Opinión sobre

María Antonieta: Edición Especial - DVD

Impresión Total (48): Evaluación Total María Antonieta: Edición Especial - DVD

 

Todas las opiniones sobre María Antonieta: Edición Especial - DVD

 Escribir mi propia opinión


 


UN DESNUDO VISTO DESDE DENTRO

5  03.11.2006

Ventajas:
introspectiva, opulenta, visualmente asombrosa

Desventajas:
no pretende ser histórica

Recomendable: Sí 

Detalles:

Argumento

Personajes

Calidad de dirección

Banda sonora

¿La verías de nuevo?

¿Te gustó?

más


bedizu

Sobre mí: JOSÉ Y PILAR___HOP___83ª CEREMONIA DE LOS ÓSCAR___RABBIT HOLE___CRANFORD___CISNE NEGRO___¡QUÉ TIEMPO...

usuario desde:05.09.2003

Opiniones:1130

Confianza conseguida:320

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 33 miembros de Ciao

Desde que ví el trailer de esta peli me imaginé que iba a ser decepcionante, demasiado estadounidense, como una comedia de adolescentes ubicada en la Francia de Maria Antonieta, desfigurando el papel de esta reina para hacer una patochada. Y eso a pesar de que me encantó "Lost in Translation".

¡Qué mierda de trailer el que te lleva a esperar eso de una peli que es cálida, sorprendente, maravillosa, mágica!

TITULO ORIGINAL Marie-Antoinette
AÑO 2006
DURACIÓN 123 min.
PAÍS Estados Unidos
DIRECTOR Sofia Coppola
GUIÓN Sofia Coppola (Libro: Antonia Fraser)
MÚSICA Jean-Benoît Dunckel, Nicolas Godin, Jean-Philippe Rameau
FOTOGRAFÍA Lance Acord
REPARTO Kirsten Dunst, Jason Schwartzman, Judy Davis, Rip Torn, Asia Argento, Marianne Faithfull, Aurore Clément, Guillaume Gallienne, Clementine Poidatz, Molly Shannon, Steve Coogan, Jamie Dornan, Shirley Anderson
PRODUCTORA Columbia Pictures
WEB OFICIAL http://www.sonypictures.com/movies/marieantoinette/index.html
GÉNERO Drama de época. Biográfico
SINOPSIS: Biografía de la Reina de Francia que, siendo todavía muy joven, se convirtió en un símbolo de extravagancia, y que durante la Revolución francesa fue despojada de sus riquezas, encarcelada y decapitada.
(FICHA TÉCNICA EXTRAÍDA DE FILMAFFINITY.COM)

Bueno, pues esa sinopsis en cierto modo es falsa, porque no se "narra" la vida de esta mujer en el sentido que todos tenemos de "narración". Es precísamente eso lo que puede disgustar a muchos de esta película, que no se centra en los momentos trascendentes de su vida, como pueda ser la huida, la decapitación, el asunto del collar y tal.

Todos sabemos que ella murió decapitada, conocemos las leyendas que corren sobre su pelo que se tornó balnco tras una noche de pánico en la que preveía su muerte, pero Coppola decide, una vez más, no contarnos una historia, sino mostrarnos los sentimientos y sensaciones que se ocultan tras unos hechos. A mí me parece una decisión valiente y propia de un maestro, algo impropio de su breve trayectoria y de sus pocos años.

¿Qué hace si no nos cuenta los hechos? Nos deja ver cómo vivía y sentía la mujer y lo hace de la mano de una estupenda Kristen Dunst, a quien no sólo nopuedo poner un sólo pero, sino que me quito el sombrero por su talento para dar solidez a una película n la que sale en casi todos los planos.

Como dice Julian Barnes, las grandes obras no sólo se definen por lo que cuentan o muestran, sino por lo que deciden no mostrar. En este caso, Coppola decide prescindir de diálogos grandilocuentes, de TRAMA, y mostrarnos la existencia de este personaje desde dentro.

¿Cómo vivimos cada uno nuestra vida? De forma única y constantemente sorprendidos, en constante cambio interior, producido por lo que nos viene de fuera. La perspectiva de la directora es la de una persona que vive su vida... y nuestras vidas no tienen trama, no son como un currículum, sino que se componen de sensaciones, de momentos que nos conmueven y que a lo mejor no son los trascendentales vistos desde fuera.

No hay trama, no. Sorprendente ¿verdad?

Vemos cómo una adolescente austríaca de 14 años, bellísima, vive un matrimonio de conveniencia con el futuro rey de Francia, prácticamente otro niño, como ella. Nos muestran los probelmas para engendran un heredero, el aislamiento de la corte, la opulencia de una nobleza despreciable, el terror ante el devenir de los acontecimientos... y todo desde dentro.

En la frontera con Francia, le hacen despojarse de todo lo que sea austríaco, ya sea su aspecto, su ropa o incluso su perro, pues desde ahora todo lo que la rodee ha de ser francés. Basta ver a esa niña que se deja arrebatar con frialdad a la única criatura que parece mostrar afecto hacia ella para que nos pongamos en su lugar, y ya empieza a sorprendernos la alegre tolerancia de la niña para lo que le quieran imponer. Ella desea ser aceptada, gustar, desempeñar bien su importantísimo papel, pero los obstáculos que encuentra son los que forjan su carácter adulto, que si bien es dulce por naturaleza, se va tornando voluble por la presión externa. Sólo cuando se siente liberada de su deber inicial de parir un heredero, encuentra un sosiego y cierta estabilidad.

Analizar la película no es destriparla, porque todos sabemos lo que ocurrió, pero al contarlo desde los ojos de la protagonista (sin usar la voz en off más que en un par de ocasiones, que tiene aún más mérito), vemos el personaje ese odioso sobre el que tanto hemos leído igual que nos vemos a nosotros mismos: con buenos ojos.

No es que Coppola haya decidido hacer una especie de hagiografía de Maria Antonieta (hagiografía es una biografía de un santo, y, por extensión, una biografía donde sólo se narran las bondades del sujeto), es que nos muestra la vida de ella como ella debió sentirla.

Así, entendemos que ella vivía en la más pura irrealidad, si consideramos las condiciones que la mayoría de sus súbditos sufrían. Vale, eran despilfaradores y se dedicaban únicamente a disfrutar de una injustísima situación, cuya opulencia supuso su mayor crímen, pero ¿conocían otro mundo?

Ellos en concreto no. Les habían criado entre algodones, pero no vivían en un mundo real, sino en una burbuja, en una hermosísima y embriagadora burbuja.

Hoy miramos la historia de los grandes monarcas desde nuestros ojos que exigen igualdad, pero me parece maravilloso que alguien sea capaz de prescindir de nuestros prejuicios y dejarnos ponernos en la piel de aquella gente, algunos prácticamente niños obligados a regir los destinos de una nación cuando en realidad sólo les importaban los suyos propios.

¿Acaso eran malos, malísimos y decidían cada mañana esquilmar al pueblo? No, símplemente pensaban que ese era el orden natural, que era un derecho, por tanto no podía haber injusticia en ello. Cada uno nacía para una cosa, y ellos nacían para reinar.

Me encanta cómo muestra Coppola que esta joven austríaca era víctima de su propio destino, marcado por otros. No la victimizan, sólo nos dejan imaginar cómo nos sentiríamos si nos despojaran de todo (insuperables primeras escenas de la peli) para pasar a ser un eje alrededor del cuál giran tantos intereses.

Dunst... en esta película es la belleza absoluta, no tanto física (que también), sino interior y vital. Ella llena con su sonrisa, con una sonrisa generosa y cálida, la mayoría de los planos. Unos primeros planos quepodrían ser crueles para tantas, con ella no cansan, pues nos transmite la belleza y la alegría de vivir, sea cual sea la vida que te toque.

Todo es inteligencia y sutileza en esta película, en la que no se nos cuenta el drama de esa reina, sino de la mujer... y también su felicidad.

Yo pensé que Dunst, tan bella, no sería creíble en este papel, para el que habría sido necesaria una niña de 14 años, pero desde el principio es totalmente convincente, como esa niña que se aburre mirando por la ventana de la carroza que le lleva a cambiar su destino. Más avanzada la película veremos esa mirada perdida a través del cristal, y podremos ver cómo esa mirada cambia en cada ocasión: curiosa, cansada, aburrida, aterrorizada... y unas veces desea mirar lo que se ve a través del cristal, otras veces sólo piensa en sí misma y fantasea... y la última vez sabe que no volverá a mirar. Imprsionante esa última mirada, que no se nos muestra, pues conocemos y nos sentimos tan claramente dentro de esa piel que no necesitamos ver sus ojos para intuir el terror, el desconsuelo, la incapacidad de entender... Coppola y Dunst han logrado que veamos eso desde dentro.

El final de la película es abrupto, pues uno espera que llegue ese momento de la decapitación, espera las escenas más trascendentes, el desenlace que satisfaga nuestra curiosidad... y no hay nada de eso: sólo un plano impactante de la habitación despojada de vida, de alegría, de una época. Ya nada será igual, y no nmecesitan darnos detalles, sabemos qué viene entonces, pero... cuando uno muere, ya no es testigo de su propia vida, ya no está la protagonista para hacernos sentir, de ahí que sólo quede ese vacío, ese silencio, la nada.

Tan valiente como fascinante me pareció, por parte de Coppola, no dejarnos escuchar qué decía el personaje de Scarlett Johansson al oído de aquel hombre. Como espectador, deseabas saber qué le dijo, porque pocas veces se mantienen secretos para el público, y nadie está acostumbrado a que una peli acabe con cabos sueltos. No me refiero a un final abierto, pues el final de "Lost in Translation" es más que eso. La intimidad entre los protagonistas es compartida por el espectador, que aunque desea saber qué le dijo, puede entender que no es necesario saberlo todo, que basta con saber que esas palabras les hacen sentirse mejor y dejar de sufrir. Ya no están vacíos, tienen ese mensaje, y no importa el mensaje, sino que éste llena el vacío y matiga el dolor.

Recuerdan las escenas de desparrame de "Maria Antonieta" a las de la juerga nocturna de "Lost in Translation", no sólo por la música, sino por la alegría de vivir, por el disfrute pleno del momento. Inigualable me parece esa escena en la que deciden ver amanecer, y Sofía no nos muestra el sol saliendo, sino su reflejo en el agua, y los jóvenes mirándolo. Son ellos al mirar el amanecer los que lo hacen maravilloso, por eso no se nos muestra el sol.

Tengo una manía tremenda al actor Jason Schwartzman, que interpreta a Luis XVI, desde que le sufrí en el bodrio "I Heart Huckabees" ("Extrañas coincidencias"), y me parece que no da el perfil físicamente para interpretar al imberbe delfín de Francia, pero... él consigue convencer, y me llamó mucho la atención su forma de comer.

En la estupenda película "La guerra de los Rose" hay una escena que muchos recordamos: aquella en la que ella le confiesa a él que no puede soportarle... "Cuando te veo caminar, cuando te veo dormir, cuando te veo comer... me dan ganas de estamparte contra la pared" (cito de memoria, pero esa es la esencia). Cuando ví comer en esta peli al heredero... le odié, me pareció detestable, repugnante, me dieron ganas de estamparlo contra la pared ¿Porque fuera un guarro? No, porque era demasiado atildado. Sólo una vez en mi vida he visto a un hombre comer así, de forma tan autoconsciente, tan poco natural, y me dieron ganas de gritar. Ese amaneramiento, esa forma de meterse el tenedor con delicadeza, para que no pueda siquiera rozar los dientes.... ¡Aghrrrrr... es que me acuerdo y me pongo mala!... ¡Pero es que este tío come igual!... y al menos yo entiendo cómo Maria Antonieta empieza por no prestar atención apenas a ese detalle y cómo se nota que lo estamparía contra la pared tras cada bocado.

Pasemos a otro tema, porque es que me acuerdo de esa forma de comer y ya véis que me altero.

El origen de la película está en una biografía algo sui generis que leyó Sofía, mucho antes de pensar en la peli que le dió fama. Sin embargo, "Lost In Translation" se dirigió antes porque ella no terminaba de ver claro el guión que escribía, pues no es fácil intercalar hechos históricos, renunciar a gran parte de los sucesos que hacen avanzar la trama y al mismo tiempo, dar cuerpo a muchos de los personajes. Por eso, agotada mentalemnte por el esfuerzo de dar coherencia al guión, empezó a escribir de forma ligera sobre una peripecia en Tokio... y de ahí salió su peli inicial.

Pienso que es una suerte que aquella fuera anterior, pues nos facilita la comprensión de la forma de filmar y de la perspectiva. Ambas protagonistas están aisladas, solas, quieren vivir, encuentran un clímax personal en cosas aparentemente triviales... Y la música elegida en ambas películas, tan parecida, da cohesión a la obra de la directora y las vincula.

La elección de la música, de los títulos de crédito, tan modernos, del póster, del trailer (tan desacertado, en mi opinión) es soprendente. En su mayoría se trata de temas modernos, en versiones actuales. Eso ha llevado a que algún crítico establezca comparaciones entre esta peli y "Moulin Rouge"... Discrepo. Creo que lo que nos hace sentir un lejano parecido es un vestuario impecable de época en una escena de baile. Sin embargo, no sé cómo lo hace Coppola, pero a mí en ningún momento la música me parece que desentone. Está perfectamente integrada en la película y a mí no me saca de ella.

El impresionante vestuario diseñado por Milena Canonero encuentra su marco perfecto en el Versalles real, y es que Sofía consiguió permiso para filmar en el escenario real. Anteriormente otros habían logrado filmar en castillos o palacios, pero esta hazaña (y generosa concesión por parte de un gobierno) me parece sólo comparable al rodaje de "El último emperador" por parte de Bertolucci, que no sólo logró carta blanca para filmar en La Ciudad Prohibida durante meses, sino que el gobierno chino impidió que la reina de Inglaterra hiciera la visita de rigor a este monumento (el mejor del mundo, en mi opinión) por respeto al rodaje.

Cuentan Sofía y los actores que rodar en el propio Versalles, en el salón de los espejos, la escena del baile de la boda, por ejemplo, era pura inspiración, y aunque supongo que alguna escena se rodó en decorados modernos, no deja de ser imprssionante ver los dos planos de Maria Antonieta asomada al balcón, en circunstancias tan diferentes.

Usaban muebles construídos para la peli, porque el permiso era para usar las salas, no su contenido, que corría más riesgo de sufrir desperfectos. Sin embargo, algunas piezas sí fueron utilizadas. No sé cuáles ni se puede distinguir a simple vista, pero la sensación que uno recibe es de "verdad".

Cuando visito algún palacio, siempre me parecen fríos, "invivibles", pues la protección de cada objeto, la escasez de mobiliario y nuestra propia indumentaria nos imposibilita ponernos "en situación". Sin embargo, aquí vemos habitaciones abigarradas, propias de la decoración de entonces, y no sólo llenas de muebles y mil detalles, sino de personas...

Porque esa es otra: en muchas de las escenas, sobre todo en las de palacio, las habitaciones están repletas de gente, de esa camarilla despreciable que sí que sabía qué se cocía, de los que se arrimaban al sol que más calentaba. Se muestran en su mayoría como convidados de piedra, pero están ahí, como el público necesario para dar sentido a esas existencias, auqnue realmente fueran doblemente parásitos, pues chupaban tanto de la realeza como de los inferiores en rango.

Hay una escena impactante, de las primeras, la de la noche nupcial, en la que una multitud contempla cómo los cónyuges se meten en la cama... y parece que se van a quedar ahí, para siempre, y uno se da cuenta de que un palacio no es para la familia que en él habita, sino para todos esos chupones, que hacen que parezca aquello un hotel, una pequeña ciudad con sus intrigas e insidias. Vemos esas multitudes, extensas o más reducidas, en toda situación: cuando comen, cuando ella se viste, cuando paren... Y están magníficamente interpretados algunos de ellos por Marianne Faithfull, Judy Davis, Steve Coogan... Esas carreras por postrarse los primeros ante los nuevos reyes, esas miradas de desaprobación, esos comentarios insidiosos dichos lo bastante alto como para que hieran, pero no lo bastante como para que parezcan intencionados, esas palabras medidas para la mujer que todos desprecian y sólo respetan por ser la amante del rey...

Tiene esta película puntos en común con "El último emperador": regentes aparentemente omnipotentes, pero en realidad recluídos en su palacio, ajenos a la realidad, esclavos de su propia posición y utilizados por una camarilla a quien le interesa que las cosas sigan así, porque si el regente entrara en contacto con el mundo exterior, correrían el riesgo de intoxicarse mutuamente (el país y el rey o emperador) y ellos perderían su posición. Al mismo tiempo, tiene mucha afinidad con "Las amistades peligrosas", una de mis pelis favoritas, que narra otra cara de la misma realidad.

En esa peli de Stephen Frears se nos mostraba la decadencia de esa nobleza en los días previos a la Revolución, pero era mucho más explícita, pues nos dejaba ver que era ese juego de poder, esas vidas vacías, ese lujo y esa injusticia social la que provocaba la caída de ese sistema de valores. En "Maria Antonieta" vemos un decorado similar, un uso de la luz perfecto para iluminar el inconmensurable palacio, más natural y más creíble aún que en la peli de Frears. Sin embargo, Coppola renuncia mostrarnos a los sometidos, apenas de refilón en una escena impactante en la que no se nos muestran como individuos, sino como conjunto, para que veamos que es "el pueblo", la muchedumbre incontenible y salvaje, hambrienta de justicia y pidiendo sangre. Sabemos qué decisión del rey ha llevado a eso, nada más.

Nuestros reyes de hoy son los herederos de esa tradición, no lo olvidemos, y por más que vayan en pantalones vaqueros, esa es su estirpe y la esencia de la institución que tan bien se ven de en las revistas del corazón, que es lo único que les queda a las monarquías.

Hablo maravillas de esta película porque me parece magnífica, pero hay otras voces, entre ellas las del público (francés) que abucheó la peli en su proyección en Cannes. Pienso que no perdonan que un extranjero se haya apropiado de su historia para narrarla y permitirse tantas licencias y, sobre todo, no perdonan que no se muestre a Maria Antonieta como un ser perverso. Creo que el tiempo acallará esas voces y se verá esta obra como una visión muy personal, un ejercicio de estilo, sobre una vida muy peculiar. Pienso que se acabará entendiendo que se trata de la historia vista por los protagonistas, no por los otros.

Hace poco se echaron las manos a la cabeza muchos por una peli en la que Hitler salía demasiado favorecido, pero es que ni el peor canalla está exento de tener buenos momentos. Todos tenemos una cara amable y, desde dentro, nos vemos muy favorecidos ¿no? No está mal ver una versión diferente de figuras míticas.

Otros críticos achacan a la película que no cuenta nada. Vale, es contemplativa, no hay grandes sucesos que le den ritmo, porque el ritmo es interior, pero creo que, te guste o no, la peli engancha desde el primer minuto, y necesitas saber, aunque ya lo sabes, qué va a ser de esa chica.

Me he enrollado, en mi línea, pero creo que esta película lo merece, pues pasará algo desapercibida en la carrera a los grandes premios porque no encuentra demasiado favor entre el público estadounidense.

El año pasado escribí una opinión igualmente elogiosa de la película "Crash", mi favorita junto con "Hotel Ruanda" para los Oscars. Éste año es "Maria Antonieta" la que merece, de momento, mis elogios, pero no correrá igual suerte. Dadle al menos la oportunidad de conquistaros, de ver esta biografía, tan peculiar, tan personal, tan íntima, en la gran pantalla, porque cada plano es una joya. Se trata de la vida de una mujer cubierta de multitud de vestidos maravillosos, en escenarios abigarrados, pero... por dentro y desde dentro, todos estamos desnudos.

¡Me encanta el cine de Sofía, digna heredera de su padre! ¡Qué raro es encontrar directores con una mirada tan diferente y propia!

CURIOSIDADES:

* Pensaron en Alain Delon para hacer de Luis XV.

* Los zapatos, las decenas y decenas de zapatos, fueron diseñados por Manolo Blahnik.

* Los fuegos artificiales no existían de la forma en que aparecen en la película.

* Las copas de champagne que se usan en la película no se diseñaron hasta finales del XIX.

CITAS:

* - Pero... ¡esto es ridículo!
- Esto, Señora, es Versalles.

* - Maria Antonieta, la gente se muere de hambre.
- Pues que coman tarta.

Estreno en España: 5 de enero, pero podéis disfrutar de algunas escenas en su página web, mucho mejores que le trailer, que sólo "vende" la peli para adolescentes y no hace justicia a la película.

Resumiendo: si te gusta el anuncio de "¿te gusta conducir?" en el que una mano fuera de la ventanilla se deja llevar por el viento, escena que se reproduce en esta película, probablemente aprecies la belleza difícilmente explicable de esta "Maria Antonieta".

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
bangles

bangles

29.07.2007 21:38

La he visto esta tarde y me ha gustado bastante, aunque a ratos se hace un poco tediosa. Pero bueno... es lo que tiene una película de estas características: al carecer de acción (en la manera que tradicionalmente se entiende) tienen a hacerse lentas. Pero después de todo, me ha gustado (aunque no cuente nada). Un saludo.

Walewska

Walewska

22.07.2007 16:00

La opinión es muy interesante y coincide en gran manera con lo que yo vi anoche cuando me la alquilé en el videoclub. Kirsten está soberbia, realmente y el cómo ha desarrollado Sofia Coppola el guión me parece magnífico. Yo no vi el trailer, así que no sé cómo sería, pero a mí me ha gustado un montón

judd

judd

15.03.2007 14:28

Buena opi. No he visto la pelicula, aunque tampoco creo que me pierda gran cosa...salu2

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre María Antonieta: Edición Especial - DVD ha sido leída 3951 veces por los usuarios:

"excepcional" por (33%):
  1. bangles
  2. Walewska
  3. judd
y de usuarios adicionales 12

"muy útil" por (67%):
  1. daniel_guibu
  2. M1ry
  3. paspas
y de usuarios adicionales 28

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
El Mercader de Venecia - DVD El Mercader de Venecia - DVD
Director: Jack Gold - 159 min - Actores: John Franklyn-Robbins, John Rhys-Davies, Alan David, John Nettles, Richard Morant, Kenneth Cranham, Gemma Jones
23 Opiniones
Compra ahora
Doctor Zhivago - DVD Doctor Zhivago - DVD
Director: David Lean - 192 min - Actores: Omar Sharif, Julie Christie, Geraldine Chaplin, Rod Steiger, Alec Guinness, Tom Courtenay, Siobhan McKenna, Ralph Richardson
15 Opiniones
Compra ahora
La Pasión de Cristo - DVD La Pasión de Cristo - DVD
Director: Mel Gibson - 122 min - Actores: James Caviezel, Monica Bellucci, Claudia Gerini, Maia Morgenstern, Sergio Rubini, Toni Bertorelli, Roberto Bestazzoni, Francesco Cabras
444 Opiniones
Compra ahora