Limpias, Cantabria

Imágenes de la comunidad

Limpias, Cantabria

> Ver características

100% positivo

1 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Limpias, Cantabria"

publicada 28/08/2012 | ITACA213
usuario desde : 16/06/2006
Opiniones : 1164
Confianza conseguida : 281
Sobre mí :
La primavera sabe que la espero en Madrid www.itacabuscandoaulises.blogspot.com. Take a smile :)
Excelente
Ventajas Buenísimo, picatostes originales, el ambiente, el encanto del lugar
Desventajas Que no lo conozcas
excepcional
Interés en general
Encanto
Ubicación
Relación calidad precio

"EL MEJOR CHOCOLATE CON PICATOSTES DE TODA CANTABRIA"

Limpias, Cantabria

Limpias, Cantabria

Este verano hemos estado unos días en Cantabria, en concreto en una localidad costera: en Santoña, el pueblo de las anchoas. No nos habíamos alojado nunca allí y, a pesar de que ya habíamos visitado varias veces Cantabria en los últimos años, todas ellas nos habíamos alojado en la parte más cercana a Asturias (en Treceño una vez y en el Valle de Cabuérniga otra). Por ello, habíamos recorrido concienzudamente tanto la costa como el interior de esa zona, pero todo aquello que iba de Santander hacia el País Vasco, nos era bastante desconocido.


Al tratarse de una vacaciones de corte familiar (en este caso con mi padre y además con la niña y el perro) en este caso no nos movimos tanto como mi marido y yo acostumbrábamos en otro tipo de viajes. Además, nos dejamos asesorar por mi padre y su mujer, que eran los cicerones y conocedores de esta zona.


Una tarde, decidieron llevarnos al Monasterio de La Bien Aparecida, Patrona de Cantabria. Yo no soy muy de vírgenes ni de monasterios, y sin querer hacer ni de más ni de menos a nadie, decir que la Santina de Covadonga (patrona de Asturias, de mi tierra) me parece que es más bonita y está en un paraje más impresionante. Pero el caso de ir a ver La Bien Aparecida, según el cacareo de mi padre (que estuvo días hablándonos de chocolate y picatostes) no era tanto por ver la Virgen en sí como por el pretexto de acercarnos a un municipio próximo: el de Limpias, famoso en Cantabria entera por su chocolate y picatostes, evento gastronómico éste del que quiero hablaros en esta opinión.


.

UN BUEN CHOCOLATE ENTRA BIEN EN CUALQUIER MOMENTO.


Mentalmente, tengo esa idea preconcebida de que el chocolate le va mejor al frío, precisamente porque es algo que suelo consumir en invierno. Pero veranear en el norte tiene ese tipo de ventajas tangenciales. Como no hace especial calor (y eso que este año hemos tenido un verano como no recuerdo en la vida) cualquier día, nublado o no, puede ser una ocasión magnífica para degustar un maravilloso chocolate, ¿o por qué no?


Y es que el chocolate, aunque no sea un producto español a estas alturas es como si lo fuese, lo consideramos algo muy nuestro. Y bueno, tampoco estamos tan desencaminados, ya que, aunque la planta del cacao es de origen americana, al fin y al cabo, quienes trajimos el cacao a Europa fuimos precisamente los españoles.


Aunque no se conoce a ciencia cierta el origen del árbol del cacao, sí se sabe que fue en el actual México donde se cree que comenzó a consumirse hace alrededor de cuatro milenios. Inicialmente se consumió una especie de “cerveza de cacao”, posteriormente se comía una especie de pasta de cacao mezclada con chile (imaginaos cómo podía ser aquello…) hasta que se consumió como una bebida algo parecida al actual chocolate líquido (con churros o con picatostes de Limpias) que se consume actualmente.


Pero el chocolate llegó a Europa a principios del siglo XVI. Cuanta la leyenda (no se sabe a ciencia cierta) que fue el mismísimo Cristóbal Colón el primer europeo en probar el chocolate. Lo llevó como presente a los Reyes Católicos aunque a estos no les gustó ya que su sabor era amargo (el cacao, sin añadirle azúcar es amargo) y picante (menuda mezcla con el chile).


Hernán Cortés volvería a llevar el chocolate a España, ya en época de los nietos de los Reyes Católicos: el Emperador Carlos I de España y V de Alemania. Entonces, sí que tuvo éxito y las damas de la realeza se aficionaron a esta bebida, condimentándolo con especias e incluso con pimienta.


Pero no se trataba del chocolate exactamente como lo conocemos ahora, sino que lo de añadir azúcar, o en su defecto vainilla o canela a la mezcla, fue posterior. Cree que fueron algunas órdenes religiosas quienes decidieron mezclarlo con estos ingredientes para endulzarlo y conseguir una bebida menos amarga y más del gusto europeo. De hecho, se sabe que fueron los jesuitas quienes empezaron a exportar a gran escala los granos de cacao a Europa, donde se popularizó el chocolate líquido tal como hoy lo conocemos.


Fue en el siglo XVII cuando se extendió por toda Europa, inicialmente considerado como un medicamento más que como un dulce. Durante el siglo XVIII se extendió a otros lugares de Europa (como Austria por ejemplo) y también a Estados Unidos. Y hoy en día, el chocolate forma ya una parte indispensable de nuestra dieta. Lo consumimos en tableta, soluble, en bombones, pasteles y postres variados, o por qué no en una bebida calentita y rica, conocida popularmente como “chocolate a la taza”.


.

LIMPIAS Y SU FAMOSO CHOCOLATE CON PICATOSTES.


El pueblo de Limpias es una pequeña localidad interior de Cantabria, situada en la parte oriental de la provincia, muy cerca, como os comentaba antes, del Monasterio de la Bien Aparecida, patrona de Cantabria. Rodeado por montañas, quizá el pueblo no fuese especialmente renombrado, aunque dispone de una iglesia parroquial con un Cristo que nosotros no vimos pero que al parecer es una talla de cierto valor artístico. Me contaron que este Cristo provocaba mucha devoción entre la población cercana, razón por la que solían visitar mucho esta iglesia. Y se cree que de esas visitas es de donde nació la tradición del chocolate con picatostes de Limpias: primero vemos el Cristo y luego merendamos chocolate y picatostes. De hecho, al lado de la iglesia se encuentra una explanada y alrededor de la misma tres bares o restaurantes donde se sirve el famoso chocolate con picatostes.


Nosotros fuimos a uno de ellos en concreto, ya que nos llevaba la mujer de mi padre, que es de Santoña y que ha ido a comer chocolate con picatostes a este lugar desde que era niña. Tenía claro que ese restaurante en concreto (el que se encuentra más al fondo de la explanada) es el mejor para degustar tan rico manjar. Y sin poder comparar con los demás (porque sólo tuve la oportunidad de degustar el chocolate y los picatostes en este restaurante y no en los otros), he de decir que estaba todo riquísimo.


Como fuimos en verano y además ese día no llovía (no recuerdo un verano así de bueno en el norte, nos ha hecho un tiempo fantástico), la explanada estaba llena de mesas y sillas formando una terraza enorme entre los tres restaurantes, aunque cada uno tenía su propia zona, que podías distinguir porque mesas, sillas y sombrillas eran diferentes en cada uno de ellos. Estaba bastante lleno, y eso que era una tarde de un día entre semana, pero no abarrotado, y pudimos encontrar mesa fácilmente.


.

MARCHANDO CUATRO RACIONES DE CHOCOLATE CON PICATOSTES.

En seguida vino una camarera a preguntarnos qué queríamos. Obviamente todos queríamos chocolate, pero luego podían pedirse picatostes o churros. Lo de los churros lo teníamos ya muy visto y teniendo en cuenta que allí lo típico eran los picatostes, ninguno dudamos y pedimos cuatro chocolates con cuatro raciones de picatostes.


El servicio es rapidísimo: vinieron en seguida a tomar nota, dos minutos después vino otra camarera que nos trajo el chocolate junto con una jarra de agua y copas vacías sin tener que pedírselo. Me gustó el detalle, porque el chocolate suele ser denso y, al menos para mí, tras tomarlo siempre me apetece un vaso de agua. Como hacía buena temperatura, el chocolate no estaba quemando (calentito pero no incandescente, que es como suelen servirlo en otros sitios) y el vasito de agua con hielo después venía de perlas.


Los picatostes tardaron unos tres o cuatro minutos más y cuando llegaron, he de decir que yo me quedé asombrada.


Primero: porque no eran picatostes al uso, o al menos no picatostes como los que yo conocía. Yo entendía los picatostes (supongo que como la mayoría de la gente) como unos trozos de panes fritos. Sin embargo, los picatostes de Limpias eran diferentes. También estaban fritos, pero eran como una especie de trozos grandes de leche frita ya que su interior es más bien cremoso, como una especie de pasta de maizena, agua y huevo o algo similar. Seguro que se podrá conseguir la receta por algún rinconcito de Internet, pero simplemente decir que estaban fantásticos.


Segundo: Cada ración (pedimos una por persona) contaba tres picatostes. Os pongo una foto del torreón de picatostes que nos trajeron, éramos cuatro, pedimos cuatro raciones y nos trajeron una docena de ellos. Yo me comí dos y probablemente con uno, o como mucho uno y medio, hubiese tenido más que de sobra, porque no soy especialmente goloso. Pero el resto se comió gustosamente su ración de tres picatostes, incluso hubo quien se comió cuatro (los tres suyos más el que me sobró a mí).


.

¿Y DE PRECIO?


Pues no sólo razonable, sino que yo diría que mucho más. Pagamos en total 16 euros y éramos cuatro personas, por lo que tocamos a 4 euros por cabeza. Teniendo en cuenta que con esos 4 euros teníamos derecho a una riquísima taza de chocolate calentito y tres enormes picatostes, a mí francamente me pareció baratísimo. Es más, con el chocolate y la ración de picatostes (o incluso media ración) no sólo meriendas como un rey, sino que es muy posible que se te quite el hambre para el resto de la tarde y puedas hasta ahorrarte la cena. De hecho, nosotros ese día no cenamos y nos vino bien, porque ya se sabe, en vacaciones se come demasiado. Pero desde luego que la merienda de chocolate con picatostes de Limpias es contundente y llena, vamos que si llena.

.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.


Una tarde de chocolate con picatostes en pleno verano y en el norte no se encontraba precisamente entre mis planes, pero fue una recomendación y un plan estupendo que surgió y que disfrutamos como niños. No me extraña que el chocolate con picatostes de Limpias sea todo un fenómeno en la zona y que haya miles de personas que se desplazan hasta allí periódicamente, ya que si estás alojado en localidades como Santoña, Laredo, Noja o Castro Urdiales, puede ser un plan excelente para pasar una tarde diferente, y hay quien engancha y repite una vez a la semana o cada diez días. Desde luego, si vuelvo por la zona, tengo ya apuntado en mi agenda el chocolate con picatostes en Limpias como plan para no perderse.


Así además, a ver si la próxima vez aprovechamos y vemos el Cristo de Limpias, que dicen que merece la pena. Por cierto, esta pequeña localidad, hasta dispone de su propio Parador, que han abierto recientemente y que, aunque sólo vimos al pasar por delante en coche, nos han hablado muy bien de él.


Ya sabéis, si pasáis por la zona, acercaros un día a disfrutar del chocolate con picatostes de Limpias, estoy segura de que no os defraudará y que los golosos disfrutarán aún más con él.


.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 4201 veces y ha sido evaluada un
98% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • barre1968 publicada 29/10/2012
    Un por favor, que no sólo de chocolate y picatostes vive el hombre. Por otra parte, las vacaciones son soportables con el perro, pero mira que llevar a la niña, jajajajaja. Besos.
  • Raqueluka_ publicada 06/10/2012
    yo soy de Cantabria y no lo sabia, lo probaré! por cierto te acuerdas del nombre del establecimiento?
  • Octubre2007 publicada 23/09/2012
    No para mi los picatostes, ni el chocolate. Yo soy más de café con leche y tostadas o churros, como mucho. Per sí que me encantaría conocer este pueblo; por cierto, qué nombre tan curioso. Besos.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Limpias, Cantabria

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Región/Comunidad Autónoma: Cantabria

Tipo: Gastronomía

Ciao

Incluido en Ciao desde: 27/08/2012