Pequeña Guía de Cocina Internacional en Madrid

5  14.02.2008

Ventajas:
Guía de 80 restaurantes

Desventajas:
Opinión de 26 . 550 palabras

Recomendable: Sí 

fjredondo

Sobre mí: Huraño, como un dandy con lamparones ...

usuario desde:31.05.2006

Opiniones:76

Confianza conseguida:47

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 29 miembros de Ciao

LA VUELTA AL MUNDO EN OCHENTA RESTAURANTES.-


Un atractivo más de viajar es probar la gastronomía de los diferentes lugares que vas visitando. Desafortunadamente no siempre se alían el tiempo libre y nuestra economía para poder conocer tantos lugares como nos gustaría, ¿verdad?
Como podréis notar, con frecuencia me gusta probar los restaurantes de cocina internacional.
Fruto de esta afición por experimentar sabores de otros países, me puse a recopilar restaurantes internacionales en los que he comido alguna vez y así nació esta opinión.
Inspirándome en la novela de Julio Verne, "La vuelta al mundo en 80 días" y no considerando que sea imprescindible desplazarse para hacer volar la imaginación, o al menos el paladar, hacia territorios lejanos, he querido improvisar esta particular vuelta al mundo culinaria.
En un principio quise llegar a los 80 países, pero reconozco mi derrota, así que he intentado llegar a los 80 restaurantes del mayor número de países que ha sido posible.
Antes que nada advertiros que, esta opinión está hecha con pocos medios, concretamente, yendo yo mismo a comer a los restaurantes con papel y lápiz, para tomar notas. Por ello, posiblemente, algunos de ellos no sean precisamente los mejores restaurantes de Madrid y, en cualquier caso, mi experiencia está limitada por mi presupuesto, así que en prácticamente todos los restaurantes citados se puede comer por 30-35 euros o menos y en muchos de ellos disponen de un menú de mediodía.
Desde la injusticia de valorar un local en el que has comido unas pocas veces y has probado una parte mínima de los platos de su carta, intentaré daros mi opinión, describir el restaurante, orientaros sobre sus precios y comentar muy por encima algo sobre la cocina tanto del país como del restaurante. Como comprobaréis algunos me han inspirado más que otros. He limitado a un máximo de dos restaurante por país y he intentado que, en los casos de que la gastronomía del país fuese muy diversa, estuviesen representadas las distintas zonas del país aludido.
La elaboración de esta opinión comenzó allá por junio, tiempo durante el cual he visitado o revisitado todos los restaurantes comprobando que seguían existiendo y no habían cambiado su orientación gastronómica. He comprobado que algunos de los que me hubiese gustado incluir porque ya los conocía, habían desaparecido (el húngaro Panonnia, el búlgaro Parrillada Traquia, el venezolano Alma Llanera, el colombiano Arepas con Todo, el multicultural Los Viajes de Marco Polo...). Pido perdón si tras leer la opinión os decidís visitar alguno de los locales mencionados y os encontráis con un restaurante distinto. Espero que no sea así porque precios y locales están actualizados en lo posible, pero nunca se sabe. También me disculpo si encontráis gazapos o definiciones un tanto simplista de alguno de los platos mencionados ya que no soy, en absoluto, un experto en gastronomía de todos y cada uno de los países, bueno ni de todos ni de ninguno, aunque en la elaboración de esta guía, reconozco haber aprendido mucho.
Ultima advertencia para los que decidan acompañarme en esta vuelta al mundo, la extensión de esta opinión en formato word es de unas cuarenta páginas. Y ¿Por qué en lugar de hacer una guía incluyendo ochenta restaurantes, no he hecho ochenta opiniones de otros tantos restaurantes? ... Buena pregunta. En fin, para facilitar la tarea a los que tengan curiosidad sólo por un país o por un restaurante en especial incluyo al final un índice por países y otro alfabético.

¿Preparados para dar la vuelta al mundo en 80 restaurantes sin salir de Madrid? Allá vamos!!!

EUROPA

@@Portugal @@
La cocina portuguesa integra básicamente dos áreas de tradiciones gastronómicas bien distintas: por una parte el litoral, donde predominan los platos de pescado, y por otra parte el interior, donde se pueden degustar otros platos típicos con base carnívora. Las carnes, sobre todo el cerdo, la caza e incluso el cabrito, acompañados de arroz o patatas fritas, no suelen faltar de la carta de la mayoría de restaurantes que practican la cocina tradicional.
Es una cocina asombrosamente sabrosa por la tradición importadora del país. Especias como el jengibre, la pimienta o la canela y una gran variedad de alimentos exóticos de Africa, América y Oriente se pueden encontrar en los platos portugueses más habituales.
El plato nacional es sin duda el bacalhau (bacalao), del cual los portugueses dicen, que hay tantas maneras de cocinarlo como días del año.
Respecto a los vinos, Portugal se precia de tener una amplia y larga tradición vitivinícola y ofrece una interesante gama de vinos de norte a sur, entre los que destacan por su prestigio los de Oporto y por su popularidad los 'vinhos verdes'.

(1)*A Tasca do Bacalhau* (Calle Lope de Vega, 14. Teléfono: 91 429 56 75)
Como podéis deducir por su nombre, en este local se rinden honores a este pescado, presentado en siete diversas preparaciones y en raciones bastante abundantes. Mi favorito es el "bacalhau com natas" (gratinado al horno). Todos los platos de bacalao tienen el mismo precio (21,50 Euros) y al mediodía hay un menú que incluye un plato de bacalao a elegir de la carta y bebida por 18,50 Euros. Bajo pedido preparan el bacalao en cientos de modos distintos además de los incluidos en su carta. La otra especialidad de la casa es el arroz caldoso (53,50 Euros para dos personas). En cuanto a postres yo destacaría la Mousse de chocolate o los pasteis de Belem. En la zona de Huertas y a un paso de la Plaza de Santa Ana. La decoración rústica y sencilla, mesas redondas y mezcla entre paredes amarillas y ladrillo visto. En la puerta una bandera rojiverde nos da la bienvenida.

(2) *Tras Os Montes* (Calle Senda del Infante, 28 Teléfono 91 376 57 27 )
En la zona de barrio de Fuencarral, perdido en los confines de la zona norte y algo alejado de las zonas habituales, se encuentra el restaurante luso más popular, dedicado principalmente a la cultura portuguesa del bacalao, aunque tome su nombre de una región interior de Portugal. Paredes forradas de madera oscura, algunos muebles de anticuario, lámparas de cristal y decoración de azulejos con imágenes de guerreros medievales, palacios e iglesias lusitanas. Algo caro, a poco que os esforcéis la cuenta sube a los 40 euros por cabeza, a pesar de lo cual suele estar bastante lleno. Aunque ofrece una gran variedad de platos, especialmente de bacalao, el más demandado es el aparentemente más sencillo bacalao al horno (19,50 E.), a mi me encanta el bacalao Ze do Zipo (cocido con leche y gratinado acompañado de patatas y mahonesa -21,50 E.). Por encargo preparan un interesantísimo menú degustación que permite probar el bacalao preparado de siete modos distintos (30 E. y mínimo 4 personas). Existe una cortísima carta de carne (entrecot, chuletón o solomillo) y algunos entrantes en los que el bacalao también está muy presente (y que son los que hacen subir la cuenta).

@@Francia@@
La Gastronomía de Francia se considera como una de las más refinada y de las más elegantes en el arte de cocinar. Se percibe generalmente desde fuera de Francia por la imagen dada a través de su alta cocina servida en lujosos restaurantes y por sus elevados precios.
Alguna de sus especialidades más conocidas son: Raclettes y Foundés (de la zona de los Alpes), de la zona próxima a Bélgica Carbonnade (carne estofada en cerveza) y Vichyssoise (Sopa fría de verduras), de Bretaña destacan los créppes, de Borgoña los escargots (caracoles), de Lorraine la Quiche del mismo nombre y de la zona suroeste el pato y las ocas, en magret, confit o foie.

(3) *Caripén* (Plaza de la Marina Española, 4. Teléfono 91 541 11 77)
Situado en un semisotano frente al Senado, muy cerca del Palacio Real, con encanto retro y servicio bromista y simpático de tono gay alocado. El restaurante se divide en dos salones abovedados con decoración similar. Ambiente íntimo, entre otras caras famosas, dicen que era frecuentado por el Príncipe Felipe en sus años de soltería, claro como le pillaba al lado de casa. El Caripén fue, antes que restaurante francés, el tablao de Lola Flores y Antonio González el Pescaílla. Sólo da cenas, pero las da hasta las 3 de la madrugada. Mi consejo es que optéis por sus platos estrellas, el magret de pato y los mejillones de roca, aunque su carta cuenta con más platos excelentes: el micuit de pato, el hígado fresco con vinagre de moras, la raya con salsa de mantequilla negra o las exquisitas pastas. Algo carillo, fácilmente os plantaréis en los 40 euros por barba, una opción para vuestras ocasiones especiales.

(4)*La Dame Noire* (Calle de Pérez Galdós, 3 Teléfono :91.531.04.76 )
Situado por la zona de Chueca es otro restaurante de cocina francesa con una recargada decoración, que ellos definen algo así como "barroco kitsch", en la que predominan los dorados, rojos y azules, algún que otro motivo religioso y las telas floreadas. Iluminación tenue y velitas en las mesas dan a la sala cierto aire romántico. Los viernes y sábados se puede entrar a cenar hasta altas horas. La carta consiste en un menú de precio fijo a escoger entre un primero, un segundo y postre (20 Euros), algunos platos llevan suplemento; la bebida va aparte. Por destacar algo, el salmón al papillón, las brochetas de ternera y, sobre todo, sus mejillones a la crema.

@@Bélgica@@
La cocina belga comparte cierto parecido con la francesa, si bien posee platos típicos propios de notable calidad. Entre ellos cabe destacar las famosas carbonadas flamencas, elaboradas con carne de ternera a la brasa aderezada con diferentes hierbas aromáticas como laurel y tomillo, y acompañada de cebolla, azúcar, vinagre y salsa de cerveza. Pero si lo que se desea es degustar el plato nacional belga por excelencia, entonces habrá que decantarse por unos mejillones al vapor, acompañados de una jarra de espumosa cerveza.
Los chocolates son otro de los productos típicos de Bélgica. El chocolate belga es negro, es decir, sin leche, con un sabor mucho más penetrante que el suizo.
La cerveza es sin duda la bebida más popular y de mayor consumo en el país. La Lambic, elaborada con trigo y cebada, y la Trappist (la trapense), son las variedades más famosas y prestigiosas. De hecho, no existe ningún país que posea tantas variedades de cerveza como Bélgica, ya que en sus numerosas cervecerías se pueden encontrar cientos de clases de cervezas, incluso con sabor a frambuesa o cereza.

(5) *Cafeeke* (C/ Cuchilleros, 3 Teléfono 9 13 66 98 42)
A un paso de la Plaza Mayor se encuentra este pequeño restaurante, cuyo nombre es "pequeño café" en flamenco, y que ofrece alguna especialidad belga y sobre todo una amplia oferta de cervezas del país como la Stella Artois y otras de alta graduación. Su plato estrella son los mejillones al vapor, con mostaza o roquefort (15 E.), la otra especialidad típicamente belga son las croquetas de patata, de queso y, sobre todo, de cordero -bitterballen- (8,5 E.). Al mediodía sirve un sencillo menú de sopa o ensalada, perrito belga con patatas o tortilla y bebida por 7,50 Euros, os aconsejo que probéis el perrito. Con buen tiempo su pequeña terraza exterior es muy agradable, junto al arco de Cuchilleros que da entrada a la Plaza Mayor, y compartiendo espacio con su vecino "Las Cuevas de Luis Candelas". Dentro una figura de Tintín da la bienvenida a un local pequeño, pero acogedor. Como curiosidad, su propietaria es mejicana, pero había demasiada competencia en los restaurantes de su patria de origen, por lo que se decidió por la cocina belga.

@@Irlanda@@
La cocina irlandesa no es muy creativa ni elaborada. La mayor parte de los platos típicos irlandeses están elaborados con alimentos sencillos como verduras, carne, mantequilla, pescados y patata, considerada ésta última como el elemento básico de su alimentación. Quizá lo más conocido sea el "Irish breakfast", desayuno irlandés, que se caracteriza por ser fuerte y consistente, a base de huevos, bacon, salchichas, fruta, cereales, puré de patata, tomate, pan y té. A pesar de lo que pudiera indicar su nombre, este tipo de plato puede consumirse en la mayoría de los locales de Irlanda a cualquier hora del día, no sólo como desayuno. Pero es el "Irish Stew", Guisado Irlandés, el que se puede considerar el plato nacional. Está elaborado con carne de cordero estofada, patatas y verduras. Junto a este plato, se encuentra el popular "Bacon and Cabagge" preparado con codillo de jamón y col, y que también forma parte de la cocina irlandesa más tradicional. Tanto las patatas como el popular "pan de soda", elaborado con bicarbonato, sirven como perfecto acompañamiento para cualquier plato tanto de carne como de pescado. Además, las patatas son el principal ingrediente de otra de las recetas representativas del país, el "colcannon", un puré elaborado con patatas, que se acompaña de col, cebolla, leche y mantequilla.
Para disfrutar del sabor de una pinta de cerveza, nada mejor que acudir a uno de los genuinos pubs irlandeses en los que músicos aficionados amenizan la noche con música popular celta. Es famosa en todo el mundo su cerveza "Guinness", un tipo de cerveza negra de un sabor amargo intenso y muy refrescante. Mi record personal: ocho pintas de Guinness!

(6) *O´Neills* (Calle Príncipe, 12 Teléfono 91.521.20.30 )
El pub irlandés más grande de Europa, decorado con restos de antiguas iglesias traídos de allí. Funciona como un sencillo restaurante con una reducida carta que ofrece, además de sandwiches y hamburguesas (7 a 8 E.), algunos platos típicos de los pubs de la Isla Esmeralda como el tradicional Irish Breakfast (8 E.). Especialmente recomendables las "jacket potatoes" (patatas rellenas) y los platos de salmón ahumado. Durante la semana de San Patricio, patrón de Irlanda, preparan menús especiales, destacando el "Irish Stew" (carne estofada). Como la gastronomía irlandesa no es gran cosa, es mucho más apetecible para beber cerveza que para comer.

(7) *Moore´s* (Calle Felipe III, 4 Teléfono 91 3655802)
Cadena de pubs irlandeses con dos locales más abiertos en Madrid. Ambientación típica de este tipo de locales, maderas oscuras y fotos y dibujos publicitarios de la cadena cervecera Guinness. Camareros de origen angloparlante. En lo gastronómico, ensaladas, sandwiches, hamburguesas y, un poco más típico, desayuno irlandés (huevos, bacon, salchichas y judías con tomate), "Sheperd́s Pie" (empanada de carne) o "fish and chips" (todos a 8 euros). En el apartado de postres, apple pie, cheesecake y brownies (3,5 Euros). En fin, está bien para matar el hambre, aunque no es nada del otro mundo. Para beber, cerveza en vasos de pinta, claro está.

@@Inglaterra@@
El hecho de que en Gran Bretaña el desayuno sea la toma más fuerte del día, convierte a la comida del mediodía en un simple almuerzo, que los británicos realizan sobre las 12 ó 12:30, y que por lo general consta de un sandwich, o bien de un típico "Shepherd's Pie", pastel a base de carne picada, cebolla, verduras y cubierto de puré de patatas, o de un "Steak and Kidney Pie", pastel elaborado con distintos tipos de carne de vaca y riñones.
En un viaje a Inglaterra es inevitable dar un paseo y no cruzarse por la calle con algún viandante comiendo pescado y patatas fritas dentro de un grasiento cucurucho de papel. Este es el típico "fish and chips" uno de los platos ingleses más tradicionales y muy demandado por los turistas de presupuesto ajustado. No se puede dejar de probar el "roast beef" y el pudin, considerado el plato nacional. A pesar de la diversidad de platos propios, la gastronomía típica inglesa se ha visto en cierto modo arrinconada, como en muchos otros países, por la aparición de forma masificada de restaurantes de comida rápida (hamburguesas, pizzas, pollos fritos...), así como de numerosos puestos de kebabs, típicos bocadillos turcos.

(8 ) *Fat Tony´s* (Calle Cruz, 11 Teléfono 91 5232631)
Local de apertura reciente situado entre Huertas y Sol. Un poco destartalado, paredes que piden una mano de pintura y ladrillo no visto sino destartalado. Pretende llenar el hueco de los nostálgicos que añoran los típicos "fish and chips" ingleses y hacerse un hueco entre los turistas que recorren las calles del barrio de Huertas. También ofrece sandwiches, hamburguesas, salchichas rebozadas y otros productos de fastfood muy británicos. Abre ininterrumpidamente hasta la madrugada y funciona también como "Take Away" para llevar a casa. Entre semana ofrece descuentos a estudiantes, su clientela más fiel. Un menú fish & chips incluido bebida os costará 8,5 E., un menú burger 7,3 E. y un menú de battered sausage 5 E. Un sitio para matar el hambre antes o después de salir de marcha por la zona de Huertas, pero definitivamente no para una cena especial.

(9) *Living in London* (Calle Santa Engracia, 4 Teléfono 913 197 958)
Quizá concederle el nombre de restaurante sea algo exagerado ya que es más bien una cafetería-tienda que ha venido a llenar el hueco dejado desde el repentino cierre de los almacenes Marks & Spencer, de cuya tienda de comestibles era un buen cliente. A la entrada nos encontramos con una pequeñísima tienda de comestibles, tés, galletas de mantequilla, mermeladas, ... Un pequeño mostrador despacha porciones de tarta y sandwiches de pan prensado tan típicos como los de huevo y pepino, salmón escocés o de queso brie con jamón y miel (mi favorito) -1,5 E. A continuación una pequeña barra, especializada en tés y bollería para desayunos y meriendas -3,5 E. y en la parte posterior del local unas pocas mesas algo apretadas que funcionan como comedor ofreciendo platos tan apetecibles y originales (y poco británicos, todo hay que decirlo), como timbal de verduras con mozzarella, o milhojas de foie. A mi tardaron en atenderme una barbaridad a pesar de que el local estaba bastante vacío, no sé si es así por norma o tuve mala suerte.
A parte del tema gastronómico, el local también tiene vocación solidaria ofreciendo una parte de su recaudación a proyectos de ayuda en países necesitados.

@@Suecia@@
Escandinavia (ese grupo de países que conforman Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia) disfruta de una original cocina. El pescado, en todos sus tipos, siempre está presente: arenque del Báltico, bacalao, salmón, langosta, huevas de pescados varios, ... siempre acompañados de patatas cocinadas de una y mil maneras -asadas, caramelizadas, a la parrilla- y otras verduras. Las albóndigas de pescado o carne, nunca faltan y panes de todo tipo, destacando los de centeno. La carne de ciervo y de alce siguen en la lista de especialidades nórdicas.
Como almuerzo, los nórdicos disfrutan de su Smørrebrød o montado de pan de centeno untado con mantequilla y recubierto de pescado, carne o queso o las combinaciones más originales.
Hay algo que no se debe perder en un viaje por esas latitudes: el Smösrgåsbord, un bufé repleto de pescados, costillas de cerdo, patés, albóndigas, ensaladas y platos de verduras, huevos preparado de mil formas. Distintos tipos de quesos -los daneses son los más recomendados- y como cierre: ensalada de frutas y tartas.

(10) *Olsen* (Calle del Prado, 15 (Madrid). Teléfono: 91 429 36 59)
Hasta comer en el Olsen, mi experiencia con la gastronomía escandinava se reducía al salmón noruego y las albóndigas del buffett de Ikea, además que alguna copa que otra de vodka Absolut. Situado a un paso de la Plaza de Santa Ana, ofrece un ambiente algo pijo (o "cool" como ellos lo denominan) en un comedor pulcro y minimalista, todo maderas claras y un banco corrido ocupando toda la pared. Música chill out de ambiente y un servicio de camareros jóvenes y modernos, piercings, tatuajes, baggy pants, ... demasiado informal en mi opinión (nada en contra de la ropa "casual", pero que al camarero se le vean los gayumbos, aunque sean de Calvin Klein, pues tampoco). En la planta baja hay un espectacular salón para tomar una copa por las noches con música electrónica que imita un bosque nevado muy espectácular.
En lo gastronómico hay varios menús al mediodía (10 o 15 euros) y menús para compartir de degustación de ahumados y vodkas en un amplio surtido de colores (de 19 a 23 euros). Un detalle que me encanta es el servicio de panes con forma de rosca ensartados en una especie de pincho. La cocina se encuentra en el fondo del local y está abierta lo que permite ver como trabajan los cocineros. La carta de noche más elaborada y algo cara, pero es el precio de la modernidad. Además es un bar de copas con selección de hasta 60 vodkas. Los domingos goza de cierta fama su "Brunch" -mezcla entre desayuno y almuerzo. Fuera de los menús para compartir, una opción es "smorrebrods" o sandwiches abiertos (queso ahumado, cecina de ciervo y salmón con huevas de trucha) con sus respectivos chupitos de vodka helado, o el popular bondiola (papada de cerdo ahumada) con salsa de frutas rojas y cerveza puré de patatas y rábano picante -17 E. De postre tarta rusa de chocolate o mousse de chocolate blanco, entre otros -7 E, para los más golosos hay un plato de degustación de postres.

(11) *Collage* (Calle Olid, 6 Teléfono 914484562)
Local abierto por dos socios de origen sueco que, siendo anterior en el tiempo al popular Olsen, es mucho menos conocido, aunque en el se coma bastante bien, a precios más reducidos y sin tanto pijerío. La decoración es sencilla, paredes blancas, ladrillo visto también blanco, salpicadas por alguna que otra fotografía en blanco y negro de paisajes nórdicos. Tiene dos salones distintos, mas agradable y algo más grande el interior. Su menú está escrito tanto en español como en sueco e incluye entrantes como el salmón noruego con eneldo (8,25 E.), tres tipos de arenques con caviar (8,75 E.), la tosta de reno (7,15 E.), los rollitos de alce rellenos de queso fresco (9,25 E.) o el carpaccio de reno (8,25 E.). Entre los platos principales, no pueda faltar el salmón (14 E.), las albóndigas de ciervo con arándanos (14 E.) o el solomillo de reno con salsa de pera y arándanos (22,45 E.). Los postres muy apetecibles y por solo 3,75 eurillos de nada incluyen cheescake, applepie o pannacotta de chocolate blanco (mi elección). Si no queréis complicaros la vida hay un par de menús de noche por 22 euros compuesto por salmón marinado con eneldo y magret de pato a la naranja con anacardos o bien crema de hortalizas y salmón a la plancha. Al mediodía un excelente menú por un comedido precio de 9 euros, aunque no es demasiado escandinavo incluye una tosta de salmón o un buffette de ensaladas, alguna pasta, filetes rusos con salsa cajun o cerdo con chimichurri.

@@Alemania@@
En general, la cocina alemana es conocida más por las raciones abundantes de sus platos que por la diversidad de ingredientes en su cocina. Se caracteriza por su contundencia y contenido calórico. Algunos platos ineludibles son las chuletas de cerdo ahumadas, hojas de col rellenas de carne picada, y unos pequeños filetes de carne picada llamados frikadellen.
Aunque si se piensa en Alemania, el plato que salta a la mente es salchichas abundantemente regadas con cerveza. Y razones no faltan, ya que hay más de 1.500 tipos de salchichas. En cada región hay un tipo de salchicha especial; blanca, roja o negra; poco o muy condimentada; más pequeña o más grande; picante en mayor o menor medida, como las de Frankfurt (más suaves), Nuremberg (que se sirven asadas), y las de Baviera (blancas).
Las patatas (Kartoffeln) no faltan en ningún menú, ya sea en forma de ensalada, patatas hervidas, en guisado o puré.
El otro acompañante típico de la comida alemana es el "Sauerkraut" o choucrout, una ensalada de col fermentada.
De postre, un trozo de "Apfelstrudel" que consiste en un rollo relleno de manzana asada o el "Schwardzwälder Kirschtorte", un pastel elaborado a base de frutas del bosque y chocolate.
En cuanto a la bebida, hablar de Alemania es decir cerveza. Es la bebida más popular y no hay ciudad que no posea su propia fábrica de elaboración. Hay varios tipos, pero los más populares son la pilsener, fuerte y con sabor a lúpulo, la wiessbier, elaborada con granos de trigo y ligera al gusto y la radlermass, muy ligera y que suele beberse con un poco de gaseosa. También nos encontramos con la altbier (amarga y con alto contenido de lúpulo), la malzbier (oscura, dulzona y con un bajo grado de alcohol), y las märzen, starkbier, bockbier y doppelbock, todas ellas con un alto contenido de malta.
Los vinos alemanes tienen su merecida fama, especialmente los vinos blancos. Las zonas vinícolas más importantes son las cercanas a los ríos Rhin y Mosela.
Y después de la comida no puede faltar un buen licor, son muy populares los schnapps de frutas.

(12) *Edelweiss* (Calle Jovellanos, 7 Teléfono 91 532 33 83)
Local de corte sobrio, formal y tradicional, con camareros de blanco riguroso y pajarita. Aunque recientemente se ha incorporado al grupo Arturo Cantoblanco, lleva en funcionamiento desde 1939 y es frecuentado por actores y políticos principalmente por su ubicación, pues está a unos pasos del Congreso y enfrente del teatro de la Zarzuela. Aunque sin ningún tipo de lujo en su decoración, si lo tienen sus platos, por su buen sabor, calidad, y cantidad. Al mediodía tiene un menú típico por 20 Euros que incluye ensalada alemana de patata un variado de salchichas y postre. Su carta es muy variada y, aunque incluye platos tan españoles como un salmorejo cordobés, su especialidad son los contundentes platos de cocina centroeuropea: Ensaladas de arenque o de patata (9 E.), su degustación de salchichas (13 E.), destaca su formidable codillo con choucrout y puré de patatas (13 E.), y entre sus postres, las tartas: la de manzana y la de chocolate (Sacher) -5 E.- y como buen alemán, para beber las cervezas ocupan el lugar de honor.

(13) *La Fábrica de la Cerveza* (Calle Génova, 21 Teléfono 91 319 51 34)
Local original de esta cadena de cervecerías-restaurante decoradas como si fueran fábricas industriales, con elementos relacionados con la cerveza. Es un buen sitio para comidas de grupo pues ofrecen varios menús para compartir con tablas de patés, de salchichas (12,5 E.), de ensaladas (10 E.), y un muy buen codillo con guarnición de puré de patatas y chucrut. Casi siempre opto por el contundente Combo alemán, degustación de ensaladas alemanas y surtido de patés y como segundo degustación de salchichas y Codillo con Puré y chucrut. En su versión para dos personas (10,5 E. por persona) saciará el apetito de hasta el más glotón. Al mediodía un muy completo menú con platos tradicionales o alemanes como la degustación de ensaladas, el codillo o las salchichas por 9 euros y con un detalle que me encanta, la bebida del menú es una espléndida pinta de cerveza, nada de una diminuta cañita como en la mayoría de los menús. En cuanto al capítulo de las cervezas, evidentemente importante, aquí poseen seis tipos, todos de barril, y entre 15 y 20 referencias en botella.

@@Grecia@@
La griega es una de las cocinas mediterráneas más populares. Presenta una significativa influencia turca, que se denota especialmente en la forma de condimentar algunos alimentos, sobre todo las carnes, y en la amplia existencia de establecimientos en los que se puede disfrutar de uno de los platos turcos más genuino: el "Gyros", un bocadillo relleno de carne. Otro ejemplo de la importancia de la gastronomía turca en la cocina griega es la "blakava", un pastel de hojaldre con nueces que aunque constituye el postre griego más popular junto al yoghurt.
La "moussaká" es sin duda uno de los platos más populares de la cocina griega, elaborada con carne picada, salsa bechamel, queso gratinado y berenjena, todo ello acompañado de un buen chorro de aceite de oliva. Las berenjenas también están presentes en la mayoría de los menús, por ejemplo en la "Melitzanosalata", una sabrosa y original crema de berenjenas ahumada. Las ensaladas son uno de los platos sin los cuales no se podría concebir la cocina griega. Constituyen por lo general el primer plato de gran número de comidas, que se completan con un segundo a base de carne o pescado. Una de las ensaladas más famosas es la "horiatiki salata", elaborada con tomate, pimiento, pepino, cebolla, aceitunas y por supuesto aliñada con un excelente aceite de oliva y orégano. Para completar la ensalada se utiliza queso feta, uno de los quesos griegos más populares y consumidos.
Dentro del grupo de las carnes, la de cordero es la más apreciada por los griegos. Además es la base de uno de los platos más populares de la cocina griega como son los "pilaffs", constituidos por carne de cordero guisada que se coloca en el centro de un círculo elaborado con arroz. Existen también platos en los que se mezclan diferentes tipos de carne como la "souvlákia", una brocheta en la que se utiliza carne de cordero y de cerdo. La carne de pollo también forma parte de atractivos platos, como el "kotópoulo", pollo asado relleno de arroz, pasas y queso, o las empanadillas de pasta 'fila' que se rellenan con carne de pollo, queso feta, y diferentes tipos de verduras.
Las comidas, del mismo modo que en gran parte de los países mediterráneos, se acompañan generalmente con vino. Uno de los vinos más populares es el de retsina, que debe su nombre a su especial proceso de elaboración, ya que se deja envejecer en cubas que contienen resina que contribuye a su conservación y le aportar al vino un sabor único.
Para terminar, una de estas suculentas comidas nada mejor que un típico yogur griego hojaldrado o acompañado de frutas y miel, una copita de licor de guindas, un ouzo (especie de anís) o un metaxa (especie de cognac), y un buen café, cuyas excelentes propiedades de aroma y sabor se deben principalmente a la influencia del café turco, uno de los mejores del mundo.

(14 ) *Milos* (Calle Francisco Silvela, 30 Teléfono 91 361 44 72)
Decorado con frisos del Partenón, estatuas, imágenes de minotauros, paredes muy blancas con algún que otro toque de azul, falsas parras con racimos de uvas y muchas banderas de Grecia. Las mesas algo juntas y de fondo música ambiental griega. La carta es bastante auténtica y , aunque en ella sobresalen los clásicos entremeses fríos helenos (tsatsiki, dolmadakia, hummus, feta...) -que se pueden tomar a modo de degustación - 14,75 E. el plato denominado Pikilia Megali-, también incluye entrantes calientes no tan conocidos, pero igualmente buenos como Tiropitakia (hojaldre de queso - 8,25 E.), las berenjenas al horno con bacon (8,25 E.), las croquetas de tres quesos (7,5 E.) o el queso feta al horno (8 E.). Las raciones son particularmente abundantes. Quizá lo más recomendable son las carnes y pescados a la brasa y la forma más sencilla de degustarlos sea optar por alguno de sus platos de degustación: Itaca (22,75 E. - mousaka, gyros, sutsukakia), Rodas (26 E. -Souvlaki, Mousaka, pimientos rellenos), Creta (28,75 E. - Gyros, kebab y tomate relleno), Corfú (32,75 E. - Bifeki, Exojiko y souvlaki), y para los amantes de la carne el Kretopiatela (78,75 E. para 4 personas, una degustación de todas las carnes de la carta). Al mediodía tiene un original menú por 10 euros que incluye algunos platos fuera de la carta. Además de la típica retsina, también ofrece algún que otro vino griego.

(15) *Delfos* (Cuesta de Santo Domingo, 14 Teléfono :91.548.37.64 )
Algo más folclórico que el anterior, la decoración está inspirada en la mitología y costumbres griegas. Una venus de Milo te da la bienvenida nada más entrar al restaurante. El local en cuestión consta de dos plantas y está dividido en dos ambientes: la primera planta combina diversas tonalidades de azul y blanco, mientras que la abovedada planta baja se decanta por los amarillos y ocres. Personalmente prefiero la planta superior, mejor iluminada y con mayor separación entre las mesas. Para comer lo más recomendable es optar por alguno de los cuatro magníficos platos de degustación para tomar en pareja - Itaca (20 E), Rodas (23 E.), Creta (24 E.), Corfú (28 E). Que compartan nombre con el restaurante anterior no es casual, pues tambien comparten socios ambos locales. Al mediodía un menú bastante completo por 10 euros. Mi favorito es el Exojico, un guiso de ternera y arroz en pan de pita, también destacan el gyros (carne asada con pan de pita) o las dolmades (hojas de parra rellenas de carne o pescado) es posible degustar tyropita (empanada de queso feta al horno), musaka o baklava (pastel de hojaldre con nueces y sirope). Y para finalizar los postres: yoghourt griego con miel y nueces, buenísimo, y Putinga, un bizcocho relleno de nueces y cubierto de crema de vainilla, aún mejor que el yoghourt para mi gusto. Para beber un vino Retsina (9, 50E) o unas cervezas griegas.

@@Italia@@
Es muy corriente que se conozca a la gastronomía de Italia por sus platos más famosos que son la pizza, la pasta y el risotto, pero la cocina italiana es extremadamente variada.
La base de la comida italiana es, sin duda, la pasta y sin ella muchos de sus platos quedarían muy pobres. Ésta se puede acompañar con algún tipo de salsa, queso y demás ingredientes. Las pastas vienen en cientos de formas; están las pastas menudas para sopa (tubitos, coditos, etc.) las más sustanciosas para platillos principales (tallarines, espaguetis, macarrones,...) y las diseñadas especialmente para acomodar en capas (lasaña) o rellenarse (canelones, raviolis o tortellini) . Las pastas frescas se ha hecho más populares durante los últimos años. Pero fresca o seca, sólo hay una regla para cocinarla: la pasta se deja tierna pero firme y un poco dura al centro. El tiempo de cocción depende del grosor de la pasta y de los ingredientes que se utilicen al elaborarla.
El arroz resulta vencedor frente a la pasta en el norte del país. Los "risottos" son deliciosos y se preparan generalmente cocidos con caldos olorosos que emplean especias como el azafrán (a la milanesa) el timbal (a la piamontesa), a veces empleado como relleno de otros ingredientes como el tomate o como guarnición de otros platos con pescado o mariscos.
Es conveniente no olvidar que se está en la tierra que inventó el "carpaccio", es decir, la carne cruda de cordero y de cabrito con un aliño de delicioso sabor.
La carne está presente en numerosos platos como el ossobuco, el bistec a la florentina, el bollito misto o la busecca. A su vez los embutidos tienen fama internacional como el famoso prosciutto italiano, la mortadela o el salami. Se los come acompañando otros platos o en los famosos paninis, similar al bocadillo español. El pescado, en tanto, es abundante en las zonas con costa mediterránea y es muy elaborado especialmente en Sicilia.
En cuanto al postre, hay que decir que el helado italiano ha conseguido una fama que le identifica como uno de los mejores del mundo. También podemos optar por unos profiteroles, una panacota o un exquisito tiramisú.
Para que la comida resulte un completo placer, lo apropiado es regarla con los excelentes vinos italianos, los cuales tienen 194 denominaciones de origen que dan fe de su gran calidad. Mi recomendación de más caro a más barato: Marsala, Barolo, Chianti o Valpolicella.
Entre los más famosos licores italianos está el Limoncello procedente de la región de Campania. Otro licor famoso de Italia es el Amaretto, condimentado con almendras.

(16) *Emma y Julia* (Cava Baja, 19 Teléfono 91 366 10 23)
Ubicado en una de las calles con más restaurantes por metro cuadrado, es un italiano agradable y sin grandes pretensiones. Desde la misma entrada, por su olor inconfundible, os daréis cuenta que la pizza es la protagonista indiscutible, muy ligera de masa, fina y crujiente y elaborada en su horno propio, desde 9,50 Euros hasta 14,50 Euros la más completa. Además destacar la pasta fresca en sus múltiples salsas (11,50 Euros) y para beber vino tinto (un Chianti clásico, un Bardolino o un Valpolicella) o un blanco fresquito (Frascatti), bastante mejor que un típico Lambrusco. El local consta de varias salas independientes, mesas de mármol y paredes de ladrillo visto decoradas sin excesos. Los precios son bastante asequibles y la distribución de la sala es especialmente agradable para comidas de grupos grandes.

(17) *Pulcinella* (Calle Regueros, 7.Teléfono 91 319 73 63 )
Este restaurante me lo recomendó un compañero de Roma como el italiano más auténtico de la ciudad. Su nombre alude al títere con cachiporra narrador de los teatrillos infantiles. Es muy popular, abarrotado prácticamente a diario y algo ruidoso, los fines de semana tiene doble turno de cenas por lo que puede que te agobien un poco para meterte prisa y su amabilidad deje algo que desear. Bastante grande y la decoración sencilla a base de fotos de actores italianos sobre paredes de ladrillo visto alternando con paredes azules. Se enorgullecen mucho de la cuidada elaboración de su masa de pizza, aunque personalmente la encontré un poco escasa de ingredientes (11 E. la cuatro quesos). Un gran surtido de platos de pasta, desde los clásicos spaguettis (9 E. a la carbonara o 10,5 a los cuatro quesos) hasta pastas frescas (Gnochis - 10 E.) o pastas muy elaboradas (Taglioni nero di sepia con bogavante - 18 E.). Unos pocos platos de carne (saltimboca romano -12,5 E.) y algunos risottos completan su amplia carta. Los postres típicos, panacota, profiteroles o tiramisú (este último lo mejor con mucho) -5 E.

@@Suiza@@
Por su ubicación geográfica se trata de una cocina que recibe grandes influencias de las cocinas alemana, francesa e italiana. Los dos productos básicos de la cocina suiza son la carne, en los valles y zonas más bajas, y los quesos, en las montañas. Así, los platos más típicos y conocidos son el berner platte, un cocido de carne de ternera, con especias, tocino y col, entre otros ingredientes, y la fondue, en la que se toma el queso, preferentemente Gruyère y Emental, calentado y derretido, acompañado de otros condimentos.
Otros platos de la cocina suiza son: la raclette, originaria del cantón de Valais, que consiste en queso fundido acompañado de patatas hervidas y el rösti, que consiste en patatas, hervidas y ralladas, fritas en una sartén con mantequilla, y que se suele acompañar de carne.
En cuanto a las bebidas, generalmente se bebe cerveza, presentada en barril y servida en jarra.
Muy conocido y apreciado es también el chocolate que se puede encontrar a lo largo del país.

(18) *La Foundé de Tell* (Calle Divino Pastor, 12 Teléfono :91.594.42.77)
Una imagen de un caldero de bronce al fuego sobre el que se encuentra una manzana atravesada por una flecha nos da la bienvenida a este restaurante que ofrece cocina suiza como fondues y raclettes en la zona de Malasaña. Las foundés pueden ser de queso - gruyére, emmental, apencellez-(11 a 13 E.) o de carne (15 a 17 E.) y las raclettes de queso (15 E.). Para probar los quesos fundidos se sirven pan tostado, salchichas, trocitos de manzana, pepinillos, ... Paredes de madera tallada, cristales con motivos florales, cencerros y algún reloj de cuco, está decorado como una típica casa de los Alpes. Algo pequeño ofrece, además de fondues y raclettes, algunas entradas curiosas, como la ensalada de manzana con arenques (8 E.), foie (8,5 E.) o quiche (6 E.); La carta de platos fuertes es bastante corta destacando el filet mignon, guarnecido de rösti de patata (15 E.) o el Confit de Pato (14 E.) y entre los postres destaca la fondue de chocolate y frutas (10 E. para dos personas) o su afamado apfelstrudel. Advertiros que el mejor maridaje de la foundé es con vino blanco o con cerveza.

(19) *Foundé de Vinaroz* (Calle Vinaroz, 28 Teléfono 91 416 42 02 )
Este restaurante, situado detrás del Auditorio Nacional, ofrece selección de fondues, raclette y otras delicatessen más ibéricas que helvéticas. Decorado como un restaurante sobrio y algo pasado de moda, paredes de madera y multitud de fotos de los famosos que han pasado por sus puertas. A uno le queda la impresión de que debió conocer tiempos mejores, al menos en cuanto a popularidad, ya que las caras conocidas son del tipo de Sara Montiel, Espartaco Santoni, lo más reciente quizá sea una de Miguel Bosé. A la carta entre los entrantes destaca brie empanado, tabla de ahumados y patés o el carpaccio de foie y como platos más contundentes, magret de pato (19 E.), confit de pato (16 E.) o codornices rellenas (17 E.). Para las foundés el mínimo son dos personas y pueden ser de queso (13 E.) , de carne (16 E.) o de pescado (16,5 E.) siendo esta última sólo por encargo. Se acompañan de salchichas pequeñas, pan o gnochis. Algo más económico es la raclette de quesos con patatas, pepinillos, piña y jamón (13 E.). También existe la opción de foundé de chocolate con frutas de temporada como postre, o si os cansáis de tanta foundé, un apfelstrudel (pastel de manzana) -6 E..

@@Croacia@@
La cocina croata tiene mucha influen
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
maycoo

maycoo

24.04.2011 02:47

muy buen articulo jaja

rosape

rosape

09.03.2010 20:45

Me ha parecido una guia de lo mas currada,... la tendré en cuenta para futura visitas. Un saludo

Neirone

Neirone

16.10.2009 02:05

Completa y útil. Excepcional

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Madrid ha sido leída 10565 veces por los usuarios:

"excepcional" por (88%):
  1. rosape
  2. Neirone
  3. josico
y de usuarios adicionales 39

"muy útil" por (10%):
  1. Alfer79
  2. darkseid
  3. savh
y de usuarios adicionales 2

"fuera de tema" por (2%):
  1. mary1990

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Madrid