Opinión sobre "Maybelline endurecedor de uñas"

publicada 21/11/2003 | Chunyan
usuario desde : 05/04/2003
Opiniones : 103
Confianza conseguida : 10
Sobre mí :
Genial
Ventajas Uñas más resistentes, y bonitas
Desventajas No las deja tan resistentes como esperaba
muy útil

"Superé mi vicio gracias a este producto"

Llevo mordiéndome las uñas toda mi vida. Ni siquiera recuerdo a qué edad empecé a hacerlo. Pero es un auténtico vicio. Y lo peor es que cuando lo hago (bueno, ahora ya puedo decir "cuando lo hacía") no me daba cuenta.

Hay quién dice que cambies el vicio de las uñas por el chicle. Así, si muerdes chicle no te muerdes las uñas. Pues a mí no me funciona. Comía chicle y uñas a la vez. Tan asqueroso como cierto. Me dio también por probar con un líquido de la farmacia, creo que se llamaba Mordex. Era un líquido transparente, que las uñas absorbían bien. La gracia estaba en que cuando te mordías las uñas, con la saliva te llevabas el líquido ese a la boca, y era muuuuy amargo. Aunque bueno, una vez te acostumbrabas a su amargor, volvías a comerte las uñas. Y otro defectillo que tenía el Mordex este es que cuando te lavabas las manos, debía de hacer alguna reacción con el agua porque te aparecía un precipitado blanco en las uñas. Muy asqueroso, globalmente. Por lo tanto decidí seguir comiéndomelas. Y años después di con el truquillo que me ayudó definitivamente a curarme de este vicio mío. El endurecedor de uñas de Maybelline.

A ver, reconozco que partió de mí misma la idea de intentar estar unos días sin mordisquear, pero una vez conseguí que asomara algo de uña blanca (no lo he dicho pero me comía las uñas hasta unos 8 mm de la base de la misma), comprobé que las pobres estaban muy blanditas y que había la posibilidad de que se me rompieran a las primeras de cambio. Y dio la casualidad de que vi el endurecedor de Maybelline en mi super. Lo compré sin dudarlo. Si lo habéis visto veréis que lleva el puñetero reclamo publicitario de "Con polvo de diamante". Menuda chorrada. No os vayáis a creer que eso hará que vuestras uñas no se corten ni con una sierra eléctrica. Es más, el polvo de diamante y nada es lo mismo. A ver, sí que el diamante es el material más duro (o de los más duros) que existe. Pero también uno de los más frágiles. Un diamante ralla el vidrio, pero si se cae al suelo se convierte en polvo y ya no es nada. Lo que le da la "fuerza" al diamante es su estructura, no su composición. Es más, el diamante está hecho sólo de carbono. Y el grafito (un tipo de carbón) también. Por qué el grafito no es duro entonces? Porque tiene otra estructura. Resumen: Lo del polvo de diamante es una chorrada.

Volviendo a lo que íbamos. Cuando te aplicas el endurecedor, para empezar tiene una textura parecida a los pintauñas normales. Y se aplica con un pincelito exactamente de la misma manera. Se seca en un minuto (es super rápido) y deja las uñas brillantes, aunque sin aplicarles color. Eso del color puede solucionarse, porque yo me compré, de la gama Ultra Strong de Maybelline, el color Natural, que si lo queréis identificar rápido os diré que es de color violeta (aunque repito que es incoloro para las uñas). Pero de esta misma gama existen también los colores Blanco (White), Pastel y Arena (Sand). Además ni huele ni sabe raro si caéis en la tentación de llevaros las uñas a la boca. Menos mal.

Con una capa de este endurecedor, por descontado que las uñas son más gruesas y por lo tanto nos irá bien para que las uñas débiles se vuelvan más duras y resistentes y no se rompan. Dicen en la web de Maybelline que gracias a este producto las uñas se vuelven dos veces más fuertes. No sé si será el doble, pero desde luego más vale esto que nada. También reconozco que cuesta bastante que el producto este salte, o se ralle en la uña. Y además el acabado que deja es muy bonito, muy brillante.

Precisamente por el hecho de que no se rompían tanto, las uñas crecieron más deprisa. Y además, además de crecer, las veía tan bonitas brillantes (antes casi me daba vergüenza enseñarlas...) que entre una cosa y la otra me ayudó mucho a hacer un mayor esfuerzo por dejar de morderlas. Y ya van casi 3 meses que no lo hago. (Record! Viva yo!). Y a pesar de haberlo conseguido sigo aplicándome el endurecedor, porque después de 24 años comiéndomelas, las pobres van a necesitar bastante tiempo antes de ser durillas y resistentes sin el Comodín de Maybelline.

Ánimo a tod@s los que decidáis dejar el vicio este igual que yo!

Gracias por leerme.
Chunyan.


PD: Veo que no me preguntan por el precio, etc...

Pues cuesta 4 euros y algo. El botecito lleva 12 ml de producto. Relación calidad-precio, buena. Presentación normal. Y no huele a nada raro. Huele a pintauñas.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1520 veces y ha sido evaluada un
92% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • Cazadora publicada 13/05/2004
    todo lo que necesitaba saber de un endurecedor, hoy estuve a punto de comprar uno pero me retuve y quise venir acá a ver que me decían, mañana me compro este. Gracias, Cz.
  • crimonbe publicada 23/11/2003
    Lo probaré porque también tengo el vicio asqueroso de comerme las uñas. Saludos!!
  • Lady_Aliena publicada 21/11/2003
    Yo nunca me las he mordido porque me da mucha dentera que se me enganchen los picos en la ropa.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Maybelline endurecedor de uñas

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 21/11/2003