Las bodas de Fígaro - Wolfgang Amadeus Mozart

Opinión sobre

Las bodas de Fígaro - Wolfgang Amadeus Mozart

Impresión Total (7): Evaluación Total Las bodas de Fígaro - Wolfgang Amadeus Mozart

 

Todas las opiniones sobre Las bodas de Fígaro - Wolfgang Amadeus Mozart

 Escribir mi propia opinión


 


Le nozze en el Real

5  24.01.2003

Ventajas:
Muy bien hechita

Desventajas:
Hombre, Mozart .  .  .

Recomendable: Sí 

Detalles:

Originalidad

Letras

Calidad y consistencia de las canciones

Duración del éxito

Cómo se compara a otros lanzamientos del mismo autor:

Tapa/diseño y contenido


FISTRORR

Sobre mí: He puesto nuevas fotos del pequeñín en mi opi "He sido papá". Parece mentira cómo crece (e...

usuario desde:09.08.2002

Opiniones:84

Confianza conseguida:31

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 10 miembros de Ciao

Siguiendo la costumbre que me animó a entrar en este foro hace ya un tiempecito, voy a comentar lo que me pareció la representación de antesdeanoche de Le nozze di Figaro, a la que asistí en el Teatro Real.

Comenzaré diciendo que Mozart no es, ni mucho menos, uno de mis compositores preferidos en ningún campo, pero aún menos en la ópera. Yo soy de esos tíos raros a los que nos les gusta la Flauta Mágica. Sólo me gustan algunos fragmentos de Don Giovanni y del Rapto en el Serrallo. También influye que Mozart es uno de los autores que no puedo cantar, pues mi voz es demasiado pesante para su música. Sólo canté en un concierto hace muchos años el Il mio tesoro, del Don Giovanni. A pesar de eso, hay que reconocer que las Bodas, es una obra bastante perfecta. Mozart compuso primero las partes dramáticas, luego las buffas y, por último los concertantes.

La obertura es una muy inspirada y trabajada melodía, tan conocida como bella. La acción se sitúa en Sevilla, en la época postmedieval. Fígaro, un criado del Conde, se va a casar con Susanna, una bella joven a la que también pretende (aunque sólo con intenciones carnales) su amo. Éste acaba de derogar el derecho de pernada, que le hubiera permitido gozar de toda hembra de su condado en sus noches nupciales. Susanna es la camarera de la Condesa, quien suspira por recuperar el amor de su marido, mujeriego empedernido. A todo esto, un niño (también mujeriego, Cherubino), está enamorado de la Condesa, mientras Barbarina quiere en secreto al niño. A Fígaro le pretende Marcellina (que luego resulta ser su madre). Para darle en las narices al Conde, entre Susanna, la Condesa, Cherubino y Fígaro (aunque éste no se entera bien de nada) le ponen una trampa en el jardín al amo para que se arrepienta de su actitud. En fin, un lío de carallo. Huelga decir que al final todo se soluciona y todos son felices.

El montaje del Teatro Real es nuevo y no está mal. Es bastante minimalista, como casi todo lo nuevo. Muy basado en los cilindros o linternas escénicas superpuestas. No hay casi mobiliario, no hay columnas, no hay cuadros, no hay credibilidad. Se trata simplemente de que un director artístico nos obligue a ver su visión de la obra, y no la del autor. En fin, que todos tenemos que vivir de algo. El vestuario no está nada mal, quitando el traje de Fígaro, que parece el criado del Conde Drácula (pantalones estilo Steve Urkel con calcetines rojos). La iluminación es, sencillamente, magistral. Sugerente, clara, y muy bien manejada.

La orquesta la dirigió Antoni Ros Marbá. El director catalán es un especialista en Mozart, aunque en mi opinión, no tuvo una buena noche. Desde la obertura, la orquesta fue bastante plana, y los concertantes eran un follón de narices. No obstante, el público le premió con grandes ovaciones y bravos (a Ros Marbá se le quiere mucho en Madrid). El reparto fue magnífico: el Fígaro lo interpretó el también catalán Simón Orfila (por enfermedad de Marco Vinco). Escénicamente muy adecuado, el bajo triunfó rotundamente en lo vocal, con una cuidada visión del pael y un buen tratamiento sonoro a todos los bellos momentos que tiene el papel (arias como Non più andrai, Ecco la marccia, dúos como el cinque, dieci, etc.). No es en escena un Carlos Chausson (que también lo cantó en el Real hace dos años), pero tiempo tiene para serlo. La Susanna fue interpretada por la soprano ligera Mª José Moreno. Esta maravillosa mujer, de quien me honra ser su amigo, es una de las favoritas del público madrileño. Está llamada a ser la mejor soprano ligera española quizá de todos los tiempos. Cantó con mucho gusto y magníficas coloraturas, picados y filados su papel, muy fácil para una voz como la suya. Arias como el Voi che sapete la hicieron triunfar atronadoramente al final de la representación. El Conde ni me acuerdo cómo se llamaba, aunque simplemente estuvo bien, sin alharacas. La Condesa fue Barbara Bonney. ¡Impresionante!. Estuvo estratosférica. Es el buen gusto y la elegancia personificada. En el aria Porgi amor o en E Susanna non vien, dejó patente su clase y sabiduría vocal y bescénica (el porgi amor lo canta tumbada en todo momento). El resto del reparto fue más que digno, con gente como Santiago Sánchez Gericó (un eterno secundario de Madrid) o Enrique Viana (un tenor ligero con agudos de otro planeta que, por no someterse a las mafias, tiene que cantar Basilios en el Real).

En fin, una noche redonda musicalmente hablando. La pena es que repitan obras como esta, que por su tremenda facilidad son éxito seguro, y no se arriesguen a programar otras cosas: desde su reestreno en 1997 no se ha interpretado una sola ópera verista. Sólo una rusa y contemporánea. Rossini testimonial. Veremos por dónde nos salen el año que viene, pero en fin, con funciones como ésta, merecerá la pena seguir viniendo.
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
castafiore

castafiore

31.01.2006 16:36

La voy a ver esta noche, espero que me guste, desde luego la historia me resulta muy "shakespeariana", lo que ya es un punto a su favor, y la música, pues siendo Mozart, me tiene que gustar. Un saludo.

cherubino

cherubino

01.02.2003 16:57

sólo un par de cosas: el "voi che sapete", aria que le has atribuído a Susanna, es el segundo aria que canta cherubino, y el bajo-barítono Simón Orfila no es catalén, sino menorquín. Un saludo.

poesis

poesis

26.01.2003 15:28

En cualquier caso, es un privilegio y una gozada poder asistir a los conciertos ( en todo mi año de residencia en Madrid, no he podido más que recoger los programas del Real..) Salu2.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Las bodas de Fígaro - Wolfgang Amadeus Mozart ha sido leída 5001 veces por los usuarios:

"muy útil" por (100%):
  1. castafiore
  2. mofly
  3. Kalinka
y de usuarios adicionales 21

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Don Giovanni - Wolfgang Amadeus Mozart Don Giovanni - Wolfgang Amadeus Mozart
(+) es maravilloso escuchar una ópera
(-) que no te guste el "vel canto"
5 Opiniones
Compra ahora
Requiem - Wolfgang Amadeus Mozart Requiem - Wolfgang Amadeus Mozart
(+) Tiene grandes ventajas en cuanto a los beneficios para la salud mental, física y espiritual
(-) Lo único negativo es no saber aplicar este método adecuadamente, todo tiene su técnica
27 Opiniones
Compra ahora
La flauta mágica - Wolfgang Amadeus Mozart La flauta mágica - Wolfgang Amadeus Mozart
(+) es una de las meres piezas de Amadeus Mozart
(-) ninguna.
19 Opiniones
Compra ahora