Opinión sobre

Mi Novia es un Zombie - DVD

Impresión Total (1): Evaluación Total Mi Novia es un Zombie - DVD

 

Todas las opiniones sobre Mi Novia es un Zombie - DVD

 Escribir mi propia opinión


 


El cementerio de los reaparecidos

4  01.09.2004

Ventajas:
Historia, actuación de Rupert Everett, uso del gore bastante acertado .  .  .

Desventajas:
Alguna situación que desluce un poco el conjunto .

Recomendable: Sí 

Detalles:

Argumento

Personajes

Calidad de dirección

Banda sonora

¿La verías de nuevo?

¿Te gustó?

más


freddyvoorhees

Sobre mí:

usuario desde:07.06.2001

Opiniones:182

Confianza conseguida:303

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 44 miembros de Ciao

El cine gore italiano es prácticamente desconocido, primeramente porque un importante sector del público no siente demasiado interés por las películas centradas en ese apartado artístico, pero también porque el cine italiano en general apenas llega a nuestros cines, y ya el cine gore, de terror y similares hay que darle gracias al cielo si llega en forma de videoestreno. Digo yo que habrá a quien le suene el nombre de Dario Argento, revitalizador del “Giallo” (para no alargarme lo definiré como las películas de asesinatos con múltiple sospechoso cuya identidad no se desvela hasta los últimos 5 minutos), género característico del cine italiano que inauguró Mario Bava, pero siendo Argento el principal responsable de sus años de gloria durante los años 70 y parte de los ochenta. No obstante, las películas de Argento comenzaron a decaer notablemente durante los años 80 (la floja “Tenebre” o la curiosa pero insuficiente “Phenomena” son prueba de ello), y fue entonces cuando apareció casi de la nada Michelle Soavi, joven que había participado como actor en alguna que otra película gore de la época (caso de la simpática “Demons”) y que “apadrinado” por Argento logró financiación para “Aquarius”, su primera y muy estimable película, amen de uno de los últimos grandes giallos realizados (todo eso según alguien que no ha tenido acceso a bastantes de estas películas, pero las vistas posteriores a “Aquarius” como mucho me parecieron pasables). La película contaba la historia de un grupo de actores de teatro que se encuentran ensayando una obra, precisamente basada en los crímenes de un psicópata, que justo se escapa del psiquiátrico en el que se encontraba y comienza a asesinar uno por uno a todos los integrantes de la función. La película fue bien recibida e incluso ganó algún premio en el festival de Avoriaz de 1987. Además, Argento no dudó en hacer suyas varias de las ideas de la ópera prima de Soavi para rodar “Terror en la ópera”. Tras eso, Soavi rodó “El engendro del diablo” y “La secta”, dos películas que no he tenido la oportunidad de ver, así que poco puedo decir al respecto. No obstante, fue en 1993 cuando le llegó la gran oportunidad a Soavi en la forma de adaptación de una novela de Tiziano Sclavi, aunque no fue una adaptación relacionada con el personaje de Dylan Dog (la más famosa creación de Sclavi, o al menos así me consta), sino una extraña historia que a continuación procederé a resumir, intentando contar sólo lo necesario para intentar lograr captar vuestro interés:

Francesco Dellamorte es el enterrador/cuidador del cementerio de Buffalora, donde sólo cuenta con la compañía de Gnaghi, una especie de ayudante que apenas saber balbucear el sonido “Ña” y uno no sabe muy bien qué hace trabajando allí. Pero lo más llamativo del cementerio de Buffalora es que los muertos vuelven a la vida siete días después de su muerte y Dellamorte los neutraliza, para lo cual debe abrirles la cabeza, preferiblemente de un balazo, pero utensilios como clavarles la pala en la cabeza también resultan efectivos. No obstante, ese desconcertante factor ya se ha convertido en una cosa más de la frustrante rutina de Dellamorte, el cual es el único auténticamente capaz de evitar que los “reaparecidos” (al menos así los llama él) lleguen al pueblo. Pero un buen día la vida de Dellamorte sufre un cambio brutal cuando conoce a la viuda de uno de sus más recientes “clientes”, la cual se muestra en principio reacia a mantener una relación con Francesco, pero tras una visita al osario del cementerio acaba por traicionar la memoria de su marido y ambos se ponen a hacer el amor sobre la tumba de su fallecido esposo. El problema es que éste “vuelve” a la vida y muerde a la joven, infectándola así de un posible virus que podría convertirla a ella en otro “reaparecido” más, pues aparentemente muere. Poco después recobra la consciencia y Dellamorte la mata de un balazo, pero un tiempo después regresa de nuevo y Francesco ve con claridad que la mató cuando aún estaba con vida. Y a partir de aquí la película va emparanoiándose cada vez más hasta llegar a un desenlace tremendamente desconcertante, y si queréis descubrirlo ya estáis haciéndoos con la película.

Ya he apuntado que “Mi novia es un zombie” (horrible traducción para un “Dellamorte Dellamore” que vendría a ser “De la muerte, el amor” o algo por el estilo, amén de ser una mezcla del apellido de nuestro protagonista con el nombre de su madre) es la cuarta película de Michelle Soavi, e incomprensiblemente desde entonces no ha vuelto a dirigir ni una sola película (actualmente tiene una en proyecto, pero aún sólo es eso) y se ha limitado a colaborar en varias producciones televisivas italianas, pero nada más, siendo esto extrañísimo ante la notable calidad (bien es cierto que en su día le ofrecieron rodar “Abierto hasta el amanecer” y él rechazó la oferta) que atesora esta película. Para empezar, Soavi se aleja notablemente del limitado campo de acción del giallo para rodar una película que en cierta medida recuerda a las rarezas fílmicas que nos ofrece David Lynch de cuando en cuando, pero aderezándolo todo con recursos propios del cine gore, lo cual puede espantar a muchos espectadores, pudiendo aplicarse lo mismo al ridículo título castellano de la película. Soavi logra captar el interés del espectador ya desde el breve prólogo, en el que una persona con pinta de muerto viviente se acerca al refugio de Dellamorte y éste acaba con él de un balazo en toda la cabeza. A partir de ahí, Soavi convierte el filme en un relato aderezado de tintes amorosos durante unos minutos, más adelante cargándolo todo de un surrealismo aliñado con ciertas dosis de historia decadente, donde la situación y reacciones de Dellamorte son el claro eje de la película (por mucho que Gnaghi también cuente con su historia de amor secundaria ésta no tiene tanta garra como la del protagonista). No obstante, el goremaníaco también encontrará suficientes alicientes para no desdeñar a la película por no incidir primariamente en el derramamiento de sangre, puesto que escenas como Gnaghi arrancando la cabeza cadavérica de su amor o el ataque de la susodicha cabeza a otra persona son suficientes alicientes para llamar la atención por ese punto, aunque sin llegar, ni por asomo, a los límites de salvajadas como “Holocausto Caníbal” o “Caníbal feroz”. Aquí la sangre es un factor más necesario para el correcto avance de la narración de la historia, para nada gratuito (aunque siempre habrá al que todo lo gore le parezca gratuito) ni particularmente desagradable (el trabajo de Sergio Stivaletti en este campo resulta más que correcto, ya como director su trabajo es más discutible en el caso de la simpática “La máscara de cera”, la que debía ser última realización de Lucio Fulci que, al morir éste, recayó en las manos de Stivaletti) y, siendo esto lo realmente importante, vital para la historia.

En el reparto de la película sobresale particularmente el nombre de Rupert Everett, intérprete que consiguió una notable popularidad gracias a su participación, varios años después, en “La boda de mi mejor amigo”, pero cualquier imagen que podáis tener de Everett conviene olvidarla, pues en “Dellamorte Dellamore” (me resisto a volver a usar su título castellano) ofrece una imagen distinta a la que nos ha venido ofreciendo tras ganarse el aprecio del público en la cinta protagonizada por Julia Roberts. Aquí Everett interpreta a Francesco Dellamorte, frustrado cuidador del cementerio de Buffalora que ha de soportar lar burlas de los típicos “graciosos” (va entrecomillado porque de graciosos no tienen nada) del pueblo que se burlan de la supuesta falta de aparato básico para el gozo sexual (toma pedazo de eufemismo) que parece tener Dellamorte y, principalmente, la falta de una compañía de verdad, es decir, el amor que nunca llega, básicamente porque trabajando en un cementerio es difícil conocer a gente, al menos a gente viva. Además, ha de ver como incongruentemente muchos aluden a él como “ingeniero” y su vida es una rutina odiosa, de la que ni siquiera la idea de matar a los reaparecidos le permite ciertas alegrías. No obstante, el amor le llega y todo cambia para él. Sobre la actuación de Everett, aparte de calificarla de brillante, conviene mencionar el carácter apagado que le da a su personaje, pues incluso en pleno momento de pasión el personaje da la sensación de no terminar de estar del todo vivo (quizá sus “compañeros” se lo hayan contagiado) y Everett transmite perfectamente esa situación. Ya cuando la película da cierto giro argumental y el personaje comienza a comportarse de forma harto extraña Everett mantiene el toque alicaído del personaje con resultados igual de gratificantes.

Secundando a Everett nos encontramos a intérpretes desconocidos como Anna Falchi o François Hadji-Lazaro. La primera encarna al objeto de deseo de nuestro protagonista que acabará padeciendo un aciago destino. Su interpretación es correcta, aunque sobresale más por creerse uno que realmente el protagonista pueda enamorarse de ella así por las buenas que por una interpretación simplemente aceptable. Hadji-Lazaro da vida al misterioso Gnaghi (del cual nunca se nos ofrece una mínima explicación sobre su estado, aunque bien mirado las explicaciones son algo que brilla por su ausencia en “Dellamorte Dellamore”), un extraño ser que se enamora la hija del alcalde, la cual fallece poco después en un accidente de moto y teniendo en cuenta lo contado hasta ahora creo que no hace falta contar más para que deduzcáis vosotros mismos lo que puede suceder. Su interpretación es brillante, pues resulta totalmente creíble en su papel, despertando cierta sensación de compasión en el espectador al ser tan poco agraciado en cualquier aspecto que a uno se le pueda ocurrir. Del resto de personajes y actores limitarme a decir que cumplen perfectamente con su cometido, resultando destacable el personaje del alcalde Buffalora, pues la película transcurre durante los días que preceden a la que debería ser una nueva reelección en su cargo.

Prefiero no revelar más detalles sobre la película y que seáis vosotros los que descubráis las notables virtudes de una película que si bien no es perfecta (alguna situación hace que se resienta el resultado final), sí que resulta una rareza muy recomendable para los interesados en películas realmente originales, algo de lo que suele carecer las películas que se hacen últimamente, pero que “Mi novia es un zombie” (repito que no debéis dejaros guiar por ese engañoso título) atesora con creces.

Opinión dedicada a BonoVox; ¿finalmente te hiciste con ella?

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Iveldie

Iveldie

24.09.2006 21:17

Me encanta Michele Soavi, las cuatro películas que ha dirigido estan entre mis preferidas del género de terror, tiene un estilo que me encanta, desde que vi Aquarius he buscado todas sus demas películas y ninguna me ha defraudado. Tu comentario sobre la película es buenisimo. Saludos.

profanador

profanador

19.11.2005 01:55

Es muy romantica, és poesia pura. Lastima del titulo castellano pues es mucho mejor Dellamore Dellamorte

legionverde

legionverde

12.02.2005 22:34

la he visto en televison pero hace siglos de eso, me gusto bastante

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Mi Novia es un Zombie - DVD ha sido leída 912 veces por los usuarios:

"excepcional" por (22%):
  1. Iveldie
  2. profanador
  3. Goreman
y de usuarios adicionales 18

"muy útil" por (78%):
  1. dessler
  2. daniel_guibu
  3. Elle_Driver
y de usuarios adicionales 71

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.