Moralejas

Imágenes de la comunidad

Moralejas

> Ver características

86% positivo

119 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Moralejas"

publicada 20/06/2004 | progaia
usuario desde : 25/04/2002
Opiniones : 35
Confianza conseguida : 22
Sobre mí :
Bueno
Ventajas -
Desventajas -
muy útil

"Envidia dices"

¿Envidia dices? Ay, si yo te hablara de la envidia, una vez conocí a una flor, estaba pocha y triste, como tu ahora, me dijo que había sido una rosa preciosa, la más bella del jardín, admirada por todo el mundo - ¿cómo estas triste con esa vida tan envidiable pues? – le dije; y ella me dijo que porque su belleza estaba condenada a una simple explosión efímera, me dijo que estuvo tan preocupada por ser las más bella y admirada que se había olvidado de su propia felicidad, todo el mundo la deseaba, pero durante ese tiempo nadie se atrevió a acercarse por miedo a pincharse con sus espinas, y cuando empezó a marchitarse se quedo sola, porque no se había preocupado de agradar con cualidades de su propia personalidad, en lugar de con su efímera belleza exterior, y mientras esto me contaba, vi como cayó su último pétalo y se apagaba su vida, y pensé, después de sus palabras, y entre lágrimas, que a pesar de como habría podido ser, que yo nunca la hubiese visto más bella que en ese momento, que lástima que nadie más la haya podido ver de esa manera.

En otra ocasión tuve una conversación con la luna, recuerdo que le comenté la gran suerte que tenia de ser tan bella e iluminar esas noches tan claras, y le pregunté que sentía al ser tan envidiada, y me dijo que envidia es lo que sentía ella de ver como los amantes se acariciaban y besaban bajo su luz, me contó que ella una vez estuvo enamorada, fue hace mucho, en el principio de los tiempos, se enamoró del sol, tan inmenso y radiante, y quiso acercarse tanto a él que éste acabó quemando su rostro, y fue tanto el dolor y la frustración que sintió que desde entonces juro no volver a enamorarse y mantuvo su cara oculta para que nadie sufriera con su tristeza, quedó así condenada a reflejar la luz de esas noches tan claras que a mi tanto me gustaban, que no es más que un simple reflejo de la luz de aquel de la que un día estuvo enamorada, y para colmo me dijo que cada vez que iluminaba se sentía culpable, porque un día un desalmado le dijo que por culpa de su luz no podía ver bien las estrellas. Ha llorado tanto que el mar es producto de sus lágrimas.

Así que no me hables de envidia, y no estés triste, porque nadie es totalmente envidiable, todos tenemos que cargar con las tristezas que se añaden al viaje de nuestra vida como lastre, que aunque nos impida subir a lo más alto, nos ayuda a ver las cosas más a ras de suelo, y nos hace prepararnos para que día que caigamos toquemos tierra lentamente, pensando el lo bonito del trayecto.

Que conste que te prefiero contenta, y por eso te digo todo esto, pero es que estas tan bonita cuando estas triste...

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 2656 veces y ha sido evaluada un
68% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • Ansite publicada 20/09/2005
    Excepcional tu prosa hecha poesía. Excepcional ese final de preferirla contenta pero nombrando su belleza en la tristeza. Paradojas de la vida, pero que tantas veces suele ser realidad.
  • Ansite publicada 20/09/2005
    Excepcional tu prosa hecha poesía. Excepcional ese final de preferirla contenta pero nombrando su belleza en la tristeza. Paradojas de la vida, pero que tantas veces suele ser realidad.
  • jesalvfer publicada 19/09/2005
    No me quedan excepcionales, pero la verdad es que te lo mereces.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : Moralejas

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 11/06/2003