El barrio ruso de Brighton Beach en New York

5  15.03.2003

Ventajas:
Todas

Desventajas:
Ninguna

Recomendable: Sí 

nidiai

Sobre mí:

usuario desde:10.02.2002

Opiniones:57

Confianza conseguida:25

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 18 miembros de Ciao


La pintoresca Rusia americana...

Brighton Beach o Pequeña Odessa, como la película que llamó asi y se filmó en 1994 en ese barrio newyorkino, era hace poco más de 100 años, una playa elegante para los habitantes adinerados de Manhattan. Los enormes hoteles victorianos, los casinos e hipódromos, eran la moneda más atrayente de este lugar situado a orillas del océano Atlántico.

Pasó el tiempo y el lugar fue prácticamente olvidado de la memoria de los americanos de Manhattan. Hasta que en las décadas del ´70 y el´80, llegaron oleadas de inmigrantes provenientes de Rusia que le cambiaron la cara, dándole vida y color y una raíz cultural propia de los del Volga ó el Neva.
Recuperar la memoria de los ancestros y mantener la propia, sirve para sentir y reavivar las raíces culturales que conforman la identidad. Y eso hacen los casi 150.000 inmigrantes soviéticos afincados en este barrio americano.
En otro tiempo, la inmigración significaba un cambio demasiado radical para los que vinieron a América. Todo su mundo estaba dado vuelta. Pero al final, los inmigrantes se ingeniaban para sobrevivir en un mundo nuevo, sin perder las costumbres que los caracterizaban.
Estados Unidos, al igual que otros países de América, albergó durante muchos tiempo a miles de habitantes provenientes de los más variados puntos del planeta. En este caso en particular, los 150.000 extranjeros afincados en la bien llamada "pequeña Odessa", contribuyen a mantener aspectos de un país que ya no existe: la Unión soviética, versión americana.

Como se llega y como es
Para llegar desde Manhattan, hay que tomar el metro express que llega al lugar en menos de 45 minutos. Al bajarse del tren, el barrio se mostrará en su esplendor: diarios editados en ruso, pero hechos en América; comida rusa, vodka; una barbería antigua, en la Parikmakherskaya, con Syoma, su barbero oriundo de Minsk; la Amazing Flowers, una tienda de muñecas donde se encuentran las mamushkas más hermosas de todo tipo y tamaño.
El lugar es atractivo: todavía se mantienen los viejos hoteles victorienses, vestigios de una época de esplendor.
La playa extensa y de arenas blandas, se llena de sillas playeras apenas la brisa primaveral asoma por los barrrios newyorkinos. ¿Qué hace frío? ¡que va!!! Los rusos no le temen al "vientito americano".
Y si es invierno, las calles se pueblan de viejos con los pintorescos gorros de piel característicos de las frías estepas siberianas...
Luego, los restaurantes, los clubes nocturnos, la megatienda M&I Internacional Foods, en la concurrida Brighton Beach Avenue, son los paseos obligados.
Es atractivo observar los letreros de las tiendas, verdulerías y farmacias escritos en alfabeto cirílico. Y ver bailar alegres y movidas danzas típicas de un cosaco, al son de las voces y los acordeones.
¡El viejo Kasaschoff!!! ¡Larará, el frio del invierno...!!! ¡A bailar, el viejo Kasaschoff!!
¿Quién no conoce esta popular canción rusa, que obviamente, no deja de sentirse en los restaurantes con shows...?
Después, cuando el estómago anuncia el hambre, es imprescindible darse una vuelta por algunos de los pequeños restaurantes atendidos por sus propios dueños; si se prefiere algo grande, es mejor pasar por el M&I Internacional Foods, para comer pletzeles -panecitos delgados de cebolla-, tambien conocidos de la cocina judía. Para acompañarlos, mejor no empezar con vodka; quizás agua mineral o alguna de las gaseosas o cervezas de origen ruso servirán para estar sobrio por más tiempo.
Un detalle: si no habla inglés pero sabe ruso, no estará incomunicado. No olvide que al lugar lo denominan "la pequeña Rusia"...
Estados Unidos tiene eso: en la inmensa mole de cemento, todavía es normal encontrar lugares que indican que se está en otra parte del planeta. Sólo los diferencia la arquitectura.
Después, la gente, el idioma, los carteles y costumbres, pueden hacernos trastabillar por un instante haciéndonos pensar que estamos en otra parte del planeta.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
SOYVOYBUENNA

SOYVOYBUENNA

13.05.2007 22:05

la eventura perfecta que permanece intacta en la memoria, besos

DELRIVERSIDE2003

DELRIVERSIDE2003

27.03.2004 13:34

Es difícil encontrar una opinión tan completa como esta.Por supuesto,N.York no es sólo el Empire,Broadway,etc. Iré a conocerlo la próxima vez que vuelva.

progaia

progaia

30.09.2003 18:36

Me encantan esos contrastes culturales, sobretodo aquellos en los que hay música y alcohol jeje.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre New York City, la ciudad de Nueva York ha sido leída 4152 veces por los usuarios:

"muy útil" por (100%):
  1. SOYVOYBUENNA
  2. cristina.g
  3. angel-rebelde
y de usuarios adicionales 30

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con New York City, la ciudad de Nueva York