, tendríais que realizar las faenas caseras bajo su atenta e inquisidora mirada, pues estos animalitos por lo que se ve no te pasan una, satisfacer sus caprichos jugando con ella a las cartas, tocando al piano sus músicas predilectas o tomando el té por las tardes.

Tenéis que tener en cuenta que a las raposas les gusta comer debajo de la mesa y sobre todo no os olvidéis de las uvas, a las raposas les encantan.

Otra de las cosas que deberíais acometer con paciencia es la de lavarla, cepillarla, y vestirla con ropas adecuadas, sin olvidar perfumarla, pues ya sabéis que las raposas siempre dan el cante. Las raposas no son amigas de estas operaciones, por lo que suelen resistirse bastante y en cuanto te descuidas destrozan el vestuario, pues prefieren andar a pelo y no se recatan de las miradas del vecindario. Ya sabéis lo que dice el refrán: La raposa siempre tira al monte. Sí, esto se dice de la cabra, pero vale también para la zorra. Sí, la zorra, que ya estoy harto de tanta raposa.

Qué aguante, qué paciencia y condescendencia hubo de tener, y así lo demostró, el señor Tebrick con las espantadas y desobediencias de su querida esposa, digo, raposa. Cuanto sufrimiento, cuanta desazón ante la obstinación, la falsedad, la astucia y la sagacidad del pérfido animal para poder escapar. Finalmente, convencido el señor Tebrick de que no podría retenerla junto a él y con gran pesar de su corazón, un día, le abrió las puertas de la casa y la dejó marchar. Después cayó en un gran desaliento y desesperación y temiendo que en alguna cacería fuese abatida la raposa la buscó si cesar invadido por profundos sentimientos misántropos, pero todo fue en vano, hasta que un buen día ella se dejó ver en el bosque con una camada de cinco hermosos zorritos, a los cuales el señor Tebrick acarició con ternura y jugueteó con ellos como un auténtico padrazo para después volver nuevamente sólo a su casa donde le asaltaron dudas y preguntas. ¿Le era infiel su mujer? ¿Se había degradado a sí misma como una bestia? ¿Podía amarla todavía, después de esto? ¿Estaría él celoso? Pero en su fuero interno se dijo que su raposa, su mujer, no había hecho ni más ni menos que lo que hacía cualquier raposa.

Pasaron los días y sus pensamientos negativos y celos se fueron aletargando y a medida que aumentaban sus contactos con los cachorros y la madre de estos los llegó a considerar como su propia familia, una familia por la que de ahora en adelante debería preocuparse como es deber de todo buen padre. Y todo lo hizo por amor a ella, a la esposa, quiero decir. Porque el amor lo puede todo.

Tenido por extravagante y por loco, él se decía:”No hay mayor felicidad que la que yo siento en mi amor por mi zorra y sus hijos”. Les quería tanto que hasta el olor a zorruno que despedían le parecía delicioso. En aquellos momentos todas las costumbres e instituciones humanas le parecieron una triste locura. Los animales son más felices, se dijo.

Cierto día en el bosque se encontró frente a su rival, un zorro. Era el padre de los cachorros. Le volvieron los celos y unos grandes deseos de tomar la escopeta y matarlos a todos, pero una vez más el amor fue más fuerte y triunfó sobre su celos y malos pensamientos. Aceptó la situación y siguió amando y ayudando a su familia y todo lo hizo por el gran amor que nunca dejó de sentir por su raposa, o sea, por su esposa.

Vuelvo a plantear la pregunta ¿Qué pensaríais y qué haríais si un día al regresar a casa os encontrarais con que vuestra mujer se ha convertido en raposa?

La respuesta podría ser esta. Dependería del amor que sintiese por ella.

Ahí quedan para la reflexión la pregunta y la respuesta.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
cuchufleta

cuchufleta

06.06.2011 09:18

que dificl pregunta la tuya¡¡

FelipeII

FelipeII

02.06.2011 12:52

Ya estoy por aquí de vuelta, amigo Riton!

AngelLuis_83

AngelLuis_83

02.06.2011 11:37

Podría resultar muy interesante su lectura. Saludos!!

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre La Dama Convertida en Raposa - David Garnett ha sido leída 200 veces por los usuarios:

"excepcional" por (22%):
  1. FelipeII
  2. helen_maestra
  3. SANATE84
y de usuarios adicionales 2

"muy útil" por (78%):
  1. barre1968
  2. cuchufleta
  3. Cristina3636
y de usuarios adicionales 15

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Etiquetas relacionadas con La Dama Convertida en Raposa - David Garnett