POR QUÉ SE EXPULSÓ A LOS JUDÍOS

3  19.07.2004 (20.07.2004)

Ventajas:
Que le guste ésta también a MariKaren

Desventajas:
Que no le guste, xDDD

Recomendable: No 

LadySylvia

Sobre mí:

usuario desde:13.12.2002

Opiniones:408

Confianza conseguida:1

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 34 miembros de Ciao

Hace muuuuchos años explicaba yo a uno de mis hijos la expulsión de los judíos de España, en el tiempo de los reyes católicos, y haciendo historia de la persecución que habían sufrido a lo largo de los siglos. Conté que los habían echado de todas partes y que en muchos de los países habían sido masacrados.

La conversación vino porque el mayor de ellos tenía a su íntimo amigo del alma, un muchacho encantador, de raza judía (que no religión) y yo siempre tuve debilidad por ese chico dulce y delicado que nos amenizaba los veranos con sus bromas en papiamento.

En contra de la reacción que habríamos creído lógica, de solidaridad con el oprimido, escuché unas palabras que me dejaron perpleja:
“Pues si a lo largo de la historia han echado a los judíos de todas partes... por algo será”

Empecé a reflexionar sobre el tema. Empecé a leer. Me tragué innumerables libros sobre expulsiones y holocaustos.
Casi todos, escritos desde el mismo punto de vista que yo sostenía.
Hasta que descubrí a Sánchez Albornoz, que me contó las historia “desde el otro lado”
Y eso es lo que, a petición de Karenma, voy a contaros hoy. El por qué de esa imposibilidad en la convivencia con ellos de la España Medieval que conllevó a su salida de aquí.

Siempre se ha dicho que los judíos supusieron un puente entre los musulmanes y los cristianos. Como ejemplo de convivencia de las tres culturas, se pone Toledo, “crisol” (qué expresión más horrible y más utilizada xDDDD) de esas tres formas de pensar.
También se refiere que los judíos españoles eran los más cultos de la Europa del momento.
Peeeeero... no se dice que al igual que en el resto de Europa provocaron reacciones muy negativas y que nada de lo bueno de su mentalidad quedó por estas tierras porque éstas dos son completamente opuestas.
Y voy a contaros a grandes rasgos, porque no estoy haciendo una tesis doctoral, qué es la mentalidad judía y en qué puntos choca más con la cristiana y la musulmana. Porque los judíos, los mahometanos y los crisitianos siemrpe se llevaron mal, incluso en Toledo. Todo lo demás pertenece a la leyenda pura y dura. Cierto es que convivían y trabajaban en el mismo sitio, pero igual que ahora, en la misma universidad, pueden coexistir distintas formas de pensar entre los profesores. Cada uno de ellos tendrá un grupito alrededor que estará de acuerdo con él y le dará su apoyo en las luchas internas de las cátedras. Que coexistan no quiere decir que no se odien. Aunque su formación les impida llegar a las manos. ¿Entendido?
Veamos:

Lo primero que hay que saber es que la raza judía es una cosa muy diferente de la religión, a pesar de estar basada en ella. La religión tradicional ha configurado en cada uno de los pueblos del Globo una forma de pensar determinada y una manera diferente de encarar la vida. Por eso debemos saber cómo la toman ellos para poder juzgar y comprender lo que pasó.

En la religión judía, el colectivo prima con respecto a la individualidad de cada uno. Esto viene porque el Pueblo de Israel es el Pueblo elegido de Dios y tiene con Él un vínculo directo y especial. En el ápice de las razas no está EL HOMBRE, como ser supremo de la creación, sino ISRAEL, como pueblo elegido.
Por eso no hay redención individual (idea islámica y cristiana) sino colectiva, y la relación con Dios es colectiva también. El judío no reza solo, sino en grupo, en la sinagoga, porque tiene una relación colectiva con Él.
Vamos a poner un ejemplo de dos poetas coetáneos (más o menos) de la España medieval y renacentista.
Ibn Gabirol nos dice en un poema: “Recuérdame en gracia a la memoria y amor de tu pueblo”
Yeudá ha-Leví, dice por su parte: “Soportaré la carga del pecado de mi pueblo y mi hombro inclinaré bajo el peso de su yugo”
¿Véis la diferencia?

Otra de las diferencias fundamentales es que tanto el mahometano como el cristiano aspiran a una vida mejor después de la muerte, mientras que el judío quiere que todo lo bueno le venga en ésta. Tiene derecho a todo porque forma parte del pueblo elegido. De ahí, que cuando leemos el Libro de Job desde nuestra mentalidad cristiana, sintamos compasión y asombro ante esa forma de comportarse, de aceptar todas las desdichas... Pero un judío no lo lee así. Lo lee tal y como fue escrito, como la descripción de la angustia moral y religiosa de un hombre que no comprende por qué le llegan todas esas penalidades A ÉL, que es judío.
Por eso, la propia naturaleza de la vida hace que estén siempre esperando las cosas buenas como llovidas del cielo. Y eso sí que lo cogió el carácter español. Los españoles siempre piensan que les van a llegar las cosas sin hacer nada por conseguirlas. ¿Se entra en la Comunidad Europea? Pues es para que los demás nos ayuden a mejorar nuestro nivel de vida. A nadie se le ocurre pensar que debe aumentarse la productividad de las empresas o que una señorita NO puede perder media hora todos los días en maquillarse en el trabajo. Tiene que cobrar esa media hora y la hora y media invertida en leer el periódico porque su sueldo no depende de lo que ella haga (o produzca) sino de las ayudas económicas del Mercado Común o del Estado para empresa.
Los judíos piensan igual. Pero en su caso no son “otros países” u “otras estructuras” sino Dios mismo quien ha de ayudar a su pueblo elegido.
Por eso no aceptaron nunca a Jesús como Mesías. Él aseguró haber venido al mundo para salvar a toda la Humanidad. Y eso, si hubiera sido el auténtico, no podría haberlo dicho. El Mesías tiene que venir para salvar al pueblo de dios, no a los gentiles, que no se merecen nada.
También se pusieron muy contentos con las Cruzadas. ¿Por qué? Porque si los cristianos echaban de Jerusalén a los musulmanes, ellos salían beneficiados. Les quitaban el problema de encima sin haber tenido que mover un dedo.. y ya estaban listos para la llegada del Mesías.
Lo mismo les sucedió con la llegada de los mongoles.
Pero en todas estas ocasiones todo terminó en desilusión.
Lo mismo que les pasa a los españoles, que depositan sus ilusiones en el exterior y luego se desinflan... Porque los logros en esta vida sólo dependen de nosotros mismos.

Pero hay diferencias fundamentales entre la mentalidad judía y la española que no podemos olvidar.
Por ejemplo, para los españoles –al menos, eso vemos en Jorge Manrique- “cualquier tiempo pasado fue mejor”
Para los judíos el tiempo mejor está por venir con la llegada del Mesías.

También Unamuno nos dice otra frase muy española: “España, tu reino no es de este mundo” Lo único que hace es transformar la frase de Jesús. Es decir, que más cristiana no puede ser.
Pues para los judíos, claro, su reino es éste para empezar, porque lo tienen bien segurito.

Y la tercera diferencia fundamental es su relación con el dinero. Para un español, el dinero está para gastarlo.
El judío piensa que el dinero está para atesorarlo. De ahí que sean los reyes de la usura.
Los judíos se han dedicado tradicionalmente a la usura por diversas razones, pero si cogemos el Deuteronomio, podemos encontrar una frase repetida, lo cual nos da idea de su importancia: “... prestarás a numerosas naciones, mas tú no has de tomar prestado...” (XV.6 y XXVIII.12)
Esto nos da la pista de que Dios está de acuerdo con que su pueblo elegido sea usurero, y lo bendice por ello.
Y ahí tenemos el quid del problema. Aquello con lo que más chocaron los judíos durante su estancia en España.
Hay constancia de que ya prestaban, en León, durante el siglo X.
La forma de crédito era siempre mediante pignoración. Y ¿qué significa eso? Pues que para obtener el crédito había que dejar algo de valor superior a él en prenda.
Por tanto, cuando el crédito no podía devolverse, ese bien pignorado pasaba a propiedad del judío.
Ahora bien, hemos de tener en cuenta que el interés NUNCA bajaba del 100% anual, aunque normalmente se aceptaba 1/8 a la semana para préstamos en maravedíes o 1/12 para préstamos en sueldos, lo que equivale a un 50% y un 30% MENSUAL.
Alfonso X rebajó por ley dicho interés, de manera que el interés máximo podía ser SÓLO de un 33% anual (1253) Mas con ello no consiguió sino que los préstamos empezaran a hacerse a corto plazo, con renovaciones continuas y que las cantidades recogidas en los contratos fuesen superiores a las prestadas en realidad.
Pero, claro, paralelamente al problema del altísimo interés, hay que contemplar el de los retrasos en el pago de la deuda. Había grandes multas por cada DÍA de retraso, así que imagináos lo que esto suponía. Supongo que cualquiera de vosotros podrá explicar mucho mejor que yo lo que significa ahora tener números rojos. Bueno, pues esto es una juerga si lo comparamos con las cantidades entonces exigidas.
Y como Alfonso X (no en vano era “El Sabio”) se dio cuenta de que se mentía en las cantidades reseñadas, sacó una ley por la que los préstamos no podrían hacerse en privado sino delante del alcalde y de un escribano, que lo apuntaría todo.
También legisló para el caso –que se daba con cierta frecuencia- de que el usurero se negase a recibir el pago, con el consiguiente aumento de los intereses en forma de multa. Para ello, se articuló el sistema de que las deudas pudieran pagarse al alcalde, que sería el encargado de entregarlo al judío de turno.
Porque cuando alguien no pagaba, se podía cobrar la deuda en cualquier cosa que encontraran, incluidas las ropas que cubrieran el cuerpo del deudor, los techos de las casas, sus ventanas y sus puertas... y si no bastaba con ello, la casa completa, claro.
Hay que pensar que las deudas no solían ser de juego precisamente :D Se pedía dinero por una mala cosecha, por una enfermedad inesperada, por una muerte de un familiar... por caso extremos. En los campos de Castilla eran muy corrientes las vacas flacas, por lo que todo el mundo terminaba endeudado.
Eso hacía tan difícil la devolución de los préstamos ya que el interés era altísimo y las multas... excesivas a todas luces. Pues quien necesitaba dinero para poder sobrevivir en el mes de septiembre, por ejemplo, era muy difícil que tuviese en diciembre para poderlo devolver. Como prueba os diré que en el año 1282, un judío recibió en tres meses el pago de 112 mizcales como pago de un préstamo de 56. Expresivo, ¿verdad?

Mas no eran sólo los ciudadanos de la calle los que contraían deudas que luego no lograban devolver: La UNIVERSITAT de Barcelona pidió, a lo largo del siglo XIV, sumas muy importantes. En 1359, para la guerra que mantenía contra Pedro el Cruel de Castilla, contrató un crédito de 25.000 libras a cuatro meses a un 25% de interés.
No es extraño, por tanto, que todo el mundo anduviera descontento con ellos. El historiador hebreo español Salomón ben Verga nos dice en su libro “La vara de Judá” que la única forma de que los judíos no fueran asesinados en masa era que devolviesen las heredades que habían obtenido mediante la usura. A pesar de todo, él mismo reconoce que esto era impracticable.

Y cuando comprobaron que los reyes españoles (en general, pues en todos los reinos de la península empezaron a hacerlo) ponían coto a tales ganancias exorbitantes, los judíos –siempre tan astutos para los temas económicos- decidieron transformarse paralelamente en agentes fiscales. Es decir, a cambio de un dinerito que les daban los reyes –proporcional en cada caso a la cantidad defraudada- constituyeron la red de espionaje más eficaz que se ha dado a lo largo de la historia.

A cambio de esos porcentajes (en fraudes y atrasos cobraban el doble de lo defraudado) adquirieron también derechos sobre los bienes mostrencos (los que no tienen dueño conocido), sobre las herencias sin herederos y, lo que es más importante, la explotación de las minas, sobre todo las de mercurio de Almadén.

Y los ejércitos eran de mercenarios. Eso implicaba que cuando se contrataba a un soldado, éste tenía que llevar su propio caballo y su armamento. Cuando alguien estaba desesperado por conseguir dinero, se ofrecía como combatiente. Pero no siempre disponía de todas esas cosas y... ¿quién mejor que un vecino, una persona que vive a tu lado y con la que hablas todos los días para saber lo que realmente tienes? Ahí los judíos entraban inmediatamente en acción y denunciaban esa pequeña estafa: “el caballo es alquilado” “la armadura es de su primo” etc.

Por eso la situación llegó un momento en que se hizo insoportable y, más por preservar sus vidas que por otra cosa, los reyes católicos decidieron su salida de España.
Ahora bien, sólo debían irse los que renegaran de su religión y se comprometieran a no seguir ejerciendo la usura. Las tradiciones debían ser dejadas de lado y quien quisiera quedarse debería adaptar su forma de vida a la del resto de la población cristiana...
Muchos lo hicieron. Este suelo había sido considerado -por su facilidad para hacer dinero en él- como la tierra prometida por Dios. Y muchos de ellos no quisieron dejarla.
Salieron entre 35 y 36 mil familias judías, que suponen un total de unas 170-180 mil personas. No son pocos, de todas maneras, pero está muy lejos de las cifras que han barajado algunos historiadores (muy de letras pues, al parecer, no sabían contar demasiado bien) de hasta 800.00.

En Francia no quisieron admitirlos, pues ya tenían bastantes con los propios. Así pues, tuvieron que marcharse por el norte de África o Portugal. Realmente, aquella ley fue muy cruel, pues no podían sino llevar paños, nada de joyas o dinero. Ello hizo que una gran mayoría se tragara las cosas, pues entonces no había rayos X y no se investigaban los intestinos.
En el Norte de África fueron en un número muy elevado cogidos como esclavos. Los que consiguieron escapar, volvieron a España dispuestos a cambiar de vida... y pesarosos de haber determinado irse, pues si se hubieran quedado desde el principio, habrían podido mantener sus propiedades.
Los que huían a Portugal fueron tratados peor. Le hacían creer que todo estaba bien, pero en el momento en que eran ganados por el sueño, morían con el vientre abierto en busca del botín que éste encerraba...

Eran tiempos crueles.
Y así se escribe la historia.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
contradiccio

contradiccio

27.12.2004 19:58

Mi necedad sobre el pueblo judio se hace evidente ante esta opinión. Aunque tiene su base lógica si nunca he leído nada al respecto. Sabía que eran unos usureros y que habían ganado mala fama por ello. Los trataron como cucharas, pobrecitos. No me gustó lo que les hicieron en portugal... lo de abrirles la tripita para extraer lo que ella atesoraba... pobrecitos... y irse y dejar grandes fortunas... para luego volver y quedarse con una mano detrás y otra delante... jopech... Pero hemos de recordar... que eran unos chivatos... según lo que has escrito... y que cambiaban de chaqueta por su bien... supongo que alguien capaz de cambiar de chaqueta, y procurar por su bien... es algo deshonroso... cuando el único que puede mirar por tu bien... eres tu mismo... pero bueno... reflexionare al respecto. Besos

talix

talix

18.12.2004 23:12

Bueno, pues me he quedado de piedra, nunca lo habia visto desde ese punto de vista, siempre desde el plano religioso. supongo que usureros habria de todo tipo, no solo judios. Lo que está claro es que las grandes fortunas y los grandes comerciantes de diamantes en su mayoria son judios. Y despues de este planteamiento tan espectacular, pienso que España u otro pais debia de haberse aprovechado de la inteligencia para los negocios de esta gente. Y los "pobres" seguiran buscando su tierra prometida siempre. Un saludo

CARARBA

CARARBA

28.09.2004 20:26

Un excelentre profesor de historia nos dijo que siempre, siempre, detrás de todo, está el dinero.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Leer más sobre este producto
Evaluaciones
Esta opinión sobre Noche ha sido leída 3912 veces por los usuarios:

"excepcional" por (35%):
  1. contradiccio
  2. talix
  3. karenma
y de usuarios adicionales 15

"muy útil" por (63%):
  1. Kalinka
  2. leeoswald
  3. Abe_Fenix_2004
y de usuarios adicionales 29

"útil" por (2%):
  1. Valkiriana

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.