New York City, la ciudad de Nueva York

Imágenes de la comunidad

New York City, la ciudad de Nueva York

> Ver características

95% positivo

169 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "New York City, la ciudad de Nueva York"

publicada 06/02/2017 | fjredondo
usuario desde : 31/05/2006
Opiniones : 84
Confianza conseguida : 50
Sobre mí :
Huraño, como un dandy con lamparones ...
Excelente
Ventajas I wanna wake up in a city that never sleeps
Desventajas El vuelo y el alojamiento sí que os harán rascar el bolsillo
excepcional
Interés cultutal
Naturaleza
Hospitalidad
Gastronomía
Vida nocturna

"Cincuenta Actividades Gratuitas para conocer Nueva York"

Vistas desde Battery Park

Vistas desde Battery Park

En una pasada opinión os hablaba de los diferentes pases descuento que existen para poder ahorrarse unos cuantos dólares con las visitas turísticas de Nueva York, pero si el precio del billete de avión y la factura de la estancia en el hotel se han llevado buena parte de vuestro presupuesto, existen bastantes alternativas gratuitas para poder conocer la ciudad de los rascacielos gratis (o casi gratis).

No importa la época del año en que vayas, siempre habrá decenas de actividades entretenidas para que no te veas forzado a vaciar tu cartera
En esta opinión os contaré actividades, lugares, museos, edificios singulares, trasportes que podéis realizar y visitar sin que vuestro bolsillo se resienta. Empezamos con ...


==Parques y Jardines==

1.- Pasear por Central Park.

Sin duda uno de los parques más conocidos del mundo. Además de ver los lugares más típicos de Central Park escenario de cientos de películas, como la Fuente de Bethesda, el Bow Bridge o el Palacio de Belvedere, seguro que tendrás la suerte de encontrarte alguna actuación gratuita o algún espectáculo improvisado, sobre todo cuando hace buen tiempo. Si eres Beatlemano puedes buscar el mosaico “Imagine“, construido en honor al desaparecido John Lennon tras la donación que su viuda Yoko Ono realizó al parque para su mantenimiento. Se encuentra en Strawberry Fields, cerca del Edificio Dakota y del lugar donde Lennon fue asesinado.

2. -Visitar el Jardín Botánico de Brooklyn.

Los martes y los sábados, de 10 am a 12 pm, además de algunas fechas especiales durante el año, el Jardín Botánico de Brooklyn es gratuito. Ubicado en Prospect Park, posee el espectacular Jardín Japonés, Cherry Esplanade, el Jardín Shakespeare y el Jardín Cranford Rose, entre muchos otros.

3. – Recrearse en el Jardín Botánico del Bronx.

Pegado al zoo del Bronx (el que recreaba la película Madagascar) se encuentra el Jardín Botánico, declarado patrimonio histórico nacional de Estados Unidos en 1967. Al igual que en el zoo, los miércoles es gratis, por lo que merece la pena combinar ambas excursiones en el mismo día. Se extiende sobre cien hectáreas y comprende 48 jardines diferentes y colecciones de plantas. Destacan el río del Bronx y una cascada, 20 hectáreas de bosque histórico, y el Enid A. Haupt Conservatory, que es el invernadero victoriano más grande de Estados Unidos.

4.- Ver conciertos gratuitos en Prospect Park.

Prospect Park está en el medio de Brooklyn, cerca del Barclays Center (donde juegan los Brooklyn Nets) y de muchos museos de Brooklyn. El parque es conocido por sus fuentes artificiales, y por albergar el mayor lago artificial de Nueva York, en el que es posible incluso pescar.
Durante el invierno hay una pista de patinaje sobre hielo y durante las noches de verano se puede disfrutar de conciertos al aire libre en Prospect Park , cortesía del programa Celebrate Brooklyn.

5.- Descansar en el Parque Bryant.

Es un pequeño parque situado en la calle 42 con la Sexta Avenida, en el límite entre Midtown West y Midtown East. Al igual que en Central Park, aquí también encontrarás conciertos gratuitos, pero el Parque Bryant también acoge en verano un festival de cine al aire libre gratuito. Y también es recomendable por aprovechar el wifi gratuito que hay disponible mientras descansas sobre el césped o en las sillas cortesía del Ayuntamiento.

6.- Disfrutar del Hudson River Park en Manhattan.

El siguiente parque más grande después del Central Park. Conecta de norte a sur pasando a lo largo del río Hudson, con senderos para peatones y bicicletas que bordean toda su extensión.
También cuenta con canchas de tenis, fútbol, básquet y plazas de juegos para niños y además un sinfín de actividades como kayak, clases de teatro y hasta de trapecio.

7.- Observar a Miss Liberty desde Battery Park.

Está en el sur de la isla en el distrito financiero y cerca de algunos de los puntos de interés en el área Downtown como Wall Street o el World Trade Center. Aquí te encontrarás un gran espacio verde sobre el río con unas vistas alucinantes hacia la Estatua de la Libertad y también la costa de Nueva Jersey.
Durante el verano se celebran muchos festivales de música, como el Swedish Mid-Summer Festival. El parque tiene jardines muy bonitos y dignos de ver, sobre todo para los aficionados a las flores.

8.- Recorrer el High Line de Nueva York.

High Line Park está situado encima de una vía de ferrocarril en desuso de 2.3 kilómetros, construida en 1930. La vía, paralela a 10th Avenue, se utilizó desde 1934 para transportar carne desde la parte oeste de la isla de Manhattan. Cuando se empezó a utilizar la autopista para transportar bienes la vía dejó de ser útil y en 1980 el tren hizo su último viaje.
En 2006 se inició la construcción del parque con la primera parte de las tres que se planeaban. En junio de 2009 se abrió al público la primera parte. El 8 de junio de 2011 se abrió la segunda zona del High Line Park. La última fase de construcción fue terminada en 2014 y se abrió al público en septiembre.
Ahora mismo tiene muchísimo ambiente y popularidad entre los neoyorkinos. Está situado en West Village, en el Meatpacking District y es una muestra ideal de “parque urbano”.

9.- Tomarse un respiro en Madison Square Park.

Madison Square Park está situado en Midtown, en Fifth Avenue. Si quieres darte un respiro del bullicio del centro de Manhattan, tómate un descanso aquí. Tiene explanadas agradables para tumbarse y áreas de juego para los niños. Durante las vacaciones de verano se organizan muchas actividades musicales para los más pequeños.
Además allí se encuentra la primera sucursal del famoso Shake Shack, en cuya terraza al aire libre puedes comerte las mejores hamburguesas y tomarte los mejores batidos de la ciudad. Encima en Madison Square Garden hay Wi-Fi gratuita y si te gusta el arte a menudo tiene exposiciones temporales gratuitas de diferentes disciplinas artísticas.

10.- ¡Aquí sí hay playa!

La más conocida es Coney Island Beach, situada en Brooklyn pero hay más playas en el área de Nueva York. Brighton Beach está justo al lado de Coney Island. Como no hay parques de atracciones ni nada por el estilo, esta zona tiene un ambiente más tranquilo. Manhattan Beach, al lado de Brighton Beach, ofrece una zona a la sombra para escapar de los rayos de sol, así como un lugar para hacer barbacoas. En el barrio de Queens encontramos Rockaway Beach y Jacob Riis Beach Park. Como ambas playas fueron gravemente dañadas durante el huracán Sandy en 2012, han sido renovadas con parques, zonas de carga de dispositivos electrónicos, puestos de comida e incluso, baños públicos super modernos.

Continuamos con los consejos para disfrutar de la ciudad de Nueva York gastando lo menos posible con las recomendaciones para visitar museos y otros edificios singulares sin que os cueste un centavo.

Nueva York es una ciudad costosa y también lo son los precios de sus principales museos. Lo bueno es que, planificándose, es posible visitar muchos de ellos gratis: entrando los días de entrada liberada o “pagando cuanto quieras” (pay what you wish) en aquellos que lo permiten. Hay un punto en contra que son las enormes filas que se forman los días de acceso gratuito.

Además hay otros museos menos conocidos, aunque interesantes, que son gratuitos y algunos edificios públicos de visita imprescindible que podéis recorrer sin gastar un solo dólar.

Vamos con un repaso a …

Edificios y Museos


11.- Hay varios museos en Nueva York a los que siempre se puede entrar de forma gratuita. Por nombrar algunos, solamente en Manhattan están:

African Burial Ground Memorial Site (Historia -Downtown Manhattan)
General Grant National Memorial (Historia – Upper Manhattan)
Hamilton Grange (Historia – Harlem)
Hispanic Society of America (Cultura española, portuguesa y latinoamericana – Upper Manhattan)
The Museum at the Fashion Institute of Technology (Moda – Midtown Manhattan)
National Museum of the American Indian (Historia – Downtown Manhattan)
Theodore Roosevelt Birthplace (Historia – Midtown Manhattan)

12.- Visitar el MoMA el viernes por la tarde, que es el día que la entrada es gratuita. Muy recomendado si te gusta el arte moderno. Ahora que no esperes verlo tranquilo porque las multitudes delante de las obras más conocidas son considerables. Si tenéis poco tiempo y no os apasiona el arte moderno, las plantas que más merecen la pena son la cuarta y la quinta, donde se encuentran algunos de los cuadros más famosos de su colección. Algunas de las obras más importantes que se exhiben en el MoMa son: La noche estrellada de Van Gogh, Las Señoritas de Aviñón de Picasso, La Persistencia de la Memoria de Dalí e Interior holandés de Miró.
Horario del MoMA gratuito, viernes de 4.00 a 8.00 p.m.

13.- Ver el Museo Guggenheim de Nueva York aunque sea sólo la fachada en espiral de Frank Lloyd por fuera, es realmente llamativa. La colección del museo se ha ido ampliando con el paso de los años y se compone de obras de autores como Marc Chagall, Vasily Kandinsky, Piet Mondrian, Pablo Picasso, Edouard Manet o Vincent van Gogh. La entrada es la voluntad los sábados de 5.45 a 7.45 p.m. El resto de días es de pago.

14.- Visitar la Biblioteca Nacional Pública. Aunque no te gusten las bibliotecas si eres cinéfilo, no puedes perderte la Biblioteca Pública de Nueva York. Esta preciosa biblioteca ha sido escenario de muchas películas famosas: Spiderman, El Día de Mañana, Cazafantasmas y Desayuno con Diamantes muestran tomas rodadas en esta biblioteca tan emblemática. Y no es sólo por observar el diseño y el interior del edificio, que son muy bonitos, podrás conectarte a internet de manera gratuita, algo que siempre es muy útil cuando viajas. Está en el cruce de la Quinta Avenida con 42nd Street y abre todos los días de la semana.

15.- Visitar la Estación Central y perderte entre su bullicioso ajetreo. Además, la terminal dispone de su propia tienda Apple y de la famosa pastelería especializada en cupcakes Magnolia Bakery (popularizada por la serie Sexo en Nueva York). La parte más llamativa de la estación es sin duda su hall, Vanderbilt Hall es una sala de espera de más de 1.100 metros cuadrados. Lo más sorprendente de la sala, además de su tamaño, son sus techos y la decoración en general. Si te gustan la historia y la arquitectura, hay un tour gratuito a pie por Grand Central organizado por la Asociación Grand Central. El tour comienza cada viernes a las 12:30 en patio de las esculturas del 120 de la avenida Park Avenue, justo frente a la Estación Grand Central. Tiene una duración de unos 90 minutos y no es necesario hacer una reserva.

16.- Descubrir el Banco de la Reserva Federal de Nueva York ¿Te apetece ver una verdadera cámara de oro? Reserva un tour del Banco de la Reserva Federal en el Distrito Financiero del sur de Manhattan. En el tour te enseñarán el papel de la Reserva Federal de Nueva York y la economía, y podrás ver el interior del precioso edificio que ocupa una manzana entera en la calle Liberty Street, entre las calles Nassau Street y William Street. Se organizan tours gratuitos cada día de la semana, excepto los días festivos. Para visitarlo sólo hay que ir a la página web oficial: www.newyorkfed.org, escoger día y hora y dejar tus datos. Posteriormente recibirás en tu correo una confirmación de tu visita que deberás llevar contigo el día de la visita. Pero no te creas que es tan fácil, porque la Reserva Federal siempre está bastante completa. Las entradas se publican en la web con un mes de antelación y a medida que van llenando sus cupos cierran las fechas. Los cupos de personas por visita son reducidos (unos 50 por día), así que es muy fácil que se llenen enseguida.

17.- Ver el edificio de la Bolsa (Wall Street). Aunque hasta los atentados del 11S era posible acceder a La Bolsa y observar el ambiente desde una sala superior, a partir de ese momento, hay que conformarse con ver el edificio desde el exterior. Para poder ver el ambiente de la zona, lo mejor es visitar Wall Street de lunes a viernes en horario laboral. Los fines de semana solo la recorren los turistas.

18.- Ver la zona del World Trade Center y las fuentes que hay ahora donde antes estaban las fatídicas Torres Gemelas. El complejo está formado por cinco edificios, una terminal de transporte para pasajeros, un Memorial y un museo en recuerdo a las víctimas de los atentados del 11/S. El complejo está presidido por el edificio más alto del hemisferio occidental con 541.3 metros bautizado como The Freedom Tower.

19.- En el corazón de Wall Street se encuentra Federal Hall. El edificio fue construido en 1700 como primer ayuntamiento y más tarde, en 1789, fue el lugar donde George Washington fue nombrado primer presidente de los Estados Unidos. El Federal Hall alberga un pequeño museo que narra la historia del edificio y que contiene algunos importantes objetos como la biblia sobre la que juró Washington. En la entrada principal del edificio se encuentra una estatua de George Washington. Su entrada es gratuita.

20.- Hay una alternativa para disfrutar de unas hermosas vistas desde las azoteas de Nueva York sin tener que pasar por la taquilla de los miradores del Empire State o del Top of the Rock. Se puede contemplar la ciudad desde la azotea de alguno de sus muchos de los rooftop bars situados en edificios de altura, pero con el inconveniente de que la entrada está vedada para menores de 21 años (porque sirven bebidas alcohólicas). Para los que vayan con menores, pueden hacerlo desde la Brooklyn Grange Farm. Se trata de una granja orgánica en la azotea de un edificio o, visto de otra forma, un auténtico jardín frente a la ciudad de Nueva York . Las visitas son gratuitas todos los miércoles a las 13:00h, simplemente registrándose previamente en su portal.
Toda la información sobre el Brooklyn Grange Farm la tenéis aquí: http://www.brooklyngrangefarm.com

¿Aún sigues pensando que para pasar unos días en Nueva York tienes que llevar un presupuesto holgado si pretendes conocer la ciudad? Pues vamos a continuar detallando varios panoramas entretenidos y que no harán daño a vuestra cartera para disfrutar de esta ciudad con el ánimo de hacer valer la máxima: “Las mejores cosas en la vida son gratis”.

Como ciudad de rascacielos las vistas que podemos obtener de Nueva York son inolvidables. Muchos pensaréis que para disfrutarlas, hay que rascarse el bolsillo considerablemente para acceder a los miradores más emblemáticos como el Empire state, el One World Observatory o el Top of the Rock, pero hay alternativas gratuitas para disfrutar de…

Vistas de Postal

21.- Un plan imprescindible es cruzar el Puente de Brooklyn, uno de los símbolos más reconocibles de Nueva York, y sacarte unas fotos desde el Brooklyn Bridge Park, desde aquí tienes unas de las mejores vistas del Downtown de Manhattan.
El puente de Brooklyn une los distritos de Manhattan y de Brooklyn. Fue construido entre 1870 y 1883 y, en el momento de su inauguración, era el puente colgante más grande del mundo y el primero suspendido mediante cables de acero.
Cruzarlo caminando es una de las mejores maneras de disfrutar de las vistas sobre el East River y el skyline de Nueva York. La distancia es de poco más de 1,5km, así que no se tarda mucho y lo puede hacer cualquiera, pero donde si que se os irá el tiempo es en tomar fotografías. Si lo preferís, también podéis cruzar el Puente de Brooklyn en bicicleta, ya que la mitad del espacio está reservada para ellas. Por cierto cuidado con invadir el carril de bicicletas para hacer alguna foto, ya que pasan a considerable velocidad y los locales que utilizan este medio de transporte no tienen mucha consideración por los turistas.
Si tenéis tiempo, merece la pena hacerlo de día y de noche. Pero si sólo tenéis tiempo para hacerlo una vez, mi recomendación es llegar al atardecer a Brooklyn (en metro o en ferry) , ver la puesta de sol y como se encienden las primeras luces desde Brooklyn Heights Promenade y caminar desde allí hacia Manhattan para tener las mejores vistas siempre de cara.
Para rematar la experiencia podéis aprovechar para probar una de las pizzerías más famosas de la ciudad, Grimaldi, que se encuentra justo al pie del Puente en la orilla de Brooklyn (aunque éste ya no es un plan gratis, pero tampoco os saldrá excesivamente caro).

22.- Ir a Times Square y sacarte alguna foto con sus pantallas gigantes.
Esta emblemática plaza ha pasado de ser una zona marginal donde las drogas, el crimen y la prostitución eran moneda corriente, a ser una de las zonas céntricas más importantes de la ciudad, plagada de tiendas comerciales y hoteles y uno de los principales puntos turísticos de Nueva York. Los teatros de Broadway y la enorme cantidad de letreros luminosos de neón encendidos día y noche, la han convertido en un icono de la ciudad. El centro neurálgico de la zona es la plaza, en el cruce de Broadway con la 7ª Avenida.
La mejor forma de disfrutarla es sentarse en uno de los escalones de las famosas escaleras rojas sobre las taquillas del TKTS y contemplar lo que tienes a tu alrededor. Verás un montón de gente disfrazada de los protagonistas de películas de Disney, superhéroes, estatuas de la libertad y otros personajes famosos. Lo más probable es que quieran que te hagas una foto con ellos, y luego te pedirán una propina, en ocasiones con demasiada insistencia. Y si miras hacia arriba puedes ver la famosa bola que desciende cada año para anunciar la llegada del nuevo año.
Es fácil que si paseas en los alrededores de Times Square con la calle 45, encuentres al famoso Naked Cowboy (el Vaquero Desnudo), el famoso guitarrista que sea invierno o verano pasea siempre ligerito de ropa. En los últimos años se ha puesto de moda también encontrar mujeres semidesnudas (únicamente con un tanga) con los cuerpos pintados con la bandera de las barras y estrellas buscando propinas por fotografiarse con ellas.
Además puedes encontrar tiendas de marcas famosas como M&M’s, muchos restaurantes temáticos como el Hard Rock Café, Bubba Gump y Planet Hollywood. Os recomiendo que probéis el restaurante italiano Carmine´s con cuyos platos de pasta pueden comer cuatro personas.
Si hay que poner una pega, en Times Square se agolpa tanta gente que a más de uno le podrá resultar agobiante pero, si lo pensamos detenidamente, ese es el propio encanto del lugar.

23.- Si tenéis tiempo, os recomiendo un plan alternativo que poca gente realiza: Ver Manhattan desde otro punto de vista, concretamente desde Hoboken, en New Jersey. Para llegar allí hay que coger el metro del path (se coge en la Calle 33) y bajarte en la parada de Hoboken. Según sales del metro caminas en dirección al río y a pocos metros tienes unas vistas de Manhattan estupendas sin tener que hacer horas de cola entre hordas de turistas.
Os recomiendo realizar esta excursión hacia el atardecer, para poder disfrutar las vistas desde Hoboken tanto de día como al anochecer.
Como curiosidad, es el pueblo de nacimiento de Frank Sinatra, de hecho el paseo marítimo desde el que se disfrutan las vistas se llama Sinatra´s Drive. La ciudad se ha convertido con los años en destino para vivir de gente acomodada que quiere vivir muy cerca de Manhattan, pero huye del bullicio de Nueva York.
Si queréis aprovechar ya el paseo hasta esta zona, podéis visitar una de las pastelerías más famosas de Estados Unidos, Carlo´s Bakery en 95 Washington Street.

24.- DUMBO o Down Under Manhattan Bridge Overpass, es el acrónimo por el que se conoce el puñado de calles que se extiende en el triángulo bajo el puente de Brooklyn y el paso elevado de Manhattan. Aunque durante muchos años fue una zona portuaria bastante degradada, en lo últimos años se ha puesto muy de moda, sobre todo entre artistas.
Las vistas que se obtienen tanto del puente de Brooklyn como del de Manhattan son espectaculares, por lo que es un paseo recomendable previo a cruzar andando el puente de Brooklyn. Para llegar allí lo más fácil es tomar la línea F del metro hasta York Street.
No podréis evitar tomar fotos del puente de Manhattan entre los edificios en el paseo que os lleva hasta el Brooklyn Bridge Park. Desde aquí, se disfruta de una de una vista espectacular tanto del puente de Manhattan como del de Brooklyn aprovechando unos graderíos situados en medio del parque. Al final del parque, en dirección al puente de Brooklyn, hay un embarcadero donde se ha instalado un precioso carrusel antiguo, el Jane’s Carrousel, en el que se puede montar por un par de dólares.
Podéis rematar el paseo comiendo o cenando con unas vistas increíbles del Skyline de Manhattan en el River Café (1 Water street), algo carillo, pero las vistas hay que pagarlas.

25.- En la punta sur de la isla de Manhattan, el el centro del parque Battery se encuentra Clinton Castle una fortaleza militar construida con intenciones de frenar a los ingleses en 1811 y desde el cual hoy se obtienen unas vistas impresionantes de la Estatua de la Libertad.
El castillo adoptó el nombre del alcalde DeWitt Clinton y fue declarado monumento nacional en 1946. Es allí donde se encuentra la taquilla para comprar los tickets del barco que va a la Estatua de la Libertad y Ellis Island. Además de las citadas taquillas, allí se encuentran el cañón de la Revolutionary War y la escultura The Inmigrants . Además hay una librería donde se venden libros relacionados con la inmigración, la historia militar y los monumentos locales más relevantes, además de merchadising de la guerra contra los ingleses.

26.- Tras visitar Battery Park y el Fuerte Clinton puedes aprovechar para tomar desde allí el barco de Staten Island, bueno, bonito y ¡gratis! El barco te lleva hasta Staten Island y pasa muy cerca de la Estatua de la Libertad. Si quieres puedes quedarte en Staten Island, o nada más bajarte también puedes tomar el siguiente barco de vuelta a Manhattan. La frecuencia es de un ferry cada treinta minutos aproximadamente, (Visita el sitio www.siferry.com para conocer la programación completa) y el paseo en barco te permite sacar unas fotos muy chulas a la Estatua de la Libertad (bueno, tendrás que darle un poco al zoom en la cámara, no te voy a engañar) y también tienes unas vistas magníficas del Lower Manhattan. El viaje en ferry hacia Staten Island dura aproximadamente 25 minutos. Para disfrutar de las mejores vistas os recomiendo que os pongáis en la popa, en la parte exterior y a babor ( atrás a la izquierda mirando hacia Manhattan para los no marineros). De esta forma podéis ver Manhattan, la Estatua de la Libertad y Ellis Island en primera línea.
Aprovechando que es obligatorio bajar del barco antes de regresar a Manhattan, si caminas junto a la orilla del Hudson desde la terminal del ferry, llegarás en un corto paseo al Postcards Memorial. Este monumento fue el primer memorial finalizado dedicado al 11/9 en la ciudad de New York, y está dedicado a los 275 ciudadanos de Staten Island que perdieron sus vidas en el ataque a las torres gemelas. Cada víctima tiene placas con sus nombres, fechas de nacimiento, y el lugar donde trabajaban cuando sucedieron los ataques. Las dos estructuras de fibra de vidrio encuadran la ubicación de las torres al otro lado del río.

27.- Tomar el teleférico de Roosevelt Island
Teóricamente, esta atracción de la lista no es gratuita, pero suponiendo que tengas una tarjeta Metrocard (cosa muy recomendable), todo lo que tienes que hacer es pasar la tarjeta por el lector y montarte en el teleférico de Roosevelt Island ya que tiene la consideración de transporte público y no de atracción turística. Este va desde la calle 60th con la segunda Avenida de Manhattan hasta la Roosevelt Island, pasando sobre el río Este.
El sistema inició su funcionamiento en 1976 y transporta a 125 personas en cada cabina. Llegarás a una altura máxima de 76 metros durante el viaje que dura alrededor de 5 minutos. El teleférico apareció en la película Spiderman y ofrece unas excelentes vistas del horizonte del centro de Manhattan, en especial del edificio Chrysler, la ONU y la zona de Queens y Uptown Manhattan. El cable se encuentra enganchado al puente de Queensboro, que une el barrio de Queens con Manhattan.
Una vez en Roosevelt Island, podemos dar un agradable paseo por un embarcadero que nos ofrecerá unas excelentes vistas de Manhattan, hasta el extremo norte donde encontramos un bonito faro, y en el lado sur de la isla donde se encuentra a el parque Franklin D. Roosevelt Four Freedoms Park. Para volver a Manhattan se puede tomar el metro que tiene parada en la isla.
Previo a subir al teleférico o a la vuelta de la isla podéis aprovechar para visitar una cafetería-heladería de película que se encuentra muy cerca de la estación desde donde salen las cabinas: Serendipity 3 (225 East 60th Street), que aparece en el film del mismo nombre, y probar su famosísimo Frrrozen Hot Chocolate (así escrito con tres “r”) o si os sobra el dinero y no sabéis cómo gastarlo ofrece un helado con hilos de oro por 1.000 $ la copa.

28.- Hacer una escapada en Ferry a Governors Island.
Si desde el sur de Manhattan (o desde el observatorio One World) miras hacia Brooklyn, entre ambos distritos verás una pequeña isla: Governors Island, un lugar sorprendente repleto de prados, arte y edificios históricos que funciona como parque público y que solo abre en verano. Aunque es bastante popular entre los neoyorquinos, pocos turistas visitan esta preciosa isla a sólo diez minutos de Manhattan, un oasis de tranquilidad cuando quieres escapar del ruido de la ciudad y con unas vistas impresionantes. A partir de Memorial Day (a mediados de mayo) y hasta finales de septiembre puedes tomar el ferry gratis los fines de semana desde Battery Maritime Building en 10 South Street, Manhattan, hasta Governors Island. Entre semana no es gratis, pero sólo cuesta 2 $.
A cambio, por las mañanas, entre semana, puedes tomar prestada una bici de manera totalmente gratuita y pasear por la isla durante una hora. Si te llevas una mantita y algo de comer, puedes hacer un picnic y disfrutar de las vistas del skyline de Manhattan. Y si no llevas la comida suele haber foodtrucks de comida preparada.
En el centro de la isla hay unos pequeños montículos artificiales (the Hills) desde los que se disfruta de vistas espléndidas de Downtown Manhattan, de la Estatua de la Libertad, de Nueva Jersey, Staten Island y Brooklyn. Además puedes tirarte por el tobogán más largo de Nueva York. Mide más de 17 metros.

29.- Una magnífica alternativa a los caros cruceros turísticos es tomar el East River Ferry. Vale, estoy hacienda una pequeña trampa ya que éste no es gratuito, pero por sólo 4 $ podéis disfrutar de las vistas de la parte oeste de Manhattan sin los agobios de las hordas de turistas.
Este ferry tiene un trayecto zigzagueante entre Manhattan, Brooklyn y Queens que, además de útil para los habitantes de estos barrios, es un paseo magnífico para el que visita la ciudad por primera vez . Tiene ocho terminales desde las que se puede tomar aunque lo más recomendable es hacerlo en la primera (34th St- Midtown Manhattan) y bajarse en Brooklyn o en Pier 11- Wall St, Manhattan. Además en verano llega hasta Governors Island.
Os cuento el plan que hice yo por si quisierais copiarme la idea: Tomé el Ferry en la primera parada Midtown 34th street a última hora de la tarde, disfruté de las vistas con tranquilidad tomando fotos del atardecer sobre los rascacielos de Manhattan (el ferry va bastante despacio por lo que se pueden tomar buenas fotografías con calma), me bajé en la penúltima parada que te deja justo en el Brooklyn Bridge Park. Allí vi la puesta de sol y el comienzo del encendido de las luces en los edificios de la Gran Manzana, un imprescindible de toda visita a Nueva York. Cené en Grimaldi´s Pizza que está a unos pocos metros del muelle y regresé a Manhattan cruzando a pie el puente de Brooklyn ya de noche.

30.- Si lo que os gusta es hacer turismo activo mientras veis lugares emblemáticos, en verano también podéis dar una vuelta en Kayak gratis por el río Hudson . Tienes toda la información en la web de la empresa que lo organiza Downtown boathouse.
Las salidas normales duran veinte minutos y te proporcionan todo el equipo aunque necesitarás ropa cómoda y de secado rápido porque es bastante probable que te mojes. Además si tenéis cierta experiencia en el remo os podéis apuntar a una de las excursiones de tres horas que organizan los fines de semana. La dirección es Pier 26: Huberts Street and West Street.

Imagino que conocéis la historia de cuando el escritor francés Stendhal visitó la ciudad de Florencia. A la salida de la florentina Basílica della Santa Croce la belleza de los tesoros artísticos que allí encontró y la cantidad de maravillosas iglesias que repartidas por esa ciudad había visitado le turbó de tal modo que, según contó él mismo, sufrió palpitaciones, mareos y desvanecimientos.

Pues tranquilos porque, esto no os va a suceder visitando los edificios religiosos de la ciudad de Nueva York. Aún así si que hay unos cuantos que merece la pena visitar y que, por supuesto también podéis conocer de forma gratuita.

Voy a intentar que queden representadas las principales religiones, católicos, anglicanos, judíos e incluso islámicos. Vamos con una de …

Iglesias y otros edificios religiosos

31.- Asistir a una misa Gospel en Harlem se ha convertido en los últimos años en una típica actividad turística de Nueva York. La entrada es gratuita pero suelen pedir un donativo. No tienes que contratar un tour de gospel en Harlem para disfrutar de esta actividad.
Las congregaciones baptistas aceptan de muy buen grado la asistencia de turistas, que son muy bien acogidos, incluso permitiendo en algunos casos hacer fotografías y filmar vídeo.
Aunque en estas iglesias el turista es bienvenido, es recomendable sentarse al fondo, tanto para dejar a los feligreses delante como para poder abandonar la sala cuando queráis. Hay que tener en cuenta que estas misas duran más de dos horas y recordad que son servicios religiosos, no interpretaciones musicales.
Os dejo una pequeña selección de las más conocidas:
- Iglesia Baptista Absiniana – 420 W 145th Street entre las avenidas Convent and St. Nicholas
- Bethel Gospel Assembly – 2-26 East 120th Street, entre 5th and Madison Avenues, (212) 860-1510.
- First Corinthian Baptist Church ( 1912, 7th Avenue, New York, NY esquina con la calle 116 y Adam Clayton Powell).
- La Canaan Baptist Church (132 W 116th St, New York, NY)
- La Salem United Methodist Church (2190 Adam Clayton Powell Jr boulevard / 7th av – 129 th Street)

32.- La Catedral de St Patrick.

St. Patrick’s Cathedral ubicada en el corazón de la Quinta Avenida y justo enfrente del Rockefeller Center, es otro de los emblemas de Nueva York por el contraste que causa verla enclavada entre rascacielos. Lo cierto es que las torres de la catedral de San Patricio tienen más de 100 metros de altura, aunque cuesta apreciarlo por su ubicación entre los enormes y modernos edificios que la rodean. St. Patrick’s se remonta al siglo XIX y es la catedral neogótica más grande de Norteamérica. En el interior merece la pena destacar los enormes órganos y la escultura de La Piedad, tres veces más grande que la original de Miguel Ángel. En 2015 se terminó la rehabilitación de su interior por lo que el mármol blanco luce en todo su esplendor.
Hay una visita guiada de lunes a viernes a las 10:00 en la que podrás conocer más sobre la arquitectura e historia de la Catedral de San Patricio. El tour es gratuito, pero se aceptan donaciones.

33.- La Catedral de St. John The Divine

La Catedral de San Juan el Divino (Cathedral of Saint John the Divine) es la catedral anglicana más grande del mundo y funciona como la sede del arzobispado de la Iglesia Episcopal de Nueva York . Su construcción comenzó en 1892 pero después de más de cien años aún no ha sido finalizada, por lo que es conocida popularmente como San Juan, la incompleta . Su visita es libre aunque para los tours oficiales debes pagar una pequeña suma.
De su interior, destaca el rosetón, el más grande de Estados Unidos, compuesto por más de 10.000 piezas de cristales de colores, que proyecta una luz muy especial en el interior.
Situada junto a la Catedral se encuentra la Fuente de la Paz, una “fotogénica” escultura hecha en bronce en 1985 por el escultor Greg Wyatt. La escultura representa la lucha entre el bien y el mal en las figuras del Arcángel Miguel y Satanás en plena batalla. La fuente está rodeada por pequeñas figuras de animales en bronce a partir de piezas esculpidas por niños.
Queda un poco retirada, pero podéis combinar la visita para ver la cercana Universidad de Columbia.

34.- Capilla de Saint Paul.

Esta bonita y pequeña iglesia de estilo colonial es uno de los edificios religiosos más antiguos de Manhattan, se construyó en 1764. Pero por lo que es más conocida es porque desempeñó un importante papel tras los ataques del 11S, ya que sirvió de lugar de refugio y descanso para los trabajadores que se encargaron de la recuperación. Está situada en la parte este de la zona del World Trade Center. En la iglesia aún se pueden ver los carteles y tarjetas en recuerdo de las víctimas que se colocaron en la verja que rodea la iglesia en los meses siguientes al 11S.
En el interior de la capilla todavía podemos ver el Washington Pew, que ocupaba George Washington en los servicios, después de haber sido electo presidente de Estados Unidos.
Junto al edificio se conserva un pequeño cementerio de la misma época.

35. Trinity Church.

La iglesia gótica que conocemos como Trinity hoy en día es la tercera que se erige en el mismo lugar con ese nombre. La primera iglesia Trinity fue destruída en un incendio, al igual que casi todo el Downtown en 1776. La segunda iglesia fue consagrada en 1790 pero hubo que demolerla por daños causados en la estructura debido al peso excesivo de la nieve. La tercera iglesia es la que podemos visitar hoy y fue consagrada en 1846. Es uno de los ejemplos más representativos del estilo neogótico en los Estados Unidos. La torre fue el edifico más alto en Nueva York durante 45 años aunque ya ha quedado irremediablemente sobrepasado. Algo muy interesante de esta iglesia es el cementerio que acoge en su terreno donde fueron. enterrados algunos americanos muy conocidos de aquella época. Al igual que la capilla de St Paul, que se considera parte de la congregación de Trinity, la iglesia de Trinity jugó un papel importante en los acontecimientos posteriores a los ataques del 11 de septiembre de 2001. La iglesia proporcionó refugio a la gente que huía del polvo y los escombros al hundirse las torres. Además también fue un apoyo espiritual para la comunidad y para los trabajadores que se ocuparon de las labores posteriores al ataque.

36.- Riverside Church.

Situada en Harlem, muy cerca de la tumba de Grant se encuentra una de las iglesias más destacables de Manhattan, Riverside Church, de estilo neogótico y con un espectacular campanario desde el que se obtienen espléndidas vistas de Nueva York. Su interior también merece la pena visitarlo. En una ciudad llena de rascacielos, esta iglesia gótica todavía consigue sobresalir en altura. En realidad la Iglesia de Riverside es la iglesia más alta de los Estados Unidos y ocupa el puesto 26 en la lista de iglesias más altas del mundo. La ubicación de la Iglesia de Riverside es perfecta para visitarla en un día de exploración por la zona de Harlem ya que está en frente del Monumento de la Tumba del General Grant y se encuentra muy cerca del amplio espacio verde que es el Parque Riverside, junto al río Hudson. Además se encuentra en una pequeña colina que ofrece vistas del puente de George Washington, la zona del Midtown Manhattan y del Parque Palisades al otro lado del río, en Nueva Jersey.

37.- Times Square Church

Si queréis disfrutar de una misa góspel, pero no os apetece ir hasta el barrio de Harlem, también en pleno centro de Manhattan, a unos pasos de Times Square , puedes hacerlo. Se trata de la Times Square Church (esquina Calle 51 con Broadway), un antiguo teatro reconvertido en iglesia. Está preparada como si de una actuación se tratase con cámaras, pantallas gigantes, equipos de sonido, …
Hay tres servicios los domingos a las 10:00 AM, 3:00 PM y 6:00 PM
La celebración dura por encima de las dos horas, la primera hora es música y rezos, después viene un sermón largo y continúa con rezos y más música. En cualquier caso se puede abandonar la celebración en cualquier momento, aunque recomiendan a quienes no vayan a quedarse hasta el final que ocupen las últimas filas.

38.- Templo Budista Mahayana

Más que por el sitio en sí, merece la pena una visita por lo exótico de ver un templo budista en pleno Manhattan. En 133 Canal Street en Chinatown, el Templo Budista Mahayana es un oasis de tranquilidad en medio del bullicio de la ciudad.
Tras flanquear la entrada, custodiada por dos leones dorados, encontramos un colorido templo budista. Suelo de madera, sillas de terciopelo rojo y un gran buda de 5 metros de alto (el mayor de Manhattan según dicen) presidiéndolo todo. A sus pies, ofrendas en forma de frutas. En las paredes, escenas de la vida de Buda, tipo viacrucis cristiano.
Con una donación de $1, hay incienso disponible como ofrenda y también rollos de la fortuna para pedir tus deseos, incluso puedes ponerte una bata y buscar la paz interior en el interior del templo.
Tienen la ineludible tienda de regalos en el segundo piso para aquellos interesados en recuerdos budistas.
El templo está abierto de lunes a domingo de 8h a 18h.

39.- La Sinagoga Central.

A pesar de que la mayor concentración de judíos se da por la zona de Brooklyn, La sinagoga central de Nueva York se encuentra en el centro de Manhattan, en el 652 Lexington Av esquina con 55th Street.
Es una sinagoga histórica construida en 1872 Budapest en estilo morisco copiando a la sinagoga central de, rinde homenaje a la coexistencia entre moros y judíos en la España islámica. Se encuentra inscrita en el Registro Nacional de Lugares Históricos desde 1970. Fue restaurada en el 2001 después de que un incendio la destruyese parcialmente en 1998.
Todos los miércoles a las 12.45 p.m. hay un tour guiado gratuito que comienza en la entrada principal.

40.- La Mezquita de Nueva York.

Creo que no hace falta que os cuente que desde los atentados contra las torres gemelas del 2001, existe un cierto recelo en la ciudad de Nueva York contra toda forma de cultura o religión islámica, lo que no quita con que se puedan encontrar mezquitas en Manhattan. El Centro Cultural Islámico de Nueva York funciona como un centro cultural islámico y como mezquita. Se encuentra en el 1711 Tercera Av, entre la calle 96 y la calle 97. Sustituye al anterior centro islámico situado en Riverside Drive que continua en uso como centro de oración.
Desde el exterior no parece una mezquita, pasando desapercibida a los ojos de los que pasan por delante. Solamente si sois muy observadores os daréis cuenta que el edificio está ligeramente rotado con respecto a la cuadrícula con la que están diseñadas las calles de Manhattan para orientarse en dirección a La Meca.
En fin, una curiosidad más por si pasáis por la zona y os apetece conocerla.

Nueva York es una ciudad en la que se pueden disfrutar de obras de arte sin tener que necesariamente ir a un Museo. Sin querer, en algún recorrido de los que tengamos planeados, nos vamos a cruzar con esculturas o estatuas que están distribuidas por toda la ciudad.

Hay muchas obras que sólo están en forma momentánea, por eso siempre que la visitemos vamos a tener alguna nueva con la cual sacarnos una foto.

En esta última tanda te voy a mencionar las más conocidas y alguna que tuve oportunidad de ver por estar en el momento justo y que quizás cuando visitéis Nueva York ya no estén.

Estatuas y esculturas

41.- El toro de Wall Street

Empezaremos por la que posiblemente sea la más famosa y fotografiada de todas, el toro de Wall Street. Este toro, denominado Charging Bull (toro embistiendo), está fabricado íntegramente en bronce, pero no es la cabeza y sus majestuosos cuernos el mayor reclamo de la escultura, donde mayores colas hay para sacarse una foto es en su parte trasera ya que existe una leyenda que dice que fotografiarse tocándole los testículos al toro atrae a la buena suerte.

La historia de cómo esta escultura acabó instalada en Wall Street es bastante curiosa. En realidad no pertenece a la ciudad sino al artista Arturo Di Modica, que en 1989 y tras gastarse 360.000 dólares en él, dejó el toro sin ningún permiso oficial, lógicamente con la ayuda de una grúa, frente al edifico de la bolsa. Un regalo a los neoyoquinos. Según él, representa a un toro a punto de embestir, símbolo del empuje en Wall Street. El ayuntamiento en un primer momento retiró la escultura de bronce, para más tarde volverla a colocar tras la presión popular.
El toro de Nueva York se encuentra en Bowling Green, en pleno distrito financiero, muy próximo a Wall Street y de camino a Battery Park.


42.-La esfera del World Trade Center (The Sphere)

Se trata de una esfera de bronce que, hasta el año 2001, se encontraba en la plaza central del desaparecido World Trade Center. Milagrosamente, tras los atentados, la esfera a penas sufrió daños en su estructura, por lo que se decidió mostrarla al mundo como símbolo de la indestructibilidad de la ciudad, por lo que fue trasladada y colocada en Battery Park en el mismo estado que fue encontrada. Junto a ella, luce una llama de fuego siempre encendida en memoria de los que fallecieron en el atentado.



43.-La aguja y el botón gigante (Button and Needle)

Ubicada en plena Fashion Ave, se encuentra esta escultura que representa a los grandes nombres de la moda neoyorquina. Junto a ella, y a lo largo del tramo que va de la 34th a la 39th en la 7th Ave, se encuentran placas con los nombres de los modistos y modistas más representativos de la ciudad. Muy cerca de esta enorme escultura, se encuentra otra conocida como ‘The Garment Worker’, donde un hombre trabaja con una máquina de coser.

44.- Atlas

Una de las más fotogénicas, en mi opinión , posiblemente por su ubicación. Se encuentra en pleno Rockefeller Center, justo enfrente de la catedral de San Patricio. Os recomiendo fotografiar la catedral enmarcada por esta estatua.
Representa a Atlas, quien según la mitología griega, fue condenado por Zeus a soportar sobre sus hombros los pilares que mantenían la tierra separada de los cielos.
La escultura del Rockefeller Center en Nueva York fue realizada en 1936 por Lee Lawrie y Rene Chambellan. En ella, el eje norte-sur del planeta tierra de bronce apunta a la Estrella Polar, y en uno de sus anillos se encuentran representadas las 12 constelaciones por las que pasa el Sol a lo largo de un año (visto desde la Tierra). Sobre los hombros de Atlas también puede observarse una especie de viga curvada con los símbolos tradicionales de Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, y Neptuno.

45.-PROMETHEUS

Prometeo está relacionado con esta misma tradición mitológica griega: era un titán, hijo de Atlas, que desafió a los dioses robando el fuego sagrado del Olimpo para entregárselo a los hombres. Por esta causa, Prometeo fue castigado a un tormento eterno, encadenado en los montes del Cáucaso, mientras que un ave rapaz le devora las vísceras.
La popular escultura dorada de Paul Manship se encuentra expuesta en la Plaza del Rockefeller Center en la que en invierno instalan el árbol de navidad y la pista de patinaje más famosas del mundo. Muestra a Prometeo sosteniendo el fuego robado a Zeus, descendiendo hacia la humanidad. Él se encuentra dentro de un anillo (La Alianza) en el que se describen los signos del Zodiaco.


46.- LOVE and HOPE.

Seguro que habréis visto en más de una ocasión fotos de una gran escultura con la palabra LOVE, en un llamativo color rojo, en la cual todos los que visitamos Nueva York nos paramos a hacernos, por lo menos, una foto.
Esta escultura, creada por el artista Robert Indiana, se encuentra en diversas ciudades del mundo, en diversos tamaños, pero sin duda la más emblemática es la que se encuentra en pleno Manhattan.
Está situada en la 6 Ave esquina con 55 St., casi frente al hotel Hilton.

Algo más reciente (año 2014), el mismo artista vendió otro ‘monumento’ más a Nueva York en la misma línea que la de LOVE pero con otra bonita palabra, HOPE, es decir, ‘esperanza’ en inglés.
En palabras del artista, y tras el éxito de su anterior escultura de LOVE, esta obra se creó con el fin de generar un mensaje de esperanza y cambiar hacia un mundo mejor.
La ubicación de esta obra es muy cercana a la de LOVE, en la 53 St. esquina con la 7th Ave, es decir muy próxima al museo MOMA y a Central Park.


47.- NON VIOLENCE

En 1988, en el exterior del edificio de las Naciones Unidas, en Nueva York, el artista sueco Carl Fredrik Reuterswärd colocó una escultura cargada de simbolismo: un revólver con el cañón anudado apuntando al cielo. El artista pretendía un objetivo muy concreto: honrar la memoria del asesinado John Lennon y protestar contra toda forma de violencia.
El paso del tiempo dotó a la escultura de las Naciones Unidas de nuevos significados. Se convirtió en un símbolo de paz, el mismo con el que se distingue la Fundación Non Violence fundada por el propio artista en Suecia en 1995.
Si no tenéis la oportunidad de verla en Nueva York, podéis visitar la réplica que el artista donó en 1996 al Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.
La escultura se encuentra en la entrada del edificio de las Naciones Unidas (43rd St y el East River).


48. Alicia en el País de las Maravillas

De la multitud de esculturas que se pueden encontrar en Central Park, mi favorita está a la altura de la Calle East 74th, la estatua de Alicia en el País de las Maravillas, Alice in Wonderland.
Alicia está junto al Gato de Cheshire, el Sombrero Loco, el Conejo Blanco y otros personajes de la historia de Lewis Carroll.
El conjunto se ubica al norte del Conservatory Water, una estanque poco profundo que ha aparecido en cientos de películas ya que es donde los niños (y no tan niños) van a jugar con sus barcos de vela teledirigidos.
Esta enorme escultura fue diseñada especialmente para que los niños la escalen, por lo que resulta un paseo ideal si se viaja con pequeños. Así que nadie os llamará la atención si los niños deciden subirse a las faldas de Alicia para sacarse una foto.


49.-Escultura de The Globe de Kim Brandell .

Situada en Columbus Circle en la esquina suroeste de Central Park justo delante del Trump International Hotel se encuentra esta escultura del globo terrestre es evocadora del Unisphere, que se encuentra en el Corona Park de Flushing Meadows donde se celebra el Open USA.
Pues bien, esta escultura tiene su historia curiosa, en el diseño inicial, estaba previsto que el anillo que rodea el globo terrestre incluyese en grandes caracteres el nombre de el empresario que había costeado su instalación “Donald Trump”, sin embargo la alcaldía de Nueva York se opuso. Así el diseño final de esta escultura fue más pequeño de lo originalmente previsto y las únicas palabra en ella fueron: “Brandell Miami,” o en una pequeña placa montada en la base como reconocimiento al escultor y diseñador de la misma, Kim Brandell.


50.- Gigante Azul

Una de las esculturas menos conocidas es “Jean-Marc,” , un gigante prismático azul de acero inoxidable obra del artista Xavier Veilhan situada a pocos pasos del Museo de Arte Moderno, en la esquina de la calle 53 con la Sexta Avenida, en el exterior de las oficinas de RXR Realty, compañía que encargó la pieza al artista residente en Francia.
Se trata de un retrato del artista francés Jean-Marc Bustamante, amigo y colega del autor de la obra, realizada con técnicas de alta tecnología industrial para, a través de una técnica de escaneo tridimensional representar la forma y el volumen de los seres humanos.

¿No diréis que no se pueden hacer cosas en Nueva York sin gastar prácticamente nada?

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 268 veces y ha sido evaluada un
100% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • cay11 publicada 08/02/2017
    De vuelta! Besos!!! :-)
  • sakura_vegan publicada 07/02/2017
    Me encantan todas estas actividades! Más siendo gratuitas. Me las apunto para cuando vaya a New York.
  • cay11 publicada 07/02/2017
    Yo creo que ni el Lonely Planet tiene una guía tan completa de como disfrutar de NY si quedar arruinao. Una de las cosas que más me ha llamado la atención es la Brooklyn Grange Farm, es una visita qu eme encantaría hacer cuando visite NY (algún día). Besos!!! :-) (volveré, que estoy sin saldo...)
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : New York City, la ciudad de Nueva York

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Continente: América del Norte

Ciao

Incluido en Ciao desde: 27/11/2000