¿Libro electrónico? o ¿tradicional?

Imágenes de la comunidad

¿Libro electrónico? o ¿tradicional?

> Ver características

91% positivo

24 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "¿Libro electrónico? o ¿tradicional?"

publicada 05/03/2017 | josegran
usuario desde : 12/11/2003
Opiniones : 969
Confianza conseguida : 232
Sobre mí :
¡No me sigas! ¡Yo también estoy perdido!
Excelente
Ventajas Algunas de ambos incluidas en la reseña
Desventajas Algunas de ambos incluidas en la reseña
excepcional

"En papel o digital, lee, lee, lee"

¿Libro electrónico? o ¿tradicional?

¿Libro electrónico? o ¿tradicional?

INTRODUCCIÓN


Creo que éste es el primero o de los primeros debates de actualidad en los que participo. Algunos pensarán que ya iba siendo hora. Pero también habrá algún que otro usuario que, aunque no lo reconozca, contaba con que participaría, por el tema, pues como bien se sabe, soy un asiduo de aportar reseñas sobre libros.


Parto de la base de que cuento con bibliotecas de ambos tipos de libros, tradicionales y digitales. Y de hecho, como curiosidad, ha habido libros que, gracias al paso de los años, he leído en ambas versiones.


Siempre he sido un buen aficionado a la lectura, un ávido lector, casi incansable, habiendo pasado por mis manos y mis ojos, libros de lo más variopinto. Y la era digital de este ámbito ha ayudado aún más si cabe a avivar mi instinto lector, mi avidez y pasión lectoras.


En el ámbito de los libros digitales hay una confusión bastante generalizada en cuanto a los términos e-book e e-reader, pues el primero es el libro digital y el segundo es el lector de libros, el dispositivo físico y electrónico que permite leer los libros digitales. Pero es muy habitual ver cómo la gente e incluso los puntos y establecimientos de venta confunden los términos y al propio lector lo denominan e-book. Reconozco que a mí me pasó durante un tiempo, y aún así a veces hay rescoldos de ello.


Si bien en la mayoría de los casos, los pros de unos libros se convierten en contras de los otros, no siempre es así, por lo que pasaré a enumerar unos cuantos:


PROS Y CONTRAS


PROS DEL LIBRO TRADICIONAL


Permite el acceso a libros, con autores y títulos, más gráfica, más visual, más inmediata.


Por lo general ayuda a una consulta más ligera, más práctica, más inmediata también.


Los más nostálgicos dicen que se mantienen los sentidos del olor y el tacto.


Permite el acceso a establecimientos físicos especializados en el sector, como las librerías y las bibliotecas, donde personal especializado puede aconsejarnos en función de nuestra necesidad, deseo, gustos o inquietudes.


PROS DEL LIBRO DIGITAL


Su dispositivo de lectura, el lector de libros digitales, el e-reader en inglés, ocupa poco espacio, pesa poco y por tanto es muy manejable, bastante portátil.


Si bien requieren de una inversión inicial en el dispositivo de lectura, a la larga el libro digital permite un ahorro económico importante, puesto que no requieren por ejemplo de gastos de impresión, almacenamiento o transporte.


Usan tinta electrónica y retro iluminación, lo que le hace al equipo lector bastante apto para la lectura, bastante cómodo y nada dañino para la vista, según parece, pues incluso apenas cansa.


Gracias a lo anterior, no da tanto reparo dejar la lectura de un libro, pues es cuestión de borrarlo y a otra lectura.


Una vez sabido en que ejemplar debe buscarse algo, la búsqueda por frases por ejemplo, es mucho más inmediata en el libro digital que en el de papel.


Pueden tenerse copias de seguridad de los libros digitales, por lo que en caso de perder un título, quedará una copia en un disco duro, ordenador, tablet u otro dispositivo de almacenamiento.


Además, sus ediciones no se agotan, pueden estar siempre disponibles.


Si es bastante más accesible en cuanto a lo anterior, también lo es en cuanto a inmediatez de acceso, sin tener que desplazarse a comprarlo, a la biblioteca, o que llegue el pedido a través de internet, puesto que a través de internet puede adquirirse y estar inmediatamente o casi de inmediato disponible.


Facilita la lectura a personas con deficiencias visuales, puesto que los lectores digitales de libros permiten la configuración de parámetros como la escala de grises, 16 habitualmente, así como numerosos tamaños de letra.


A pesar de que requiere carga, que se incluye en los contras, su autonomía es un pro, puesto que con una carga completa pueden leerse centenares y centenares de páginas.


CONTRAS DEL LIBRO TRADICIONAL EN PAPEL


El espacio físico que ocupa y lo que pesa, ya no sólo de manera individual, sino más aún si cabe en biblioteca o en otro tipo de almacenamientos.


Puede dejarse de vender un título o agotarse, y por tanto dejar de estar disponible.


Requiere de gastos de impresión, almacenamiento o transporte.


CONTRAS DEL LIBRO DIGITAL


El IVA de este tipo de libros es del 21% en lugar del 4% que tienen los libros tradicionales, aunque parece ser que el Gobierno tiene intención de equiparar ambos dejándolo en el 4% un futuro más o menos cercano.


Si uno quiere mantener ordenada una biblioteca, debe dedicarle un tiempo algo mayor que en el caso de una biblioteca tradicional, y organizar los archivos de alguna manera, ya sea en carpetas por autor, por título, por estilo, o como buenamente crea, pero organizarlo. Tampoco creo que haya que estudiar Biblioteconomía para organizar, aunque sea ligeramente, la biblioteca personal. Al final, los libros digitales no dejan de ser archivos.


También veo una pega la diversidad de formatos de lectura de libros digitales, que si epub, que si fb2, que si mobi, que si pdf, que si txt, que si lit, por mencionar sólo algunos. Y lo digo desde el punto de vista de tener por suerte un lector de libros que lee la mayoría de los formatos. Porque conozco usuarios y amigos de libros digitales que se las ven y se las desean, teniendo que recurrir a cambiar el formato de sus libros para poder leerlos, como por ejemplo usuarios de libros de la marca Kindle.


Requiere de complementos como la carga del lector de libros digitales, por poco que sea, puesto que estos lectores tienen muy amplia autonomía, como ya se indicaba anteriormente.


También requieren de otros elementos o dispositivos para el acceso a los mismos, como un ordenador o incluso un punto de acceso a internet, para su adquisición o descarga.


Como dicen los nostálgicos, un libro digital no tiene olor a papel.


Si bien los títulos más recientes cuentan con ambas versiones, la tradicional en papel y la digital, es verdad que títulos más antiguos aún no han sido digitalizados, por lo que quizás no se pueda acceder a ellos en papel.


Son más propensos a la piratería.


El asesoramiento en este ámbito se hace algo más difícil que en una biblioteca o librería, requiere algo más de tiempo, puesto que hay que acudir a reseñas, blog, recomendaciones, y dar más vueltas, en definitiva.


OPINIÓN PERSONAL AÑADIDA A LO ANTERIOR


La biblioteca tradicional me gusta para algún estilo muy definido, una colección temática. En mi caso por ejemplo, llevo tiempo haciéndome una buena biblioteca, y también hemeroteca, sobre el Camino de Santiago, donde tengo algún clásico del que me siento afortunado, y que tuve la oportunidad de comprar en el mercado de segunda mano, ensayos, guías, libros de viajes y novelas.


Respeto a los defensores a ultranza del libro tradicional, así como a los geekys del libro digital, pero lo que no compartiré nunca será lo que yo denomino el integrismo lector, el de aquellos que dicen nunca leerán un libro digital o de los que llegar a reniegar del libro tradicional.


Sí reconozco que con el libro digital leo aún más si cabe. Al principio usaba principalmente el formato fb2, pero ahora uso el epub, que quizás sea el más extendido.


Antes, hace más bien pocos años, los lectores digitales éramos escasos y los bichos raros en el transporte público. Ahora, por suerte pueden verse muchos lectores digitales en espacios como el Metro.


Relacionado con lo anterior, hace ya unos cinco años que tengo el e-reader BQ Cervantes 2 y funciona como el primer día, igual de bien, tanto que soy reacio a comprarme uno nuevo de momento, y eso a pesar de que lo tengo bastante bien amortizado.


He llegado a escuchar incluso que el libro digital es más impersonal. A mí no me lo parece.


En la actualidad, me resulta algo más cómodo el libro digital, y más si viajo, o me muevo en transporte público, donde con dos gigas de almacenamiento de mi lector de libros he llegado a llevar unos dos mil libros en carpetas.


CONCLUSIÓN FINAL


Si bien me decanto más en la actualidad por el libro digital, como ya he dicho, el libro tradicional también me encanta y evidentemente no lo descarto. Y es que hay que tener muy presentes los pros y los contras de ambos tipos de libros en cada momento, en función de la claridad o la indecisión sobre lo que se necesite, se desee o busque.


Pero en cualquier caso, todo lo que sea leer, bueno es, sea digital o tradicional, en papel, así es que sea como sea, a leed, leed, leed. Es siempre cultura, experiencia, aprendizaje, sabiduría.


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 123 veces y ha sido evaluada un
83% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • Elaine6982 publicada 12/04/2017
    Yo leo en ambos pero bueno pienso que mejor electrónico para el medio ambiente. Y así los libros gordotes no pesan tanto jeje ¡Excepcional!
  • Tutankhamon publicada 15/03/2017
    Depende del momento, el lugar, la situación, o el tiempo, elegiré uno u otro
  • jdcm82 publicada 15/03/2017
    Excepcional opi, saludos
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : ¿Libro electrónico? o ¿tradicional?

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 02/03/2017